La soledad de los estudiantes venezolanos

Enrique Krauze, El País (España)

La mayoría de los estudiantes de Venezuela no tienen memoria de otro régimen que no sea el chavista, y no quieren envejecer con él. Sus democráticas voces se escuchan a todo lo largo y ancho de Venezuela. Marchan arriesgando la vida.

En el 2007, salieron a las calles a protestar contra la confiscación del RCTV, la más antigua estación de televisión independiente en el país. A fines de ese año, fueron la principal fuerza de oposición al proyecto chavista de confederar a Cuba con Venezuela. Y lograron detenerlo, al menos en su aspecto formal. Sus hermanos menores han decidido recoger la antorcha.

En Venezuela viven 2,4 millones de estudiantes de nivel medio y 400.000 de educación superior.

Aunque los estudiantes activos en todo el país suman varias decenas de miles, la mayoría simpatiza con el movimiento opositor.

Prueba de ello es que, desde hace años y hasta la fecha, la principal universidad pública —Universidad Central de Venezuela— elige sistemáticamente a líderes opositores al chavismo.

No buscan revertir la atención social a los pobres. Critican la ineptitud económica del régimen y —sobre todo— el ocultamiento de la gigantesca corrupción, que alguna vez saldrá a la luz. Saben que Hugo Chávez acaparó uno a uno todos los poderes (legislativo, judicial, fiscal, electoral) y enmascaró, con el velo de su discurso, el dispendio sin precedente de más de 800.000 millones de dólares que durante sus mandatos entraron a las arcas de la empresa estatal de petróleo PDVSA.

Saben que los niveles de inflación en Venezuela son los más altos del continente, que la deuda pública se ha vuelto tan inmanejable que hay una carestía crónica de alimentos básicos, electricidad, medicinas, cemento y otros insumos primarios (como producto de las masivas expropiaciones a las empresas privadas y la caída brutal de la inversión). Y saben muy bien que la criminalidad en su país es también la más alta del continente.

Los jóvenes calibran estos problemas, pero su mayor agravio es el ahogo sistemático y creciente de la libertad de expresión, que impide a la gente tomar conciencia y sopesar por sí misma las realidades del país.

Chávez voceaba sus logros (algunos reales, la mayoría imaginarios) a toda hora y en especial en su maratónico programa dominical Aló presidente, pero su sucesor Nicolás Maduro (primitivo, proclive a disparates y fantasías) ha recurrido a la represión directa de las voces disidentes.

La idea es hacer que prive la verdad única, la verdad oficial. Ya desde 2012, el gobierno chavista absorbió a Globovisión, la última cadena abierta de televisión independiente en el país. También desfallece la radio independiente. Y se ha limitado a tal extremo la venta de papel periódico que la prensa escrita tiene los días contados. Venezuela, es la dramática verdad, se encamina hacia una dictadura y, en varios sentidos, lo es ya.

Los estudiantes venezolanos cuentan con el apoyo de sus padres y maestros y de al menos la mitad de la población que en el 2013 votó contra Maduro (y que si no sale a las calles es por una natural precaución frente a los delatores en los barrios).

Pero, en el ámbito latinoamericano, los jóvenes están casi solos. Es sorprendente la cantidad de usuarios de Twitter (jóvenes por añadidura) que en América Latina asumen el libreto del gobierno venezolano y atribuyen “los disturbios” a las fuerzas “fascistas”, “reaccionarias”, “de derecha” que, aliadas con el “Imperio”, en un oscuro “complot”, traman un “golpe de Estado” para “derrocar al gobierno”.

Ante el alud de vídeos en YouTube que circulan mostrando el asesinato a mansalva de estudiantes por parte de unidades móviles de las milicias formadas en tiempos de Chávez (La Piedrita o los Tupamaros), muchos usuarios comentan que las imágenes están “truqueadas”. Paradójicamente, Maduro ha condenado el uso del Twitter (“esas máquinas imbéciles”, llamó a esa red) y se declaró víctima de una “guerra cibernética”.

En México, la prensa de izquierda —con gran ascendiente entre los jóvenes— apoya sin cortapisas a Maduro. En esos ámbitos, Leopoldo López resulta ser el instigador de la insurrección y no lo que es: un líder desarmado y ahora sometido a un juicio ilegal sobre cargos falsos y fabricados.

El poder de la ideología en Venezuela es explicable: en millones de personas perdura el convencimiento de que la obra social de Chávez fue tangible y de que si no hizo más por ellos fue porque se le atravesó la muerte.

Otro factor es la dependencia directa de millones de venezolanos del erario, consecuencia del debilitamiento progresivo de la actividad empresarial y la inversión privada. Las simpatías de los países dependientes del petróleo venezolano tienen la misma raíz. El clientelismo tiene intereses creados en creer en el chavismo.

Pero ¿cómo explicar la popularidad de la ideología chavista o sus variantes en países que no pertenecen a su órbita?

Aunque la Revolución cubana ha perdido su aura mítica, la democracia representativa y el liberalismo no han podido arraigar de manera definitiva en la cultura política de América Latina. Por eso el chantaje ideológico de Cuba y Venezuela funciona aún: nadie quiere parecer “de derecha” en un continente enamorado de la Revolución, donde los ídolos políticos no han sido demócratas como Rómulo Betancourt, sino redentores como Eva Perón, Che Guevara, Fidel Castro o Hugo Chávez.

Octavio Paz señaló la razón de este anacronismo: tras la caída del muro de Berlín, sectores amplios de la izquierda latinoamericana se negaron a practicar la crítica del totalitarismo cubano. Y si no lo hicieron con Cuba, menos lo hacen con esa versión derivada que es la Revolución Bolivariana.

El apoyo al chavismo es, en el fondo, un derivado del prestigio menguado, pero extrañamente vivo de la revolución cubana. Estar contra ella es estar con “el Imperio”. Que Cuba sigue siendo una meca de la ideología latinoamericana se comprobó cuando en la reciente Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), celebrada los días 28 y 29 de enero de 2014 en La Habana, prácticamente ningún presidente faltó. Y Fidel fue proclamado “guía político y moral de América”.

En esa cumbre, por cierto, todos los participantes (incluida Cuba) firmaron respetar los derechos humanos. Su firma vale el papel en que está escrita.

Pero más importante que la ideología son los fríos intereses materiales. En este sentido, la postura de Brasil es tan paradigmática como cínica: las oportunidades económicas (turísticas, energéticas, sobre todo) que se abren en Cuba después de la eventual muerte de los hermanos Castro son demasiado importantes como para tomar posturas idealistas y arriesgar la estabilidad de la isla. Y esa estabilidad implica mantener intacta la alianza entre Venezuela y Cuba.

Solo así se explica que Dilma Rousseff, que en su juventud fue una estudiante torturada por los militares, ahora apoye a un gobierno cuyas fuerzas policiacas emboscadas reprimen estudiantes.

Esta lógica es ajena a los estudiantes venezolanos. Aquilatan el valor de la libertad porque —a diferencia de sus coetáneos en otros países de la zona— la ven seriamente amenazada. Saben que en el mundo prevalece y avanza la democracia. No tienen pensado emigrar del país. Pero América Latina —sus gobiernos, sus instituciones, sus congresos, sus intelectuales y aun sus estudiantes— es ingrata con Venezuela.

El país que en gran medida la liberó hace 200 años, hoy lucha solo por su libertad.

