Un impresionante caso de brutal violencia de género

Mireya Tabuas, Oscar Medina y el equipo de redacción de Sala de Información

La historia de Alexandra Hidalgo, nos es diferente a la de muchas mujeres en Venezuela. Lo que la hace estremecedora, es la especial condición de su victimario: un teniente coronel del Ejército.

Alexandra, ecuatoriana de nacimiento y nacionalizada venezolana, es graduada universitaria en Relaciones Públicas. Sin embargo, afirma que no le es posible ejercer un trabajo a tiempo completo, ya que no puede desatender su caso que la obliga a ir a los tribunales con regularidad.

Vestido de uniforme pero desnudo de honor

Iván Sosa Rivero

Estuvo casada 14 años con Iván Sosa Rivero, a quien conoció en 1988 cuando era subteniente del ejército. Como teniente coronel comandó el Batallón Caracas, en Fuerte Tiuna, adscrito al Ministerio de la Defensa cuyo titular para el momento era el general Jorge Luis García Carneiro. Procrearon tres hijos (dos hembras y un varón) quienes también son víctimas de un hombre vestido de uniforme pero desnudo de honor.

Cuenta Alexandra que “Se inició poco a poco con una escalada de poder y fue cambiando; sobre todo cuando comenzó a tener dinero. Dejaba la nevera llena y me decía que no tenía por qué quejarme, entonces hacía lo que le daba la gana, tenía una vida bohemia, me agredía”.

Agrega que los problemas de comportamiento de su esposo se acrecentaron cuando ella comenzó a estudiar. “Empezaron las amenazas, era todo o nada, o que me sometiese a él o me quitaba la casa, el carro, el carnet del IPSFA, las tarjetas…”. La situación se hizo insostenible y decidió divorciarse en el 2003.

El 2 de abril del 2004 firmó el documento que la divorciaba. Al momento de disolver legalmente el matrimonio, maltratado por la violencia, pensó que culminaba una etapa oscura, que finalizaban numerosos abusos en sus 14 años de matrimonio y que, a partir de ese momento, el sosiego retornaría a su vida junto a sus tres hijos.

La realidad le guardaba un futuro todavía más sombrío, por las nuevas agresiones de las que sería víctima.

A pesar de que su ex esposo legalmente estaba fuera de casa como consecuencia del divorcio, Alexandra afirma que “Esto era entre comillas. Yo vivía en la urbanización militar y él salía y entraba de la casa cuando le daba la gana; le puse pasadores a las puertas, quería tener sexo conmigo, llorando, peleando, rogando, se ponía violento y me llegó a golpear. Hasta hablé con su mamá para pedirle que le dijera que no me molestara”.

El hecho que marcó su existencia

El teniente coronel Sosa Rivero le pidió reiteradamente reanudar la relación. Frente a su negativa, contrató a cinco hombres y junto con ellos la secuestró.

Transcurría el 21 de mayo del 2004 y ese nefasto día en la tarde, a menos de dos meses del divorcio, Alexandra Hidalgo buscó su carro en un estacionamiento cercano al Banco Central. Una camioneta Autana bloqueaba la salida. Un golpe en la ventana de su puerta la sacó de su distracción. Le apuntaban con una pistola, bajó el vidrio y una mano entró y abrió la puerta.

Fue metida a la fuerza en otro carro, sus ojos los cubrieron con unos parches oftálmicos. La torturaron y golpearon de manera inmisericorde. Todos la violan incluyendo su ex esposo y además le roban el carro. Después de tan brutal delito, Sosa Rivero la amenazó con matar a su hijo e hijas si hablaba.

“Descubrí que uno de ellos era él porque logré quitarme los parches que tapaban mis ojos. Le grité: ¡Iván, por qué me haces eso!; fue peor porque la agresión sexual se acrecentó, fueron salvajes”.

Alexandra explicó que él le hizo creer que se trató de un secuestro express y que había pagado un rescate.

“Armaron una trama, hicieron la pantomima de un secuestro. Llamaron a Iván para informarle que tenían a su esposa y que querían 15 millones de bolívares. Me pasaron el teléfono y me dejaron hablando sola con él. La única oportunidad que tenía era que él creyera que yo estaba convencida del secuestro. Y lo que más fuerza me dio, fue pensar que no podía dejar a mis hijos en manos de ese loco. Yo tenía que salir viva de ahí”.

Un relato espantoso

Si hasta el momento impresionan los hechos, lo verdaderamente estremecedor es su relato en un momento como de trance en el que Alexandra mira al vacío.

