Un país palúdico

Gustavo Linares Benzo, El Universal

El mayor riesgo de esta crisis económica es que nos acostumbremos a ella. En otras palabras, que deje de ser crisis. Que no tenga consecuencias, que no pase nada y continúen la escasez, la inflación y el estancamiento.

El gobierno apuesta cada vez más desembozadamente a esa posibilidad, Maduro no hace nada. Anuncia medidas y no las toma, sale de los ministros pero no sale. Su popularidad baja, el gobierno es una comiquita, ni sus más incondicionales enemigos saben cómo defenderlo. Pero nadie se mueve, solo se anuncia un nuevo negocio a lo Smartmatic, alguien se va a ganar un realero con las captahuellas.

Se ha dicho mucho y bien sobre esta nueva tropelía, que en esta democracia protagónica se decidió sin consultar a nadie, se impone desde las vísceras como casi todo, contando con el supuesto apoyo de quienes no tienen nada que perder o lo que tienen es prestado por Chávez y se lo quitan ante el más mínimo pestañeo.

Es la misma presunta clientela que se creería que toda esta penuria se debe a una guerra económica dirigida por Mickey Mouse y que ya fue debidamente adoctrinada sobre que la Suprema Felicidad Social es un pollo de Mercal.

Listas, censos…

En realidad, esa clientela se formó sobre el miedo a la represalia, a las listas y censos, a las captahuellas de Tibisay Lucena que ahora amenazarán desde abastos y bodegas. Y a un carisma bien respaldado por un millón de millones de dólares, alcahuetas de la ineptitud galáctica y del saqueo a los fondos públicos.

Con ese realero hasta los ridículos eran simpáticos, todos los chistes daban risa y hasta cantaba bien joropo. Pues ahora no hay dólares, los chistes son malísimos y solo cantan los pajaritos. Ahora hay que gobernar, ya no hay chequera para taparear sinvergüenzuras y negligencias, ni para suplir estudio y experiencia a realazos.

Pues esta crisis, este momento que debería ser de cambios, tampoco llega para el gobierno. El insólito caso de un gabinete que renuncia pero se queda es la peor señal imaginable: o Maduro no quería cambios y se los impusieron y ahora logra aferrarse a los suyos; o al revés y los cambios que quería no se los dejaron aplicar.

Entonces el tercer jefe de la Sundde, en seis meses, sigue hilvanando tesis económicas que más bien son tesis cómicas más propias de un gobierno que tiene semanas en el poder y no décadas.

El Banco Central no publica cifras desde mayo, lo que produce que industriales y comerciantes tengan que adivinar imaginando lo peor, 80 o 100 % de inflación, escasez de 90 % en productos esenciales.

Control

La respuesta es la que media humanidad daba hasta 1989, control férreo y centralizado de una economía en transición al socialismo, toda iniciativa privada es torva y perversa.

Ahora esa respuesta no la da nadie, hasta la potencia comunista emergente aplica el mercado como sistema de distribución de recursos y ya nos hizo su colonia. Resultado, que ya sufrió media humanidad hasta 1989, muchedumbres apáticas o parásitas del Estado, incapaces de emprender proyectos de cualquier especie, retrasadas con respecto a sus pares de países vecinos y no tan vecinos.

Las captahuellas son malas aunque sirvieran para regalar carros: hacen del ser humano un esclavo del poder.

Nadie crea que de lo que se trata es de un debate nacional sobre el modelo económico. Es superar una verbena de incompetencia que además cree que los demás le creemos, que miente pero sin el glamour del Gigante Eterno y sin las migajas que repartía de lo que hubiera sido una bonanza en manos de cualquier otro gobierno.

Nos prometieron el Mar de la Felicidad y llegaron unas captahuellas. Regresó el país palúdico, que ahora es azotado por el dengue y la chinchuya o como se llame, sencillamente porque el Gigante Eterno y su mentor galáctico convencieron a buena parte de la población de que unas inyecciones de Diclofenaco y un par de Atamel eran las nuevas fronteras de la medicina; se dejó de vacunar, de fumigar y de operar, mientras estas boticas de ladrillito servían para financiar la satrapía caribeña.

Frente a la carestía, biometría. El hambre se quita con miedo. El contrabando no requiere de complicidad pública, es algo privado, que ocurre frente a los ojos inocentes de los paladines de la seguridad nacional. Después de quince años de gobierno, los males todavía se deben al pasado cada vez más remoto. O a un enemigo externo o interno, o al clima o al Niño o la Niña.

Los ministros renunciaron. Es el momento de la crisis, de una solución, buena o mala. Como dijo Jorge Roig, que el gobierno decida, al menos para atenernos a algo.

Pero el rumbo de mantenernos a la deriva no es bueno, aunque se llegue a las elecciones parlamentarias con algo de popularidad, o con suficiente miedo en la población para que confundan las captahuellas de la harina con las del voto.

Las justificaciones del gobierno a la escasez durante los últimos cinco años

Suhelis Tejero Puntes, Contrapunto

En los últimos cinco años los gobiernos de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro se han excusado por el desabastecimiento de productos básicos de diferentes formas.

