Peligrosa seducción

Cronicario Tal Cual

Una joven llamada Gaby fue la mujer de seis pranes de la cárcel de Sabaneta. Durante seis años estuvo seducida por el oscuro mundo en el que se tejía una gruesa red hamponil. A sus 25 años cuenta su historia con un gusto amargo en la boca

Esa experiencia me gustó, sentí la adrenalina de seducir a los hombres con mi cuerpo y comencé a hacerles bailes eróticos. Ya no los hacía por mi cuenta. Una vez, después de salir de un baile, uno de los strippers hombres, conversaba sobre las relaciones de pareja. Le dije:

“No me gustaban los coñitos, quiero un tipo pesado. Él de inmediato me respondió que tenía al candidato perfecto. <Mi primo reúne el perfil>, me comentó.

No le presté atención, pero al otro día yo estaba por la Circunvalación 2, cuando recibí la llamada de un pran de la cárcel de Sabaneta. Para mi sorpresa era el primo del stripper.

Comencé a hablar con él por teléfono. Conversábamos a diario, después de un mes me incitó y me hizo entrar a verlo. Recuerdo que fue en diciembre de 2010.

En principio me daba terror. Sentía las palpitaciones a millón, pero también me carcomía la curiosidad de conocer cómo era la vida allá adentro. Escuchaba muchas cosas feas de la cárcel, me imaginaba eso como un túnel oscuro y tenebroso, como un lugar carente de toda comodidad.

Pero no era así, eso era como ver un liceo con su cancha. Penal era el área más equipada, era como entrar a una universidad, era un lugar grande y con pilares inmensos, allí no comían de cuentos para hacer una rumba.

En reeducación, los presos también tenían discotecas, y en calabozo hicieron una tasca poco menos de un año.

Estaba clara en lo que quería, mi objetivo era hacerme novia del reo principal, el que mandaba. Él tenía 24 años cuando lo conocí y fue mi primer novio dentro de Sabaneta. Estaba en el área de máxima y había caído preso por un cargamento de cocaína.

Después de que uno entraba a la cárcel cambiabas por completo. Parecía que se te envenenaba la mente. Sentía el deseo de querer más y más cosas porque veía como los internos manejaban grandes pacas de dinero.

Es un ambiente donde la ambición por querer tener más, crece y crece. Todo era producto de sus negocios ilícitos: Ellos cobraban por todo. Tenían entrada de dinero por el “obligaíto” que pagaba cada recluso, por la droga, por los sicariatos que se planificaban entre esos muros, los cobros de vacunas, el tráfico de armas y las extorsiones. Todos esos reales iban a parar a los bolsillos de los pranes.

Era increíble la cantidad de menores de edad que entraban a la cárcel a tener sexo con los reos. Los pranes pagaban y cuadraban con los guardias para que las dejaran entrar. Y si uno iba a visitar a algún familiar o amigo en la cárcel, y el pran gustaba de ti, ellos hacían la vuelta y como sea te tenían.

Desde mis 18 años estuve como estríper y haciendo “guisos” en la calle, un guiso es salir a prostituirse.

Puedo asegurar que todas las stripper que existen en Maracaibo bailaron e hicieron sus guisos tras las rejas.

Pero antes de bailar para todos los presos consideré que era más rentable convertirme en su mujer. Así nadie más me tocaba.

Hice muchas amistades y me enamoré locamente de seis pranes. Dos de ellos eran del retén y luego fueron trasladados a Sabaneta. A los dos recintos fui a visitarlos.

La primera vez que entré a la cárcel a visitar a “El Chacarrón”, sus hombres, a quienes llamaban los “cuadrilleros”, fueron quienes me recibieron. Me llevaron hasta la lujosa habitación del pran. Había presos que tenían ventiladores, otros aires acondicionados, había cuartos bonitos y equipados.

Todo eso lo vi cuando era novia del pran. Cuando uno va a prestar servicio es otra cosa. Había siempre una mujer que manejaba los “guisos”.

Los presos siempre pedían mujeres, pero eran muy vivos, no les gustaba pagar, a menos de que estuviese muy explotadísima y full operada. El dicho de ellos era que podían tener a la mujer que les diera la gana.

En el negocio se cobraba 2 mil bolívares por la mujer, el encuentro duraba dos o tres horas. A ella se le pagaban mil doscientos y a uno le quedaban 500 bolívares.

A mí dentro de la cárcel no me pagaban, yo solo iba a rumbear, como quien dice iba de nota. Llegué a llevar mujeres, pero no era buen negocio, a veces no querían pagar lo que era, o en otros casos ellas se enamoraban de los presos, se querían quedar con ellos y a uno entonces se le caía el negocio.

En un día entraban a un patio, al menos, cuatro mujeres a prestar servicios, ellos le decían cualquier cosa en el cuarto, entonces ellas comenzaban a entrar por su propia voluntad.

En la calle el negocio es distinto, porque es solo una hora, un solo encuentro sexual lo pagan más barato.

Para ser novia de un pran hay que concentrarse solo en él, porque si mirabas a los lados tenías la muerte segura. En la cárcel no comían de nada para agredir a alguien.

Mi relación con el primer pran duró dos meses y medio, porque era muy celoso. Hasta antes del desalojo de la cárcel me llama para amenazarme. Me decía que me iba a matar, que iban a enviar un carro para que me tiroteara la casa y que donde me viera me iba a caer a tiros. Todo eso es porque después que terminamos la relación, él se enteró que yo entraba en otros patios y que me veía con otros reos.

No todos mis novios fueron en el mismo patio. El último que tuve era pran en el retén. Luego fue llevado a la cárcel.

Mi tercer novio también estaba en el retén y después pasó a Sabaneta, él era una persona que me trataba como una princesa y me complacía en todo. Siempre me habló claro y me dijo que tenía otras mujeres, igual no me importó y nos hicimos novios. Cuando lo pasaron a la cárcel me tarde en ir a visitarlo porque yo había tenido dos novios en esa área.

El venía de ser un pran en el retén y estaba claro con los tipos. Yo también tuve que ser clara y le conté que me había acostado con dos reos. Ambos estábamos pidiendo “luz” (permiso) con el pran para poder entrar.

Luego de toda esta experiencia, llegué hasta visitar brujas para saber si me iban a matar o no. La política que manejaban los presos era hacer las cosas bien, no hablar, no mirar pa’ los lados. Si entras en un patio no tienes porque entrar en otro.

Hay mujeres que se “tragan la luz”, como fue el caso de una muchacha a la que le dieron un tiro en la pelvis porque salió de “calabozo” y luego se fue caminando para “máxima” a visitar a otro reo.

El día de las elecciones del 2012, también asesinaron a Georgina Solorzo, en el frente de la casa de su abuela, al parecer, tenía cuentas viejas con un pran de la cárcel y meses antes una muchacha recibió un tiro en la frente cuando se trasladaba en su carro cerca de Sabaneta. Iban por Georgina, pero se confundieron y cayó la inocente.