Diez preguntas para Nicolás Maduro

Andrés Oppenheimer

Excelentísimo señor Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro:

Como reiteradamente pedí una entrevista con usted, pero nunca recibí respuesta, con todo respeto le envío 10 preguntas con la esperanza de que sea tan amable de responderlas por escrito.

Entiendo que usted está muy ocupado, pero he entrevistado a la mayoría de los presidentes latinoamericanos, así como al presidente Barack Obama, y le agradecería mucho si usted pudiera ayudar a esclarecer algunos puntos clave sobre los hechos de violencia en su país, así como sobre el arresto del líder opositor Leopoldo López.

1) Si, como usted dice, Venezuela está en calma y “trabajando, estudiando, construyendo patria”, pero el “imperio” estadounidense, CNN y grupos “fascistas” están difundiendo la falsa imagen de que el país está conmocionado por la violencia política, ¿cómo explica las imágenes de enfrentamientos sangrientos en las calles que ya han producido al menos 10 muertos y más de 250 heridos en los últimos días?

2) Usted dice constantemente que los manifestantes estudiantiles y los activistas de oposición son “fascistas”. ¿Pero quiénes son los verdaderos “fascistas” en Venezuela? ¿Los estudiantes y activistas de oposición que marchan en las calles pidiendo una democracia con separación de poderes, elecciones justas y libres y sin censura a la prensa? ¿O los que se disfrazan de militares, gritan eslogans como “Patria o muerte!”, atacan a los medios de prensa, disparan contra los estudiantes desarmados y glorifican dictaduras como las de Cuba y Siria?

3) Usted también dice constantemente que la oposición es “golpista”. ¿Pero quiénes son los que ensalzan los golpes en Venezuela? Usted recientemente presidió las celebraciones del 4 de febrero, el aniversario del intento de golpe militar del difunto presidente Hugo Chávez en 1992, refiriéndose a esa fecha como el “día de la dignidad nacional”. ¿Usted cree que hay “golpes buenos” y “golpes malos”?

4) Y, a propósito de eso, usted dice que Cuba —que no ha permitido elecciones libres, partidos políticos o medios no gubernamentales en más de cinco décadas— es un modelo para Latinoamérica. ¿Cree usted que hay “dictaduras buenas” y “dictaduras malas”?

5) Si los estudiantes supuestamente “fascistas” y “golpistas” que se manifiestan en las calles han sido organizados por la embajada de Estados Unidos, tal como usted dijo cuando ordenó la expulsión de tres diplomáticos estadounidenses, ¿nos puede dar pruebas concretas de las actividades subversivas de estos diplomáticos?

6) Si Venezuela es una verdadera democracia, como usted afirma, ¿por qué ordenó la semana pasada el arresto del líder opositor Leopoldo López, y sacó del aire el canal de noticias NTN24? ¿Desde cuándo es un crimen en una democracia que un político convoque a protestas pacíficas para pedir la renuncia de un presidente, o que un canal de televisión muestre imágenes de manifestaciones callejeras?

7) Si usted verdaderamente quiere “acabar con el odio y la intolerancia” y crear “una patria de amor”, como afirmó la semana pasada, ¿por qué amenazó ese mismo día a la oposición diciendo que “uno por uno, iremos por los fascistas”. ¿No sería más constructivo declarar una moratoria nacional de insultos en Venezuela, para empezar a crear las condiciones para un diálogo nacional?

8) ¿Por qué no permitió que observadores internacionales de la Unión Europea, la Organización de Estados Americanos y otros grupos monitorearan las elecciones presidenciales del 14 de abril del año pasado, que según el tribunal electoral controlado por su gobierno usted ganó por un pequeñísimo margen del 1.49 por ciento? ¿No ayudaría a restaurar la calma que usted anunciara medidas para permitir un tribunal electoral verdaderamente independiente y el acceso abierto a la televisión para todos los partidos en las próximas elecciones, y empezara a implementar esas medidas ya mismo?

9) ¿Cómo explica que Venezuela, que se benefició del mayor aumento de los precios de petróleo de su historia reciente desde que su predecesor Hugo Chávez asumió a la presidencia en 1999 —el precio del petróleo ha pasado de $9 el barril en ese año, a $100 en la actualidad— sea ahora el país con el índice de inflación más alto del mundo (56 por ciento), el índice de crecimiento económico más bajo de Latinoamérica (1 por ciento), y una creciente escasez de leche, aceite de cocina, harina, papel higiénico y docenas de otros productos de primera necesidad?

10) Considerando que tanto usted como el líder opositor Henrique Capriles han tenido audiencias separadas con el papa Francisco, y ambos afirman que respetan al Sumo Pontífice, ¿accedería usted a un esfuerzo de mediación de la Iglesia para restaurar las garantías democráticas, la separación de poderes, la libertad de expresión y la paz social en Venezuela?

Le agradecería mucho si tuviera la gentileza de responder estas preguntas, señor presidente. Sus respuestas ayudarían mucho a esclarecer cosas que sinceramente no terminamos de entender sobre lo que está ocurriendo en su país.

Funcionario del CICPC: “Esto está peor de lo que creen”

Fergus Hodgson, PanAm Post

Esta entrevista se realizó a un funcionario activo del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) de Venezuela. Por motivos de seguridad, no revelaré su nombre ni el cargo.

¿Cómo describirías la situación actual de la delincuencia en el país?

Fuera de control. Nosotros como policías no podemos competir contra las bandas organizadas y su armamento. Yo cuando salgo a la calle con mis compañeros hacemos lo mejor que podemos con nuestras 9 mm; pero cuando se te vienen unos malandros con metralleta, FAL, Uzi… La verga no es fácil, ¿oyó?.

A mí me molesta cuando escucho que dicen “es que la policía no hace nada, porque esos también son unos malandros”. Ah sí mamagüevo, te quiero ver cayéndote a tiro parejo por un sueldo miserable.

¿Qué opinas sobre las cifras de muertos que publican las ONGs y lo poco que ha dicho el gobierno al respecto?

Pura paja. Esas cifras, mi hermano, ni se acercan a la realidad. ¿Tú crees que todos los muertos se llevan a la morgue? Hay veces que el CICPC se cae a tiros con malandros; si no hay nadie que pregunte o llore a esos muertos antes de que se puedan ir, se quedan ahí en el barrio, o si eran muy lacras, los botan en lugares “especiales”.

Además, cuando los malandros se caen a plomo, que es todo el tiempo, esos muertos entre ellos no salen a la luz. Nadie los lleva a ningún lado, ellos mismos se encargan de botar los cuerpos, quemarlos, lo que sea que hagan. Y si alguien pone la denuncia, pasan a ser “desaparecidos” por siempre.

¿La policía está muy involucrada en crimen organizado?

Algunos miembros de la policía, desafortunadamente sí se han vistos envueltos en asuntos de secuestro y extorsión. No son todos, pero sí hay casos.

Es muy jodido trabajar en este ambiente corrompido cuando los que están arriba en el gobierno te ponen trabas para realizar tu trabajo.

Nosotros tenemos el entrenamiento y pudiésemos tener la capacidad para tener bajo control a ese poco de ratas que andan en la calle. Pero falta la voluntad de los que mandan.

¿Cómo consiguen las armas las bandas delictivas?

De todos lados, la cosa está grave porque ya no es que consiguen sólo armas cortas y escopetas. Los carajos andan con armas de guerra y vainas que aquí no se venden ni al ejército. Muchas de las armas que incautamos son de policías que se las roban, o que se pierden de los depósitos.

Otro grupo de armas largas y granadas son de las FANB [Fuerza Armada Nacional Bolivariana] que por corrupción pasan a manos del hampa. Pero lo que nos tiene preocupados ahorita es que hemos incautado armas con sus seriales intactos, cuando los corremos por el sistema aparecen como si nunca hubiesen entrado al país.

Eso sólo apunta a una hipótesis, y es que se están ingresando armas al país por contrabando, algo que no se había visto con el hampa común y eso sí es un peo.

¿Si eso es cierto, cómo es posible que esto esté sucediendo y nadie haga nada al respecto?

Narcotráfico. Tu qué crees, aquí el peo de las drogas es otro nivel. Mira, es muy fácil, aquí se mueve que jode de droga para Europa principalmente. Aquí hay nigerianos presos por coñazo que hemos atrapado, que son de cárteles de drogas de África que vienen a hacer vida aquí.

Con el narcotráfico viene todo el paquete, no sólo drogas, vienen armas, muertes, desapariciones y todas esas atrocidades que hacen en México.

Somos un grupo grande dentro de los cuerpos policiales que le estamos dando la batalla y poniéndole un parado, pero llegará el momento en que eso no será suficiente.

¿Pudieses contarnos sobre los escuadrones de limpieza?

Sin mucho detalle, es lo que suena. Un escuadrón de limpieza se conforma por dos razones, órdenes superiores o cuando a nivel policial ya una situación con una banda no se aguanta más. Cuando una banda de secuestradores está echando mucha vaina, se metió con un policía, vainas así.

Lo que se hace es que se ubican todos los miembros y se exterminan, así de simple. Luego esos indeseables desaparecen y no pasó nada. Todo el mundo feliz porque eran una pesadilla para el barrio donde vivían, y porque ¿quién llora a malandros?.

Y si me vas a preguntar por qué no se hace eso con todos, bueno, porque después de todo estás yendo en contra la ley, y nadie quiere llamar la atención y meterse en un peo después. Uno nunca sabe para quién trabaja un malandro que luego te metes en un peo.

¿Qué mensaje le darías a la población sobre qué medidas de seguridad pudiesen tomar?

Mira lo mismo que se ha venido diciendo, no comenten lo que tienen, uno nunca sabe quién está escuchando o quién es un chismoso. Te quedarías loco con casos que hemos tenido. Hubo uno de una señora que la secuestraron por El Cafetal, cuando fuimos rastreando la conexión con los secuestradores, una cajera de un automercado que frecuentaba la señora, la escuchó comentar sobre una gran cantidad de dólares que había comprado en efectivo, y bueno, la sapeó con su primo que era malandro, le montaron seguimiento y la jodieron.

Por otro lado, si conocen a gente que se meta vergas raras (drogas), aléjense, esos son imanes de malandros.

¿Podrías explicar más sobre eso último?

Las bandas delictivas en su mayoría son distribuidores de drogas, especialmente marihuana y perico. A mí me da arrechera cuando veo ese poco de carajitos que lloran porque los secuestran, pero se meten perico o fuman monte. Nosotros hemos agarrado a carajitos de la Lagunita y el Country cargados de perico y marihuana.

Lo que ellos no ven es que al comprar esa mierda, financian a los mismos malandros que les matan a la familia y se las secuestran. Es triste, pero por eso yo digo que los adictos son una plaga.

¿Qué opinas sobre la situación con los tupamaros?

No hay mucho que decir que no se haya dicho. Son grupos armados, que tienen sus ideologías políticas. Eso sí, son una olla de presión, y cuando exploten nadie los va a poder controlar.

Ellos andan arrechos con la muerte de Juancho Montoya el 12F. Desde el jueves se ha estado hablando con ellos, pero no sabría decirte sobre qué.

Espero que sea para calmarlos, porque sí te digo que ellos están entrenados en combate y no son hampa común.

¿Qué dice la policía sobre las muertes del 12 de febrero?

Mira eso son muchas vainas que uno va escuchando y no me gusta caer en rumores, pero lo que sí se sabe es que Montoya era un dolor de cabeza para los jefes. Muchos peos ya se han tenido con él, hasta de terrorista lo acusó el gobierno hace unos años y fue preso por poner una bomba en Fedecamaras. Él es uno de esos rebeldes que el gobierno sabía que no podía controlar, pero tenía demasiado apoyo de los colectivos y movía gente.

Juancho Montoya

Ese día hubo mucha confusión, pero si él estaba allá fue probablemente porque lo convocaron como grupo de choque.

Lo que sí llama la atención es que con tantos videos de todo, nadie lo haya filmado a él cuando lo mataron.

Con respecto al estudiante, lamentable. No me voy a adelantar a las investigaciones, pero sí creo que los videos hablan por sí solos.

Lo que sí es que un muerto por tiro en la cabeza pudiese ser casualidad. Pero dos en un mismo ambiente, ni de vaina. Uno de los dos pareciera planificado, lo dejo a los demás para que lleguen a sus conclusiones.

“Me metieron por el ano el cañón del fusil”

El estudiante venezolano relata la agonía, los golpes y vejaciones que recibió de la Guardia Nacional Bolivariana cuando fue detenido el 13 de febrero

Daniel Lozano, Diario Las Américas

“Tranquilo, que te vamos a matar. Esto es rapidito. Ustedes no son nadie”.

Juan Manuel Carrasco, de 21 años, y Jorge Luis León, de 25, revivieron para DIARIO LAS AMÉRICAS su propia película de terror, salpicada de golpes, malos tratos e incluso torturas. Fueron detenidos en Valencia por la Guardia Nacional un día después del 12F y permanecieron entre 55 y 60 horas antes de comparecer ante el juez.

La crueldad del relato de las golpizas comienza con la misma detención. Carrasco, León, un amigo y una muchacha se refugiaron en su vehículo y fueron sacados a perdigonazo limpio. Los guardias, más tarde, incendiaron el coche con absoluta impunidad.

La lluvia de golpes era tan desproporcionada “que me hice el muerto, para que me llevaran a la morgue. Para comprobar que no lo estaba acercaron una bayoneta al ano. Al moverme, me dieron otra patada”, recordó León.

Desde el primer momento, Carrasco se encaró con los guardias nacionales. Juan Manuel es ciudadano español, nacido en Venezuela. Un tipo arrecho (valiente), que se enfrentó a los guardias para defender a una chica y a sus amigos. “Reclamé por nuestros derechos. Me golpearon muy feo, en las costillas, en la cabeza, con patadas, cachazos [con la culata] de los fusiles. También con los cascos”, explicó.

“Al llegar al Comando de la Guardia Nacional de Tocuyito nos pasaron un perro y le gritaban ¡muérdeles en el cuello! Incluso nos lamió las heridas. Después nos arrodillaron y tres de ellos empezaron a jugar al fútbol con nosotros. Nos patearon en la espalda, mientras gritaban ‘gol’”, relató León, quien también es músico.