Desde el acaparamiento inducido por los medios de comunicación hasta el contrabando, pasando por el llamado “sobrecalentamiento del consumo”, los mandatarios y sus funcionarios han acusado las diversas causas de un problema que no es nuevo y que se ha profundizado en los últimos meses.

La última vez que el Banco Central de Venezuela (BCV) reportó la escasez, en enero de este año, ascendía a 28%, el registro más elevado de los últimos años.

Esto quiere decir que casi 3 de cada 10 productos no aparecían por los anaqueles para ese mes.

La falta de productos comenzó a agravarse a mediados de 2007, pero se profundizó desde 2013, cuando no logró bajar de 19,3% en todo el año.

A continuación las justificaciones a la escasez durante los últimos cinco años:

“Los medios provocan el acaparamiento doméstico”

Ministro de Alimentación, Félix Osorio.

El 16 de abril de 2009 el entonces ministro de Alimentación, Félix Osorio, acusó a los medios de comunicación de generar desabastecimiento de alimentos con sus reportes sobre la falta de productos en los anaqueles.

Dijo que la publicación de esas informaciones crean un fenómeno que provoca que “algunos venezolanos se conviertan en acaparadores domésticos”.

Este es el video: https://www.youtube.com/watch?v=r6N2VKiMQYo

“Los burgueses esconden los alimentos”

El 22 de noviembre de 2011 el fallecido presidente Hugo Chávez acusó a los empresarios de acaparar alimentos como la leche, el aceite y otros con el objetivo de generar problemas de abastecimiento.

También les amenazó con ocupar sus fábricas:

“Lo mejor es que cooperen (…) porque si no, les vamos a aplicar la ley”, dijo.

Este es el video: https://www.youtube.com/watch?v=ZH5XzDxZvi4

“Ellos anuncian sus golpes y luego culpan al Gobierno”

El 11 de mayo de 2013 el presidente Nicolás Maduro dijo que el desbastecimiento es generado por los empresarios burgueses para luego responsabilizar a su Gobierno por el problema, y que ello forma parte de la “guerra económica” que llevan adelante para desestabilizar.

Este es el video: https://www.youtube.com/watch?v=yCD8XH_NU7s

“La solución no es un chip de consumo. Eso es una locura”

El 8 de junio de 2013, luego de que la gobernación de Zulia intentara la aplicación de un chip de consumo para controlar las compras en los supermercados en esa entidad y reducir el desabastecimiento, el presidente Nicolás Maduro dijo que ese plan era una locura y que la solución a la escasez era producir.

Este es el video: https://www.youtube.com/watch?v=8CCyQffCFX4

“Hay un sobrecalentamiento del consumo”

El presidente Nicolás Maduro dijo el 10 de junio de 2013 que un “sobrecalentamiento del consumo” había provocado el desabastecimiento. Explicó que las familias venezolanas compran más porque tienen más recursos.

Este es el video: https://www.youtube.com/watch?v=64TEqO-pK9s

“Buhoneros y acaparamiento doméstico provocan el desabastecimiento”

Presidente del Instituto Nacional de Estadística (INE), Elías Eljuri.

El 20 de enero de este año el presidente del Instituto Nacional de Estadística (INE), Elías Eljuri, dijo que los buhoneros que compran alimentos para luego revenderlos generan que los productos básicos no aparezcan por los supermercados y mercados, pero también repartió las culpas entre algunos venezolanos que compran en exceso.

Este es el video: https://www.youtube.com/watch?v=SWBSoyBVJMc

“Hay que dejar la importadera y producir más”

El 15 de mayo de 2014 el mandatario Nicolás Maduro dijo que la escasez se resuelve con producción y no con importaciones.

Este es el video: https://www.youtube.com/watch?v=t-XwHynlnlI

“Las captahuellas solucionarán el contrabando de extracción”

La orden presidencial para instalar el polémico captahuellas para comprar llegó el pasado 20 de agosto. Maduro dijo que ese era el mecanismo para erradicar el contrabando de extracción.

Este es el video: https://www.youtube.com/watch?v=UvB0mtWoTtc

“El captahuellas es un sistema liberador y será opcional”

Seis días después de ordenar la instalación de las captahuellas, el presidente Nicolás Maduro dijo que su instalación en los supermercados será opcional. Este martes 26 de agosto dijo que con el sistema las familias quedarán liberadas de los efectos del contrabando.

Este es el video: https://www.youtube.com/watch?v=iSF8kKcOIao

El naufragio

Alberto Barrera Tyszka, El Nacional

Me desperté pensando que necesitamos digerir mejor el descaro. No es fácil.

Si hubiera una pastilla en contra de la desfachatez, además, de seguro ya tampoco la conseguiríamos en las farmacias.

Pero sería ideal que alguien, al menos, tuviera un remedio casero.

Por ejemplo: poner a hervir una rama de romero, un gajo de mandarina y una hoja de un libro de Krishnamurti. Colar con cuidado y agregar una ralladura de concha de ñame. Tomar siempre en ayunas. Necesitamos algo así.

