¿Son comunistas o fascistas?

Analítica.com

Aquí en nuestro país la cúpula militar que controla el país se auto califica de revolucionaria, pero su máximo líder fallecido, se vanagloriaba de ser marxista-leninista y acusaba sistemáticamente a la oposición democrática con el epíteto de derechistas y fascistas

Al observar las bandas, por ahora armadas de piedras, botellas y de soplete, detener una marcha pacífica de estudiantes universitarios cuyo propósito era entregarle un pliego de condiciones al CNE para que las elecciones del 14 de abril fueran más trasparentes, nos salta a la mente el recuerdo de actitudes similares que en el pasado fueron características de los grupos fascistas europeos.

Aquí en nuestro país la cúpula militar que controla el país se auto califica de revolucionaria, pero su máximo líder fallecido, se vanagloriaba de ser marxista-leninista y acusaba sistemáticamente a la oposición democrática con el epíteto de derechistas y fascistas, por cierto siguiendo el guión que exitosamente uso Stalin para descalificar a sus adversarios que para el eran solo sus enemigos.

Lamentablemente en las lecturas del gran hegemón no estuvo la rebelión de las masas de José Ortega y Gasset, porque si la hubiera leído tal vez hubiera entendido que hoy, como decía Ortega  “Ser de izquierda o de derecha en el siglo XX es una de las innumerables formas de ser un estúpido y de tener hemiplejia moral”.

De todos modos los puntos comunes entre fascismo y comunismo han sido puestos en evidencia por muchos autores desde Hannah Arendt hasta más recientemente Umberto Ecco al desenmascarar el comportamiento de Berlusconi.

En todo caso si bien por considerar más vendible usar los términos acuñados en Cuba se autocalifican de marxistas- leninistas, el comportamiento tiene un tufo fascista indudable y solo a objeto de refrescarles la mente enumeramos algunas características principales del fascismo-comunismo o de lo que hoy se denomina castro-chavismo.

1.- Necesidad de un gran líder carismático que decide todo

2.- Culto a la personalidad

3.- Representación maniquea de la realidad a través de la hegemonía comunicacional

4.- Uso de camisas de un solo color para identificar a los miembros de la secta

5.- Imposición de un partido único

6.- Asfixia de los poderes locales, estadales o municipales que no controlen

7.- Creación de una sociedad utópica en la que surgirá el hombre nuevo

8.- Idealización de las masas o del pueblo como protagonista máximo de la historia

9.- Uso del miedo y del terror como mecanismo para controlar a la sociedad

10.- Nacionalismo y militarismo exacerbado frente a un enemigo inventado publicitariamente

11.- Rechazo al pensamiento crítico calificado como traición y contra revolucionario

La lista de puntos comunes se haría interminable pero, para entenderla mejor, recomendamos que en lo que se refiere a nuestro país vuelvan a leer a Norberto Ceresole “Caudillo, ejército, pueblo. La Venezuela del presidente Chávez” aunque este fue luego sustituido, por lo menos en el componente ideológico y operativo por Fidel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s