En un momento de la pesadilla, a Juan Manuel, que practica artes marciales, le apartaron del grupo. Sus compañeros pensaron que le iban a matar. “Me bajaron los pantalones y me metieron por el ano el cañón del fusil”, confesó el joven, a quien no se le quiebra el ánimo. Carrasco perdió tres veces el conocimiento desde la detención hasta que fue liberado, “hasta ‘cachazos’ en la frente me daban”.

Cuando este ciudadano español fue llevado a la corte, que decretó su libertad con cargos, le narró las torturas a la fiscal del gobierno. “Póngase la mano en el corazón si tiene hijos”, le dijo. La mujer respondió con lágrimas. El juez, más tarde, le decretó arresto domiciliario.

El joven insiste que en el cuartel de la guardia venezolana había varios cubanos. “Se lo noté en el acento”, señaló.

Ambos tienen sus cuerpos muy magullados. León sufre una fisura en el cráneo, costillas muy golpeadas, un oído reventado por un perdigón y los ojos con vasos rotos. Una comisión policial tenía previsto ayer llevar a Carrasco al hospital para que le evaluaran sus lesiones.

“Tengo hematomas en las costillas, abdomen, nuca y una herida en la cabeza. Hasta me cuesta abrir los brazos”.

Uniformados y civiles dispararon en Candelaria el 12F

Unidad de Investigación del diario Últimas Noticias Eran las 3:13 de la tarde cuando cayó el cuerpo de Bassil Alejandro Dacosta en la acera.

Bassil Alejandro Dacosta era fanático del Deportivo Táchira (Créditos: Facebook Bassil Da Costa)

Foto UN

En ese momento, la calle y la línea de tiro estaban en manos de individuos identificados con uniformes, placas y vehículos del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) acompañados de otros vestidos de civil. Habían tomado toda la cuadra desde la esquina de Ferrenquín hasta Tracabordo, en Candelaria, después de que la Policía Nacional Bolivariana retirara sus piquetes.

Luego de ver y analizar tres videos y cerca de 100 fotos proporcionadas por testigos (amateur y profesionales), es posible una reconstrucción del momento del asesinato.

Un grupo intenta subir desde la esquina de Monroy hasta la de Tracabordo. Ya la marcha de los estudiantes convocada para celebrar el 12 de febrero había concluido. Quedaban algunos que se negaban a abandonar el lugar. Desde su trinchera gritaban a la policía, los insultaban y les lanzaban piedras. Avanzan hacia una moto del Sebin, que estaba justo en la esquina noroeste de Tracabordo y la tumban. Intentan tomarla y la acción provoca la avanzada de los efectivos a tiro limpio.

Foto web

Se escuchan detonaciones y se ve a los hombres de oscuro accionar armas cortas y algunas escopetas de perdigones. El grupo de manifestantes se repliega hacia la avenida Universidad. Otros, entre los que se encontraba Bassil Dacosta, buscan resguardo y cruzan hacia una calle lateral: la esquina Este 2. El ángulo de la toma del video no permite identificar qué los obliga a devolverse 12 segundos después, cuando regresan corriendo y quedan en la línea de fuego.

Foto UN

En la pared del restaurante que hace esquina, “La Cocina de Francy”, cae el cuerpo del guatireño de 24 años. En ningún momento se dejan de escuchar las detonaciones. Los vecinos describen la escena como “terrible”, “espantosa” y “de pavor”.

Rocío San Miguel: “A Roberto Redman lo mataron de un tiro en la nuca porque vio quién asesinó a Dacosta” Foto Frente patriotico

Dacosta es el antepenúltimo de una fila de jóvenes que cruzan para escapar de las balas. Los compañeros de jornada lo recogen cuando cae de frente sobre la acera y se lo llevan cargado.

Con moto y pistola La señora “L” y su hijo estaban en el último piso de uno de los edificios aledaños. Explica que minutos antes de la llegada de los uniformados, la esquina de Trocadero estaba tomada por hombres y mujeres en motos, “de esos que salen en la televisión”. Todos vestidos de civil. Algunos con cascos y franelas, “otros con la cara tapada”.

Foto UN

Disparaban hacia la esquina de Monroy, donde había estado inicialmente el grueso de los manifestantes. “Sacaban el brazo con la pistola, detonaban y luego se escondían”. En la pared de una dependencia de la Alcaldía de Libertador se cuentan más de 10 impactos de bala.

Las nueve personas entrevistadas para este trabajo, coinciden en recordar el estruendo de esta balacera.

Sin embargo, este grupo que los vecinos reconocieron como “colectivos” conversaron unos minutos con los uniformados y luego se retiraron. Los espacios que ellos ocupaban fueron tomados por los hombres identificados como del Sebin.

A la cabeza entró una moto Kawasaki Versys 1000 en la que iba de parrillero un hombre de contextura gruesa, vestido de civil con camisa caqui y pantalón de jean, con un radio de onda corta en la mano derecha. Parece llevar la voz cantante. Grita, manotea, dirige. Después de que cae Dacosta, acelera y gesticula hacia un hombre de camuflaje gris y negro.

Foto UN

En el momento de la muerte de Dacosta, una toma y secuencias fotográficas recogen a por lo menos siete hombres que desenfundan sus armas. Cinco de ellos las disparan de pie, uno al aire y cuatro a la manifestación. Dos están uniformados.

Foto UN

Uno de ellos lleva camisa blanca, pantalón verde militar, casco y lentes negros. En la mano izquierda lleva un anillo grueso con piedra. Se mueve en una moto con placa oficial número 2-177.

El otro viste camisa manga larga negra, jean y zapatos negros. No tiene casco ni lentes. Los hombres de civil actuaban en coordinación con los uniformados.

Foto Noticiero Digital

Uno de los tiradores recoge la moto que tumbaron los estudiantes. Dos hombres recolectan los casquillos, mientras un grupo de guardias nacionales que fueron testigo de los hechos, dan la espalda en sus motos y se van hacia el norte. Interrogantes El jueves en la noche, en cadena nacional, el presidente de la República, Nicolás Maduro, aseguró que ya habían identificado a los responsables de la muerte de Bassil Dacosta, aunque un día después la policía científica hacía estudios planimétricos en el lugar donde cayó el cuerpo de Dacosta.

Foto Reporte Confidencial

Aparte de la identidad de los responsables, hay preguntas que quedan por responder en la investigación: ¿Por qué la GNB retira sus piquetes? ¿Por qué utilizan armas de fuego para reprimir la manifestación? y ¿Por qué había civiles y uniformados reprimiendo la manifestación?

Foto Maduradas

Identificado el hombre de la “camisa caqui” El hombre de la camisa caqui que estuvo en la operación del Sebin en los hechos del 12F está identificado como Miguel Domínguez.

El sujeto, de camisa color caqui y casco negro, quedó registrado en distintos videos coordinando a funcionarios uniformados y hombres de civil que llegaron en motos con placa oficial y dispararon con armas cortas a los manifestantes.

Se trata del comisario Miguel Domínguez, quien trabajó como jefe de seguridad de Freddy Bernal (Foto cortesía)

A través de su cuenta en la red social Twitter, Jonny Montoya, hermano de “Juancho” Montoya, quien fue asesinado en Candelaria, se comunicó con Miguel Domínguez y le preguntó públicamente por qué no le avisó que estaba en lugar de los acontecimientos. Obtuvo respuesta: “Cuando llegamos al lugar, como puedes ver en el video, ya había ocurrido lo de Juancho. Llegaremos a la verdad”, le escribió.

