Cadivi, 10 años de control bajo revisión

Carjuan Cruz y Jean Manzano, El Mundo economía y negocios

El Gobierno decidió revisar el funcionamiento del órgano que administra las divisas del país desde hace 10 años.

El discurso del presidente Nicolás Maduró, al solicitar la Ley Habilitante, fue la crítica más fuerte desde el gobierno hacia la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi). De acuerdo con los anuncios de distintos funcionarios, estaría en marcha una revisión profunda de su funcionamiento.

¿Qué ha pasado en estos 10 años y un poco más de vida de Cadivi?, ¿Qué procesos han cambiado?, ¿Quiénes han estado al frente de la institución que hoy se lleva montones de señalamientos?.

Cronología

2003

Se establece el régimen de control cambiario y se crea una Comisión de Administración de Divisas. La tasa de cambio oficial se estableció en 1.600 bolívares por dólar. Su primera junta directiva fue con los miembros siguientes: Edgar Hernández Behrens (presidente), Adina Bastidas, Alfredo Pardo Acosta, Mary Espinoza de Robles y Maigualida Calzadilla Angulo (BCV).

Sólo se otorgaban divisas para importaciones, inversiones extranjeras, estudiantes, consulados y embajadas.

“Cuando se reactive el ingreso de recursos que se obtienen por las exportaciones petroleras, se volverá al esquema de flotación libre y habrá una modalidad o figura para robustecer el sistema”, dijo Felipe Pérez, ministro de Finanzas en ese entonces a la agencia oficial de noticias. Agregó que “la idea es quitar el control de cambio lo más pronto posible y después establecer un impuesto a las transacciones especulativas”.

2004

La tasa de cambio pasa a 1.920 bolívares por dólar.

Se comienza a asignar el cupo para compras electrónicas por $3.000

Mary Espinoza de Robles asume como presidenta.

Se denuncian 87 casos de empresas que presentaron documentación falsa para solicitar divisas.

Se aprueba el uso de cupo con tarjetas de crédito en el exterior, incluyendo las prepagadas.

2005

Se devalúa a 2,15 bolívares por dólar.

El cupo en efectivo entra en vigencia, se podían comprar $400 para viajes.

Se investigan al menos 800 casos de personas que solicitaron y usaron el cupo sin viajar.

El cupo de internet baja a $2.500.

La Asociación de Líneas Aéreas Venezolanas (Alav), Onidex (Hoy Saime) y Cadivi, acuerdan ajustar mecanismos para verificar gasto de divisas de los viajeros.

Más de 2.000 viajeros fueron citados para presentar pruebas de sus gastos en el exterior.

2006

El cupo electrónico se renueva automáticamente. También de viajes (el tope era de $4.000).

El cupo en efectivo en euros entra en vigencia, se podían comprar 400 euros para viajes.

El representante en Venezuela del Banco Mundial, Ricardo Conde, señaló que “con respecto a otros regímenes e instituciones de control de cambio que han existido en el país, Cadivi es la excepción, ha logrado la excelencia en la asignación de divisas”.

Manuel Barroso asume como presidente, tras la renuncia de Espinoza.

2007

El cupo para viaje a través de la tarjeta de crédito pasa a $5.000.

2008

Se dieron nuevos cambios, bajó abruptamente el cupo electrónico a $400 y además se suspendieron las tarjetas recargables, o prepagadas, y las de créditos debían tener seis meses de antigüedad. La cantidad de efectivo bajó de $600 a $500.

El 31 de diciembre de 2008 se reduce el cupo viajero a $2.500.

2009

Se exigen nuevos requisitos para la solicitud del cupo, específicamente carpetas, separadores, etiquetas y numeración de folios, con un manual de normas que especificaba el procedimiento.

2010

Se aumenta nuevamente el cupo de viajes a $3.000, pero como un tome máximo, pues se estipularon montos por destino y duración del viaje.

Se devalúo y se establecieron dos tasas duales (Bs. 2,15 por dólar y Bs. 4,30 por dólar).

2011

Se unificaron las tasas de cambia a Bs 4,30 por dólar.

2013

Se devalúa a Bs 6,30 por dólar.

En este año Cadivi llega a tener tres presidentes: Manuel Barroso (hasta marzo), Eudomar Tovar (hasta agosto) y José Khan (aún en el cargo).

Cinco presidentes

Edgar Hernández Behrens (2003-2006)

Fue el primer presidente de la Comisión de Administración de Divisas. Fue relevado de su cargo en 2006, cuando pasó al frente de la Superintendencia de Bancos (Sudeban).

Fue nombrado al frente de la Cadivi el 5 de febrero de 2003. Debió coordinar y administrar las restricciones al mercado cambiario que se extienden hasta hoy. La orden fue clarísima: “Ni un dólar más a los golpistas”, exigió el Presidente.

“Les trancamos la llave. Los bolívares son del pueblo”. Y pensar que en esa época, la asignación del cupo para viajeros, se ubicó en 9.000 dólares al año.

Trabajó de cerca con la ex ministra Adina Bastidas en la conformación de la junta que inició el esquema cambiario. Más tarde, en 2006, Bastidas se pondría en su contra, acusándolo de otorgar divisas a la empresa Microstar. El caso, ya se sabe, apenas lo salpicó.

Gocho, no

Para ese momento, el capitán había sido Intendente Nacional de Tributos Internos del Seniat y presidente del Banco de Fomento Regional Los Andes (Banfoandes). Quizás es por eso que muchas personas creen que es gocho. Tiene una estrecha amistad con el ex gobernador Ronald Blanco La Cruz y tuvo intenciones electorales en el estado. Pero no. Hernández Behrens es oriental. Nació el 30 de diciembre de 1958 en Anaco, estado Anzoátegui.

En 1976 se graduó de bachiller en el liceo Doctor Cruz del Valle Rodríguez. Viajó a la capital e ingresó a la Academia Militar, donde se graduó en 1981, mención administración.

Es alto, altísimo, de casi dos metros de estatura. Trabajó de cerca con José Gregorio Vielma Mora, ex recaudador tributario del país, quien sólo tiene elogios para él. “Ideó una serie de mecanismos antifraudes para evitar la corrupción, para luchar contra la evasión y buscar la viabilidad en la liquidación de divisas”. Tenían cosas en común. Así que corrió la amistad: “Me decía pasmao“, bromea Vielma Mora. ¿Pasmao? “Claro, él mide como 1.98 metros, y yo apenas llego a 1.68″.

Trotamundos, tampoco

En la Academia militar le sacó partido a la altura. En 1985 jugó en la plantilla de Estudiantes del Caracas, hoy Cocodrilos;y en 1986, con los Bravos de Portuguesa. Su posición era alero. Y según allegados al mundo del baloncesto profesional, el actual superintendente no fue una estrella: “Lo recuerdan como un jugador medio timorato, más bien pendiente de su formación militar”, contó un reportero de la fuente. Sus estadísticas así lo demuestran: de 70 partidos, Hernández Behrens jugó en promedio, 0,4 minutos.

El básquet no era lo suyo. En 1996 se graduó de especialista en Gerencia de Empresas de la Universidad José María Vargas. Ahí sí descolla, en especial cuando habla de sus creencias religiosas.

Fue viceministro de Financiamiento para el Desarrollo Endógeno entre 2005 y enero de 2007. Desde el Banco de Desarrollo Económico y Social (Bandes), propuso el pago de “diezmos”, tal y como lo establece la Biblia. De hecho, para él ese fue el éxito que elevó de categoría a Banfoandes.

En 2006 dijo que con “el favor de Dios”, las tasas de interés para los sectores productivos, seguirían bajando. Cuando estaba en Cadivi, un comunicado oficial sostuvo que la mejora en el “Riesgo País” fue una de las bendiciones que recibió la nación “de la mano de Dios”.