Esos tipos tenían tanto tiempo presos que se hacían una mente maquiavélica. Así dijeras que eras una santa o que venías de un convento, ellos no iban a ver eso. Eso sí, cuando te conseguían, te trataban como una reina, los “cuadrilleros” preparaban comida y te servían.

Cuando me empaté con mi quinto novio a mí no me pagaron nada, solo el taxi y las tarjetas para activar el teléfono.

Al momento de nuestros encuentros los obligaba a que se colocaran el preservativo. Cuando tenía el periodo no me dejaban entrar, supuestamente para evitar contaminación en el área, pero quiénes más sucios que ellos.

La última vez que entré a la cárcel fue en Semana Santa del año pasado, me tiré una rumba con pistolas y todo, y me tomé fotos con todo el mundo.

A pesar de los buenos momentos, yo hago un stop en mi vida y reflexionó, y doy gracias a Dios porque salí ilesa de todo esto. Fui testigo de cómo mandaron a matar a varias amigas y vi a madres llorar sus muertes.

De lo que estoy segura es que de esta vivencia tan oscura todo se desvanece y solo quedan recuerdos, lágrimas, experiencias, malas vivencias, el estrés y el cansancio de hacer y deshacer para conseguir falsos lujos.

“Llega un momento en que uno piensa que el mundo de afuera no existe”.

Gabriela fue testigo del punto final que las autoridades pusieron a historias de armas y prostitución en la Cárcel Nacional de Maracaibo. Hoy, con una nueva vida y con una niña de cinco meses en sus brazos, celebra lo que ella misma ha llamado su renacimiento personal.

Un gallo tapa´o de Chávez: la Ley Orgánica de Gestión Comunitaria de Competencias, Servicios y Otras Atribuciones

Elvia Gómez

Jorge Sánchez Meleán

Es persona de hablar sosegado, pero las cosas que explica Jorge Sánchez Meleán pueden sobresaltar mucho el ánimo. Sin ambages, este economista, profesor emérito de La Universidad del Zulia y miembro del equipo fundador del desaparecido Fondo Intergubernamental para la Descentralización (Fides), alerta que lo que se ha visto en materia de administración pública en la última década en Venezuela, puede quedarse en pañales con lo que vendrá, si no se frena esa amenaza implícita en Estado Comunal.

Uno de los objetivos de su declaración es que todos los gobernadores y alcaldes del país, tengan la simpatía política que sea, tomen conciencia y se activen para lograr darle una vacatio legis a la primera disposición transitoria de la Ley Orgánica de Gestión Comunitaria de Competencias, Servicios y Otras Atribuciones, que obliga a ceder aún más competencias y recursos al poder central a partir del 15 de septiembre 2012.

- ¿Qué puede sucederle a las regiones?

- Lo que plantea el programa de Gobierno de Hugo Chávez y que se vienen dando desde 2006, es la sustitución del Estado Federal por un tipo de Estado que no está en la Constitución, que es el Estado Comunal y es un proceso de vaciamiento de competencias a los estados y municipios.

La primera etapa se concretó en 2008 con la reforma a la Ley de Descentralización que revirtió las competencias exclusivas que los estados tenían en administración de vías, puertos, aeropuertos. La segunda etapa inició el 15 de septiembre, para quitarles otras competencias y para eso aprobaron la Ley Orgánica de Gestión Comunitaria de Competencias, Servicios y Otras Atribuciones, de la que nadie se imagina lo que está detrás.

Con ella pretenden transferir competencias y servicios que manejan actualmente los estados y los municipios hacia las unidades socioterritoriales del estado comunal que conforman eso que se llama el Poder Popular, las comunas y consejos comunales.

- ¿Quién exigiría la transferencia de competencias?

- El vaciamiento del Estado Federal se da en dos vías: hacia el poder nacional y hacia las los consejos comunales y comunas. Pero la nueva etapa es doblemente grave, porque le van a dar competencia a entidades socioterritoriales que no tienen base constitucional, se va a anarquizar el ejercicio del poder.

El Gobierno tiene previsto crear 3.000 comunas y vamos hacia los 40 mil consejos comunales y esos son los que van a manejar competencias tan importantes como servicios públicos esenciales y el mantenimiento de centros de educación y de salud, “entre otras”, dice la ley.

Según el reglamento que está en proceso de elaboración, los consejos comunales van a poder solicitar a los estados y municipios cualquier servicio, por ejemplo, los culturales, deportivos o construcción de viviendas. Prácticamente se va a dejar a los estados y municipios como cascarones vacíos.

- ¿Pueden los gobernadores y alcaldes negarse a eso?

- Creo que el hecho de que estemos en campaña electoral ha traído como consecuencia que ni los propios estados y municipios gobernados por afectos al régimen se hayan dado cuenta de lo que esto significa. La Ley sí trae disposiciones que facultan a los consejos comunales y comunas a solicitar expresamente aquellas competencias que consideren que ellos pueden manejar en caso de que no haya disposición de parte de los gobernantes.

- ¿Cómo financiarían los consejos comunales esas competencias si el Gobierno da dinero a capricho?

- Si algo se pone de manifiesto es que con los consejos comunales y comunas no hay un sistema claro, objetivo, de financiamiento, tiene mucho que ver con la identificación política que tengan con el régimen; mientras que sí están claras todas las formas de financiamiento dentro del Estado Federal, cada estado sabe cuánto le toca por Situado.

La gran falacia que está detrás es que con el Estado Comunal va a haber poder hacia el pueblo cuando esos fondos que le han ido extrayendo a los estados y los municipios en buena medida se han quedo represados en fondos que maneja el poder nacional. Con este modelo no hay la menor garantía de que haya justicia ni eficiencia en la distribución de los recursos, estamos a las puertas de la mayor anarquía y corrupción que se puedan imaginar en la inversión de los recursos públicos.

- Ya los gobernadores de la Unidad denunciaron que el Gobierno nacional les quita 50% de lo que constitucionalmente les toca por el Situado ¿cuánto más les podrían quitar?

- Es difícil en este momento saber si va a ser 10, 15 ó 20%. Los estados y municipios quedarán prácticamente para pagar nómina… y ni siquiera, porque cada vez que aumentan los sueldos y salarios a los estados no se les hacen los aportes correspondientes.

- Un estudio comparativo que hizo la Mesa de la Unidad indicó que los gobernadores de este sector dedican 70% de su presupuesto al gasto social, ¿es ese el que es ahora susceptible de ser sustraído?