En entrevista telefónica, Montoya descarta que haya sido Domínguez el que mató a su hermano, pues indica que es amigo de la familia y además “no se le ve arma en el video”. Espera que avance la investigación que está realizando el Cicpc y la Fiscalía sobre el asesinato de “Juancho”.

Miguel Domínguez es el hombre con gorra del Psuv que se encuentra detrás de Freddy Bernal (Foto cortesía)

Domínguez es comisario del Sebin actualmente y antes fue jefe de seguridad del diputado Freddy Bernal, reveló una fuente. “Me sorprendo que veo a Miguelito en un video y él no habló conmigo ni nada. Él es gran amigo de la familia”, contó. “Los del Sebin no tenían que estar ahí. No sé qué hacían ahí”, agregó. Por la red social, Domínguez le dice que lo llamará para explicarle. Pero al cierre de esta edición no ha ocurrido. “Necesito explicaciones”, tuiteó Jonny Montoya.

“A Juancho Montoya lo mataron funcionarios” “A Juan Montoya (Juancho) lo mataron con la misma arma con que asesinaron a Bassil Dacosta”. Por lo menos así lo aseguró el presidente Nicolás Maduro la noche del jueves: “con sólo 15 minutos de diferencia”, precisó.

Foto web

Cayó entre la esquina de Monroy y Trocadero, frente al edificio Doraloy, en Candelaria. Las experticias las realizó el Cicpc la noche del 12 de febrero y el Ministerio Público la mañana siguiente.

Diario Las Américas: “Jonathan Rodríguez, el escolta del Ministro de Interior y Justicia, Miguel Rodríguez Torres (Foto YouTube)”

A diferencia del asesinato de Dacosta, el caso de Montoya está menos documentado. Sin embargo, el charco de sangre que dejó su cuerpo, junto a una mano con conchas de balas, fueron de las primeras en conocerse. “Juancho” era el coordinador del Secretariado Revolucionario de Venezuela (que unifica colectivos populares en la Gran Caracas y Vargas) y dirigía 92 movimientos, cuenta Hender Barreras, testigo del crimen y ahora sustituto de Montoya. “El cuerpo de Juancho cayó a mi lado”, dijo. “Lo mataron funcionarios”, agregó. Pero se apura a decir que pertenecían a cuerpos policiales de otros municipios.

Aquí cayó Juancho. Foto UN

El hermano de la víctima, miembro de la Policía de Caracas Jonny Montoya, asegura que hubo fuego cruzado. “El disparo fue lineal, paralelo al suelo, calibre bajo”.

“Juancho” fue miembro del grupo Carapaica y también policía del municipio Libertador, específicamente adscrito al Departamento de Inteligencia, según el hermano, quien exige “a la Fiscalía y al Ministerio de Interior y Justicia una investigación justa y sin política. La política empastela todo”, comentó a ÚN en el funeral.

Yo también estaba cerca en la zona y corrí a la clínica (La Arboleda, en San Bernardino)”, agregó.

El velatorio de Juancho comenzó a las 10 am del jueves en la Funeraria Vallés, donde estuvo presente el ministro para la Transformación de Caracas, Ernesto Villegas. A las 7 pm, los colectivos trasladaron el féretro a la plaza 4F del 23 de Enero, en Monte Piedad, donde sus compañeros controlaban el ingreso de las personas.

Una cuerda amarilla impedía el paso para subir y tres sujetos con chaquetas de camuflaje y pañuelos negros solicitaban permiso por radio para saber a quién dejar pasar. Si eran funcionarios de ministerios o de la Fuerza Armada, la entrada era directa. Miembros de colectivos, como el llamado Emilio Vásquez, el Cimarrón y el Frente Revolucionario José Félix Ribas se presentaron.

Unas grandes cornetas de AN Radio le daban el hilo musical con cantos de Alí Primera. “Compatriotas no pongamos fotos en Facebook ni en Twitter. Son momentos complicados”, se escuchó a través de parlantes. Tres hombres a la derecha del ataúd y otros tres a la izquierda, también de camuflaje, hacían guardia de honor.

Freddy Bernal llegó a las 12 del mediodía a dar el pésame a la familia de Juancho. “Dio todo por la revolución sin esperar nada a cambio”, dijo. El diputado indicó que dialogó con los colectivos para calmarlos. “Esa es la responsabilidad política… hablé con muchos (colectivos) para que confiemos en el Estado de Derecho. Nadie puede pretender que tomar la justicia por las propias manos sea una solución”, dijo.

Cuando el sol calentaba el mediodía, arribó el alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez, quien no declaró a la prensa.

Nota de Sala de Información: Este es el video con la secuencia gráfica que demuestra que los funcionarios policiales sí utilizaron armas de fuego y sí dispararon contra los manifestantes: http://is.gd/IZKOGV

Minerven financió al PSUV

Joseph Poliszuk, El Universal

El diputado Andrés Velásquez anunció que volverá a la Fiscalía General de la República para sumar casos a la retahíla de ilícitos, que desde el año pasado ha venido denunciando en el estado Bolívar.

Esta vez no solo para señalar empresas consentidas o mafias con comisiones reservadas para amigos del Gobierno: más que eso, para advertir sobre campañas electorales financiadas con fondos de las empresas básicas de Guayana.

Pruebas en mano, Velásquez pidió precisar por qué la transferencia de 5 millones de bolívares fuertes, que reposa en el Banco Caroní bajo el código 370857 – como un pago que salió de la Compañía General de Minería de Venezuela, Minerven, a una empresa particular- quedó asentada en los archivos contables de la misma Minerven con una descripción que dice: “Traslado fondos campaña”.

La transferencia fue hecha una semana antes de las elecciones presidenciales del 7 de octubre de 2012. Fue el 28 de septiembre de ese año que Minerven, la empresa del Estado encargada de explorar, explotar y procesar el oro del país, transfirió 5 millones de bolívares fuertes a la firma de catering Corpobrica, cuyos accionistas ya habían sido denunciados ante el Ministerio Público por el mismo Velásquez, por estar en las juntas directivas de al menos otras 10 contratistas no de la Corporación Venezolana de Guayana, pero sí de la gobernación del Estado Bolívar.

En fin, la misma empresa consentida por la administración del gobernador Francisco Rangel Gómez fue contratada en Minerven, para la campaña electoral en la que el presidente Hugo Chávez consiguió su última reelección.

El cuerpo del delito

No es la primera vez que se habla de campañas electorales financiadas con fondos públicos. Hace tiempo que señalan al Partido Socialista Unido de Venezuela como un apéndice del Estado pero, en este caso, el diputado Andrés Velásquez dijo que no hay lugar dudas.

Las notas de débito del Banco Caroní, los registros contables de la División de Finanzas de Minerven y otros documentos -que consignará en la Fiscalía General de la República junto con sus colegas parlamentarios de la Causa R, Américo De Grazia y Luis Edgardo Mata- confirman corrupción electoral y malversación de fondos públicos.

Aquí está la prueba”

“Aquí está la prueba“, afirmó. “Es la prueba de que los recursos del Estado son empleados en campañas electorales del Gobierno“.

Para Velásquez, no es posible que hayan gastado en política las cuentas de una empresa como Minerven, que en este momento no tiene ni para completar los pasivos laborales acumulados con sus trabajadores.

