Lo que viene es joropo

Luis Vicente León, Prodavinci

Estoy de acuerdo con el presidente Maduro cuando enumera el grupo de problemas que están agudizando la crisis del país.

Es verdad que se están pulverizando más divisas de las que se requieren, una parte para financiar el crecimiento desbocado de las importaciones y otra para alimentar el mercado negro y la fuga de divisas.

Es cierto también que una parte de los importadores han recibido divisas oficiales, pero valoran sus mercancías al precio del mercado negro.

Nadie puede negar tampoco el impacto negativo del contrabando de extracción, que representa una sangría de productos que salen del país, con todos sus subsidios.

Es obvio que hay también acaparamiento y especulación, que los canales de distribución más abastecidos son los buhoneros y los chinos, irreverentes ambos a los precios regulados, y no cabe duda que los gabinetes caseros están repletos de compras nerviosas y pueden tener más inventarios que una bodega del barrio.

“El manejo desordenado de la política monetaria y los controles distorsionantes y crecientes sobre toda la actividad económica, explican bastante mejor la crisis que los argumentos políticos de la guerra económica”

Con este panorama, ¿quién puede no estar de acuerdo con que esta situación es insostenible?

Pero si bien coincidimos en el análisis de las consecuencias económicas que describen la crisis, la diferencia fundamental entre el análisis del presidente y el mío está en la interpretación de las causas que originan este drama ¿o hay otra forma de llamar una situación en la que hay que pelearse por un rollo de papel tualé, un kilo de harina, un litro de leche, o un kilo de azúcar, tirado en el piso inmundo de un pasillo del mercado?

Para el presidente, esto pasa porque sus enemigos políticos intentan destruirlo, acabando con la economía, lo que de ser cierto, pasaría también por acabar con sus propias empresas, sus marcas, su prestigio y su relación con los consumidores. Un harakiri pues.

Se imagina Maduro una especie de secta satánica que se reúne, en el imperio,  al mejor estilo de Pinky y Cerebro, para planear la destrucción del mundo. Bajo esta tesis, las señoras de Cúcuta que compran racionalmente la leche venezolana subsidiada a una fracción del precio en Colombia, realmente forman parte de un complot internacional para desestabilizar al gobierno.

“Mientras la gente perciba que no hay estabilidad de abastecimiento, comprará todo lo que consiga para protegerse del desabastecimiento y la inflación futura”

Los bichitos de uña que montan empresas de maletín para recibir dólares oficiales (con un contacto en la matraca cambiaria que caracteriza todo sistema de control) son una célula organizada de la contrarrevolución.

Los bachaqueros maracuchos que acaban con los productos regulados en los supermercados del Zulia son en realidad un comando golpista camuflado con manta Guajira y queda claro que las empresas que dejan de importar luego de meses de asfixia sin que les hayan liquidado las divisas que requieren para importar y enfrentan el cierre de los créditos de sus proveedores por ausencia de pagos y desconfianza, son unos saboteadores insensibles, incapaces de perder hasta lo pantalones para garantizar el abastecimiento nacional.

Yo tengo una visión distinta. Los problemas descritos tanto por el presidente como por mí, son realmente producto de las distorsiones típicas de una economía intervenida, cerrada, controlada y hostigada por el Estado, lo que ha pasado repetidamente en la historia de la humanidad y que nada tiene que ver con el tema político, sino estrictamente con un modelo económico inadecuado.

La falta de una política cambiaria racional, que reconozca el verdadero valor real de la moneda; la ausencia de negociaciones eficientes con el sector privado para la fijación de precios que reconozcan los costos de producción y permitan la producción fluida; la caída de la producción de las empresas públicas, que resulta evidente en los casos de cemento, cabillas, lácteos, aceite, harina de maíz precocida, en las que el gobierno tiene una participación protagónica; el gasto desbordado que ha explotado la liquidez y generado dinero inorgánico; el deterioro de la producción local, desestimulada por una competencia desleal de importaciones financiadas con dólares subsidiados que hacen inviable a la industria nacional; el manejo desordenado de la política monetaria y los controles distorsionantes y crecientes sobre toda la actividad económica, explican bastante mejor la crisis que los argumentos políticos de la guerra económica.

“Se imagina Maduro una especie de secta satánica que se reúne, en el imperio, al mejor estilo de Pinky y Cerebro, para planear la destrucción del mundo”

La economía es un río rebelde y no se doblegará a los discursos ni acciones políticas. Si hay distorsión de precios es imposible evitar el contrabando. Si mantienen una brecha grosera entre el mercado negro y el oficial será imposible parar la desviación de recursos y las distorsiones de los precios.

Mientras la gente perciba que no hay estabilidad de abastecimiento, comprará todo lo que consiga para protegerse del desabastecimiento y la inflación futura.

Sustituir al sector privado desde el Estado sólo empeora el entuerto, porque se pueden expropiar activos pero no la creatividad y la capacidad empresarial, fuente fundamental del equilibrio económico.

Dos visiones distintas, pero una sola necesidad: rescatar la estabilidad del país.

Ojalá el equivocado sea yo porque si no, preparen las alpargatas porque…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s