- Sí, claro. En el programa de Gobierno de Hugo Chávez no hay ninguna mención específica acerca de programas que lleven adelante estados y municipios. Para tengamos una idea: el gasto total o territorial, el que emana de los estados y municipios, en el año 1989 llegó a ser de 17% del total del gasto público. Al terminar el proceso de descentralización ese gasto había llegado a 28%, con el aumento del Situado, creación de nuevas transferencias como Fides y LAES.

Ese mismo gasto para el año 2011 fue de 9%. Después de que el Situado por una década se mantuvo alrededor de 20% del ingreso ordinario del país, hoy llega a menos de 13%. Además, la Constitución de 1999 cambió un mínimo por un máximo: la de 1961 establecía un mínimo y esta puso un máximo de 20%.

De todos esos recursos sustraídos a las regiones, el Poder Nacional le da mendrugos a los consejos comunales afectos al régimen para hacer creer que eso es descentralización del poder, pero eso es el proceso más grande de centralización fiscal que se ha dado en Venezuela en los últimos 20 años.

- Dice que los gobernadores del PSUV no se han dado cuenta de la amenaza que se cierne sobre ellos ¿y los de la Unidad sí?

- Yo pienso que deben estar más conscientes. Yo les diría que se dieran cuenta de que, además de luchar porque les den los recursos que el Poder Nacional les debe por Situado y por el Fondo de Compensación Interterritorial, se preocuparan profundamente por lo que les pueden empezar a quitar desde el 15 de septiembre.

- Lo que se percibe es que, con sus excepciones, el desempeño de los consejos comunales causa desencanto. La materialización de esta etapa parece depender mucho del debate público.

- Evidentemente, muchos estudios ponen de manifiesto que la población no tiene una opinión favorable sobre los consejos comunales y las comunas, que son mecanismos para instaurar el socialismo. Estamos a las puertas de sustituir a las instancias que Venezuela ha tenido como República, que ha venido modernizando, por una estructura completamente traída por los cabellos, sin ninguna tradición histórica y que fracasó en el siglo XX.

Venezuela está en este momento como la mujer de Lot, mirando hacia atrás, cuando tenemos en el horizonte un siglo como el XXI, que va hacia el poscapitalismo y la democracia de participación muy amplia. No solamente tuvimos un candidato a la reelección del pasado sino también una propuesta ideológica del pasado.

-¿Han logrado hacer un consolidado de cuánto dinero le han quitado a las regiones?

- No se ha hecho un estudio consolidado. Como ya dije, en este momento el gasto territorial es del 9% del gasto total, lo bajaron del 28%, eso implica un retroceso muy grande en materia fiscal.

El régimen ha impedido cualquier otro mecanismo de descentralización fiscal, como fue la ley de Hacienda Pública Estadal, que a pesar de que fue aprobada en 2004 por la Asamblea Nacional, el Presidente la vetó con argumentos muy superficiales y desde entonces nadie se ha atrevido a sacarla de la gaveta en la que la metieron.

10 apuntes a propósito de Daka

Ángel Alayón

1

“El gobierno ordenó bajar todos los precios de los electrodomésticos que estén en existencia en los establecimientos comerciales y que hayan sido distribuidos hace dos meses”.

Suena como un sueño. Bajar la inflación por decreto. Devolver la economía en el tiempo. Un sueño que Mugabe intentó al prohibir legalmente la inflación y obligar a los comerciantes a reducir los precios.

Los resultados fueron catastróficos e inmediatos: más inflación, un nivel de escasez inaudito incluso para la inaudita Zimbabwe, comerciantes presos y sangre en las calles.

2

No puedo saber si Tiendas Daka violó alguna ley o no, pero llama la atención esta declaración: “Hebert García Plaza, jefe del Órgano Superior para la Defensa de la Economía, declaró en el operativo en Daka de Boleíta, que encontraron irregularidades que permiten identificar la presunción del delito de usura”.

De acuerdo con esta declaración, lo que existe hasta ahora es una presunción, sólo una presunción.

Sin embargo, la orden es vender todo a un precio inferior “hasta que los anaqueles queden vacíos”.

¿Dónde queda el derecho a la defensa?. ¿Y sí lo que se presume es falso?. ¿No se podía abrir un procedimiento administrativo y judicial en el que se probara de forma efectiva cualquier irregularidad y se aplicaran las medidas de Ley?.

Un detalle adicional para entender la complejidad del caso: según el Presidente del INDEPABIS, las tiendas Daka no reciben dólares de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), ya que no son importadoras y compran sus productos a distribuidores locales.

3

A Daka se le acusa de cometer el delito de usura. Es demasiado alegórico: un delito medieval como bandera económica.

4

Un dato central: los precios de los electrodomésticos no están regulados. Es decir, no existe ninguna Ley que fije a qué precio se deben vender los electrodomésticos.

Lo que pasó en Daka oficializa una meta-regulación de precios en Venezuela. Los precios, en última instancia, los fija el gobierno. No importa si es un rubro de primera necesidad o no. No importa que los home-theaters no se coman con arepas ni que los teteros de los niños no se puedan preparar con pantallas planas.

5

Pensemos en los efectos dinámicos de este tipo de medidas. Imaginen qué amanecieron pensando hoy los dueños de comercio y los importadores. Qué conversaron con sus familias. Imaginen cuáles son las decisiones que estarán tomando en las próximas horas, en los próximos días. Porque es seguro que van a tomar decisiones.

6

Cada vez que el socialismo del siglo XX se enfrentó a las Leyes de oferta y demanda salieron derrotados. Lenin llegó a afirmar, al aplicar la Nueva Política Económica, que el socialismo debía construirse sobre el interés personal, los incentivos personales y los principios de negocios.

Lenin llegó a reconocer que la gente responde a incentivos. Neomarxistas como John Roemer y Jon Elster e intelectuales surgidos de las economías socialistas como Janos Kornai reconocen que cualquier intento de establecer el socialismo sin reconocer el funcionamiento de los incentivos está condenado al fracaso.

Los gobiernos que pretenden desconocer esto lo hacen a su propio riesgo (y al riesgo de los ciudadanos).

El sufrimiento de los que menos tienen, es, muchas veces, el daño colateral de pretender ignorar el funcionamiento del mercado.

7

Hablan de guerra económica. Hablan de guerra. ¿Ustedes conocen alguna economía que haya podido prosperar en medio de una guerra?. ¿Conoce de grandes inversiones, ésas que toman años en recuperarse, que se hayan dado en medio de una guerra?.

La solución del problema económico venezolano pasa por una narrativa distinta a la bélica, a la confrontacional.

8

La inflación ya no es un problema para la humanidad. El conocimiento sobre cómo manejar la inflación está disponible para quien quiera, a unos clicks de distancia.

¿Por qué Brasil, Chile, Colombia, Perú, por nombrar algunos países de este lado del mundo, tienen tan baja inflación (y no tienen escasez)?

El gobierno haría bien en preguntarles. El gobierno haría bien en preguntarle a los brasileños cómo se convirtieron, siendo un país tropical como nosotros que importaba casi todos sus alimentos, en una potencia agroalimentaria.

El gobierno haría bien en preguntarle a los chinos cómo desmontaron los controles de precios, cómo aplicaron el dual-track pricing y ahora son también una potencia agroalimentaria. Se vale llamar a los amigos, no sólo para que hagan negocios con nosotros, sino para aprender lo que hay que aprender.

9

La gente hace cola frente a Daka para comprar electrodomésticos más baratos. En otra parte de la ciudad, la gente hace cola para conseguir leche. La cola frente a Daka se acabará cuando “los anaqueles queden vacíos”.

Las colas por la leche continuarán mientras el gobierno no resuelva, cambiando sus políticas, la escasez estructural en la que ha metido a Venezuela.

10

Decía Winston Churchill que un político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones. Pocas veces una economía necesitó tanto de estadistas.

Diseño gráfico: Sala de Información.

Lo que viene es joropo

Luis Vicente León, Prodavinci

Estoy de acuerdo con el presidente Maduro cuando enumera el grupo de problemas que están agudizando la crisis del país.

Es verdad que se están pulverizando más divisas de las que se requieren, una parte para financiar el crecimiento desbocado de las importaciones y otra para alimentar el mercado negro y la fuga de divisas.

Es cierto también que una parte de los importadores han recibido divisas oficiales, pero valoran sus mercancías al precio del mercado negro.

Nadie puede negar tampoco el impacto negativo del contrabando de extracción, que representa una sangría de productos que salen del país, con todos sus subsidios.

Es obvio que hay también acaparamiento y especulación, que los canales de distribución más abastecidos son los buhoneros y los chinos, irreverentes ambos a los precios regulados, y no cabe duda que los gabinetes caseros están repletos de compras nerviosas y pueden tener más inventarios que una bodega del barrio.

“El manejo desordenado de la política monetaria y los controles distorsionantes y crecientes sobre toda la actividad económica, explican bastante mejor la crisis que los argumentos políticos de la guerra económica”

Con este panorama, ¿quién puede no estar de acuerdo con que esta situación es insostenible?

Pero si bien coincidimos en el análisis de las consecuencias económicas que describen la crisis, la diferencia fundamental entre el análisis del presidente y el mío está en la interpretación de las causas que originan este drama ¿o hay otra forma de llamar una situación en la que hay que pelearse por un rollo de papel tualé, un kilo de harina, un litro de leche, o un kilo de azúcar, tirado en el piso inmundo de un pasillo del mercado?

Para el presidente, esto pasa porque sus enemigos políticos intentan destruirlo, acabando con la economía, lo que de ser cierto, pasaría también por acabar con sus propias empresas, sus marcas, su prestigio y su relación con los consumidores. Un harakiri pues.

Se imagina Maduro una especie de secta satánica que se reúne, en el imperio,  al mejor estilo de Pinky y Cerebro, para planear la destrucción del mundo. Bajo esta tesis, las señoras de Cúcuta que compran racionalmente la leche venezolana subsidiada a una fracción del precio en Colombia, realmente forman parte de un complot internacional para desestabilizar al gobierno.

“Mientras la gente perciba que no hay estabilidad de abastecimiento, comprará todo lo que consiga para protegerse del desabastecimiento y la inflación futura”

Los bichitos de uña que montan empresas de maletín para recibir dólares oficiales (con un contacto en la matraca cambiaria que caracteriza todo sistema de control) son una célula organizada de la contrarrevolución.

Los bachaqueros maracuchos que acaban con los productos regulados en los supermercados del Zulia son en realidad un comando golpista camuflado con manta Guajira y queda claro que las empresas que dejan de importar luego de meses de asfixia sin que les hayan liquidado las divisas que requieren para importar y enfrentan el cierre de los créditos de sus proveedores por ausencia de pagos y desconfianza, son unos saboteadores insensibles, incapaces de perder hasta lo pantalones para garantizar el abastecimiento nacional.

Yo tengo una visión distinta. Los problemas descritos tanto por el presidente como por mí, son realmente producto de las distorsiones típicas de una economía intervenida, cerrada, controlada y hostigada por el Estado, lo que ha pasado repetidamente en la historia de la humanidad y que nada tiene que ver con el tema político, sino estrictamente con un modelo económico inadecuado.

La falta de una política cambiaria racional, que reconozca el verdadero valor real de la moneda; la ausencia de negociaciones eficientes con el sector privado para la fijación de precios que reconozcan los costos de producción y permitan la producción fluida; la caída de la producción de las empresas públicas, que resulta evidente en los casos de cemento, cabillas, lácteos, aceite, harina de maíz precocida, en las que el gobierno tiene una participación protagónica; el gasto desbordado que ha explotado la liquidez y generado dinero inorgánico; el deterioro de la producción local, desestimulada por una competencia desleal de importaciones financiadas con dólares subsidiados que hacen inviable a la industria nacional; el manejo desordenado de la política monetaria y los controles distorsionantes y crecientes sobre toda la actividad económica, explican bastante mejor la crisis que los argumentos políticos de la guerra económica.

“Se imagina Maduro una especie de secta satánica que se reúne, en el imperio, al mejor estilo de Pinky y Cerebro, para planear la destrucción del mundo”

La economía es un río rebelde y no se doblegará a los discursos ni acciones políticas. Si hay distorsión de precios es imposible evitar el contrabando. Si mantienen una brecha grosera entre el mercado negro y el oficial será imposible parar la desviación de recursos y las distorsiones de los precios.

Mientras la gente perciba que no hay estabilidad de abastecimiento, comprará todo lo que consiga para protegerse del desabastecimiento y la inflación futura.

Sustituir al sector privado desde el Estado sólo empeora el entuerto, porque se pueden expropiar activos pero no la creatividad y la capacidad empresarial, fuente fundamental del equilibrio económico.

Dos visiones distintas, pero una sola necesidad: rescatar la estabilidad del país.

Ojalá el equivocado sea yo porque si no, preparen las alpargatas porque…

“Esta no es la casa que me dieron”

Anyimar Cova Lugo, El Universal

Los problemas están lejos de resolverse para los habitantes de El Morro (Petare); aunque desde hace tres semanas es demolida la torre 5 de la terraza 10 porque se la tragó la tierra antes de ser ocupada, bajo los edificios 6A y B los terrenos se siguen hundiendo y ponen en peligro la vida de 40 familias.

“Debajo de esto hay agua, cuando llueve se me llena la casa. Nos dicen que no digamos nada y mucha gente tiene temor porque no es fácil vivir en un refugio pero no podemos tapar el sol con un dedo, esta no es la casa que me dieron”, dijo una residente de la torre 6 que llegó a El Morro después de pasar año y medio en un albergue.