“Llegamos a un sitio plano y estacionaron el carro. Ellos se bajaron. En esos momentos es como que no piensas, no sabes si vas a salir viva. Entonces escuché que llegaba una moto y después otro vehículo. Al rato abren la puerta de atrás, donde yo estaba y uno de ellos me dice que me van a tomar unas fotos y que me quite la blusa. Yo me negué. Entonces forcejeamos. Hasta que tuve que acceder. Después de la blusa fue el brassiere”.

Agrega que “De repente abrieron la otra puerta del carro y se metió completo el perfume que usa Iván. Entró y me acomodó el cabello. Yo duré con él 16 años y esa era su mano. Me arranqué los parches y lo vi. Me le abalancé y le clavé las uñas donde pude.”

“Maldita, enchavaste la vaina”, cuenta que le gritó mientras la empujaba al piso del carro.

“Me levantó, me puso la pistola en la cabeza y me dijo que me iba a matar. Yo lo agarré y le dije: ¡Mátame!. Ahí comenzó la violación. El se sentó, me agarró por el cabello y me obligó a hacerle sexo oral. Ninguna fue de frente, el primero que me violó fue Iván. Sé que tomaban fotos y filmaban”.

Alexandra hace una pausa y respira hondo, buscando serenarse para continuar el relato.

“Cuando terminaron, él salió corriendo. Vi que se metió en una camioneta. Era la misma que me había trancado a la salida del estacionamiento”.

Alexandra cuenta que de ahí rodaron a otro lugar. Se detuvieron y la cambiaron a otra camioneta. “Me llevaron a otro sitio. Y ahí empezaron las violaciones de otros que estaban en esa camioneta. Fueron brutales”.

Ultrajada por seis hombres, pasadas las 11 de la noche y tras circular durante horas por lo que cree era la zona de Fuerte Tiuna o Los Próceres, Alexandra fue abandonada en la avenida Libertador. Allí, al poco tiempo, apareció Sosa Rivero.

“Me metió en un taxi y me amenazó: ¡cállate y no digas nada, si hablas lo pierdo todo y mato a los niños, te mato a ti y me mato yo!. Eso me dijo. Y me llevó a la Policlínica Santiago de León. No me dejó avisarle a mi familia ni me dejó sola. Yo no podía confiar en nadie, nadie me iba a creer. Me llevó a poner la denuncia en la petejota de Santa Mónica. En el camino me apuntó con una pistola y me dijo que contara todo menos que él había estado ahí. Y declaré al lado de él”.

Al día siguiente Alexandra contó la versión completa. Sólo su familia y la abogada que la asistió en el divorcio, la ayudaron al principio. Venciendo sus temores y armándose de valor, denunció al teniente coronel Sosa Rivero ante la Policía Militar de haber sido actor intelectual y material de su secuestro y de la violación que sufrió, en complicidad con varios hombres.

Contó lo de las violaciones y también acerca de una caja de granadas que su ex esposo escondía en casa. Eso, dice Alexandra, fue lo único que le interesó a la Fiscalía Militar. A los cuatro días, “a Iván le quitaron el Batallón Caracas”.

Cronología de un derrumbe

El 22 de junio del 2004 capturaron a tres de los implicados.

El 22 de julio el Tribunal de Control ejerció medida de privación de libertad contra Sosa Rivero acusado por el Ministerio Público de “violación; privación ilegítima de libertad; y robo agravado de vehículo automotor en grado de cooperador inmediato.”

El 5 de agosto capturaron a los otros dos cómplices.

El 27 de septiembre el Tribunal solicitó al Ministerio de la Defensa que lo entregara.

El 7 de diciembre el Ministerio de la Defensa entregó al teniente coronel Iván Sosa Rivero al Tribunal 39 de Control y se acordó su reclusión en el Centro Nacional de Procesados Militares en Ramo Verde.

El 4 de abril del 2005 en una de las audiencias, Sosa Rivero amenazó de muerte a Alexandra en presencia de unos custodios y de su abogada.

El 14 de abril el militar solicitó una medida cautelar sustitutiva de la privativa de libertad que le fue acordada el 20 de abril. Dos días después salió en libertad condicional e inmediatamente se dio a la fuga.

El 15 de junio del 2005, la Sala 4 de Apelaciones acordó el nuevo encarcelamiento del militar, quien se convirtió en prófugo de la justicia al no presentarse en el tribunal. El Ministerio de la Defensa niega conocer su paradero.

¿Saben o no saben?

Alexandra Hidalgo cuyas denuncias son respaldadas por cerca de una veintena de organizaciones entre las que están Cofavic y la Casa de la Mujer “Juana Ramírez, La Avanzadora”, asegura que pese a que el tribunal de la causa ha oficiado al Ministerio de la Defensa para poner a derecho al teniente coronel Sosa Rivero, nada ha sucedido.