La mezcla de hiper inflación con hiper indignación es insostenible. Lidiar con la ineptitud, la corrupción y el autoritarismo es una cosa; lidiar con el descaro es mucho más difícil.

Gabriela Ramírez, quien cobra cada mes un sueldo por ejercer la “defensoría del pueblo”, dijo que la petición de declarar el sector salud en “emergencia humanitaria” le parece “absolutamente desproporcionada”. Reconoce que hay “algunas fallas” pero denuncia la “politización” del caso.

Gabriela Ramírez, Defensora del Pueblo.

Si Gabriela Ramírez tuviera una emergencia clínica en este instante de seguro no acudiría a ninguno de los hospitales públicos. Probablemente, además, tendría un trato privilegiado en cualquier institución privada.

La noción de emergencia y de humanidad, para ella, es diferente. No necesita incluir al pueblo.

Delcy Rodríguez , ministra de Comunicación e Información.

Delcy Rodríguez dedicó unos mensajes al tema de la moralidad y periodismo, refiriéndose al uso de bombas lacrimógenas en Missouri.

Se trata de la misma Ministra que, aprovechando la existencia de algunas imágenes falsas, descalificó en general las denuncias sobre represión y uso y abuso de fuerza en contra de las manifestaciones recientes en el país.

Para ella, lo que ocurrió en Ferguson es represión siniestra. Lo que ocurrió en Caracas fue solo una conspiración mediática.

Vicepresidente Jorge Arreaza.

El vicepresidente Arreaza declaró que aquel que haga críticas sobre las medidas que ha tomado el Presidente Maduro con respecto al contrabando es, por definición, o mafioso o desestabilizador.

“De ellos hay que sospechar –afirmó–. Esos son los enemigos de la patria”.

Es el mismo vicepresidente que cada vez que puede cita, invoca o habla de la democracia participativa y protagónica.

Para él, la pluralidad solo es posible si no hay críticas. La diversidad le parece sospechosa.

Maduro tiene un país en crisis, sus 107 ministros y viceministros le han puesto el cargo a la orden y él anda de paseo, quién sabe dónde, y termina después en una tenida personal, tan divertida y cordial, con el compañerito Castro. Como si en el país no pasara un carajo.

Para él, la realidad no es un derrumbe. No hay alarma. No hay urgencias. No se preocupen. Por ahí, muy pero muy pronto, viene un sacudón.

El descaro es muy difícil de combatir. Siembra impotencia. Contagia una avasallante sensación de locura. Distribuye la idea de que cualquier debate es imposible, de que no hay manera de manejarse contra tanta hipocresía.

Un tuit de Luis Carlos Díaz, esta semana, recordaba que la ayuda humanitaria a Palestina es menor que el gasto en compra de armas que el gobierno le ha hecho a Israel.

Mienten con naturalidad, con desparpajo.

Ahora TVES es un canal revolucionario, alternativo que, por cierto, cada vez, se parece más a Venevisión.

Don Francisco.

Muy pronto nos dirán que un show como el Don Francisco y una televisión se servicio público son la misma cosa.

Mienten sin pudor, como si las mentiras no tuvieran consecuencias.

Cuando comiencen a aparecer los renta huellas, los compatriotas que alquilen sus dedos en cualquier cola, Maduro entonces nos dirá que es culpa del imperialismo, de la burguesía, de las telenovelas o de Álvaro Uribe. Nos explicará seriamente que estamos enfrentado una nueva guerra dactilar.

En Días Malditos, su diario en Moscú y Odesa en 1918 y 1919, Ivan Bunin escribió: “Hay tanta mentira que uno podría ahogarse en ella”. Así estamos también ahora. Naufragando entre de palabras.

Diez razones por las que el sistema biométrico no puede tapar las colas con un dedo

Random Piece / @randompiece / Runrunes

Racionamiento es racionamiento, con huella o con libreta. En Cuba, la libretica funciona porque la movilidad de la población es más limitada y los registros están respaldados en el documento que el comprador lleva consigo. Pero la implementación tecnológica del mismo proceso no es sencilla.

Aquí 10 razones por las cuales el sistema biométrico para comprar en supermercados es inviable:

1) Se necesitará crear una nueva base de datos con la información biométrica de los compradores. Las huellas recolectadas por el SAIME no están digitalizadas y el CNE solo tiene cuatro huellas captadas (ambos dedos índices y ambos pulgares).

Las huellas dactilares de cada dedo son diferentes, razón por la cual se tendrá que levantar una nueva base de datos que correlacione las 10 huellas dactilares al número de cédula del comprador.

2) Para su correcto funcionamiento, las bases de datos de todos los supermercados deben estar interconectadas en tiempo real. Para ello se requiere una conexión a internet en cada punto de venta y cajas registradoras con capacidad de hacer las peticiones a la base de datos centralizada. Podrá implementarse en grandes ciudades, pero difícilmente en el interior del país.

Habrá que sistematizar a pequeños abastos y quincallas que carecen de infraestructura técnica.

3) Se tendrá que crear un registro especial para empresas, hoteles y restaurantes, para permitir compras en bulto de alimentos, bebidas y utensilios de limpieza.