Desde la Sudeban, donde ejerce como superintendente desde 2008, mantiene la tradición. Sus mensajes van impregnados con elementos religiosos. Claro, Edgar Hernández Behrens es un hombre de fe.

Mary Espinoza de Robles (2006-2008)

Tomó el testigo de Hernández en la Comisión, de la cual ya era parte como integrante del cuerpo colegiado de la institución.

Renunció a finales de 2008, año cuando Cadivi registró uno de sus años de mayor aprobación de divisas.

Manuel Barroso (2008-2013)

Con casi cinco años en la institución, es el funcionario con más tiempo al frente. Salió de Cadivi en marzo de 2013 para presidir la corporación Casa, empresa de alimentos del Estado.

El carro de Manuel Barroso fue el que usó Diosdado Cabello para huir de la Disip el 11 de abril del 2002, justo antes que las instalaciones fueran tomadas por contrarios al presidente Hugo Chávez (lo contó el propio Cabello en entrevista a El Mundo). Era por aquella época asistente de la Vicepresidencia.

Cabello captó a Barroso en 2001, cuando lo sumó a su equipo al frente de la Secretaría del Despacho de la Presidencia. También lo acompañó en el 2003, como director general del despacho en el Ministerio de Infraestructura.

Barroso había egresado como el más destacado Alférez Mayor, entre los 170 de la promoción “General de División José Trinidad Morán” de la Academia Militar en 1990. Nunca ha colgado el uniforme.

Los ascensos militares de Barroso en los últimos años se han producido en paralelo a su paso por la administración pública. Por ejemplo, el actual rango como Teniente Coronel, lo alcanzó durante su estancia en Cadivi.

Compartió su formación castrense con Félix Osorio, actual ministro de Alimentación y sexto en la promoción de 1990.

El general Guaicaipuro Lameda, segundo comandante del cuerpo de cadetes durante su último año en la Academia Militar, recuerda que Barroso “era un muchacho con un nivel de inteligencia muy alto, muy metódico”. Logró su licenciatura en Ciencias y Artes Militares.

Inteligencia prepotente

Pero la buena formación de Barroso no lo eximió de problemas: “muchas veces se le hizo ver que era muy prepotente, se creía autosuficiente”.

Lameda también rememora que, en una ocasión, fue reprimido por el entonces director de la Academia, General Carlos Peñaloza, por la forma “despectiva” en que se dirigía a sus subalternos.

Barroso no ha perdido contacto con la Academia Militar, donde fue profesor de la cátedra de Venezuela Contemporánea. También tiene una especialización en Gerencia Empresarial de la Universidad José María Vargas, así como una maestría a medio terminar en Administración del Trabajo y Relaciones Laborales de la Universidad de Carabobo.

Misión verde

El expresidente de Cadivi no acostumbraba a hablar en los medios, pues las decisiones del organismo se han conocido normalmente a través de resoluciones. Sin embargo, anunció la semana pasada que a fines de año se pondrá en práctica un nuevo sistema de adjudicación de divisas por destino de viaje.

Durante su administración disminuyó el flujo de divisas.

Acató casi a cabalidad la orden que Chávez le dio en 2006: “juegue cuadro cerrado. No puede seguir dándole dólares a una oligarquía importadora”, le dijo tras su designación.

El ingreso de Barroso a Cadivi se produjo tras la salida de Mary Espinoza de Robles, por la supuesta “flexibilidad” en la adjudicación de divisas.

Ya en 2005 había sido designado como director principal del Banco del Tesoro. La experiencia en el sector financiero la inició en 2004, tras su incursión en la banca pública.

En sus manos quedó la presidencia del Banco del Pueblo Soberano, cuando fue santiguado por Hugo Chávez como sexto presidente de la entidad: “¡Que Dios me lo bendiga!”.

Eudomar Tovar (marzo 2013 – agosto 2013)

El 25 de marzo lo designaron como presidente de Cadivi.

Natural de Caicara del Orinoco, su breve estancia en la presidencia del organismo se debió a movimientos realizados por el presidente Nicolás Maduro que lo llevaron a pasarlo de esa instancia a la presidencia del Banco Central de Venezuela.

Haberlo designado en sustitución de Manuel Barroso, es considerado por fuentes cercanas al gobierno, como un triunfo de Merentes, sobre la visión más dogmática del ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani.

Es Merentes quien se lo trae del Ministerio de Finanzas al BCV y allí lo convierte en su mano derecha. Todas las personas entrevistadas para este trabajo coincidieron en un punto sobre Tovar: su desempeño y especialidad, es la de un técnico. Y su larga trayectoria en las finanzas públicas así lo demuestra.

Las autoridades económicas del país están entendiendo que el régimen cambiario debe flexibilizarse“, señala Luis Brusco, economista y profesor de economía de la Universidad Central de Venezuela.

Para él, el nombramiento de Tovar representa una derrota para el sempiterno funcionario de la economía venezolana.

“Desde el punto de vista ideológico, ubicaría al nuevo presidente de Cadivi, en una corriente más liberal. Es decir, es posible que en algún momento pudiera estar de acuerdo con el aumento de los impuestos; pero en el entendido de que se grave más, a quien más tiene“, explica Brusco.

Una visión similar tiene el economista, Miguel Ángel Santos a quien le tocó coincidir personalmente con él por razones laborales.

“No es un hombre radical. Es de la clase de persona que te conoce, te pregunta por tu familia; te habla de la de él, hace empatía rápidamente”.

Además, comparte la visión de que la designación de Tovar podría ser una señal en positivo. Lo describe como un hombre serio Sin embargo, considera que quizás para ser presidente de Cadivi “hace falta más un tigre, que una persona tranquila“.

Institucional

En 2004, Tovar tuvo un “impasse” público, a través de la prensa escrita, con el economista, Orlando Ochoa, quien escribió un artículo llamado “Finanzas y la Banca” en el que señalaba de irregularidades administrativas a funcionarios de la época. Empezando por el ministro, Tobías Nóbrega.

Entonces le respondió. “Si usted tiene pruebas en base a lo que manifiesta, entonces, compórtese como una persona que no pierde su tiempo a solas y proceda a solicitar una averiguación a través de la Contraloría General de la República; si usted no lo hace, sería cómplice de tal aseveración, convirtiéndose en un escritor de idioteces“. Ochoa no declaró al respecto.

De bajo perfil, son muy pocas sus intervenciones públicas y las que tiene, fueron sobre todo para referirse al Sucre, pues es Presidente del Consejo Monetario Regional de esta unidad de cuenta, a la que le ha dedicado estudio y tiempo de implementación.

Ex militante del MAS, este economista graduado de la Universidad de Carabobo, se sumó al MBR 200 en apoyo a Hugo Chávez.  Ahora, le toca “revolucionar” la instancia cambiaria y hacer las cosas al estilo del BCV.

José Khan (agosto 2013 – actual)

José Salamat Khan Fernández nació en Anzoátegui en 1953. Estuvo en el Banco Central como director y fue ministro de Empresas Básicas, antes de ser nombrado como presidente de Cadivi.

Su experiencia como líder sindical se remonta a sus años en la Universidad Central de Venezuela (UCV), donde estudió Economía fue administrador de la Facultad de Medicina y encabezó el Sindicato de Empleados Administrativos de la UCV.

Fue diputado del Congreso de la República de Venezuela durante el período legislativo de 1999 y presidió la comisión de Asuntos Sociales.

En los albores del actual gobierno, fue uno de los fundadores de Unión Nacional de Trabajadores (UNT) y Fuerza Bolivariana de Trabajadores (FBT).