“¿Cuántos otros casos como este habrá en las empresas públicas?”, pregunta. Por eso anuncia que volverá a las mismas oficinas del Ministerio Público, en las que desde mayo del año pasado ha ido consignando copias de transacciones, actas judiciales y registros mercantiles, que involucran a una serie de grupos y mafias asentadas en el sur del país dentro de la Gobernación del Estado Bolívar y la Corporación Venezolana de Guayana.

Esta vez preguntará a los fiscales si para el gobierno las campañas electorales son una “Misión de Estado”. Porque eso fue lo que justificó la gerencia de Minerven en una carta que -bajo el código GA-CTC-425-2012- reposa en los archivos que guardan en el estado Bolívar, en su sede del municipio El Callao.

De acuerdo con ese documento, el mismo depósito que en el Departamento de Contabilidad de Minerven aparece registrado como un traslado de fondos para la campaña, fue ordenado por Jorge Pérez y Henry Valecillos -entonces a cargo de las gerencias General y de Administración, respectivamente- como un depósito “por concepto de traslado de fondos Pagos varios (MISION DE ESTADO)”.

“Minerven y el resto de las empresas básicas de Guayana se han convertido en la caja chica del Gobierno y del PSUV”, lamentó el diputado Andrés Velásquez. Y no se trata de un caso aislado: lamentó que en menos de 10 años las filiales de la Corporación Venezolana de Guayana hayan ido disminuyendo dos y tres veces la producción de alúmina, bauxita, hierro, acero y otras materias primas.

Verbigracia el caso de Alcasa, que cerró 2013 con una producción de 42 toneladas métricas de aluminio, lo que equivale a un cuatro de las 180 toneladas que en 2007 salieron de sus plantas.

Cinco veces menos

Algo anda mal en todas las empresas básicas de Guayana y el caso de Minerven es el más elocuente: el año pasado reportó una producción de 1.130 kilos de oro, lo que representa su mínimo histórico según las cifras que acaba de actualizar el Banco Central de Venezuela.

En 2010 las bóvedas del país llegaron a recibir 5.700 kilos de oro, que salieron de las minas auríferas del sur del estado Bolívar al Banco Central. El año pasado, por el contrario, esa cifra fue cinco veces menos, tras una serie de conflictos económicos y laborales que incluso paralizaron la actividad durante dos meses.

Los más de 4.300 trabajadores, que hacen vida en las únicas minas del territorio nacional donde está permitida la extracción de oro, exigieron entonces aumentos de sueldo y el pago de una serie de pasivos laborales que se habían ido acumulando desde el año 2008.

También llamaron la atención sobre el abandono de minas como la Perú, Sosa Méndez y Revemin, inundadas por daños en las bombas de drenaje o contaminadas con restos de cianuro. Demandaron, de igual forma, alternativas frente al decreto de la llamada nacionalización del oro, que obligó a los pequeños mineros a abandonar su actividad o emplearse en cualquiera de las instalaciones que andan abandonadas por su único dueño: El Estado.

“Lo que estamos pidiendo es que el presidente Nicolás Maduro voltee la mirada al sur del estado Bolívar”, declaró en agosto el secretario general del Sindicato Unión de Trabajadores Revolucionarios de la Industria del Oro, Diamante, Caolín, Cuarzo, Conexos y Similares, Exaviel Alexander.

Anuncios dorados

La huelga terminó y los trabajadores volvieron a sus faenas, pero igual continuaron las denuncias que piden poner orden en los yacimientos auríferos de los cinco municipios que conforman el eje minero del estado Bolívar.

Aunque aun no hay un contrato colectivo para los trabajadores del sector, Minerven comenzó este año invitándolos a “continuar la lucha, el trabajo y esfuerzo por la empresa“. A través de un comunicado, la empresa señaló que existe la voluntad de seguir avanzando en el proceso de recuperación y reorganización, “lo cual solo se logrará con la disposición al trabajo, voluntad de mejorar continuamente los procesos y el esfuerzo de todos”.

A pesar de la baja producción que todavía persiste, el comunicado recuerda que han pagado 400 millones de bolívares en pasivos laborales que debían desde el año 2008. Agregó, además, que los trabajadores han recibido sus pagos de manera puntual, así como aportes por caja de ahorros, bonos de alimentación y adelantos de prestaciones entre otros beneficios.

En Minerven tienen el propósito de salir a flote. Eso dijeron el pasado 10 de enero en su primer comunicado de 2014 y, dos semanas después, apareció el ministro de Petróleo y Minería y vicepresidente del Área Económica, Rafael Ramírez, para informar que Petróleos de Venezuela pagará los 42 mil millones de dólares que debe al Banco Central de Venezuela con el oro que vayan extrayendo dentro del país.

El oro que no hay

Ya no habrá que imprimir más billetes para financiar la principal empresa del país. Ramírez descartó que este año Pdvsa vuelva a pedir los préstamos que desde finales de 2010 ha estado solicitando ante el Banco Central. “No será necesario“, dijo. “Ya ese tema allí no va a estar presente”, dijo el pasado 22 de enero.

Según el ministro, la deuda se cancelará mediante la nueva corporación para la explotación del oro, que el gobierno creó a finales del año pasado en una sociedad que da 60% de las acciones a Pdvsa y el otro 40% al BCV. “Es un acuerdo que hicimos con el Banco Central y está muy bien porque le interesa aumentar sus posiciones en oro y para nosotros también porque vamos a producir oro para vendérselo“, señaló.

Los anuncios del vicepresidente del Área Económica, sin embargo, no se corresponden con las reservas probadas en Venezuela. En rueda de prensa, el pasado 16 de diciembre dijo que “Pdvsa tiene derechos de explotación por más de 92 mil millones de onzas de oro“, lo que equivale a 2,6 millones de toneladas de oro, una cantidad de la que no hay vestigios no solo en Venezuela sino de todo el planeta.

El Consejo Mundial del Oro informó en 2011 que los bancos centrales de los países suman, todos juntos, casi 30.500 toneladas de oro. Pero más allá de las bóvedas de cada país, en las minas de todos los continentes juntos no hay reservas probadas de millones de toneladas. En el Perú, por ejemplo, que es una referencia minera dentro de la región, su Ministerio de Energía y Minas calcula unas reservas de oro que llegan casi a las 590 toneladas.

En Venezuela, mientras tanto, la Compañía General de Minería de Venezuela, Minerven, está mostrando su peor cara. Si bien hay unas 710 toneladas de oro, que fueron certificadas hace más de 50 años, y otras 2.200 toneladas potenciales que en la industria minera creen que podrían formalizar, la realidad es que el sector minero está parado.

La República Bolivariana de Venezuela puede llegar a tener unas reservas de 3.000 toneladas de oro, pero nunca las 2,6 millones que mencionó Ramírez como garantía ante el Banco Central. Lejos de esos números, la producción del año pasado llegó a 1,13 toneladas. “¿De dónde irán a sacar el oro si Minerven está quebrada?”, preguntó el diputado Andrés Velásquez.

Monopolio en Bolívar

Ahora que el Gobierno anda buscando corruptos, el diputado Andrés Velásquez le toma la palabra y pide empezar por el estado Bolívar, donde en el último mes ha venido consignando copias de registros mercantiles de empresas, documentos de memoria y cuenta de organismos públicos y correos electrónicos, que advierten sobre una serie de contratistas que han estado consentidas por el gobierno de Francisco Rangel Gómez.

