Cinco mitos sobre el agua

Charles Fishman

El auge del ambientalismo y la afición de algunos expertos por los pronósticos catastrofistas, han llevado a la casi totalidad del público al convencimiento de que, más temprano que tarde, el planeta se quedará sin agua potable y los terrícolas guerrearán por el control de las escasas reservas disponibles.

“El agua parece volverse cada vez más escasa. Pero no lo es. El monto de agua en la Tierra no está cambiando y, como planeta, no estamos en riesgo de quedarnos sin ella”

Una de las afirmaciones más erróneas sobre el tema, dice, es aquella que sostiene que el 97,5% de las reservas de agua del planeta no son aptas para consumo humano por tratarse de océanos.

Diariamente el sol, el mar y la evaporación, se combinan para crear 45.000 galones (unos 170.000 litros) de agua de lluvia por cada hombre, mujer o niño sobre la Tierra. Mucho más de lo que consumirá cada ser humano.

Otra gran calidad del agua es que ésta es reutilizable. La escasez de agua se debe más a la localización de los asentamientos humanos, al aumento de la población en estos núcleos y al desarrollo económico, ya que, a mayor riqueza, mayor consumo de agua.

La segunda falsa verdad, es que el agua embotellada es mejor que la de grifo. Se está refiriendo por supuesto a países y regiones con sistemas fiables de depuración y provisión de agua corriente -que hoy son la mayoría.

Sólo excepcionalmente, por algún disfuncionamiento en el sistema, puede la tubería ser menos fiable que la botella. Y en cuanto al gusto, puesta en el refrigerador el agua corriente es tan buena como la embotellada.

Tercer mito: la guerra del agua. Se lucha por el petróleo no sólo porque es escaso sino porque es transportable. Cuando el petróleo era barato -costaba 30 dólares el barril en un año tan reciente como el 2003-, 10 galones (unos 37 litros) de crudo costaban 7 dólares. Diez galones de agua de la canilla cuestan 3 centavos (en los Estados Undios). El agua es sencillamente demasiado barata para pelear por ella y es demasiado difícil moverla por el mundo.

El hecho de que no vaya a haber escasez de agua no significa que no haya que ahorrar. Especialmente en las ciudades, el servicio tiene un costo en materia de plantas de tratamiento, cañerías, bombas, etcétera, por lo tanto, el agua debe ser economizada.

Al mismo tiempo, si bien es cierto que el creciente confort incremente su uso, la tecnología busca también formas de reducirlo tanto en el ámbito industrial como doméstico.

Finalmente, también es falso que cada persona necesite 8 vasos (dos litros) de agua por día. Un consejo ampliamente difundido que, asegura el autor de la nota, no tiene sustento médico. La mejor forma de beber lo necesario es guiarse por la sed.

Recientemente, el British Medical Journal publicó un estudio que sostiene que no sólo no es necesario ese nivel de consumo sino que puede ser contraproducente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s