¿Por qué falta papel higiénico en Venezuela?

Miguel Jiménez

Oferta y demanda. Esa es la cuestión. Los fundamentos básicos de teoría económica explican los problemas de desabastecimiento que vive Venezuela.

La economía chavista servirá para ilustrar en tesis doctorales y libros de texto cómo los controles de precios pueden conducir a la escasez. Venezuela lleva años imponiendo límites de precio a ciertos productos básicos para tratar (con nulo éxito) de controlar la inflación, la más alta de Latinoamérica y una de las mayores del mundo.

El gobierno impuso precios regulados para productos como los huevos, el azúcar, la leche, la harina, el pollo… o el papel higiénico.

En determinados momentos y productos, esos precios máximos se han situado incluso por debajo de los costos de producción y prácticamente siempre por debajo de los de mercado.

La teoría económica nos enseña que la oferta de un producto disminuye y la demanda aumenta cuando los precios son bajos. Simplemente eso es lo que ha ocurrido en Venezuela.

Los fabricantes pierden dinero produciendo y los comerciantes vendiendo algunos de esos productos, lo que, unido a la desastrosa gestión de algunas empresas nacionalizadas, ha tumbado la oferta.

Al tiempo, la demanda de los consumidores se ha disparado no solo porque sus precios son asequibles en términos absolutos, sino también porque cada vez lo son más en términos relativos, ya que los precios de los productos no controlados están por las nubes como consecuencia de la inflación galopante.

Oferta y demanda no se encuentran. Así, los productos regulados se han visto sometidos intermitentemente a la escasez, el racionamiento o el acaparamiento porque su precio no es de mercado. Las importaciones del Estado y las redes de distribución estatales, donde la venta a pérdida se asume con naturalidad, tratan de paliar el problema.

En un país petrolero, hasta la gasolina en ocasiones escasea, sobre todo la de mayor octanaje en algunas estaciones de servicio del interior del país. Su precio es absolutamente ridículo: con el equivalente a 10 ó 20 céntimos de euro se llena el depósito.

Pero el desbarajuste de la economía venezolana no se ciñe solo al papel higiénico y demás productos regulados. El primer precio regulado de todos es el del bolívar, la moneda nacional, rebautizada como bolívar fuerte cuando se agruparon los antiguos bolívares de 1.000 en 1.000, y cuya debilidad ha quedado patente pese a su nombre.

El precio regulado es de 6,30  y 11 bolívares por dólar, tras una serie de depreciaciones y devaluaciones que han hecho perder a la divisa más del 90% de su valor oficial durante el chavismo, en un periodo en que el precio del petróleo se ha multiplicado por 10.

Pero a ese tipo de cambio oficial, la demanda de dólares en Venezuela tiende al infinito, mientras que su oferta está muy limitada y controlada por el gobierno, lo que ha provocado amiguismo, corrupción y, sobre todo, una generalizada ineficiencia económica.

El tipo de cambio paralelo, el del mercado negro, ronda los 80 bolívares por dólar, unas 12 veces el oficial.

El primer desabastecimiento del país, pese a los ingresos del crudo, es el de divisas. Y como con los otros productos, lo inevitable con el dólar será subir el precio. Es decir, devaluar el bolívar. Una vez más.

Diez datos acerca del papel tualé

1.- Antes de la creación del papel higiénico se ocupaban diversos materiales: trapos, lechuga, pasto, pieles, conchas marinas, algas, hojas de coco o de maíz. Los antiguos griegos se aseaban con trozos de arcilla y piedras, mientras que los romanos se servían de esponjas amarradas a un palo y empapadas en agua salada.

2.- Los primeros en crear y usar papel higiénico fueron los chinos, quienes en el siglo II, diseñaron un papel cuyo uso principal era el aseo íntimo. Sin duda, estas hojas eran ocupadas por los propios emperadores y sus cortesanos.

3.- La higiene personal de las clases sociales estaba bien delimitada. Los antiguos romanos de las clases acaudaladas utilizaban lana bien empapada en agua de rosas, mientras que la realeza francesa ocupaba encajes y sedas.

4.- Joseph C. Gayetty fue el primero en comercializar el papel higiénico en 1857. El innovador producto consistía en láminas de papel humedecido con aloe, denominado “papel medicinal de Gayetty”, un auténtico lujo para la población debido a su alto precio.

5.- En 1880 los hermanos Edward y Clarence Scott empiezan a vender el papel enrollado como hoy lo conocemos.

6.- En sus comienzos el papel no era el producto suave y absorbente que hoy se ocupa. En aquella época el papel higiénico contenía una que otra impureza.

7.- Durante en el siglo XVIII, los campesinos utilizaban libros, revistas y periódicos para calmar sus necesidades de limpieza.

8.- La importancia del papel higiénico se premia en 1944 cuando el gobierno de los Estados Unidos otorgó a Kimberly-Clark un reconocimiento con el motivo de “su heroico esfuerzo en el suministro a los soldados durante la II Guerra Mundial”.

9.- En la Operación Tormenta del Desierto de la Guerra del Golfo. El verde de los tanques estadounidenses era un problema en las blancas arenas del desierto, por falta de tiempo, se optó por envolver los tanques en papel higiénico como técnica de camuflaje.

10.- De ser un producto denigrado, en las tiendas, el papel higiénico se ha transformado en el protagonista de pasarelas de moda y obras de arte. ¿Seguirá siendo útil para todos? En la película futurista, “El Demoledor”, protagonizada por Sylvester Stallone y Sandra Bullock, este importante producto es reemplazado en todos los baños por “tres conchas”, debido a problemas medioambientales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: