Estas son las mentiras que nos estamos calando

Orlando Viera-Blanco

Gobernar no se agota en la eficiencia o probidad de los actos de gobierno. Gobernar es hacerlo asistido de la verdad. No basta rendir cuenta del uso de los fondos públicos.

También se rinde cuenta de la vida, la propiedad, la salud, la paz y la defensa integral de la república. Callar o mentir en cualquiera de estos ámbitos, derriba y condena al gobernante, incapaz de garantizar los derechos fundamentales de sus administrados y peor, desconocer la torpeza de sus actos.

Miente la ministra de Cartera de Asuntos Penitenciarios cuando señaló a Globovisión como responsable de la masacre del penal de Uribana en enero. El hacinamiento crítico de nuestras cárceles, el retardo procesal y el control de los pranes, no es una responsabilidad que pueda ser trasladada a la IV-R. No es preciso tener una maestría en derecho criminal para comprender la aberración de nuestra realidad carcelaria.

Según el Observatorio Venezolano de Prisiones coordinado por el colega Humberto Prado, al menos 591 reos murieron y otros 1.132 resultaron heridos en el 2012.

Entre 1999 y 2012, un total de 5.667 personas perdieron la vida en nuestras cárceles y otras 15.592 sufrieron lesiones. Ello  supone que casi la mitad de la población penitenciaria “ha sido tocada por la violencia carcelaria”.

En materia de hacinamiento tenemos un 192% de sobrepoblación. De 34 cárceles del país con capacidad para 16.596 presos, hoy ellas “albergan” 48.262 reos. Y del total de reclusos, el 70% (33.350) corresponde a prisión preventiva y 14.912 son penados o con sentencia definitiva.

Bajo la dialéctica socialista se ha legitimado la sucesión de Maduro o justificado el ensañamiento inhumano contra Simonovis.

Miente el periodista español Ignacio Ramonet, exdirector del periódico Le Monde Diplomatique, cuando afirma que Venezuela ha sido puntera en la lucha contra la pobreza y en el proceso de transformación profunda de Latinoamérica. Exalta con orgullo el editor, la calidad de vida-sic de los venezolanos.

¿Cuál “transformación social profunda y humanitaria” puede respaldar Sr. Ramonet, un país que ve morir año a año  a 20.000 ciudadanos?

¿De cuál  calidad de vida habla Ud., cuando nuestras vidas están sentenciadas por una bala perdida, un asalto o un secuestro?

Explique Ud. los logros de la revolución a miles las madres desconsoladas que han perdido a sus hijos por la violencia.

Explique a la hija de Simonovis la tragedia de su padre.

Explique a Claudio Fermín el homicidio de su hijo, a los familiares de Brito su inmolación, y en fin, todo barnizado por un 95% de impunidad.

¿Cuántas policías han sido desmanteladas por razones políticas?

¿Donde están esos agentes y cómo repercute social y criminalmente ese déficit policial?

Miente la cartera de Finanzas sobre la solvencia económica del país. Nos hemos quedado virtualmente sin reservas líquidas. Hasta el petróleo que yace en el subsuelo lo han hipotecado. Porque aquí no ha habido administración, sino un derroche incontrolado y bizarro de nuestros recursos. Disciplina socialista que no vacila en pignorar nuestro oro y nuestra minería.

Miente la cartera de Hábitat  sobre la calidad de las obras de la Misión Vivienda, que no resisten el más leve cataclismo sin ver desplomadas sus estructuras como castillos de barro.

Mienten sobre el estado del sistema barrio adentro, nuestros hospitales, escuelas o carreteras.

Mienten sobre el destino de los recursos a Cuba, que justifican bajo el argumento insensato, que un médico cubano cuesta menos que uno venezolano, lo cual no es verdad.

Mienten sobre el carácter profesional de nuestras FFAA y sobre el rol comunitario de las milicias, hoy contingentes convertidos en un brazo partidista armado del PSUV.

Mienten sobre el uso útil 3 millones de hectáreas expropiadas. Mienten sobre el desempleo o las bondades de la nueva LOT.

Mienten sobre la independencia de las empresas básicas de Guayana, que han quedado saqueadas y en la ruina, con miles de trabajadores en la calle.

Miente el Ministro de Energía y Presidente de Pdvsa, sobre la situación financiera de la industria;  la pertinencia de la venta de crudo a futuro o el manejo transparente de fondos-cajas chicas por el Ejecutivo nacional.

Mienten sobre el desmedido endeudamiento y sobre la independencia, soberanía y estado de bienestar del país, cuando vamos vigilados por los hermanos Castro y una nueva elite socialista se pasea buchona en limosinas y en jet privados.

La mentira se lo ha llevado todo, incluso al presidente-comandante, sin chance de contener a sus propios operarios.

Mentiras que darán cuenta del poder, porque engañar al pueblo comporta la madre de todas las deudas.

Hoy vale recordar aquel refrán popular: “Más rápido cae un mentiroso que un ladrón”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s