Detrás de la torre 6B la pared cambia de altura pues el edificio está visiblemente inclinado hacia un lado. Adicionalmente, cuando llueve fuerte, las alcantarillas se tapan y en la planta baja se desbordan las aguas residuales.

Un obrero explicó que la torrentera que atraviesa tres terrazas (1, 10 y 11) está destruida, lo que hace que el agua corra libremente saturando la tierra bajo de los edificios. De desalojos no se ha hablado en la terraza 10 -allí viven 160 familias- y en los taludes que la sostienen se van a construir pantallas atirantadas para contener el movimiento, obras que ya se están haciendo en la terraza 7.

Desde la 10 se ve desalojado el edificio 2 de la terraza 11. Allí quedan cuatro familias que el pasado 6 de septiembre se negaron a salir a apartamentos de Fuerte Tiuna, porque estaban en peores condiciones. La orden de evacuación llegó para 60 de las 80 viviendas de la terraza 11, pero solo se fueron 16 debido a que las alternativas de adjudicación eran fuera de Caracas o en refugios.

“El Morro es un terreno desestabilizado porque allí había una cantera, hacían voladuras para sacar la piedra, y eso hace que la tierra sea inestable”, dijo el arquitecto Alfredo Cilento, investigador del Instituto de Desarrollo Experimental de la Construcción FAU-UCV.

En 2003, después de un Aló Presidente en el que Hugo Chávez habló por primera vez de construir en El Morro, los vecinos de Paulo VI alertaron sobre la imposibilidad de levantar viviendas allí porque era una zona donde nacen muchos riachuelos, con un alto nivel freático y afectada por una falla geológica que viene desde Turumo y pasa por el eje de Paulo VI y El Encantado. Al menos cuatro informes emitidos por Funvisis y la División de Gestión de Riesgos de Protección Civil Sucre, lo confirman.

Plagado de fallas

Aunque no hay un consolidado de fallas en el Área Metropolitana, desde junio 2012 en El Universal se han publicado denuncias de al menos nueve conjuntos levantados en el marco de la Gran Misión Vivienda con problemas de infraestructura.

“Jamás en la historia de la construcción de viviendas populares ha habido tantas fallas y casas dañadas antes de ser ocupadas, inclusive, y en tan poco tiempo”, precisó Cilento.

Recordó como ejemplo de construcciones bien hechas -la mayoría con financiamiento del Banco Obrero- Propatria, los bloquecitos de Coche y Santa Eduvigis, el 23 de Enero y Caricuao. No ignora errores como Nueva Tacagua, urbanismo levantado en 1974 que comenzó a derrumbarse dos años después de inaugurado y dónde aún hoy viven 600 familias que esperan reubicación.

“Cuando se empezó a construir todos sabían que los terrenos eran geológicamente inestables (falla Tacagua – Ávila) pero en el Inavi se empeñaron en construir allí y no solo se construyó sino que una vez que las viviendas empezaron a fallar volvieron a reconstruirlas… Un desastre que se está repitiendo ahora“, apuntó Cilento.

Explicó que los problemas de calidad en las obras obedecen a múltiples factores: ausencia de licitaciones, contratación con empresas extranjeras sin ninguna responsabilidad en Venezuela, levantamientos topográficos y estudios de suelo mal hechos, fallas en el proyecto y su inspección. Detallar qué ocurre en cada caso, es complicado porque los cuerpos colegiados no han tenido acceso a las obras para hacer inspecciones.

Advirtió además que en Caracas el problema de la calidad es más complejo porque, por ser zona sísmica, las normas urbanísticas obligan a respetar una serie de pautas técnicas que garanticen la durabilidad de viviendas, hospitales y escuelas.

“La calidad es un estorbo porque quieren hacer todo a la carrera. Hacer las cosas bien cuesta trabajo, dinero y tiempo. Aquí hay un gran descuido, una gran improvisación y una gran irresponsabilidad”, remató.

Otros casos

CIUDAD TIUNA. En siete edificios levantados por la Fundación Rusa para la Construcción de Viviendas hubo errores en el vaciado de concreto en pisos y columnas, lo que generó fallas estructurales. En las torres afectadas se hicieron refuerzos y en septiembre pasado salió la directiva de la Fundación Rusa en medio de múltiples conflictos laborales.

NUEVA CARACAS. En octubre del 2012, a cinco meses de haberse mudado al OPPP15 (calle El Cristo, Catia), las 48 familias residentes del edificio denunciaron filtraciones por fallas en las tuberías y grietas por malos trabajos en las juntas de las paredes. La torre modular, levantada con placas de fibrocemento y laminas de fenol, se reforzó con bloques.

TANAGUARENA. El edificio OPPP25 construido en la avenida principal de Tanaguarena (Vargas) presenta filtraciones dentro de los apartamentos y baños mohosos. En la parte externa la azotea se filtra, el tablero eléctrico del sistema de bombas produce cortos circuitos, la acera está levantada por un bote de aguas servidas y en áreas comunes hay obras inconclusas.

CIUDAD CARIBIA. En junio de 2012, seis meses después de haberse ocupado el edificio 01 de la terraza D, el viento se llevó la pared de un apartamento. La torre se hizo con paredes externas de drywall al igual que los edificios 15 y 16 de la terraza C. Tras el incidente, debieron reforzar las estructuras con bloques y cemento. También hubo problemas en la terraza B cuyos edificios tuvieron filtraciones, paredes abombadas, cañerías tapadas y pintura pelada.

Diseño gráfico: Sala de Información.

Maduro, líder de la economía del Sur

Elides J. Rojas L.

Nicolás Maduro reunió en días pasados a los representantes de los países que componen Mercosur, una lista que pasa por  Argentina, Brasil, Paraguay (en trámite de reincorporación), Uruguay y Venezuela. También están asociados al acuerdo Chile, Colombia, Perú, Ecuador, y Bolivia. Y en plan de observadores Nueva Zelanda y México.

Todo un espectáculo si se toma en cuenta que Maduro es un completo experto en economía como bien lo demuestra la actual situación del país.

Pero antes de entrar en materia y tratar de averiguar qué cosa venderá Venezuela a esos socios que no sea petróleo, producto que a duras penas alcanza para los chinos, Estados Unidos y los pegados a la regaladera que dejó el fallecido comandante, revisemos el cuadro general de esta obra magistral que ha construido el socialismo bolivariano de la mano de los hermanitos Castro en Venezuela:

Según Transparencia Internacional, en el informe  sobre el índice de percepción de la corrupción de 2012, cuando fueron evaluados 174 países, Venezuela se ubicó en el puesto  165 con 19 puntos en una calificación que se hace sobre 100.

Es decir, Venezuela es un país corrupto hasta la médula. ¿Peor que Venezuela? Sencillo. Irak, Turkmenistán, Sudán, Myanmar, Somalia, Burundi y Afganistán. Por estos lados Haití y Nicaragua son naciones más choras, pero están ahí cerca.