“Según la Ley Orgánica de la FAN, si un efectivo pasa tres días sin presentarse, es considerado desertor. ¿Por qué no lo declaran desertor, si de verdad no saben dónde está?”

El caso hoy

El 30 de mayo del 2011 el teniente coronel Iván Sosa Rivero, ex comandante del Batallón Caracas, quien se encontraba prófugo de la justicia desde junio del 2005, fue capturado por la Dirección de Inteligencia Militar en Margarita, en el Centro Comercial Costa Azul.

Al respecto, Alexandra señala que “Él estuvo evadido de la justicia, fingió su muerte y no fue sino hasta mayo del año pasado que lo detuvieron en Margarita”. Pero aún no ha sido procesado.

La situación de la causa es lo que tiene a Alexandra Hidalgo llamando la atención de la justicia y de los medios.

“Hay tres absueltos y dos condenados apenas a 8 años por violación y privación ilegítima de libertad. Estos dos que estaban presos recibieron beneficio de destacamento de trabajo y libertad condicional”.

Más inseguras que nunca

Alexandra considera que las mujeres están más inseguras que nunca. Por propia experiencia, quiere alzar su voz contra la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de eliminar varios artículos de la Ley Orgánica Sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, especialmente el que establecía la detención preventiva del hombre acusado de agresión.

“Ahora la cosa se pone más cuesta arriba para las mujeres; nos están diciendo: quédense calladas si las agreden”. No nos están ayudando”, agrega Alexandra. “Lo que nos han hecho es una burla. La única garantía que tenía la mujer era que al menos metieran tres días al agresor preso”. Añade que “Esta decisión beneficia a los criminales, porque ahora ¿cómo se sale de un sinvergüenza agresor?”.

La violencia de género en cifras

Este es uno de los miles de casos de violencia de género que se viven a diario en el país; y además, según Manuel Gago, Coordinador de Medios de Amnistía Internacional Venezuela, “es una muestra de la falta de apoyo de las autoridades venezolanas a este tema.”

Alexandra Hidalgo (centro) en la Casa de la Mujer “Juana Ramírez”

El maltrato, según cifras oficiales, ascendió a 65 mil denuncias en el 2011. El representante de Amnistía, asegura que por cada denuncia 9 no son reportadas. Para Gago, lo único que genera esta situación es el incremento “del sufrimiento por parte de la víctima que busca justicia”.

Entre documentos con sellos del Cicpc, de la Fiscalía, de juzgados y del Ministerio de la Defensa, entre otros, que constituyen parte del expediente de su caso, Alexandra va pasando las páginas unas tras otras y lee: “Derechos de los imputados… Todos ellos tienen derechos, menos yo“.

Alexandra Hidalgo continúa esperando por la justicia.

4 pensamientos en “Un impresionante caso de brutal violencia de género

  1. debe existir en venezuela cadena perpetua por violaciones como el caso hidalgo y el del loaiza sin mediación de tribunal militar si no por los mecanismos ordinarios y ademas sin derecho a relación sexual de por vida en las visitas acceso restringido comunicación con sus familiares “de barrote a barrote ” Así es que se cumple una verdadera condena “vivo” pero imposibilitado y restringido de por vida limitado al máximo y si quieren ver la luz del dia para eso existe dios quien puede perdonar y hacer del viejo hombre una criatura nueva en cristo jesus alli encontraran la paz y el consuelo a sus vidas en la prisión terrenal de por vida pero quizas consigan alli la verdadera libertad que el hombre necesita dios puede hacer proezas en los hombres mas viles del mundo si estan dispuestos a asumir sus atrocidades y echos punibles el caso hidalgo es muy triste a la verdad y crea un sentimiento propio por el ser afectado y una impotencia hasta de matar a los agresores pero se puede hacer justicia haciendo cumplir las leyes de los hombres como la ley de dios si tan solo la cumplieramos y la hicieramos cumplir en nuestra nación lograriamos un pais maravilloso lleno de liberad y justicia de la buena en vez de fabricar armas de alto calibre deberiamos crear e impartir una justicia de alto calibre de alto nivel sin posibilidad de retroceso crear un mecanismo de justicia inquebrantable sin apadrinamientos de ningun tipo con capacidad de enjuiciamiento al mejor postor desde el estrato mas bajo hasta el mas alto caiga quien caiga sin derecho a replica con leyes que no sean quebrantadas por un dedo ni político ni de ningún tinte :de apellido, cargo financiero de ninguna índole y amanecera una venezuela firme con derechos y garantias inquebrantables que cuando un ciudadano denominado de cualquier forma valla a cometer un delito sabra que debe pensarlo tantas veces como sea necesario porque estara conciente que la justicia que se le impartira en este pais tenga presente que no lo salvara nadie de una justicia totalmente rigurosa y muy distinta al derecho penal que hoy en dia esta como nave errante sin capacidad de enjuiciar con justa condena a quienes agreden VIOLAN matan y hacen cosas abominables que a la mente de algunos seres humanos en la mayoria no logran dicernir lo que es capaz de hacer un ser con patologias conductas y/o comportamientos que vienen arraigados desde su niñes desde su adolecencia o que se comienzan a manifestar en la adultes existen enfermedades y patologias congenitas biologicas o bioquimicas que determinan el perfil de cada ser humano y otros cometen atrocidades por maldad pura o premeditación por maquinacion por debilidad ya sea en unas de estas causales se deben crear centros internacionales de investigación patologica de conductas cognitivas conductuales hasta los niveles mas altos de comportamientos o eventos que pueden desencadenar atrocidades como estas la sociedad requiere de un avanzado estudio de alto nivel en conductas patologicas de caracter superable o degenerativas para conocer a fondo y minimizar y/ o controlar estos eventos o sucesos tan no deseados y tristes en nuestra sociedad medicando, creando conciencia en la sociedad( ALERTAS )y diversidad de tips especiales acerca de estos temas que son importantisimos que la sociedad sepa para que se rompa el tabu para que los manifiestos de las distintas conductas y la posible superación de los mismos ;es muy necesario educar a la sociedad en general y al mundo la importancia del conocimiento de los distintos patrones de conducta que pueden conllevar a cometer aptos de barbarie y muchos despiertan sin tener conciencia absoluta del echo y otro no tienen ni el mas minimo afecto natural para el arrepentimiento existen seres humanos sin escrupulos que pueden aparentar una conducta y un perfil de comportamiento equilibrado y coherente un perfil y apariencia noble pero pueden esconder instintos y maquinaciones que estan lejos de disernir al ojo humano es por ello que la investigación de patrones de conducta asi como la educación mas a profundidad acerca de este tema de gran importancia en una sociedad de mas de 27 millones de habitantes que quizas estan esperando por ser restaurados sanados y que solo es posible creando centros de estudios de alto nivel en las distintas enfermedades de la mente seria muy enriquecedor poder aportar a un grano de arena para que niños jovenes y adultos puedan conocerse mejor y los distintos patrones de conductas que vienen arraigando desde su nacimiento creo y estoy convencido que el aporte sera de niveles considerables de cambios por que hay mucho que hacer en la parte de investigación y analisis en venezuela porque acontecen situaciones como estas hoy en dia en nuestra sociedad y porque no lo podemos controlar o evitar ay maneras de combatirlas pero es necesario comenzar y la unica manera o forma es haciendo principalmente un estudio completo y exautivo de como combatir la delincuencia las violaciones la extorción y el secuestro como educar y como aportar para que muchos jovenes puedan superar los distintos patrones de conducta que acarrean desgracias en muchas naciones en especial en venezuela que tiene el indice mas alto de violencia en el mundo los organismos al derecho de la mujer no funciona en venezuela eliminarlo como principal medida y concentrarlo con leyes implacables sera la elección correcta para que renazca un verdadero organismo centralizado en combatir la violencia a la mujer como punta de lanza hacia la creación de leyes inquebrantables que permitan ajusticiar sin conduelma a quienes pretendan burlar la ley generando la misma dosis a organismos que tampoco funcionan y que no imparten justicia en nuestro pais ni se ejecuta sentencia maxima para echos tan aborrecibles como este. caso alexandra hidalgo ,caso loaiza.

  2. Ciertamente hombres como este no merece la vida. Soy ex-efectivo del Batallón Caracas y es bochornoso que este animal haya ensuciado el honor de la F.A.N.B. de esta manera, aunque la responsabilidad es personalisima. En cuanto a lo del los artículos que fueron eliminados de la ley de protección a la mujer, creo que el tribunal tiene razón y actuó de manera objetiva. Esto se estaba volviendo un bochinche en el que las mujeres mandaban tres dias preso a cualquier hombre, solo por caprichos. No se puede ser culpable hasta que se demuestre lo contrario y eso era lo que estos artículos llevaban a la practica. Debe haber verdadera igualdad de géneros, ninguno debe tener superioridad legal sobre el otro….

  3. Un animal como ese debe pudrirse tras las rejas, porque la muerte es poco. Ciertamente ensucio el Honor Militar del la F.A.N.B. Pero no todas la personas son iguales. Yo preste servicio milirar en periodo 2002 – 2004, el fue mi comandante de batallon en el Guaicaipuro (antes de recibir el comando el Batallon Caracas); pero como soldado no llegue a pensar que fuera una persona tan sucia con la familia hasta hoy que pude observar esta historia. Quisas la conoci de vista en algun momento. Dios la Bendiga!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s