Velásquez aseguró que un “garganta profunda” le ha ido dejando pruebas en su oficina y por eso ahora él las presenta en la calle. “¿Qué es lo que yo quiero demostrar?“, preguntó. “Si estas copias no constituyen prueba, que la Fiscalía General de la República y la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional se molesten por lo menos en averiguar si las empresas aludidas existen“.

La corrupción, para Velásquez, está acabando con Venezuela y por eso dice que toma estas denuncias como una suerte de cruzada. “Nosotros asumimos esto como un trabajo de profilaxia en la administración pública“, dijo.

“Este es uno de los factores que incide de manera directa en la pobreza: cada bolívar que se roban deja de llegar a la reparación de una carretera, una escuela, un hospital o una vivienda”.

Ocho casos, una misma denuncia

CONTRATOS EXCLUSIVOS. El diputado por el estado Bolívar, Andrés Velásquez, denunció ante el Ministerio Público un monopolio de contratos adjudicados a un empresario conocido en la región, de nombre Yamal Mustafá, que a través de varias compañías ha surtido al gobierno de Francisco Rangel Gómez de obras y servicios, que van desde la entrega de canastillas hasta tickets de alimentación para los empleados regionales.

Mustafá (izq), Nidia de Rangel y Rangel Gómez (der)

La denuncia, que reposa en Fiscalía, menciona las empresas Corpobrica y Credilab.

Rangel Gómez

Sin embargo, el nombre de Mustafá y el resto de los accionistas que aparecen en esas firmas coinciden -según el Registro Nacional de Contratistas- con los de otras 10 empresas que desde 2005 han sido favorecidas por la administración de Rangel Gómez, para remodelar escuelas, instalar vallas publicitarias y vender chemises, coches ortopédicos y otros productos.

Desde Puerto Ordaz, Mustafá responde del otro lado de la moneda, que ha prestado obras y servicios a la Gobernación de Bolívar incluso cuando Andrés Velásquez estaba al frente de ella y que siempre ha ganado contratos a través de licitaciones públicas, por lo que anuncia una demanda por difamación contra el parlamentario de la Causa R:

Yamal Mustafá

“Estoy completamente a disposición de todos los órganos jurisdiccionales para que me investiguen a mí, a mi familia; lo que no estoy dispuesto a permitir es que se nos exponga al escarnio público como lo ha venido haciendo este denunciante de oficio“.

EMPRESAS DE FAMILIARES. Carlos González Piazza, yerno del gobernador Francisco Rangel Gómez, figura en varios documentos al frente de una de las empresas que ha venido enviando productos desde México en calidad de proveedor del gobierno del estado Bolívar.

El diputado Andrés Velásquez solicitó al Ministerio Público que comisione al Servicio Bolivariano de Inteligencia, Sebin, para que investigue los documentos que relacionan a la contratista con el esposo de la hija del gobernador y determine, de esa forma, si al contratar a esa firma, el mandatario regional incurrió en delitos como “tráfico de influencias” y “concertación de contratistas”.

Junto con sus homólogos Luis Edgardo Mata y Américo de Grazzia, Velásquez consignó en Fiscalía copias de cartas y correos electrónicos que muestran al yerno del gobernador al frente de Tasodi Comercializadora S.A., una empresa registrada en México que ha facturado 20.000 balones de fútbol y 20.000 tanques de agua a la Gobernación.

Rangel Gómez, entretanto, ha restado importancia a la denuncia. “Estas cosas hay que asumirlas con responsabilidad“, respondió el pasado 30 de mayo. “Cuando tu acusas a alguien tienes que tener pruebas y moral, ya basta de difamarnos y de divulgar infamias contra las personas, esa ha sido la práctica de estos nefastos personajes, que han ido aplicando durante toda su triste historia política y definitivamente no merecen ninguna respuesta“.

TRIANGULACIÓN DE IMPORTACIONES. El gobierno regional del estado Bolívar importó 37 autobuses desde Brasil, a través de un intermediario registrado en Barbados en el que otra vez figura el nombre de Carlos González Piazza, yerno del gobernador Francisco Rangel Gómez.

Unas facturas dan cuenta de que la administración de Rangel Gómez pagó casi 2,5 millones de dólares en octubre de 2007 a la empresa Logistic Trading Services LTD que, según los documentos consignados en Fiscalía, guarda relación con el yerno del gobernador.

Velásquez aseguró que esas facturas llegaron de forma anónima a la Asamblea Nacional, en las oficinas de la Fracción Parlamentaria del Estado Bolívar, y así las consignó a través de una denuncia en la que -más allá de las relaciones familiares que señala- encuentra presuntos ilícitos cambiarios.

De acuerdo con los documentos que consignó en Fiscalía, Velásquez planteó una serie de dudas y particularidades que, cuando menos, llaman la atención:

“1) La negociación se hace en dólares de los Estados Unidos de Norteamérica;

2) No se evidencia ningún proceso de contratación pública, llámese concurso abierto, cerrado o licitación internacional;

3) ¿Posee el Fondo de Desarrollo Económico del Estado Bolívar (Fondo Bolívar) recursos en divisas o estas se tramitan por Cadivi?;

4) ¿Acaso no existe este tipo de vehículos en fábricas venezolanas como Fanabus y Encava por ejemplo?”.

NEGOCIOS EXPRÉS. De acuerdo con las denuncias que Andrés Velásquez consignó ante el Ministerio Público, la misma empresa de Barbados que relaciona con Carlos González Piazza, yerno del gobernador Francisco Rangel Gómez, ganó otros contratos en simultáneo con la Corporación Venezolana de Guayana.

Además de vender autobuses al gobierno regional, facturó 30.000 bicicletas por más de 1,6 millones de dólares en las empresas básicas de Guayana.

Las copias de las facturas que Velásquez consignó en Fiscalía señalan que la empresa Logistic Trading Services LTD cerró la negociación de las bicicletas el 28 de septiembre de 2007 con la Corporación Venezolana de Guayana y un mes después hizo lo mismo con los 37 autobuses que le solicitó la gobernación de Bolívar.

Esa empresa, sin embargo, no existía seis meses antes: los registros en línea de la Oficina de Asuntos Corporativos y Propiedad Intelectual del gobierno de Barbados señalan que fue inscrita en marzo de 2007.

Es decir que en cuestión de seis meses, la firma extranjera consiguió contratos por más de 3,6 millones de dólares al sur de Venezuela. Rangel Gómez, no se ha referido directamente al caso de su yerno, pero sí a las denuncias.

Hay organismos competentes a los cuales deben entregárseles pruebas en todo caso y que esos organismos dictaminen lo que tengan que dictaminar, pero hay que entregar pruebas con seriedad”.

NEGOCIACIÓN ILEGAL. Varias empresas extranjeras que compran metales en Guayana tienen vínculos con el gobernador Francisco Rangel Gómez. Andrés Velásquez aseguró que de la misma forma que el yerno del mandatario regional ha vendido productos y servicios a los organismos públicos del Estado, también ha usado otras firmas registradas en el exterior para adquirir aluminio en Venalum.

Con copias en mano, muestra documentos que vinculan a Carlos Rodrigo González Piazza, esposo de la hija del gobernador, con la empresa Quimera Metals, que compra aluminio en Venezuela para llevarlo a México.