4) ¿Qué pasa si se cae el sistema o la conexión del local a internet, tal como sucede en los bancos? ¿No se le venderá un producto regulado a un cliente incluso si no lo ha comprado por falta de sistema o conexión?

Se tendrá que educar a cajeros y gerentes sobre el uso del captahuellas y qué hacer en caso de presentar fallas de sistema.

5) Deberá crearse un acceso al sistema biométrico de manera inalámbrica para poder controlar las ventas en mercados públicos y de calle.

¿Quién corre con el alto costo del acceso a internet móvil o satelital?

6) Será necesario definir el tiempo estimado para que un comprador pueda volver a acceder al mismo bien o producto. Este plazo ni siquiera garantiza que verdaderamente que la mercancía haya sido 100% utilizada.

Por ejemplo, una familia de tres miembros consume un litro de leche mucho más rápido que una sola persona.

7) La gran mayoría de las cajas registradoras no tienen capacidad de procesamiento de bases de datos externas y complejas.  Aún menos tienen la capacidad de manejar dispositivos externos como un captahuellas.

¿Tendrán los dueños de supermercados y abastos que comprar nuevas máquinas o recibirán registradoras nuevas controladas por el Estado?

8) Las únicas cadenas de distribución de alimentos o productos con la capacidad de implementar un sistema biométrico como el propuesto por el gobierno pueden contarse –literalmente- con los “dedos de una mano”.

Son cadenas que han modernizado sus sistemas de inventario y que han hecho inversiones millonaria$ para automatizar inventarios. Procesos que han requerido años de desarrollo (de 3 a 4 en promedio) para su implementación.

9) Como toda la tecnología, los captahuellas y sistemas biométricos tienen un margen de error que va reduciéndose mientras avanzan los componentes internos de estos dispositivos. Un captahuellas tiene la posibilidad de generar falsos positivos y falsos negativos.

¿Qué pasa si se produce una falla técnica de esta naturaleza? ¿No se le venderá un producto regulado a un cliente incluso si no lo ha comprado? ¿A quién se dirige un consumidor que necesita acceder a un producto de manera inmediata?

10) Todo atenta contra la misión del gobierno de reducir las colas. Recolectar la base de datos requerida para implementar  las captahuellas y el tiempo necesario para hacer “queries” o consultas a la/las bases de datos tomará un tiempo adicional al de una compra “no regulada”, obligando al cliente a esperar mientras se consulta las adquisiciones anteriores de cada uno de los productos regulados.

Las razones del desabastecimiento van más allá del contrabando del 30% del que habla Nicolás Maduro. Debemos entender fenómenos sociales como el del acaparamiento,  tal y como lo explica Roberto León Parilli, presidente de la Asociación Nacional de Usuarios y Consumidores, Anauco:

“Cuando un padre de familia tiene que llevar leche a la casa y no la encuentra por varios días, al momento de verla pretende tratar de llevar un poco más para tener un resguardo para la familia”, una práctica completamente comprensible y que no podrá taparse con un dedo.

Tú, César Miguel

Crónica de un día detrás de los micrófonos con César Miguel Rondón, contado por una de las productoras de su programa, cuando se cumplen 25 años de su programa de radio

María Alesia Sosa Calcaño @MariaAlesiaSosa / Runrunes

4:30 AM

Suena el despertador. Marca las cinco, pero son la cuatro y media de la madrugada. Está adelantado media hora. No lo piensas, te levantas. Antes, todos los desconocidos que te veían en la calle te preguntaban a qué hora te despertabas.

Todos tenían la misma curiosidad. “Cuatro y media”, respondías. Hace un par de años la pregunta cambió: ¿Cómo tienes estómago para leer tantas y malas noticias todos los días? Esa, no sabes cómo contestarla, porque no sabes si es el estómago, la cabeza o el corazón lo que aguanta. Te bañas y para no despertar a Floralicia, te vistes a tientas con un blue jean, una camisa de botones que puede variar entre azul, verde, o de rayitas.

Lo que no varía es el chaleco tipo pullover azul marino, que te pones encima, porque el estudio es helado.

Bajas las escaleras. Vives en una casa con demasiada esencia a hogar, con fotos por todas partes de tus cinco hijos, y varias cosas que te han regalado para reconocer tu labor. Todavía es de noche, el día aún no despunta, pero te fijas cómo amanece para contárselo a los oyentes. En la cocina, espera tu segunda hija María Bárbara y el desayuno que te preparó la Señora Yomaira. Una arepa con queso y pavo. O cualquier otra cosa normal. María Bárbara está aquí en Caracas por temporadas largas, ella vive en New Jersey con su mamá, donde estudia Artes Liberales en la Universidad de Brookdale.

Revisas los periódicos por encima, y te da tiempo de leer algo que te llama la atención. Desde que tuviste una crisis de salud en 2011, te recomendaron dejar el café y otras cosas.

El café de la mañana lo dejaste, las otras cosas, no todas. Miras el reloj, son las 5:55, es hora de irse. Se montan en el asiento de atrás de una camioneta que maneja el Señor José. El copiloto es Ugueto, que te dobla la estatura, la contextura y el color.