“Siempre estuvo ligado a la izquierda”, reconoce Andrés Rengel, dirigente del sindicato de profesionales universitarios de Venalum, Sutrapuval y compañero de causa.

Ha estado vinculado al proyecto bolivariano desde el golpe de 1992. Era uno de los acólitos que visitaba al entonces conspirador Hugo Chávez en la cárcel de Yare. También tuvo oportunidad de cuadrarse públicamente con el presidente después del paro petrolero de 2003.

Fue electo como diputado principal a la Asamblea Nacional por la lista del MVR en representación del Distrito Capital en el 2000-2006, 2006-2011.

Fue ministro de Industrias Básicas y Minería (Mibam) en dos oportunidades y dentro del movimiento sindical de Guayana se reconoce su disposición política al diálogo con todas las partes.

Henry Arias, dirigente de Sintralcasa opinó de su gestión en este ministerio que: “Dejó de ser dirigente sindical para convertirse en patrono. Podrá reunir los méritos, pero no valen de nada si no hay cartera para recuperar las empresas casi quebradas, ni voluntad para responder las demandas laborales. Khan tiene el grillete del proceso socialista”.

Integró el directorio del Banco Central de Venezuela y era vicepresidente ejecutivo de Cadivi.

Recibió un nuevo cargo designado por el Presidente de la República, Nicolás Maduro, quien lo publicó en la red social Twitter: “He designado a José Khan como presidente de Cadivi para seguir transformando el sistema cambiario venezolano“.

El soborno del coronel

Joseph Poliszuk, El Universal

 En Ferrominera faltan unos dólares que hubieran dado para casi 1.400 maletas como la de Antonini. Es el mundo al revés, dice Andrés Velásquez: “Investigan la extorsión pero no la corrupción”.

En las empresas básicas de Guayana llegaron a vender hierro a precios de costo. Ahora que Ferrominera es un escándalo empiezan a aparecer informes, denuncias y contratos, por montos hasta cuatro veces por debajo de los del mercado.

El llamado hierro esponja o de reducción directa -que sale de las acerías de Guayana- fue despachado en el 2011 a 15 dólares por tonelada.

Una ganga que consiguió la empresa SW-Chartering INC, a diferencia de otras a las que Ferrominera exigía 59 dólares para facturar, embarcar y transportar, cada tonelada del mismo producto.

Coronel de la Guardia Nacional Bolivariana Juan Álvarez Dionisi, “El Tiburón”

Esa y otras denuncias fueron engrosando un expediente de inteligencia militar a cargo del coronel de la Guardia Nacional Bolivariana Juan Carlos Álvarez Dionisi quien, paradojas de la vida, hoy espera juicio en una celda de la misma Dirección General de Contrainteligencia Militar, en la que dirigía una investigación especial contra los funcionarios públicos y empresarios, que terminaron adelantándose para denunciarlo por extorsión.

Entre colegas a Álvarez Dionisi lo llamaban El Tiburón y, aunque se movía como pez en el agua en los órganos de inteligencia del Estado, terminó como un cazador cazado: hace tiempo que venía investigando lo que el mismo definió como “La mafia del hierro”; pero al final, resultó fichado por extorsión en el mismo informe en el que había estado enumerando una lista de empresas, que se llevaron el hierro de Guayana a precios y condiciones excepcionales.

El expediente Nº 47C-16.156-13 del coronel Álvarez Dionisi

El expediente Nº 47C-16.156-13 del coronel Álvarez Dionisi

De acuerdo con el expediente 47C-16156-13 que reposa en el Juzgado 47 en Funciones de Control del Área Metropolitana de Caracas, el coronel (GNB) Álvarez Dionisi investigó una serie de ilícitos que suman daños patrimoniales en las empresas básicas de Guayana por al menos 1.113 millones de dólares.

Lo de Ferrominera fue un saqueo en el que, según sus denuncias, hubo funcionarios que llegaron a facturar el mejor hierro como si se tratara de residuos y productos de segunda.

Diputado Andrés Velásquez

“Bajo esta empresa (SW-Chartering INC) retiran sedimentos de la Laguna de Cogollal, cuyo precio lo establecieron a $15/TM y ahora lo han mezclado en la noche con mineral fino, cuyo precio de venta está por el orden de los $77/TM“, apuntó Álvarez Dionisi en un informe de junio del 2012, que se conoce ahora que el diputado Andrés Velásquez ha venido presentando varios de los 400 folios de un expediente judicial que señala redes de extorsión dentro de las industrias básicas.

El precio del silencio

A pesar de que se trataba de productos contaminantes, los gerentes de Ferrominera autorizaron a la contratista beneficiada a saltarse los protocolos y embarcar el producto en el muelle de la empresa estatal, lo que -aparte de los otros daños- paralizó las entradas y salidas de otros buques durante una semana.

“En 2011 estos mismos ciudadanos generaron (pérdidas por) más de 120 millones de dólares por demoras por fallas en programaciones y beneficiando a sus socios”, agregó el coronel en la retahíla de irregularidades que había estado documentando.

Lo que no dijo es que ninguna de esas denuncias habían sido formalizadas en fiscalía y los organismos del Estado, mucho menos que su silencio tenía precio.

Juan Carlos Álvarez Dionisi, ex jefe de la División de Asuntos Especiales de la DIM o lo que hoy se conoce como la Dirección General de Contra Inteligencia Militar, le pidió 20 millones de dólares en noviembre del 2011 al presidente de Ferrominera, Radwan Sabbagh, para que todo siguiera como si nada.

Fue un encuentro de extraños sin palabras de cortesía.

“Pidió un papel y un lápiz y escribió en un pedazo de cartón el número 20”, contó Sabbagh en el testimonio que rindió el 8 de mayo en Caracas ante las autoridades militares que investigaron el caso. Por si a las dudas, el coronel aclaró que hablaba de millones de dólares y acto seguido desapareció cualquier evidencia. “Tomó el pedazo de cartón y lo quemó“, agregó Sabbagh en el interrogatorio.

“Yo le dije que todo eso era mentira, que era chisme (…) me respondió con una mirada fría que nunca olvidaré y me dijo textualmente: “es más difícil demostrar la inocencia preso que en libertad”.

Mucho gusto, un placer

La reunión fue en la casa del empresario Yamal Mustafá, a quien Andrés Velásquez también ha venido señalando como uno de los contratistas consentidos por la administración del gobernador del estado Bolívar, Francisco Rangel Gómez.

Radwan Sabbagh, expresidente de Ferrominera Orinoco (izq) y Yamal Mustafá, multiempresario.

Allí, Álvarez Dionisi se presentó como el oficial que había investigado a Luis Velásquez y otros de los personajes que figuraron en la “Mafia de la cabilla”; solicitó apartar los celulares; mostró un expediente sobre otra mafia, esta vez la del hierro, y cuando le preguntaron si había forma de llegar a un acuerdo, finalmente pidió el cartón donde escribió el número 20.

Sabbagh había sobrevivido por más de 6 años a los cambios y destituciones que han signado los últimos tiempos de las industrias básicas de Guayana, pero esa vez fue diferente.

“Me fui a mi casa sin saber muy bien qué es lo que iba a hacer y con gran sentimiento de impotencia”, recuerda.

El corolario de esta historia se encuentra en fiscalía, a través de una serie de testimonios archivados en el expediente 47C-16156-13, donde los testigos y protagonistas cuentan que la plana mayor de Ferrominera resolvió pedir auxilio a dos de sus mejores clientes: las trasnacionales Duferco y Commodities Minerals Enterprise, cuyos representantes al final aceptaron pagar 10 millones de dólares cada uno en varias cuotas.

