Cambio de rumbo o caos

José Toro Hardy

A partir del 2007, cuando estalla la crisis de los créditos “subprime” en EEUU, se ha venido suscitando una situación que rápidamente se contagió a Europa y que ya algunos han llegado a calificar como crisis económico-financiera global. Inevitablemente tuvo coletazos en Latinoamérica.

El caso de Venezuela es muy particular. Aunque para el 2007 la situación había adquirido en el mundo un cariz crítico, no fue así en nuestro país. Mientras las bolsas mundiales se derrumbaban, los inversionistas optaron por darle un nuevo destino a su dinero.

En lugar de comprar acciones, se dedicaron a comprar contratos de petróleo a futuro.

No estaban comprando un petróleo que fuesen a utilizar; lo que en realidad estaban comprando eran contratos que esperaban vender con pingües ganancias algún tiempo después.

Eso se tradujo en un crecimiento inusitado en los precios del petróleo en los mercados. Mientras en el mundo se consumían 86 millones de barriles diarios de crudo, en el mercado se estaban transando cerca de 150 millones de barriles diarios en los mercados a futuro. Por esta vía, los precios del petróleo se duplicaron en menos de un año, pasando el WTI de unos $ 70 por barril a la increíble cantidad de 147,20 dólares por barril hacia julio del año 2008.

Para el gobernante venezolano el maná se duplicó también, hasta que en agosto del 2008, se revienta la “burbuja petrolera” y los precios del producto se desmoronan.

El efecto de la crisis en Latinoamérica

En términos generales hubo un fuerte impacto inicial durante el año 2009, debido a una masiva salida de capitales, especialmente en países como México y Brasil. Veamos algunas cifras:

En el 2009 en México el PIB cayó en -6,1%, en Chile -1,5%, en Argentina -1,5%, en México -6,1%, en Perú 0,9% y en Venezuela -3,3%.

Pero en el 2010, la situación había cambiado. Los países latinoamericanos apegados a la ortodoxia económica, recurrieron a los mecanismos anticíclicos requeridos. Un año después mostraban una recuperación sorprendente.

En el 2010 el PIB brasileño había crecido 7,5%, el chileno 5,3%, el argentino 5,3%, el colombiano 4,2%, el mexicano 4,9%, el peruano 8,7%.

Más aún, la inflación en estos países estuvo totalmente controlada en el 2010: Brasil 5,9%, Chile 3%, Argentina 3%, Colombia 3,2%, México 4,4% Perú 2,1%.

Caso Venezuela

Lamentablemente el caso venezolano fue totalmente diferente. Dándole la espalda a lo que los conocimientos económicos señalan como el camino racional, nuestro país se embarcó en unas políticas pro cíclicas que terminaron por profundizar la situación. De hecho, para el año 2010 el PIB seguía cayendo a razón de -1,9% en tanto que la inflación batía todos los récords al alcanzar niveles del 27%.

De hecho, entre el 2007 y el 2010 los flujos financieros externos en Venezuela fueron de -79.357 millones de dólares, en tanto que la América Latina alcanzó un flujo positivo de 403.961 millones de dólares.

Paralelamente, según cifras de la Cepal, entre los años 2009 y 2010 Venezuela experimentó las mayores caídas del salario medio y del salario mínimo real en el sector formal, en toda Latinoamérica y el Caribe.

El gasto público

El gasto público está creciendo a más de un 30% intermensual. Somos más dependientes que nunca de las importaciones, pero los dólares para atenderlas provienen en un 95% del petróleo. Mientras tanto Pdvsa, endeudada y mal manejada, se ha transformado en un Estado paralelo cuya ineficiencia ha llegado a superar las del sector público.

Por su parte las reservas operativas del BCV alcanzan para apenas dos meses de importaciones.

El sector agrícola del país está fuertemente afectado, pues después de haber expropiado más de 3,6 millones de hectáreas -buena parte de las cuales han pasado a ser improductivas- ya no es capaz de producir lo que consumimos.

La expropiación de Agroisleña viene a agravar la situación, porque el sector se ha quedado sin insumos.

El sector manufacturero atraviesa por una situación similar, con el agravante de que Cadivi no está proporcionando los dólares que se requieren para la importación de materias primas e insumos.

Nos aguardan tiempos difíciles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s