En los dos kilómetros que separan tu casa de la radio, alcanzas a escuchar una parte de las historias que cuenta Rafael Silva en Nuestro Insólito Universo. Y casi siempre te sorprenden, pero no por insólitas. Llegas a la sede del Circuito Éxitos, en La Castellana, y Sánchez, el portero, está esperando para abrirte la puerta.

El tiempo está medido. No hay segundos que perder. Subes los tres pisos poco a poco. Ya tienes 60 años y una rodilla que te molesta desde hace algunos meses.

6:00 AM

Primero entra Barbarita, asistente de producción del programa y la debilidad de todos. Atrás de ella vienes tú. Abres las dos puertas del estudio. Ahí ya está Franklin, el operador. No, tu operador. Cuando tu operador no viene, te resignas a que las cosas pueden no salir bien. Franklin conoce los tiempos a la perfección, y maneja la consola de mil botones con una naturalidad que no pasa desapercibida.

Él sabe cuándo vas a estornudar antes de que estornudes, y a toser antes de que tosas, para cerrarte el micrófono.

En el estudio suena el himno nacional. El espacio es justo. No es grande ni pequeño, pero helado. Es cuadrado con una ventana muy grande, hasta donde llegan las ramas del árbol de la entrada: un apamate que en mayo llena el ventanal de flores rosadas.

Hay una mesa grande en el centro, de un lado se sienta Franklin y su consola. Y frente a él, vas tú.

¡Buenos días! Dices mientras caminas hacia donde estoy sentada. Más temprano, puse los periódicos a tu lado derecho sobre la mesa. En el medio, la carpeta con las cuñas de los clientes de ese día. Encima tiene que ir el calendario astrológico. Debajo de la carpeta sobresale la hoja con la pauta del día. Allí están los invitados y los temas a tratar que pautaron las productoras. Y a tu mano izquierda, la hoja de créditos.

Ahí están nuestros nombres, los que la gente conoce de memoria y puede decir como un rezo matutino. Pero a los que no le ponen cara. Aunque te los sabes de memoria, prefieres leerlos. El reloj Casio del estudio va debajo del micrófono, donde estás acostumbrado a verlo. El vaso de agua, va a cinco centímetros de ese reloj. No en otro lado.

Aquí, la ubicación de las cosas y lo que parece que no importa, sí importa.

“Muy buenos días, amanece ya este miércoles 20 de agosto del año 2014…” Cuando empiezas a hablar el reloj Casio debe marcar las 6:05, si no, el programa puede empezar muy mal.

Entra al estudio Lila, otra productora, con el pelo mojado y alborotado, subió las escaleras corriendo. Es la más cariñosa, saluda repartiendo abrazos apretados a una hora a la que a nadie le provoca ni dar la mano. Abre la puerta con la cadera, viene cargada con los paquetes y correspondencia que te han dejado en las últimas 24 horas.

La recibes con un “¡Qué sexy!” Ella no da crédito al cumplido, porque al igual que las otras productoras creemos que a esas alturas del día, y en un ambiente laboral, nadie es sexy.

Tú reclamas: “Si supieran lo mal que me tomo que no me crean mi piropo ¡Hijas, yo vivo de mi credibilidad!” Te indignas. Y el estudio frío se llena de risas cálidas. Se está acabando la canción. Franklin te dice: ¡Vamos señor! Te pones los audífonos y sigues leyendo los titulares de cada periódico.

Mientras lo haces, señalas algunas noticias con actitud de regaño. Pero no estás regañando. Los golpes en el papel periódico una y otra vez sobre una noticia, son para decirnos que quieres un telefónico sobre ese tema. Entonces nos ocupamos de mover cielo y tierra para que un experto en ese tema atienda el teléfono y esté dispuesto a hablarle al país a las 6:30 de la mañana.

6:56 AM ¡Capicúa!

Llega la hora sagrada: el editorial. Es el momento más importante del programa. Nadie lo sabe pero nunca son leídos, en cambio son absolutamente improvisados. Casi siempre el tema lo decides dos minutos antes. “Voy a hacer el editorial por lo de Mercal”, “Al editorial le voy a dar con lo de El Pollo Carvajal”, “El editorial será de las declaraciones de Maduro”. Sólo cuando te acuestas tarde o estás muy cansado para pensar, nos pides ayuda.

Cuando empieza el editorial, tenemos que verte y escucharte atentamente. Por eso, es el momento sagrado. Puedes ponerte muy bravo si hablamos mientras tu estás hablando, y a menudo nos llamas la atención, porque no podemos contenernos. Entendemos tu estrés. En el editorial no puede haber una palabra menos, ni una de más. Son momentos muy delicados, y la libertad de prensa no nos abruma precisamente.

A veces sientes que esta labor pende de un hilo y que cada programa terminado es una batalla ganada. “Por lo menos hoy pudimos hacer programa”, sueltas a veces al terminar, con un dejo de incertidumbre sobre el día después.

El día que te vi más bravo fue por un editorial en noviembre de 2013. Eran momentos arduos para el país (¿cuándo no?), y comenzaste a hacerlo. De repente, veo que Lila y Maria Gabriela  hacen una mímica desconocida. Siempre hablamos en mímica y ya nos entendemos perfectamente, pero esta no estaba planificada. Se paran de sus sillas, y tú no puedes disimular tu molestia. Yo salto casi encima de ti cuando entendí lo que pasaba.