Seguimos.

La revolución ha logrado hacer de Venezuela uno de los países más violentos del mundo. Más de 21 mil personas murieron en 2012 víctimas de la violencia criminal. Este año la cifra va en aumento.

El promedio es de 1.800 homicidios al mes y una tasa de 73 asesinatos cada 100 mil habitantes.

Seguimos. Según la Cepal Venezuela crecerá este año 1%. Latinoamérica crecerá 3,5%. El año pasado Venezuela creció 5,6%. Las estimaciones para otros países en 2013 son como estas: Colombia crecerá 3,7%, Chile 4,4% Ecuador 4,0%, Uruguay 3,5% y Bolivia 5,4%. Paraguay 12,5%, Panamá 7,5%, Perú 5,9%, Bolivia 5,5%.

Como se ve el legado del gigante es un verdadero fraude. Y el de su hijo postizo peor.

Seguimos. Venezuela ocupa el segundo lugar como el país que presenta más riesgo para invertir. El peor por estos lados es Argentina. Los más seguros y atractivos son Colombia, Perú, Chile y Brasil, según estudios de calificadoras de riesgo como Embi, JP Morgan, Standard & Poor, Moddy’s.

La revolución es un fracaso rotundo. Sin más vuelta.

Seguimos. Venezuela va rumbo a cerrar 2013 con una inflación de entre 45 a 50%, una de las más altas del mundo. Y a mucha honra. Otras estimaciones apuntan a lo siguiente: Argentina 10,7%. Uruguay  7,6%, Nicaragua 7,1%, Brasil 5,8. El Salvador 2%, Chile 2,4% y Colombia 2, 7%. Hay que recalcar que  ninguna de estas naciones tuvo el privilegio de contar con Chávez como presidente. ¿Cómo han hecho para sobrevivir? Hay cosas que jamás tendrán explicación.

Seguimos. Competitividad. Venezuela es el 134 entre 148 países en el índice de competitividad global del Foro Económico Mundial. Gana Chile en el puesto 34. El peor es Haití en lugar 143. Venezuela comparte el sótano con Chad, Guinea, Burundi, Yemen y Sierra Leona. Lideran en el mundo Suiza, Singapur, Finlandia y Alemania.

Seguimos. El informe anual sobre  libertad económica en el mundo (http://www.freetheworld.com/release.html) correspondiente a 2011 coloca a Venezuela en el último lugar con el puesto 152 entre 152 países. Es decir, de últimos y bien acompañados Burundi, Mozambique, Chad, Guinea Bissau, República Democrática del Congo, Angola, Congo, Zimbabue y Myanmar.

Seguimos. Capital humano. En el puesto 101 Venezuela es el último lugar en Latinoamérica. A nivel mundial es de los peores, según el Foro Económico Mundial. Y además, según el Banco Mundial Venezuela ocupa el puesto 181 de un total de 189 en materia de facilidades para hacer negocios honestos, lícitos. En este renglón hasta Haití nos gana. Está mejor ubicado.

Esta revolución es la mayor estafa que se pueda haber cometido contra pueblo alguno en toda la historia, salvo Cuba y Fidel. No obstante este cuadro, que es obra de Chávez y Maduro, puede servir de discurso al hijo postizo a la hora de hablar con sus colegas líderes de naciones. Y más cuando se trata de países, pobres países, que no tuvieron la dicha de ser dirigidos por Chávez o por Maduro. Pero, si insisten mucho, son cosas que podemos exportar y ofrecerlas en el mercado.

Mala suerte por ellos.

Cadivi, 10 años de control bajo revisión

Carjuan Cruz y Jean Manzano, El Mundo economía y negocios

El Gobierno decidió revisar el funcionamiento del órgano que administra las divisas del país desde hace 10 años.

El discurso del presidente Nicolás Maduró, al solicitar la Ley Habilitante, fue la crítica más fuerte desde el gobierno hacia la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi). De acuerdo con los anuncios de distintos funcionarios, estaría en marcha una revisión profunda de su funcionamiento.

¿Qué ha pasado en estos 10 años y un poco más de vida de Cadivi?, ¿Qué procesos han cambiado?, ¿Quiénes han estado al frente de la institución que hoy se lleva montones de señalamientos?.

Cronología

2003

Se establece el régimen de control cambiario y se crea una Comisión de Administración de Divisas. La tasa de cambio oficial se estableció en 1.600 bolívares por dólar. Su primera junta directiva fue con los miembros siguientes: Edgar Hernández Behrens (presidente), Adina Bastidas, Alfredo Pardo Acosta, Mary Espinoza de Robles y Maigualida Calzadilla Angulo (BCV).

Sólo se otorgaban divisas para importaciones, inversiones extranjeras, estudiantes, consulados y embajadas.

“Cuando se reactive el ingreso de recursos que se obtienen por las exportaciones petroleras, se volverá al esquema de flotación libre y habrá una modalidad o figura para robustecer el sistema”, dijo Felipe Pérez, ministro de Finanzas en ese entonces a la agencia oficial de noticias. Agregó que “la idea es quitar el control de cambio lo más pronto posible y después establecer un impuesto a las transacciones especulativas”.

2004

La tasa de cambio pasa a 1.920 bolívares por dólar.

Se comienza a asignar el cupo para compras electrónicas por $3.000

Mary Espinoza de Robles asume como presidenta.

Se denuncian 87 casos de empresas que presentaron documentación falsa para solicitar divisas.

Se aprueba el uso de cupo con tarjetas de crédito en el exterior, incluyendo las prepagadas.

2005

Se devalúa a 2,15 bolívares por dólar.

El cupo en efectivo entra en vigencia, se podían comprar $400 para viajes.

Se investigan al menos 800 casos de personas que solicitaron y usaron el cupo sin viajar.

El cupo de internet baja a $2.500.

La Asociación de Líneas Aéreas Venezolanas (Alav), Onidex (Hoy Saime) y Cadivi, acuerdan ajustar mecanismos para verificar gasto de divisas de los viajeros.

Más de 2.000 viajeros fueron citados para presentar pruebas de sus gastos en el exterior.

2006

El cupo electrónico se renueva automáticamente. También de viajes (el tope era de $4.000).

El cupo en efectivo en euros entra en vigencia, se podían comprar 400 euros para viajes.

El representante en Venezuela del Banco Mundial, Ricardo Conde, señaló que “con respecto a otros regímenes e instituciones de control de cambio que han existido en el país, Cadivi es la excepción, ha logrado la excelencia en la asignación de divisas”.

Manuel Barroso asume como presidente, tras la renuncia de Espinoza.

2007

El cupo para viaje a través de la tarjeta de crédito pasa a $5.000.