Duferco -una trasnacional del mercado de metales que opera desde Suiza- autorizó a su representante, Juan Silva, a pagar la vacuna. “Nos informó que la directiva de esa empresa se mostró dispuesta a colaborar en el entendido de que, siempre se le da ayuda a los órganos de seguridad del Estado en todos los países del mundo“, relató el presidente de Ferrominera, Radwan Sabbagh, cuando compareció ante los oficiales que investigan los sobornos.

La otra firma, Commodities Minerals Enterprise, al final también aceptó el chantaje. Aun en contra de esos métodos, su consultor jurídico en Venezuela, Gustavo Blanco, confesó el pasado 10 de mayo -cuando asistió a la sede de la Dirección de Inteligencia en calidad de testigo- que terminaron pagando.

“Me enteré que ellos previamente habían tenido una reunión con el coronel Álvarez, quien manifestó que esa investigación podía paralizarse si le entregaba una importante suma de dinero de alrededor de 20 millones de dólares, a lo cual nosotros le manifestamos en esa reunión tajantemente a todos los presentes que no estábamos en capacidad ni dispuestos a pagar ninguna cantidad de dinero, que nuestra situación financiera con Ferrominera estaba desequilibrada en relación con los aportes que veníamos efectuando y del mineral entregado en compensación”, dijo.

“Sugerí que era recomendable someter a la revisión y aprobación de la Procuraduría General de la República esos contratos de alianza, para impedir este tipo de situaciones“, añadió. “Eso de aceptar pagar para evitar una investigación era como apagar un incendio con gasolina y que de no ponérsele un parado a eso no sabríamos para quién estábamos trabajando, pues la utilidad generada en los contratos se iba a ir por estos desaguaderos“.

Peor que el Fondo Chino

Ferrominera atraviesa dificultades hasta para pagar la nómina mientras su ex presidente, Radwan Sabbagh, permanece recluido en la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar.

El primer mandatario nacional, Nicolás Maduro, lo acusó de corrupto en cadena de radio y televisión: “Es inaceptable que se le haya dado confianza pública y termine haciendo negocios con las empresas“, dijo, y luego remató el nuevo presidente de la Corporación Venezolana de Guayana, el general Carlos Osorio: “Algunos pensaron que estas empresas eran de propiedad personal, (…) llegaban y paraban el material un mes, dos meses y, cuando desmontaban el material, más bien nosotros les debíamos a ellos”.

En esta historia, el ex presidente de Ferrominera está imputado por su presunta responsabilidad en el desvío de una partida presupuestaria de más de 295 millones de bolívares.

¿Qué hay detrás de un soborno de 20 millones de dólares?.

Eso preguntó el diputado Andrés Velásquez cuando acudió a la Fiscalía General de la República, para consignar copias de una serie de testimonios y documentos que conducen a lo que presenta como la “Mafia del hierro”. “Aquí investigan la extorsión pero no la corrupción“, reclamó.

Como otros de los casos que ha venido denunciando desde el pasado 30 de mayo, Velásquez asegura que un anónimo le dejó el expediente judicial de Ferrominera en la Asamblea Nacional, en las oficinas de la Fracción Parlamentaria del Estado Bolívar, para que se hiciera eco de un escándalo que habla de transferencias y comisiones al margen de la ley e, incluso, participaciones de empresas privadas en minas como la de Cerro bonito y Cerro redondo, que son exclusivas del Estado.

Si las denuncias de Álvarez Dionisi eran ciertas y las investigaciones que reposan en fiscalía se ciñen a la realidad, este es uno de los casos de corrupción más grandes que se haya visto en los últimos tiempos; se trata de un daño patrimonial 13 veces mayor que los 80 millones de dólares que desaparecieron del Fondo Chino.

Ahora que el Gobierno promete cazar a los corruptos, Velásquez señala que en los testimonios hay pistas para poner orden en un caso que suma pérdidas de cuando menos 1.113 millones de dólares, una cifra tan grande que hubiera podido llenar 1.391 maletas como la de Guido Antonini Wilson.

Diseño gráfico: Sala de Información.

¿Qué es eso del Cesppa?

Teodoro Petkoff, Tal Cual

Cesppa: Parece el nombre de una medicina, pero es la sigla de un ente llamado, no sin pomposidad, Centro Estratégico de Seguridad y Protección de la Patria, concebido para sustituir en sus atribuciones y funciones a otro organismo denominado Cesna, que fuera creado por Chávez, y tenía exactamente las mismas atribuciones y funciones.

Según el decreto que lo crea, dictado por Maduro pero visiblemente elaborado en el Ministerio de la Defensa, el Cesppa “solicitará, organizará, integrará y evaluará las informaciones de interés para el nivel estratégico de la nación…” con el objetivo “de unificar el flujo informativo” sobre aquellas informaciones, que sean “sensibles” para la seguridad del Estado.

Para decirlo por la calle del medio, se ocupará de ejercer censura sobre las informaciones que, a su juicio, no plazcan al gobierno.

En otras palabras, sin querer queriendo, se ha creado una Junta de Censura, que tendrá las atribuciones de decidir cómo, de qué manera y en qué oportunidades seremos informados los venezolanos por los medios de comunicación.
Solo les falta intervenir Internet. Tratarán, qué duda cabe.

Es el propio Gobierno, desde luego, el que definirá esas informaciones “sensibles”, pagándose y dándose el vuelto.

El término es tan vago que “sensible” puede ser cualquier cosa. De hecho, así será. De modo que ha sido violentado y violado el artículo 58 de la Constitución, según el cual, “Toda persona tiene derecho a la información oportuna, veraz e imparcial, SIN CENSURA…”. Este artículo es claro y sin matices.

Fue el fruto, en 1999, de la preocupación de los constituyentistas por superar las consecuencias, en el espíritu de la nación, de los largos años, en los siglos XIX y XX, durante los cuales se ejerció censura, por distintos gobiernos, sobre las informaciones y opiniones que los medios podían hacer públicas.

Maduro ha dado un largo salto atrás. De hoy en adelante, si el país se lo permite y no retruca, el Gobierno, por ahora dirigido por Nicolás Maduro, discrecional y, tal vez, impunemente, “filtrará” las informaciones, que a su juicio, los venezolanos podemos recibir.

Valga la ocasión para recordar aquello que dijera José Vicente Rangel de que prefería medios que incluso mintieran a aquellos censurados por el gobierno.

No sabemos si todavía piensa igual, pero debería decir algo al respecto, frente a esta enésima embestida del poder contra la libertad de expresión.

Entre el poder y los medios, y sin excluir a países sólidamente democráticos, siempre ha habido relaciones conflictivas y preñadas de tensión.

Por supuesto que nuestro país no ha sido una excepción. Por el contrario, ya lo hemos dicho, ni siquiera durante los cuarenta años seguidos de vida democrática nos salvamos de restricciones ocasionales y a veces relativamente prolongadas, a la libertad de expresión. Esto no excusa a Maduro.

Por el contrario, permite, solo para efectos del testimonio sobre una época, que la “revolución bonita” pretenda afirmar la hegemonía comunicacional que ha montado, hasta el punto de proponerse la supresión de todo medio de comunicación independiente.

Diseño gráfico: Sala de Información.

Sólo un radical cambio del modelo económico y del gabinete, salvará al gobierno venezolano

Heinz Dieterich, Aporrea

1. Maduro cerca del punto de implosión

Si el gobierno de Maduro/Cabello no toma medidas inteligentes y drásticas de manera inmediata en lo económico y político, tiene los meses contados. Bajo esa premisa  consideramos que no llegará más allá de marzo/abril 2014.

Los escenarios de la eventual caída son evidentes: movilizaciones callejeras dirigidas por Washington y la derecha, o una alianza destituidora y sustitutiva entre Fuerzas Armadas y Gobernadores.