-Así no puedo jovencitas… Disculpen estimados oyentes, pero así no puedo seguir el programa.

Franklin y su experticia pusieron rápidamente una canción.

OFF AIR

– ¡Perdón! ¡Pero es que es una cucaracha!- te dije.

Estabas furioso. Habíamos interrumpido el momento sagrado del programa por una cucaracha. Y lo peor es que ahora se había perdido. Si volvía a aparecer, estas tres niñas seguro iban a gritar.

Afortunadamente salió antes de que la canción se acabara y caminó directo hacia ti. Te quitaste el zapato, y con la rabia que tenías la mataste.

Dices que siempre has preferido trabajar con mujeres, pero creo que ese día extrañaste un hombre en el equipo de producción que no interrumpiera tu editorial por una cucaracha.

Recibimos mensajes y llamadas del mundo entero. Los asiduos oyentes confabularon historias sobre lo que habría podido pasar. Que llegó el Sebin, que lo censuraron, que entraron hombres con pistolas, que había un asalto, que Conatel tumbó la señal. Especularon sobre cientos de posibilidades, pero a nadie se le ocurrió pensar que todo pasó por una cucaracha que entró al lugar equivocado en el momento equivocado.

7:00 AM

La otra productora, María Gabriela, es actriz y es la más seca. Es la que lleva más tiempo y tiene una maestría en “resolver”. Es experta en solucionar las crisis. Para trabajar contigo, hay que tener eso. Además es la que nos entrenó a Lila y a mi. Este es el único programa que tiene tres productoras, una asistente de producción, y ni siquiera nos damos abasto.

Una invitada una vez nos llamó las brujas de Salem, porque decía que éramos como tres brujas encima de ti, con el poder de decidir quién iba o no al programa. Nos gustó más la comparación que hizo nuestro fiel oyente Rafael Díaz Casanova, dijo que éramos tus Ángeles de Charlie.

Tenemos una relación extraordinaria entre las tres, y ese ha sido parte del éxito de este equipo. Nos reímos horrores durante el programa. Hablamos sin parar de nuestra vida personal, en los raticos fuera del aire que tenemos. Tú siempre intervienes, y nos aconsejas.

Creo que por dentro te ríes de las cosas que decimos. Pero te gusta oírnos con atención para estar al día con las nuevas generaciones.

Crees firmemente en que todos los hombres que nos gustan son unos “pendejos”. No es por celos, ni por cariño paternal, lo dices con convicción: es lo que piensas. Cuando dices esas cosas, explota una risa inconfundible y algún comentario en spanglish.

Barbarita es la favorita de todos por su espontaneidad, sentido del humor y su capacidad de sentirse la máxima aliada de cada uno.

Dices que si todos en el mundo tuviéramos la mitad del autoestima de Bárbara, el planeta sería otro. Y así es, ella es Down o especial, y ha logrado todo lo que se ha propuesto. Lo último es que firmó un contrato con Editorial Planeta para publicar su primer libro, que ya escribió, por cierto. Sin mencionar cómo, sin proponérselo,  ha cambiado las vidas de quienes nos hemos encontrado con ella.

Van llegando nuestros invitados. El señor de la recepción los anuncia, llama por teléfono y dice el nombre del que va subiendo. Pero nunca dice su nombre, es una versión de lo que su oído rescata. Por ejemplo, si viene Asdrúbal Aguiar, dice Cristóbal Aguilar; Ramón Guillermo Aveledo, Guillermo Quevedo, y así.

Pero las tres nos hemos convertido en traductoras simultáneas del señor de la recepción.

Todavía nos reímos en alto acordándonos del día en que, no hace mucho, nos dijo con seguridad: “Va subiendo Rafael Caldera”.

8:00 AM

Es la última hora del programa, y la más relajada en contenido. La corredera sigue. María Gabriela te saca las noticias internacionales, y mientras suenan las cuñas del corte de las 8:00, te cuenta qué está pasando en el mundo. Lees por encima periódicos en todos los idiomas, y cuando estás al aire los comentas como si te hubieras leído un libro de cada tema la noche anterior.

Tienes eso de que sabes guapear muy bien. Aunque nos hemos dado cuenta de que no se trata de guapear, sino de haber leído mucho en la vida, y de tener una memoria que te permite saber con precisión nombres, fechas y detalles de cualquier cosa.

Te fascinan los libros de espías. Ahorita estás leyendo uno de los tantos que nos cuentas, pero yo no tengo tu memoria, y no me acuerdo el nombre.

A la hora de deportes te acomodamos los periódicos. Ya no disimulamos, y te obligamos a resaltar las noticias del Real Madrid cuando son buenas. Tú dices que eres del Barça  pero la verdad es que nos has confesado que no sabes nada de fútbol. Sólo que siempre vas a ir en contra de Brasil, el Real Madrid y Cristiano Ronaldo. Disfrutas mucho hablar de béisbol. Repites una y otra vez que es tu deporte preferido porque da tiempo para todo: comer lo que quieras comer, fumar lo que quieras, tomar lo que quieras y hablar lo que quieras, mientras sigue el juego. Caraquista y de los Yankees hasta la muerte.

Ofrecemos café a los invitados. Les advertimos que es malo. Es de cafetera americana y muy malo.

Una vez, Leonardo Padrón, dijo que nuestro café era “una cachetada al paladar”. Nos morimos de risa y pena, y le dijimos que era a propósito para despertar a la gente. Desde entonces se lo contamos a todos nuestros invitados para salirnos de la vergüenza con un poco de gracia.

Pero Leonardo es de confianza. Es uno de tus mejores amigos y tu compadre. No es que seas amiguero, eres muy de tus amigos. Tienes amigos íntimos y disfrutas con ellos tus cosas preferidas de la vida: la música, los libros, un whisky y un buen tabaco.

Cuando se reúne la Brigada Vallejo, llegas al programa con cara de cansancio y nos adviertes: “Jovencitas, hoy necesito que me tengan paciencia, estoy trasnochado”.

La Brigada Vallejo es un grupo de amigos en el que están Leonardo Padrón, Alberto Barrera Tyszka, Héctor Manrique y, cuando está en Caracas, como miembro honorario Jean Maninat. Se reúnen cada vez que pueden para conversar de esas cosas de la vida que cada uno ama y comparten. Y por supuesto del país.

Siempre has sido una persona optimista. A menudo nos recuerdas que has vivido y visto demasiado, y que este no es el fin. Naciste en Ciudad de México, cuando tus padres estaban en el exilio a mediados de los cincuenta. Por eso te llamas César Miguel del Tepeyac.

Te parece que exageramos cuando lo vemos todo negro y no percibimos oportunidades en ningún lado. No se te pasa por la cabeza irte del país, o mejor dicho, de Caracas. Te sientes más caraqueño que venezolano. Y eso, no eres capaz de perderlo.

Aunque desde enero de este año, nos acompañas cada vez más en la desesperanza.

En esta hora del programa, hay teatro, películas, y proyectos que te ayudan a animarte y ver que todavía hay gente con ganas de echarle pichón al país. Mientras tanto, tu batalla diaria es terminar un programa más.

Se acerca el final y te acerco el cable para que pongas al azar “La sorpresa del ipod”. Lo nuestro duró, lo que duran dos peces de hielo en un whisky on the rocks… Y sigue Joaquín Sabina con su “19 días y 500 noches”, mientras lees otra vez los créditos del equipo sin cara que arma este programa todos los días. María Bárbara se pone frente a uno de lo micrófonos para pronunciar la última palabra del programa.

-Y cuando son las 9:00 en punto, para variar…

-¡Beatles!

La canción que suena cada día de los Beatles está meticulosamente escogida desde que empezó el programa hace 25 años. Es una cuestión cabalística. El segundo día que te he visto más bravo, fue cuando sonó la canción que no tocaba. No es al azar.

Esa secuencia sólo se rompe una vez al año: el 11 de junio que siempre debe sonar “Birthday”, porque es el cumpleaños de Barbarita.

Entran Iván Loscher y Polo Troconis para el programa que viene después. Recogemos mientras hablamos y todos los días nos reímos de algo que pasó. Afuera hay dos o cuatro invitados que quieren tomarse fotos contigo.

-Yo creo que hicimos un buen programa. Nos comentas. Esto no pasa siempre.

Mientras caminamos a la oficina de producción, discutimos temas para el día siguiente. Te hacemos un briefing de llamadas, solicitudes, invitaciones y propuestas. Estás apurado porque tienes que ir a la otra oficina a grabar, o tienes un compromiso, y si es martes o jueves, vas a jugar tenis.

-¿Me puedo ir, jovencitas?

-Sí, listo.

Y te vas con tu pauta en el bolsillo, tu ipod y tu celular, a seguir con tu día. La primera batalla ya la ganaste: un programa más. Han sido miles. Aunque hay días que se asoma el cansancio, todavía tienes ganas de seguir con esta rutina. Después de todo, desde que esta rutina empezó, ya han pasado 25 años.

Fotos

Entrevista a Henrique Capriles.

El equipo de producción (De izquierda a derecha: Maria Gabriela Díaz, Lila Vanorio y María Alesia Sosa).

Entrevista a Luis Chataing tras su salida de Televen.

Franklin Maldonado en los controles.

Escogiendo la sorpresa del ipod.

Todo el equipo (Foto: Omar Véliz).

César Miguel Rondón y su equipo de producción: María Bárbara Rondón, María Alesia Sosa, Lila Vanorio y María Gabriela Díaz. El operador Franklin Maldonado completa el grupo | Foto Omar Véliz.

Lila y María Bárbara.

Grabando el Soundtrack de Ismael Cala.

Entrevista a Bony Simonovis, Henrique Capriles y Julio Borges tras haber sido recibidos por el Papa Francisco.

Lila, María Gabriela y María Alesia.

