“Nicolás Maduro actuó como uno de los principales promotores de las operaciones de Hezbolá en Venezuela”

Antonio María Delgado, El Nuevo Herald 

Nicolás Maduro actuó como uno de los principales promotores de las operaciones de Hezbolá en Venezuela, manteniendo un contacto directo con uno de sus principales operativos que formaba parte de su cuerpo diplomático cuando se desempeñó como canciller desde agosto del 2006 hasta principios del 2013.

Ghazi Nasr al Din.

Fuentes de inteligencia dijeron a El Nuevo Herald que Ghazi Nasr al Din, señalado por el gobierno de Estados Unidos como uno de los más importantes representantes de Hezbolá en Venezuela, se mantenía en constante comunicación con el actual líder de la Revolución Bolivariana cuando se desempeñaba como agregado comercial del país sudamericano en Siria.

“Maduro es quien le da cubierta a Ghazi, que es la persona que controlaba todas las actividades de Hezbolá en Venezuela”, dijo una de las fuentes que habló bajo condición de anonimato.

Ese nombramiento le procuró a Ghazi la cubierta diplomática que necesitaba para moverse libremente en el exterior, desde donde coordinaba todas las operaciones de Hezbolá en Venezuela, dijo la fuente.

Hezbolá, una entidad libanesa fundada por un contingente de la Guardia Revolucionaria iraní y que es financiada por Teherán, es considerada por Washington y otros países como una organización terrorista.

Al incluirlo en su lista negra, el departamento del Tesoro afirmó en el 2008 que Nasr al Din era un agente de Hezbolá en Venezuela que hacía uso de su posición como diplomático venezolano en los vitales esfuerzos de la organización de obtener financiamiento.

Nasr al Din ha asesorado a los donantes de Hezbolá durante los esfuerzos para captar fondos y ha suministrado a los donantes información específica sobre las cuentas bancarias en las que los depósitos pueden ir directamente a Hezbolá”, declaró el departamento del Tesoro.

“Nasr al Din se ha reunido con altos funcionarios de Hezbolá en el Líbano para discutir temas operacionales, y también ha facilitado el viaje de integrantes de Hezbolá hacia y desde Venezuela”, agregó el pronunciamiento.

Según el documento, el diplomático venezolano facilitó el viaje a Caracas de dos diputados de Hezbolá en el Líbano que buscaban donaciones y organizó los viajes de integrantes de la organización a Irán para participar en un curso de entrenamiento.

Las fuentes consultadas dijeron que Nasr al Din mantenía una línea de comunicación directa con Maduro, cuando éste se encontraba a la cabeza de la cancillería venezolana.

“Cada vez que tenía un problema contactaba directamente a Maduro, saltándose la cadena de mando, incluyendo al viceministro para Medio Oriente. Tenía una línea directa, siendo un individuo claramente identificado por Estados Unidos como uno de los elementos más importantes que tiene Hezbolá en Venezuela”, sostuvo.

Ghazi Nasr al Din, aparece en la web del CNE como GHAZI ATEF NASSEREDDINE -al igual que en su pasaporte- y vota en la embajada de Venezuela en Siria.

Diapositiva1

El Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, también lo registra como funcionario activo y cotizante del ministerio de Relaciones Exteriores.

Diapositiva1Por otra parte en una audiencia ante el Congreso, el ex subsecretario de Asuntos Hemisféricos del Departamento de Estado, Roger Noriega, enfatizó que

funcionarios de alto rango del gobierno de Venezuela se han convertido en agentes de Hezbolá,

brindando respaldo material y logístico para las operaciones terroristas del grupo, incluyendo armamento, financiamiento y hasta documentación venezolana.

Este tipo de cooperación ha convertido a Venezuela en uno de los aliados más importantes que tienen Irán y Hezbolá en el mundo”, dijo Noriega. “Ellos tienen colaboradores que por más de una década han ocupado cargos de alto rango en el gobierno venezolano”.

Posteriormente, en una entrevista con El Nuevo Herald, Noriega describió las relaciones de Hezbolá con el gobierno bolivariano como “fuertes y de larga data”, y expresó temor de que la Revolución Bolivariana, ahora con Maduro en el timón, se acerque aún más a la organización terrorista.

Estoy muy preocupado por la posibilidad de que esta situación empeore bajo el liderazgo más débil de Maduro, quien podría depender más de ellos –y aumentar la cooperación con estos grupos terroristas, al igual que con Irán– que Chávez. Maduro no parece contar con la fortaleza ni la inteligencia como para evaluar el costo potencial que este tipo de relación podría tener para Venezuela”, puntualizó.

Maduro, por su parte, ha desestimado la gravedad de esos comentarios, atribuyéndolos a los pronunciamientos “demenciales” de algunos ex funcionarios estadounidenses.

“Nosotros solo le decimos a los enemigos de nuestra patria, se lo hemos dicho, inclusive, a le élite de los Estados Unidos; le hemos enviado un mensaje en nombre del gobierno revolucionario al presidente Barack Obama: presidente Obama, pare los locos que usted tiene”, advirtió Maduro.

Roger Noriega y el ex subsecretario de Estado Otto Reich siguen conspirando y manejando mucho dinero para destruir la paz social de nuestro país. Si ustedes lograran perturbar con esos locos la vida social de nuestro país […] lo que podrían provocar es que esta revolución cambie de carácter y pase de la pacífica revolución que hemos tenido […] a otras formas de hacer revolución donde nos radicalizaríamos hasta las profundidades en la búsqueda del respeto a la soberanía de nuestro pueblo”, agregó.