Dada la incapacidad total para enfrentar los graves problemas del país, que ha demostrado el gobierno, es poco probable que pueda evitar su colapso, salvo una radical reestructuración del modelo económico del Presidente Chávez y el cambio del 80% de los ministros del Gabinete que no son eficientes.

“El control de cambio asfixia al pueblo, mientras que transfiere anualmente unos 43 mil millones de dólares a la burguesía”

2. Colapso del modelo económico del Presidente Chávez

Con un 49.4% de inflación anualizada (sept. 2012-13, BCV), Venezuela terminará el 2013 con una hiperinflación de alrededor del 58%, dado que las elecciones municipales de diciembre y el pago de aguinaldos harán imposible detener la espiral.

Parte del problema es el desmesurado aumento de la liquidez monetaria (money supply) que creció alrededor de 66.5 % respecto al mismo período de 2012. Otro factor es la fuga de capitales que ronda los 150 mil millones de dólares en los últimos nueve años.

El control de cambio de divisas sólo funcionó alrededor de 2003. Hoy día asfixia al pueblo y las clases medias, mientras que transfiere anualmente unos 43 mil millones de dólares preferenciales a la burguesía.

Ésta agradece el favor de la Revolución “bolivariana y cristiana,” generando unos 2,7 mil millones (sic) de dólares anuales, a cambio.

Tal inflación genera una tasa de ahorro cero de los asalariados; la sustitución de facto del bolívar por monedas fuertes o metales preciosos (ley de Gresham); una baja tasa de inversión; altas tasas de interés; ganancias monetarias desmesuradas sobre los diferenciales del tipo de cambio; fuga de capitales; escasez de productos y, finalmente, a una inevitable y brutal devaluación de jure.

Peor aún: tal espiral inflacionaria se combina con un crecimiento anual del PIB del 1% (CEPAL), menor que el crecimiento demográfico.

Estamos ante la estanflación, combinación letal de estancamiento con inflación alta.

Ante este panorama, el aumento del 45% al salario mínimo anunciado por el Presidente Maduro para el 2013, ni siquiera compensa la pérdida de la capacidad adquisitiva de los trabajadores respectivos. Al mismo tiempo el índice de escasez se encuentra en 21.2%.

La deseada sustitución de importaciones, de industrialización, de soberanía alimenticia y financiera, ha quedado esencialmente en buenos deseos: las importaciones estatales crecieron de 2003 al 2012 en casi 900%; el peso industrial-manufacturero en el PIB no ha aumentado; el Presidente acaba de autorizar la compra de 3,5 millones de toneladas (sic) de alimentos por un valor de 4.6 mil millones de dólares y el costo de los créditos adquiridos por el Estado y PdVSA tiene un promedio de 11,59 % anual: casi el doble del promedio del de las naciones en desarrollo (de acuerdo a cifras del Bank of America).

Según el BCV, sus propias reservas internacionales en divisas alcanzaron la suma de 3 mil millones de dólares a mediados del año, mientras que las líquidas (en efectivo) suman 900 millones de dólares. Sin embargo, la importación mensual requiere en promedio 4.6 mil millones de dólares.

De ahí, que sólo una masiva transferencia desde las cuentas no-presupuestales, como el Fondo de Desarrollo China-Venezuela, nuevos créditos o la monetarización de las reservas de oro pueden impedir una moratoria en los pagos externos.

“El Plan Guayana Socialista, el Control Obrero, las Comunas, son el más grande disparate de los Rasputines socialistas de Miraflores”

3. La quijotesca economía socialista

Desde el arribo del bolivarianismo al poder (1999) en Venezuela, nunca ha habido ninguna medida económica socialista: ni del Socialismo del Siglo 20, ni del Socialismo del Siglo 21.

El modelo político-económico desarrollado por Hugo Chávez después del 2003, nunca fue más que un desarrollismo progresista, semejante al primer gobierno del General Perón. Agotado ya en el 2010 entró en la segunda etapa de Perón: la erosión creciente y el camino hacia el abismo.

El Plan Guayana Socialista, el Control Obrero, las Comunas  –el más grande disparate de los Rasputines socialistas de Miraflores (Marta Harnecker et al), no son más que quimeras en una economía capitalista de mercado (crematística) como la venezolana. Ahora toda esta fantasía implosiona.

4. El chamanismo como razón de Estado

“La Oratoria de Maduro es vacía y pseudo-clerical”

Mientras la economía se hunde en las contradicciones internas del modelo Maduro y Cabello, tratan de curarla con alquimia. Pontifican contra la satánica guerra económica de la derecha -¿no ha sido ésta su función subversiva de clase desde siempre?- y pretenden conjurarla mediante su propia Santa Trinidad: el kitsch teológico, implorando la protección de San Francisco de Asís; la palabrería bolivariana y quimeras burocráticas socialistas.

Oratoria de Maduro: “Le pedimos a San Francisco de Asís para el pueblo de Venezuela, que nos traiga la paz y el amor. En tu nombre, Cristo redentor, San Francisco, basta ya de odio, que cese el odio de los que odian la patria desde siempre.

Construye entes burocráticos y virtuales por doquier. Para combatir el desvío de alimentos a la economía informal y reducir la burocracia en el sector, generó el “Órgano Superior de Defensa Popular de la Economía.

En Carabobo lanzó la Fuerza Bolivariana Socialista de Trabajadores contra la Guerra económica y la Guerra del Imperialismo y la Oligarquía, diciendo que “Este Presidente obrero necesita el apoyo incondicional para defender la Patria“.

Durante su alocución por las nuevas Leyes habilitantes en la Asamblea Nacional dijo que requiere estos nuevos poderes para profundizar, acelerar y dar la batalla a fondo por una nueva ética política, una nueva vida republicana y por una buena sociedad. Oratoria vacía pseudo-clerical.

Lo que debe decir es qué grupos y clases sociales cargarán con los enormes costos sociales que implica la inevitable sanación de la economía, que pasa por la devaluación y la política de austeridad.

5. ¿Qué hacer?

La política de Maduro y Cabello se debe al intento surrealista de prolongar el modelo político-económico de Hugo Chávez, ya agotado estructuralmente en el 2010. Como el modelo no tenía nada de socialismo, el Comandante nunca tuvo la intención de destruir a la burguesía.

Sólo quería que aceptara la legalidad de su gobierno. Igual que Perón, Correa, Evo et al. Por eso, ante todo conflicto serio respectivo cedió y sacrificó a sus lugartenientes (Samán, Vielma Mora, etc.).

Que Maduro y Cabello  ahora traten de realizar la tarea que el Comandante Chávez siempre evitó, es poco probable. No tienen la estatura de Chávez, ni la voluntad, ni la ciencia para hacerlo.

Tienen los dólares, los tanques, los medios y la mayoría del parlamento, para vencer a la oligarquía. Pero, no tienen el software.

¿Habrá alguna fracción del bolivarianismo que podrá suplirlo?

Diseño gráfico: Sala de Información.

Anarquía motorizada

Luis Izquiel, El Universal

No todos los motorizados del país son anárquicos o participan en delito. Seguramente la gran mayoría utiliza su vehículo de dos ruedas, como herramienta de trabajo o para evadir el infernal tráfico urbano.

Sin embargo, es indudable que la proliferación indiscriminada de motocicletas se ha convertido en un factor clave en el incremento de la inseguridad y el caos en Venezuela.

El 4 de octubre de 2011 fue publicado en Gaceta Oficial el Reglamento Sobre el Uso y Circulación de Motocicletas en la Red Vial Nacional y el Transporte Público de Personas en la Modalidad Individual Moto Taxis, que no ha sido aplicado por falta de voluntad política del gobierno nacional.

Pareciera que desde el poder no existe interés alguno en ponerle coto al accionar ilegal de muchos motorizados en el país.

El reglamento obliga a los motorizados a cumplir, entre otras normas, con las siguientes:

– no transitar por las aceras o en contravía;

– no exceder los límites de velocidad;

– no conducir utilizando equipos electrónicos o de comunicación móvil o celular;

– no circular cambiando continuamente de canal;

– no estacionarse en sitios prohibidos y tampoco transportar simultáneamente a más de dos personas (incluyendo al conductor), niños menores de diez años o mujeres embarazadas.

Todos los motorizados deben igualmente portar siempre un chaleco reflectivo, identificado con el código alfanumérico que a tal efecto determine el INTT, que debe ser idéntico al del carnet único de motociclistas.

En la actualidad nada de esto se cumple y los infractores se burlan de las autoridades.

La mayoría de los robos y sicariatos en Venezuela se cometen con la participación de motorizados. Asimismo, hace pocos días causó gran impresión en la sociedad el saqueo que realizó un grupo de motociclistas a un camión que se había accidentado en la autopista Francisco Fajardo, mientras el chofer agonizaba.

También son frecuentes los entierros en los que participa un gran número de motorizados que, aprovechando el caos que generan, ejecutan fechorías contra la ciudadanía.

Pareciera que desde el poder no existe interés alguno en ponerle coto al accionar ilegal de muchos motorizados en el país.

Estudios recientes calculan que en Venezuela circulan cerca de 1 millón y medio de motocicletas. Este número se mantiene en constante ascenso. La importación masiva y el relativo bajo costo de la mayoría de estos vehículos, ha influido en esta situación.

Hoy en cada ciudad o pueblo del territorio nacional, la proliferación de motos es una realidad.

Pareciera que el oficialismo permite el caos y el desastre que generan muchos motorizados, porque algunos de ellos son utilizados como grupos de choque en los distintos eventos electorales o como elementos disuasivos en las protestas estudiantiles, laborales o comunitarias. Esta complicidad facilitaría la impunidad.

Otra parte del problema está representado por el gran número de accidentes que a diario sufren los motorizados. En estos percances muchos pierden la vida o quedan gravemente heridos.

Las emergencias de los hospitales frecuentemente se encuentran abarrotadas por esta situación. Se trata de un verdadero problema de salud pública.

Es imprescindible que el accionar de los motorizados sea efectivamente regulado. De lo contrario, el caos, la anarquía y la inseguridad seguirán aumentando en Venezuela.

Diseño gráfico: Sala de Información.

Legado en rojo

Francisco Olivares, El Universal

Somos uno de los países más corruptos del planeta, en corrupción ostentamos el puesto 165 entre 174 países, compartiendo ese galardón indeseado con países como Haití y Burundi.

Tenemos un promedio de 1.800 homicidios al mes y una tasa de 73 asesinatos cada 100 mil habitantes. La media internacional es de 9 por cada 100 mil.

En homicidios estamos entre los tres primeros de Latinoamérica y ocupamos los primeros puestos en el mundo con 73 homicidios cada 100 mil habitantes y en el aspecto económico como crecimiento, riesgo país, inflación, competitividad, libertad económica y capital humano registramos los últimos lugares, de acuerdo a los estudios de organismos internacionales como la ONU, CEPAL, Transparencia Internacional, OEA y otras instituciones que hacen seguimiento al desarrollo de los países.

Al pedir una ley habilitante, el presidente Nicolás Maduro reconoce que su actual gestión confronta dos problemas fundamentales. Uno de ellos es la corrupción y el otro es la situación económica.

Ya en el 2007 su antecesor y padre político, Hugo Chávez había solicitado poderes especiales para atacar la corrupción que se origina desde el mismo gobierno, seis años después el problema se agrava y es Maduro quien asegura que superará la crisis con “la construcción de una nueva ética”. Mientras que la crisis económica, que nos coloca igualmente en los últimos lugares, asegura que se resolverá “cambiando el modelo económico”.

Luego de 15 años de gestión los índices más relevantes nos colocan como un país con números “en rojo” poniéndonos a la par de los países más atrasados del continente y del mundo.

Tales indicadores son el resultado de 14 años de gestión del llamado “gran timonel” cuyo legado ha sido reivindicado por sus herederos como un ejemplo a seguir en Venezuela y el mundo.

Ahora el sucesor político, Nicolás Maduro, atribuye tales resultados negativos a la acción opositora, a pesar de que la misma ha sido excluida de cualquier tipo de gestión en las áreas más importantes de la administración pública. A continuación presentamos los más importantes indicadores es el ranking global.

Corrupción

Desde 1999 en que se inició la revolución bolivariana se ha producido un descenso en la escala de valores. Transparencia Internacional, una ONG independiente con sede en Alemania, dedicada a estudiar y establecer criterios para combatir la corrupción, publica anualmente su informe con el “índice de percepción de la corrupción”.

En el índice de 2012 fueron evaluados 174 países. Venezuela ocupó el puesto  165 con 19 puntos en una calificación que se hace sobre 100. Tal calificación es bastante cercana a la de 2011 con una caída sistemática a partir del año 2000.

Venezuela es considerada la más corrupta de Latinoamérica junto con Haití, y entre las primeras en el mundo. En la región le siguen Nicaragua, República Dominicana y Honduras.

En el escenario mundial superan a Venezuela en materia de corrupción países como Irak, Turkmenistán, Sudán, Myanmar, Somalia, Burundi y Afganistán. Nueva Zelanda, Finlandia y Dinamarca aparecen como las sociedades menos corruptas del mundo. Como país menos corrupto de Latinoamérica se encuentra Chile, seguido por Uruguay.

Violencia

Venezuela es uno de los países con mayor carga de violencia en el mundo. Los índices de la ONU de 2011 nos ubican entre los 4 primeros lugares en Latinoamérica superados por Honduras, El Salvador y Jamaica.

Durante el año 2012  se observó un importante incremento de homicidios alcanzando 21.692 asesinatos de acuerdo a las cifras recopiladas por el Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV). Ello nos da un promedio de 1.800 homicidios al mes y una tasa de 73 asesinatos cada 100 mil habitantes.  Es de aclarar que la ONU se basa en cifras oficiales.

El ministro de Interior y Justicia ha aceptado la cifra de 54 homicidios por 100 mil habitantes. Explica Roberto Briceño León, director del OVV que las cifras oficiales de homicidios suelen excluir casos de muertes por arma de fuego que ubican como “en proceso averiguación” o presuntos enfrentamientos. De allí que el índice es muy superior al que registran los organismos oficiales.

En lo que va de 2013 el promedio sigue en ascenso con cerca de 450 asesinatos mensuales solo en el área metropolitana de Caracas.

Cabe destacar que entre las causas que se le atribuyen al auge delictivo y a la corrupción está la falta de autonomía de los poderes que impiden que actúen con independencia tanto para investigar como para hacer cumplir la ley.

Es de resaltar igualmente que la institución percibida como más corrupta en Venezuela, según los estudios de Transparencia Internacional  con 4,4 puntos sobre 5, que es la calificación de “extremadamente corrupta”  es la policía, seguida ésta por los empleados públicos.

57% de los ciudadanos reconoce haber pagados soborno al cuerpo de seguridad y 48% a registros y notarías. Igualmente los venezolanos señalan que pagan soborno en su mayoría (51%) para agilizar los trámites o porque es la única manera de obtener el servicio.

Crecimiento económico

De acuerdo con las proyecciones de la CEPAL  Venezuela tendrá un crecimiento en el PIB de 1% para el año 2013 en tanto que Latinoamérica en conjunto crecerá 3,5%. Este índice coincide a lo proyectado en el informe “Perspectivas económicas globales” del Fondo Monetario Internacional (FMI).

En 2012 el crecimiento de Venezuela fue de 5, 6% por lo cual se registra un importante decrecimiento o “des aceleración” de la economía. Colombia crecerá 3,7%, Chile 4,4% Ecuador 4,0%, Uruguay 3,5% y Bolivia 5,4%. Las estimaciones de CEPAL indican que Paraguay liderará el crecimiento con 12,5%, seguido por Panamá con 7,5%, Perú con 5,9%, Bolivia 5,5%.

País riesgo

Venezuela ocupa el segundo lugar como el país que presenta más riesgo para invertir. Par el mes de septiembre de 2013 este índice registró 961 puntos, superado sólo por Argentina con 991 puntos.

Este índice se mide de la siguiente manera, cada 100 puntos equivalen a 1% que será el costo de la deuda. Si Venezuela tiene 961 puntos significa que el bono de la deuda pagará 9,61% adicional.

Los niveles de riesgo más bajos de la región los registran Colombia, Perú, Chile y Brasil con 128, 132, 142 y 166 puntos. Este índice es estudiado por calificadoras de riesgo como Embi, JP Morgan, Standard & Poor, Moddy’s etc.

Inflación

“Vamos a torcerle el brazo a la inflación” fue una de las ofertas fundamentales de Nicolás Maduro cuando asumió el poder en abril. Cinco meses después tenemos que la inflación acumulada es de 38,7% para el mes de septiembre, tres veces más alta que en el mismo período del año anterior. De esta alza de precios, el de alimentos es de 69,9%. La inflación  acumulada es la mayor registrada en 17 años.

Las proyecciones de inflación para el año 2013 se estiman en 45% aunque algunos expertos aseguran que podría llegar a 50%. Esto nos ubica como uno de los países con mayor inflación en el mundo y el número uno en Latinoamérica. Nos sigue es Argentina con apenas 10,7%, siendo los dos únicos países con inflación en dos dígitos. Sigue Uruguay  con 7,6%, Nicaragua 7,1%, Brasil 5,8. Los tres países con menos inflación en la región serán: El Salvador 2%, Chile 2,4% y Colombia 2, 7%.

El gobierno venezolano había estimado que la inflación máxima de 2013 estaría en 16%. Las regulaciones, los controles de precio y el control de cambio han resultado inútiles frente a la realidad económica. El gobierno atribuye esta situación a la llamada “guerra económica” señalando a los empresarios privados como responsables.

Éstos han respondido que ha sido la incorrecta política cambiaría, los controles de precios lo que ha producido la alta inflación, a lo cual se suman las incorrectas políticas fiscales, leyes laborales y  expropiaciones con un efecto directo en la baja productividad del país.

Competitividad

Venezuela ocupó el puesto 134 entre 148 países en el índice de competitividad global que establece el Foro Económico Mundial para el período 2014- 2014. El país mejor evaluado de la región es Chile en el puesto 34 y el peor es Haití con el puesto 143.

Venezuela comparte el foso con países como Chad, Guinea, Burundi, Yemén y Sierra Leona. Los mejores evaluados son Suiza, Singapur, Finlandia y Alemania.

La baja calificación de Venezuela está asociada a “el débil funcionamiento de las instituciones, la infraestructura deficiente, la ineficiencia en la asignación de factores de producción“. A ello agrega el informe del organismo la alta inflación, alto déficit público, y crisis institucional. Elementos objetivos que nada tienen que ver con la “guerra económica” que esgrime el gobierno.

Libertad económica

El informe anual sobre  libertad económica en el mundo (http://www.freetheworld.com/release.html) correspondiente al 2011, coloca a Venezuela en el último lugar con el puesto 152 entre 152 países estudiados. En 1975 Venezuela estuvo en el puesto 17 entre 52 países, en 1985  en  31 de 111 países. En el 2011 ya se ocupa el último puesto.

Este índice es preparado por de 85 expertos de todo el mundo. En el foso de este índice Venezuela comparte con países como Burundi, Mozambique, Chad, Guinea Bissau, Rep. Democrática del Congo, Angola, Congo, Zimbabue, Myanmar. Países que además comparten con Venezuela otros indicadores negativos.

Para el 2012 Venezuela continuó en el último puesto. El estudio es de otro organismo, el Fraser Institute de Canadá, en el que se analizan variables como: tamaño de gobierno, sistema legal, derechos de propiedad, política monetaria, grado de libertad para el comercio exterior, regulaciones etc.).

El estudio ubica a Hong Kong como la economía más libre del mundo, seguida por Singapur y Nueva Zelanda. En la región Chile encabeza el ranking con la mejor evaluación el puesto 10 seguido por Perú (24), Panamá (37) y Venezuela con el puesto 144 ocupa el último lugar entre el mismo número de países considerados.

Capital humano

Con el puesto 101 Venezuela ocupó el último lugar en Latinoamérica y uno de los más bajos en el mundo en este índice del Foro Económico Mundial. Las principales causas radican en el entorno legal y político.

El estudio refleja que el marco legal del país es uno de los que más dificulta el desarrollo de las empresas, el emprendimiento, la protección de la propiedad privada e intelectual y la movilidad social.

Diseño gráfico: Sala de Información.

Con el cartel del hierro el Estado incauta por primera vez bienes que no son del narcotráfico

Carmen Carrillo, El Fortín de Guayana

Yamal Mahmud Mustafá Henríquez

Un nuevo capítulo en la novela increíble que vive la familia Mustafá con el hijo varón, el menor, Yamal Mustafá, se abrió esta semana al decidir la juez novena de control, una medida de incautación de todos los bienes del conocido empresario guayanés.

Pero además a los otros imputados le aplican la misma acción judicial. Eso significa que Raddwan Sabbagh, expresidente de Ferrominera Orinoco; Noel Ramírez, ex consultor jurídico; María Rodríguez, exgerente de Finanzas y Carolina Acosta, exgerente de Administración, también fueron objeto de la acción de la jueza Denisse Bocanegra, quien sustentó dicha conclusión “por considerar que fueron adquiridos con dinero proveniente del delito”.

Claro se trata de una pérdida patrimonial de más de mil millones de dólares que causaron no sólo este empresario y estos funcionarios, porque no están todos los son, por cierto. Faltan.

Sí señor, en ese barco falta gente y si el proceso quiere que los venezolanos y más concretamente los guayaneses le creamos a Nicolás Maduro que viene con “puños de hierro a acabar con la corrupción”, debe afinar procedimientos, para evitar que pasen cosas como la fiesta de matrimonio en la que un sujeto vinculado a la mafia de la cabilla fue recibido con aplausos y vítores por los asistentes, claro todos boliburgueses aunque a lo mejor no chavistas: simplemente habitantes de esta ciudad a quienes no les importa que sus procederes afecten a un colectivo.

Lo más llamativo del procedimiento radica en el hecho de que la incautación de bienes, según la justicia venezolana, ocurre por dos razones fundamentales. Se ordena en estado de flagrancia, es decir “atrapar a la persona en el hecho”, y por narcotráfico.

Hasta ahora en el país, todos los procedimientos de incautación han sido por el delito de tráfico y comercio de sustancias ilícitas. El más famoso es Mackled, pero los tribunales están llenos de sentencias de peces menores o menos expuestos que este sujeto, por incautación de bienes provenientes del narcotráfico. De allí el impacto de esta medida.

Ahora bien, como dirían los abogados, se entiende por incautación o aseguramiento preventivo, la prohibición temporal de: transferir, convertir, gravar, enajenar o movilizar bienes; o la custodia o control temporal de bienes, por mandato del tribunal competente.

De acuerdo al artículo 218 del Código Orgánico Procesal Penal, que se refiere precisamente a incautación señala que “En el curso de la investigación de un hecho delictivo, el Ministerio Público, con autorización del Juez de control podrá incautar la correspondencia y otros documentos que se presuman emanados del autor del hecho punible o dirigidos por él, y que puedan guardar relación con los hechos investigados”.

De igual modo, “podrá disponer la incautación de documentos, títulos, valores y cantidades de dinero disponibles en cuentas bancarias o en caja de seguridad de los bancos o en poder de terceros, cuando existan fundamentos razonables para deducir que ellos guardan relación con el hecho delictivo investigado”.

“En los supuestos previstos en éste artículo, el órgano de policía de investigaciones penales, en casos de necesidad y urgencia, podrá solicitar directamente al Juez de control la respectiva orden, previa autorización, por cualquier medio, del Ministerio Público, la cual deberá constar en la solicitud”.

Juntas Administradoras de todos los bienes

Luego de esta medida, la jueza deberá ordenar la toma de todos los bienes de los imputados a través de Juntas Administradoras.

En el caso de los ex funcionarios de Ferrominera Orinoco, todos sus bienes serán confiscados, casas, principales y secundarias, negocios, vehículos, acciones de clubes, valores, dinero en efectivo y en cuanto a Yamal Mustafá, será objeto de la misma medida.

El lunes y el martes, la familia de Mustafá estaba en shock por la acción que debe ejecutarse en el más corto plazo.

Eso significa que, por ejemplo, las empresas Primicia, Credilab, Corpobrica, la empresa constructora, el bufete, la empresa eléctrica, la importadora, las empresas utilizadas para el comercio de mineral de hierro, embarque de mineral en buques, deberán pasar a administración y custodia del Estado.

Todo lo que estaba bajo la medida de aseguramiento de bienes, quedará bajo el largo brazo de la ley.

El detalle es que al ser Yamal Mustafá el contratista que tenía el 72 por ciento de los contratos en la gobernación del estado Bolívar, prácticamente el ejecutivo regional será objeto de una intervención administrativa porque ahora viene la parte de la explicación de por qué si Guayana es el territorio más grande y extenso de este país, 245 mil kilómetros cuadrados, una sola empresa prácticamente manejaba el área de proveedores de todas las direcciones de la gestión de Francisco Rangel Gómez y su familia, sin mencionar los vínculos sagrados y de compadrazgo que habían entre Yamal Mustafá y el jefe regional del Psuv.

¿A dónde van todos estos bienes?

Lamentablemente en Venezuela la modernidad todavía no ha llegado a la aplicación de la justicia.

Sede del Servicio Nacional de Administración y Enajenación de Bienes Asegurados o Incautados, Confiscados y Decomisados (SNB)

Hasta ahora, cada vez que se aplicaba una medida de incautación, como se dijo, sólo por comercio ilícito con sustancias psicotrópicas y estupefacientes, se encargaba de ello el Servicio Nacional de Administración y Enajenación de Bienes Asegurados o Incautados, Confiscados y Decomisados (SNB), creado por la Presidencia de la República bajo la gestión de Hugo Rafael Chávez Frías.

Se trata de un “Servicio desconcentrado especializado, sin personalidad jurídica, dependiente de la Oficina Nacional Antidrogas, con autonomía técnica y capacidad de gestión administrativa, operativa, presupuestaria, financiera y de disposición, el cual se regirá por la Ley Orgánica de Drogas, el presente Decreto y Reglamento. Cuenta con una Dirección  de Incautación, Registro e  Identificación Patrimonial, que es la que se encarga de ejecutar­ o cumplir los mandatos emanados por el Órgano Judicial competente en materia de incautación de bienes que se empleare en la comisión de los delitos tipificados de la Ley Orgánica de Drogas, así como la identificación patrimonial, recepción, registro, archivos, guarda y custodia inmediata de dichos bienes”.

Cuando hablo de modernidad, la referencia es al hecho de que debería ser el Sebin el que asuma todos estos bienes, si se entiende que el Sebin (guardando las distancias, por supuesto, por aquello del antiimperialismo, por no hablar del desempeño de sus funcionarios), sería como el FBI, creado por Edgar J. Hoover, en Estados Unidos, debería contar con un personal calificado para administrar esos bienes y evitar que sea a través de cooperativas los que manejen todo eso porque para nadie es un secreto que todo lo que el gobierno expropia e incauta, cuando pasa a manos de los administradores, normalmente militares, aquello se acaba.

En Guayana tenemos varios modelos notables. De allí el comentario.

Por ejemplo, Credilab, empresa de alimentación vía cesta tique maneja varias cuentas importantes en organismos del Estado, y en el sector privado.

Cuando se instauró Credilab en Guayana hubo una serie de inconvenientes para su ejecución eficiente hasta que el servicio mejoró pero todos los que llegaron a contar con este sistema de cesta tique, sufrieron horrores porque había sitios donde no los aceptaban o Credilab estaba en mora porque sus clientes estaban en mora, en fin, todo tipo de problemas.

Si nos referimos a Corpobrica, es la empresa de fabricación y manipulación de alimentos más grande del estado. Tuvo sus orígenes en la antigua Evca, empresa que llegó a producir 10 mil comidas diarias por turno para los trabajadores que construían la represa de Guri.

Corpobrica maneja la alimentación en las dependencias de la gobernación del estado Bolívar y en varias empresas básicas, que inclusive no tienen comedor.

Eso quiere decir que si los administradores de esa manipuladora y productora de alimentos, vienen a aplicar el método de Pavlov, Ensayo, Error, tendremos en las calles hordas de gente molesta porque no es una concha de ajo, trabajar por turnos, en condiciones fuera de las que establece la Locymat y a temperaturas de más de 1.600 grados.

En cuanto al diario Primicia, éste pasará a formar parte del Sistema de Medios Públicos, cosa que prácticamente era un hecho porque era el vocero oficial de la gobernación del estado y el arma utilizada para destruir a cualquier enemigo del mandatario regional y de su camarilla.

Alcalde López: “No me opongo a que me publiquen las cosas malas…”

Un ejemplo de ello es el actual alcalde de Ciudad Guayana, José Ramón López Rondón, quien aunque siendo del Psuv como el gobernador,  decía siempre en las ruedas de prensa: “No me opongo a que me publiquen las cosas malas pero que me publiquen las buenas también”, cuando se refería al tratamiento “equilibrado” de Primicia, y de otro medio regional, que manejaba el bufete de Yamal Mustafá.

Los más afectados, aunque nadie lo crea, van a ser los amigos de la oposición porque uno que no pelaba una primera página con alguna propuesta brillante, tipo descubrimiento, era el candidato de la MUD, Wilson Castro o cualquiera de los enemigos de “tatoo” como le dice el gobernador a Andrés Velásquez, que llegaron a gozar hasta de páginas centrales (cuando en la IV República, estos seres que a duras penas piensan, lograron eso) para caerle a palos al eterno candidato a gobernador y a diputado por el estado Bolívar  y casi el único que puede seguir siéndolo por la Causa R.

Casi cien trabajadores tiene esa empresa editorial, entre el personal de Primicia, las separatas de publicidad y de ediciones especiales, y el encarte de El Crítico.

Ojalá que quienes se encarguen de este medio no apliquen los mismos criterios de “imparcialidad” que se utilizan en Venezolana de  Televisión, por ejemplo, donde todo el que es del gobierno es un soldado de la patria y todo el que es de oposición, si acaso lo mencionan, es bajo el remoquete de enemigo de la patria y lacayo del imperio.

Diseño gráfico: Sala de Información.