Del Retén de Catia a La Planta

Orian Brito Peña

En el año 1997 fueron trasladado muchos reclusos del Retén de Catia hacia el Internado Judicial de La Planta entre otros penales, para ese entonces, los empleados del extinto penal indicaban que la superpoblación fue el factor fundamental para que las cosas empeoraran, hasta 5 mil personas estuvieron detenidas en los cinco pabellones que lo conformaban, los cuales entre todos tenían capacidad para solo 900.

Las escenas de violencia ya eran parte de la cotidianidad, el cocinero para ese entonces, José Bandre indicaba que se producían asesinatos durante las horas de almuerzo, por lo que el director del penal para ese entonces, Irving Betancourt, decidió clasificar los horarios y así evitar enfrentamientos. Este funcionario durante sus últimos 10 meses en el cargo, logró reducir la violencia dentro del Retén de Catia a solo cinco fallecidos.

Quienes pensaban que con la clausura del Retén de Catia, se pondría fin al horror carcelario se equivocaron. Hoy en día el problema se reproduce en casi todos los penales del país, La Planta en El Paraíso se ha convertido en un nuevo Retén de Catia, mucho más violento, donde la pésima gestión de la ministra Varela ha provocado la angustia nuevamente- de los familiares de los reclusos y establecer la zozobra como aspecto adicional para la calidad de vida de los vecinos del internado, los transeúntes no se quedan atrás ya que nadie está a salvo de ser víctima de una bala perdida.

Caso similar el del internado judicial El Rodeo, donde hace casi un año fallecieron más de 20 reclusos por una reyerta en donde Globovisión fue el único responsable a juzgar por las innumerables sanciones recibidas, acciones que no se han detenido, este jueves fueron detenidos el reportero y su equipo mientras cubrían los hechos violentos en La Planta.

No hay quien ponga orden en un penal donde se producen conciertos musicales, pernoctan las esposas de los reclusos, hay armas de diversos calibres, celulares, donde el que se roba un celular puede estar en la misma celda con un violador o un asesino, toda una estructura diseñada a perjudicar más a quienes pagan por un delito.

La ministra Iris Varela debería renunciar y aceptar que es ineficiente para enfrentar un problema de larga data. Sin embargo, en revolución parece ser la ineficacia el elemento principal para desempeñar un cargo.

Será necesario regalar una brújula para que entiendan que el problema no son los medios de comunicación, sino la ausencia de políticas efectivas para detener la incursión de armas dentro de los penales, ofrecer mejores condiciones y sobre todo tener la capacidad de escuchar.

Un mundo paralelo es el que viven las instituciones del país mientras cada día los problemas se profundizan, solo queda desear que no aumente la cifra de muertos y que algún cuerpo de seguridad pueda tomar el control de una situación que sin duda, se les escapó de las manos hace tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s