Luis Fleischman

Luis Fleischman, profesor adjunto de Sociología y Ciencias Políticas del Wilkes Honor College, de Florida, dijo que el gobierno bolivariano, cuando el presidente Hugo Chávez se encontraba al frente, encontró gran afinidad con las organizaciones antiestadounidenses, como Hezbolá.

“Desde el inicio hubo una tendencia de Hugo Chávez de usar a toda esta gente que tiene entrenamiento para este tipo de actividades. Ayudando a algunos de los elementos de Hezbolá a recaudar dinero”, comentó Fleischman.

El Nacional, 26-3-13 http://bit.ly/YRZvUF

Fuentes de la Cancillería venezolana admitieron que Ghazi Nasr al Din es funcionario diplomático y que actualmente desempeña labores como consejero de asuntos políticos de la Embajada de Venezuela en Beirut.

El Departamento del Tesoro estadounidense acusó a Nasr Al Din junto con Fawzi Kanán, dueño de dos agencias de viajes en Caracas, de recaudar fondos y patrocinar a Hezbolá, organización calificada como terrorista por la Casa Blanca.

A los venezolanos se les congelaron los activos para impedir que sigan con sus supuestas actividades.

Roy Daza

El diputado oficialista y presidente de la Comisión de Política Exterior en la Asamblea Nacional, Roy Daza le restó importancia al asunto y dijo: “Lo que diga el Departamento de Estado no significa que sea verdad, ellos son bastantes mentirosos”.

Hezbolá niega que venezolanos militen en la organización

Fuentes cercanas a Hezbolá negaron la supuesta militancia de los dos venezolanos en la organización chiita. El grupo lamentó “la manera estúpida en la que el Gobierno de Estados Unidos trata algunas personas, incluidos diplomáticos”.

Señalados

Al ser abordado por El Nacional, Fawzi Kanán, uno de los indiciados, declinó conceder una entrevista, sin embargo, rechazó enérgicamente tener nexos con Hezbolá. “Todo lo que dicen es mentira, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos dice mentiras”. Kanán también negó haber estado en Irán.

Según el comunicado del Departamento del Tesoro, el empresario es un seguidor y financista del partido en Líbano, además de haberse reunido con altos oficiales de Hezbolá para organizar secuestros, ataques terroristas y viajar a Irán para entrenarse.

El empresario le dijo también a la agencia de noticias que en 1986 escapó de la guerra civil de su país natal. Según los datos que figuran en los documentos del Tesoro estadounidense, se naturalizó en Venezuela el 16 de diciembre de 1977.

Ghazi Nasr al Din

Por su parte, Ghazi Nasr al Din, fue el encargado de asuntos diplomáticos de Venezuela en Siria y es consejero de asuntos políticos de la embajada venezolana en Líbano.

El funcionario está acusado, según el Departamento del Tesoro estadounidense, de recolectar fondos para Hezbolá y de dar información específica a donantes para depósitos en las cuentas bancarias de la organización.

El despacho estadounidense también señaló que Nasr al Din se reunió con altos oficiales del grupo, que Washington califica de terrorista, para discutir asuntos operacionales y en enero de 2006 facilitó los viajes de dos representantes de Hezbolá a Caracas para recaudar más dinero. Aducen que en el 2005 ayudó a viajar a miembros de la misma organización a un entrenamiento a Irán.

Investigación

Fuentes del Departamento del Tesoro estadounidense consultadas vía telefónica desde Caracas, sobre las próximas acciones contra los supuestos financistas de Hezbolá, aseguraron que por ahora no se darán más informaciones sobre el hecho y que siguen investigando. Indicaron que la orden ejecutiva emitida por esa oficina y que congela todo los activos de los ciudadanos venezolanos, supuestamente relacionados con Hezbolá, está vigente.

Partido de Dios

Hezbolá o Partido de Dios, cuenta con un brazo político y otro militar. Creado en la década de los 80, fue entrenado y organizado por la Guardia Revolucionaria de Irán, y se le atribuyen estrechos nexos con los gobiernos de Teherán y Damasco.

Hassan Nasralá

El propósito original de la organización era resistir la ocupación israelí en el sur del Líbano.

En el 2000, sus acciones obligaron a Israel a abandonar el área, algo que cimentó su popularidad.

En el 2006 combatió por 34 días al Ejército hebreo.

Su líder es el jeque Hassan Nasralá.

 Alto diplomático venezolano fue ingresado en la lista de Terroristas del FBI

Agencia de Noticias EFE

El FBI incluyó en su lista de terrorismo al libanés Ghazi Nasr al-Din, quien según el Departamento del Tesoro fue alto diplomático venezolano al contar con doble nacionalidad, debido a su presunta colaboración con donantes del grupo libanés Hezbolá

Según comunicado del FBI en Miami, las autoridades federales andan buscando a al-Din, quien es ciudadano libanés y venezolano.

Las autoridades federales informaron que al-Din, quien habla árabe y español con fluidez, es sospechoso de actuar como recaudador de fondos para Hezbolá, grupo paramilitar identificado como organización terrorista por Estados Unidos y otros países occidentales.

En el 2008, el Departamento del Tesoro señaló a Ghazi Nasr al-Din como un partidario de Hezbolá establecido en Venezuela que hacía uso de su condición de alto diplomático del país sudamericano para proveer apoyo financiero al grupo terrorista.

“Es extremadamente inquietante ver al Gobierno de Venezuela emplear y proporcionar amparo a un facilitador y donante de Hezbolá”, señaló en aquel entonces Adam J. Szubin, director de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Tesoro (OFAC).

Diapositiva1De acuerdo a este organismo, al-Din ejerció como funcionario diplomático en la embajada de Venezuela en Siria y luego fue designado como director de Asuntos Políticos en la Embajada de Venezuela en Líbano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s