2008

Se dieron nuevos cambios, bajó abruptamente el cupo electrónico a $400 y además se suspendieron las tarjetas recargables, o prepagadas, y las de créditos debían tener seis meses de antigüedad. La cantidad de efectivo bajó de $600 a $500.

El 31 de diciembre de 2008 se reduce el cupo viajero a $2.500.

2009

Se exigen nuevos requisitos para la solicitud del cupo, específicamente carpetas, separadores, etiquetas y numeración de folios, con un manual de normas que especificaba el procedimiento.

2010

Se aumenta nuevamente el cupo de viajes a $3.000, pero como un tome máximo, pues se estipularon montos por destino y duración del viaje.

Se devalúo y se establecieron dos tasas duales (Bs. 2,15 por dólar y Bs. 4,30 por dólar).

2011

Se unificaron las tasas de cambia a Bs 4,30 por dólar.

2013

Se devalúa a Bs 6,30 por dólar.

En este año Cadivi llega a tener tres presidentes: Manuel Barroso (hasta marzo), Eudomar Tovar (hasta agosto) y José Khan (aún en el cargo).

Cinco presidentes

Edgar Hernández Behrens (2003-2006)

Fue el primer presidente de la Comisión de Administración de Divisas. Fue relevado de su cargo en 2006, cuando pasó al frente de la Superintendencia de Bancos (Sudeban).

Fue nombrado al frente de la Cadivi el 5 de febrero de 2003. Debió coordinar y administrar las restricciones al mercado cambiario que se extienden hasta hoy. La orden fue clarísima: “Ni un dólar más a los golpistas”, exigió el Presidente.

“Les trancamos la llave. Los bolívares son del pueblo”. Y pensar que en esa época, la asignación del cupo para viajeros, se ubicó en 9.000 dólares al año.

Trabajó de cerca con la ex ministra Adina Bastidas en la conformación de la junta que inició el esquema cambiario. Más tarde, en 2006, Bastidas se pondría en su contra, acusándolo de otorgar divisas a la empresa Microstar. El caso, ya se sabe, apenas lo salpicó.

Gocho, no

Para ese momento, el capitán había sido Intendente Nacional de Tributos Internos del Seniat y presidente del Banco de Fomento Regional Los Andes (Banfoandes). Quizás es por eso que muchas personas creen que es gocho. Tiene una estrecha amistad con el ex gobernador Ronald Blanco La Cruz y tuvo intenciones electorales en el estado. Pero no. Hernández Behrens es oriental. Nació el 30 de diciembre de 1958 en Anaco, estado Anzoátegui.

En 1976 se graduó de bachiller en el liceo Doctor Cruz del Valle Rodríguez. Viajó a la capital e ingresó a la Academia Militar, donde se graduó en 1981, mención administración.

Es alto, altísimo, de casi dos metros de estatura. Trabajó de cerca con José Gregorio Vielma Mora, ex recaudador tributario del país, quien sólo tiene elogios para él. “Ideó una serie de mecanismos antifraudes para evitar la corrupción, para luchar contra la evasión y buscar la viabilidad en la liquidación de divisas”. Tenían cosas en común. Así que corrió la amistad: “Me decía pasmao“, bromea Vielma Mora. ¿Pasmao? “Claro, él mide como 1.98 metros, y yo apenas llego a 1.68″.

Trotamundos, tampoco

En la Academia militar le sacó partido a la altura. En 1985 jugó en la plantilla de Estudiantes del Caracas, hoy Cocodrilos;y en 1986, con los Bravos de Portuguesa. Su posición era alero. Y según allegados al mundo del baloncesto profesional, el actual superintendente no fue una estrella: “Lo recuerdan como un jugador medio timorato, más bien pendiente de su formación militar”, contó un reportero de la fuente. Sus estadísticas así lo demuestran: de 70 partidos, Hernández Behrens jugó en promedio, 0,4 minutos.

El básquet no era lo suyo. En 1996 se graduó de especialista en Gerencia de Empresas de la Universidad José María Vargas. Ahí sí descolla, en especial cuando habla de sus creencias religiosas.

Fue viceministro de Financiamiento para el Desarrollo Endógeno entre 2005 y enero de 2007. Desde el Banco de Desarrollo Económico y Social (Bandes), propuso el pago de “diezmos”, tal y como lo establece la Biblia. De hecho, para él ese fue el éxito que elevó de categoría a Banfoandes.

En 2006 dijo que con “el favor de Dios”, las tasas de interés para los sectores productivos, seguirían bajando. Cuando estaba en Cadivi, un comunicado oficial sostuvo que la mejora en el “Riesgo País” fue una de las bendiciones que recibió la nación “de la mano de Dios”.

Desde la Sudeban, donde ejerce como superintendente desde 2008, mantiene la tradición. Sus mensajes van impregnados con elementos religiosos. Claro, Edgar Hernández Behrens es un hombre de fe.

Mary Espinoza de Robles (2006-2008)

Tomó el testigo de Hernández en la Comisión, de la cual ya era parte como integrante del cuerpo colegiado de la institución.

Renunció a finales de 2008, año cuando Cadivi registró uno de sus años de mayor aprobación de divisas.

Manuel Barroso (2008-2013)

Con casi cinco años en la institución, es el funcionario con más tiempo al frente. Salió de Cadivi en marzo de 2013 para presidir la corporación Casa, empresa de alimentos del Estado.

El carro de Manuel Barroso fue el que usó Diosdado Cabello para huir de la Disip el 11 de abril del 2002, justo antes que las instalaciones fueran tomadas por contrarios al presidente Hugo Chávez (lo contó el propio Cabello en entrevista a El Mundo). Era por aquella época asistente de la Vicepresidencia.

Cabello captó a Barroso en 2001, cuando lo sumó a su equipo al frente de la Secretaría del Despacho de la Presidencia. También lo acompañó en el 2003, como director general del despacho en el Ministerio de Infraestructura.

Barroso había egresado como el más destacado Alférez Mayor, entre los 170 de la promoción “General de División José Trinidad Morán” de la Academia Militar en 1990. Nunca ha colgado el uniforme.

Los ascensos militares de Barroso en los últimos años se han producido en paralelo a su paso por la administración pública. Por ejemplo, el actual rango como Teniente Coronel, lo alcanzó durante su estancia en Cadivi.

Compartió su formación castrense con Félix Osorio, actual ministro de Alimentación y sexto en la promoción de 1990.

El general Guaicaipuro Lameda, segundo comandante del cuerpo de cadetes durante su último año en la Academia Militar, recuerda que Barroso “era un muchacho con un nivel de inteligencia muy alto, muy metódico”. Logró su licenciatura en Ciencias y Artes Militares.

Inteligencia prepotente

Pero la buena formación de Barroso no lo eximió de problemas: “muchas veces se le hizo ver que era muy prepotente, se creía autosuficiente”.