“Esta negociación además de ser absolutamente derivada de la influencia del yerno del gobernador Francisco Rangel Gómez en las empresas básicas del aluminio, es absolutamente injustificada y le causa un perjuicio al Estado venezolano, pues se establece una especie de cadena de comercialización ilegal, ya que entendemos que la negociación del aluminio debe hacerse en las empresas básicas del aluminio directamente con los compradores“, señaló la denuncia que Velásquez y otros diputados de Causa R consignaron en Fiscalía.

“Estos hechos merecen ser investigados, ya que sin ningún lugar a dudas cuando menos se apartan de la correcta y sana administración y los principios de transparencia y honestidad contemplados en la Ley contra la Corrupción”.

CUPOS RESERVADOS. Para llegar hasta el fondo de las mafias de las empresas básicas, el diputado de la oposición, Andrés Velásquez, señala que es necesario investigar a las mismas compañías consentidos por la Gobernación del Estado Bolívar.

Fue el primer mandatario nacional, Nicolás Maduro, el primero que habló de mafias en las empresas básicas de Guayana.

El pasado 12 de junio anunció que había ordenado procesar al presidente de Ferrominera, Raddwan Sabbagh, por formar parte de un clan que cobraba comisiones, contratos preferenciales y cupos de hierro y otros minerales a empresas de amigos, entre las que ahora Andrés Velásquez menciona al Consorcio Ferrominero, cuyo registro mercantil está a nombre de un sobrino del contratista de la Gobernación, Yamal Mustafá.

Mustafá garantiza, sin embargo, que se trata de un chantaje. “Ser empresario no es delito”, responde. “Pregunten en las empresas básicas, hablen con gerentes, con sindicalistas, con quien quieran para saber si yo he presionado a alguien o comercio con bauxita, aluminio, hierro y hasta oro“.

Se trata, agregó, de una serie de denuncias que buscan afectar su nombre: “Se ha montado una campaña sucia incluso contra mi familia sin ningún tipo de pruebas a través de este personaje, quien sí fue acusado por el Tribunal Supremo de Justicia por responsabilidad administrativa en su gestión como gobernador“.

MAFIAS INTERNAS En el sur del país no ha parado el tráfico de metales y entre las denuncias de los últimos días, el diputado Andrés Velásquez recuerda que Luis Salvador Velásquez -a quien el propio Gobierno nacional presentó ante el país como “El Rey de las cabillas”- administró las finanzas de la campaña electoral que el Partido Socialista Unido de Venezuela realizó en las regionales del año 2008:

“El mismo gobernador Francisco Rangel Gómez lo inscribió como jefe de finanzas ante el Consejo Nacional Electoral”, advirtió. El llamado “Rey de las cabillas”, quien acaba de salir en libertad, fue detenido por el gobierno mientras presidía Orinoco Iron y estaba al frente de la Dirección de Comercialización de Sidor.

Entonces lo acusaron de ser la cara de una red de contrabando que había montado un mercado paralelo con las cabillas que oficialmente deben ser vendidas a precios regulados dentro del país.

Luis Salvador Velásquez, “El Rey de las Cabillas”

A Luis Salvador Velásquez lo detuvieron el 9 de junio de 2011 y a partir de allí empezó una retahíla de denuncias que llegaron a señalar a familiares y personas del entorno del gobernador dentro del mercado negro de cabillas. “El que tenga pruebas, hermano, que las presente; que no hablen tanta paja sencillamente que las presenten“, respondió Rangel Gómez entonces.

“Luis Velásquez es un compatriota nuestro, es parte del partido, es un amigo nuestro y seguirá siéndolo”.

REMATE DE CARROS. Entre diciembre y enero, la gobernación del Estado Bolívar remató una flota de 133 vehículos, que inmediatamente fueron revendidos por montos que superaban el precio inicial hasta por 18 veces más. La denuncia otra vez fue formalizada por el diputado de la Causa R, Andrés Velásquez, con copia de los documentos de compra-venta notariados.

Como con otros de los casos que ha venido formalizando, Velásquez asegura que un anónimo le dejó fotos de los vehículos y copias de los documentos en la Asamblea Nacional, en las oficinas de la Fracción Parlamentaria de Bolívar, y a partir de allí pidió una investigación ante el Ministerio Público y la Comisión de Contraloría del Parlamento. Entre todos los casos menciona el de un vehículo por el que la gobernación recibió 15.000 bolívares a pesar de que más tarde fue revendido en 280.000.

Hasta una ambulancia vendieron supuestamente inservible”, adviertió. “Hubo también un carro que valoraron en 6.000 bolívares, que es lo que vale un caucho o un parachoque, y unas semanas después fue revendido en 60.000”.

Todos los carros fueron vendidos a una misma empresa pero más que buscar a los beneficiarios, el diputado lamentó las pérdidas patrimoniales:

“A mí no me interesa a quién se lo vendieron ni posteriormente quién lo compro, lo que importa es que el Gobernador vendió bienes del Estado con el apoyo de la Asamblea Legislativa”.

La Venezuela que detesto

Carolina Jaimes Branger, El Universal

Hace unos días almorzaba en un restaurante. En la mesa de al lado, un grupo de jóvenes de alrededor de treinta años celebraba el cumpleaños de uno de ellos.

En la conversación proliferaron las groserías, en un alarde de escasez de vocabulario -quizás peor en las muchachas que en los mismos varones- y como hablaban a gritos, tanto que era difícil escuchar a nuestros compañeros de mesa, nos enteramos a la fuerza de sus opiniones:

“Mar…, esta vaina solo se acaba matando a esa chusma”, dijo uno. Me pregunté qué significaría la palabra “chusma” para ellos, porque ateniéndonos estrictamente a la definición del DRAE, chusma es “un conjunto de gente soez”. Exactamente la definición que mejor les cuadraba.

“Eón (sic) eso es lo que yo siempre he pensado”, respondió una joven batiendo la melena. Y por ahí se lanzaron a denostar de cuanto ser humano no les gustaba y a “desarreglar” el mundo a su manera.

Así como hay cosas que me atan -y por las que no me he ido- hay una Venezuela que detesto. Que detesto porque me arrastra al pesimismo, cuando he sido una eterna optimista y me sume en la desesperanza, cuando siempre he buscado razones para mantenerme esperanzada.

Es la Venezuela que vi en esos muchachos. Y no podía achacarse a la falta de educación, porque no era difícil deducir que eran profesionales, ni a la falta de recursos económicos, pues las botellas de güisqui de 18 años se vaciaban en un santiamén. Ni siquiera a la falta de familia, pues en varias ocasiones se refirieron al “viejo” o a “mi amá”.

Esa Venezuela que detesto está en la falta de sentido de la existencia del otro, de los derechos del otro, de las necesidades del otro. En la soberbia de creerse más que los demás y con el derecho de ejercer esa superioridad.

En la estupidez de quienes se quejan de que el gobierno no abre espacios, discrimina, insulta, lo mismo que hacen ellos. Hasta peor, porque en el régimen hay una cantidad de personas que no tuvieron las oportunidades que estos sí tuvieron.

La Venezuela que detesto es esa Venezuela hipócrita. La de “haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago”. La de fariseos y falsos moralistas que se rasgan las vestiduras ante las acciones de los demás, pero que son incapaces de verse en el espejo.

La Venezuela fea. La Venezuela sucia. La Venezuela estéril.