Lameda también rememora que, en una ocasión, fue reprimido por el entonces director de la Academia, General Carlos Peñaloza, por la forma “despectiva” en que se dirigía a sus subalternos.

Barroso no ha perdido contacto con la Academia Militar, donde fue profesor de la cátedra de Venezuela Contemporánea. También tiene una especialización en Gerencia Empresarial de la Universidad José María Vargas, así como una maestría a medio terminar en Administración del Trabajo y Relaciones Laborales de la Universidad de Carabobo.

Misión verde

El expresidente de Cadivi no acostumbraba a hablar en los medios, pues las decisiones del organismo se han conocido normalmente a través de resoluciones. Sin embargo, anunció la semana pasada que a fines de año se pondrá en práctica un nuevo sistema de adjudicación de divisas por destino de viaje.

Durante su administración disminuyó el flujo de divisas.

Acató casi a cabalidad la orden que Chávez le dio en 2006: “juegue cuadro cerrado. No puede seguir dándole dólares a una oligarquía importadora”, le dijo tras su designación.

El ingreso de Barroso a Cadivi se produjo tras la salida de Mary Espinoza de Robles, por la supuesta “flexibilidad” en la adjudicación de divisas.

Ya en 2005 había sido designado como director principal del Banco del Tesoro. La experiencia en el sector financiero la inició en 2004, tras su incursión en la banca pública.

En sus manos quedó la presidencia del Banco del Pueblo Soberano, cuando fue santiguado por Hugo Chávez como sexto presidente de la entidad: “¡Que Dios me lo bendiga!”.

Eudomar Tovar (marzo 2013 – agosto 2013)

El 25 de marzo lo designaron como presidente de Cadivi.

Natural de Caicara del Orinoco, su breve estancia en la presidencia del organismo se debió a movimientos realizados por el presidente Nicolás Maduro que lo llevaron a pasarlo de esa instancia a la presidencia del Banco Central de Venezuela.

Haberlo designado en sustitución de Manuel Barroso, es considerado por fuentes cercanas al gobierno, como un triunfo de Merentes, sobre la visión más dogmática del ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani.

Es Merentes quien se lo trae del Ministerio de Finanzas al BCV y allí lo convierte en su mano derecha. Todas las personas entrevistadas para este trabajo coincidieron en un punto sobre Tovar: su desempeño y especialidad, es la de un técnico. Y su larga trayectoria en las finanzas públicas así lo demuestra.

Las autoridades económicas del país están entendiendo que el régimen cambiario debe flexibilizarse“, señala Luis Brusco, economista y profesor de economía de la Universidad Central de Venezuela.

Para él, el nombramiento de Tovar representa una derrota para el sempiterno funcionario de la economía venezolana.

“Desde el punto de vista ideológico, ubicaría al nuevo presidente de Cadivi, en una corriente más liberal. Es decir, es posible que en algún momento pudiera estar de acuerdo con el aumento de los impuestos; pero en el entendido de que se grave más, a quien más tiene“, explica Brusco.

Una visión similar tiene el economista, Miguel Ángel Santos a quien le tocó coincidir personalmente con él por razones laborales.

“No es un hombre radical. Es de la clase de persona que te conoce, te pregunta por tu familia; te habla de la de él, hace empatía rápidamente”.

Además, comparte la visión de que la designación de Tovar podría ser una señal en positivo. Lo describe como un hombre serio Sin embargo, considera que quizás para ser presidente de Cadivi “hace falta más un tigre, que una persona tranquila“.

Institucional

En 2004, Tovar tuvo un “impasse” público, a través de la prensa escrita, con el economista, Orlando Ochoa, quien escribió un artículo llamado “Finanzas y la Banca” en el que señalaba de irregularidades administrativas a funcionarios de la época. Empezando por el ministro, Tobías Nóbrega.

Entonces le respondió. “Si usted tiene pruebas en base a lo que manifiesta, entonces, compórtese como una persona que no pierde su tiempo a solas y proceda a solicitar una averiguación a través de la Contraloría General de la República; si usted no lo hace, sería cómplice de tal aseveración, convirtiéndose en un escritor de idioteces“. Ochoa no declaró al respecto.

De bajo perfil, son muy pocas sus intervenciones públicas y las que tiene, fueron sobre todo para referirse al Sucre, pues es Presidente del Consejo Monetario Regional de esta unidad de cuenta, a la que le ha dedicado estudio y tiempo de implementación.

Ex militante del MAS, este economista graduado de la Universidad de Carabobo, se sumó al MBR 200 en apoyo a Hugo Chávez.  Ahora, le toca “revolucionar” la instancia cambiaria y hacer las cosas al estilo del BCV.

José Khan (agosto 2013 – actual)

José Salamat Khan Fernández nació en Anzoátegui en 1953. Estuvo en el Banco Central como director y fue ministro de Empresas Básicas, antes de ser nombrado como presidente de Cadivi.

Su experiencia como líder sindical se remonta a sus años en la Universidad Central de Venezuela (UCV), donde estudió Economía fue administrador de la Facultad de Medicina y encabezó el Sindicato de Empleados Administrativos de la UCV.

Fue diputado del Congreso de la República de Venezuela durante el período legislativo de 1999 y presidió la comisión de Asuntos Sociales.

En los albores del actual gobierno, fue uno de los fundadores de Unión Nacional de Trabajadores (UNT) y Fuerza Bolivariana de Trabajadores (FBT).

“Siempre estuvo ligado a la izquierda”, reconoce Andrés Rengel, dirigente del sindicato de profesionales universitarios de Venalum, Sutrapuval y compañero de causa.

Ha estado vinculado al proyecto bolivariano desde el golpe de 1992. Era uno de los acólitos que visitaba al entonces conspirador Hugo Chávez en la cárcel de Yare. También tuvo oportunidad de cuadrarse públicamente con el presidente después del paro petrolero de 2003.

Fue electo como diputado principal a la Asamblea Nacional por la lista del MVR en representación del Distrito Capital en el 2000-2006, 2006-2011.

Fue ministro de Industrias Básicas y Minería (Mibam) en dos oportunidades y dentro del movimiento sindical de Guayana se reconoce su disposición política al diálogo con todas las partes.

Henry Arias, dirigente de Sintralcasa opinó de su gestión en este ministerio que: “Dejó de ser dirigente sindical para convertirse en patrono. Podrá reunir los méritos, pero no valen de nada si no hay cartera para recuperar las empresas casi quebradas, ni voluntad para responder las demandas laborales. Khan tiene el grillete del proceso socialista”.

Integró el directorio del Banco Central de Venezuela y era vicepresidente ejecutivo de Cadivi.

Recibió un nuevo cargo designado por el Presidente de la República, Nicolás Maduro, quien lo publicó en la red social Twitter: “He designado a José Khan como presidente de Cadivi para seguir transformando el sistema cambiario venezolano“.