“Venezuela es un narcorégimen”

Camero se niega a calificar a Venezuela de narcoestado. Asegura que en el país “hay funcionarios públicos que utilizan las instituciones del Estado para hacer negocios en materia de drogas” y denuncia que el desplazamiento de los traficantes por el plan Colombia, la incorporación de la FANB a las investigaciones de narcotráfico y la indiferencia en el abordaje del problema han convertido al gobierno en un narcorégimen. En el libro Chavismo, Narcotráfico y Militares, revela su propia lista de “capos” criollos.

Ronna Rísquez, Runrunes

Si alguien sabe cómo se mueve el negocio de la droga en Venezuela es Mildred Camero. La ex juez y ex presidenta de la Comisión Nacional Contra el Uso Ilícito de las Drogas (Conacuid, ahora ONA) ha transitado durante toda su carrera por el camino de la justicia y el combate al narcotráfico.

Dirigió allanamientos y lideró operaciones encubiertas que terminaron con la detención de importantes traficantes. Trabajó en programas de cooperación con la DEA y otras agencias internacionales que luchan contra este delito. Y conoce con detalles las andanzas y los presuntos nexos de importantes personeros de la revolución bolivariana con esta rama del crimen organizado.

Coincidencia o no, apenas una semana antes del escándalo por la captura del mayor general (EJ) y ex director de Contrainteligencia Militar, Hugo Carvajal Barrios en Aruba, fue publicado el libro Chavismo, Narcotráfico y Militares en el que Camero revela al periodista Héctor Landaeta una serie de infidencias que radiografían la participación de funcionarios del gobierno venezolano en el negocio del tráfico de drogas, venta de armas a las FARC, sicariato y protección a irregulares.

La ex juez elaboró su propia lista de “capos” criollos, integrada en su mayoría por militares, que incursionaron en el lucrativo e ilícito negocio aprovechando sus cargos en los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro.

El grupo, de 13 nombres, lo encabezan los tres oficiales incluidos en la lista Clinton desde el 2008: El capitán de navío Ramón Rodríguez Chacín, gobernador de Guárico; el mayor general (EJ), Hugo Carvajal; y el general (EJ) Henry Rangel Silva, gobernador de Trujillo.

“A diferencia de México, Colombia, Bolivia y Brasil, en Venezuela el negocio de la droga lo manejan miembros del estamento militar, funcionarios del alto gobierno y los cuerpos policiales”, afirma Camero.

Por su experiencia prefirió guardar silencio durante los días que siguieron a la detención de Hugo Carvajal.

“Las personas que hemos trabajado en drogas sabemos la gravedad de estos casos. La detención del “Pollo” no es fácil porque deja al descubierto a funcionarios que están siendo investigados por tráfico de droga y terrorismo. Por eso preferí esperar unos días para analizar bien el caso. La prudencia es muy importante en los temas de drogas porque el dinero lo puede todo, y allí hay mucho dinero de por medio”, afirmó Mildred Camero.

Mayor general Hugo Carvajal

-Al mayor general Hugo Carvajal lo buscaban desde el 2008 y había viajado a Aruba en varias ocasiones, ¿por qué es ahora cuando las autoridades intentan detenerlo?

-En el 2012 cae justamente en Aruba un miembro del cartel del Valle del Norte. Se trata de Javier Calle Serna, uno de los lugartenientes de Wilber Varela (alias Jabón), quien había quedado al frente de la operación después de que éste fue asesinado en Mérida en el 2008.

Calle Serna sí negoció con la DEA y fue extraditado a Estados Unidos. Se entregó porque estaba cansado de pagar protección a militares venezolanos.

Este hombre es uno de los testimonios más fuertes que tienen los americanos contra “El Pollo” Carvajal. Él maneja datos precisos de las operaciones de protección en Venezuela y cuánto pagaban. Es un testigo muy importante, porque ya no es simplemente una investigación, es un caso en el Gran Jurado en el estado de Florida contra Carvajal.

-¿Se conoce cómo operaba Carvajal y cómo llegó a tener tanto poder?

-Comenzó dando protección a algunos capos y fue tomando el control del negocio con el apoyo de importantes militares. Se valía de su posición como Director de Inteligencia Militar para grabarlos y presionarlos, así conseguía que lo ayudaran. La información es poder y el que maneja información tiene poder. “El Pollo” manejaba la inteligencia del país y conocía todas las actividades lícitas e ilícitas del gobierno.

Grababa a todo el mundo, tenía una infraestructura de espionaje. Así se ganó el respeto de sus compañeros de armas, mediante la intimidación. Adicionalmente tenía una red dentro del Tribunal Supremo de Justicia, según lo que han denunciado los ex magistrados Eladio Aponte Aponte y Luis Velásquez Alvaray.

-Usted dice que Wilber Varela -alías Jabón- pagaba 400.000 dólares mensuales por su protección a funcionarios de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) y que el dinero era para Carvajal.

-Es lo que dicen los informes de inteligencia extranjeros. Incluso aseguran que a “Jabón” lo mandan a matar sus protectores porque se negó a pagar más dinero. Al parecer el hombre estaba cansado porque pese a lo que pagaba, habitualmente le hacían tumbes, le quitaban droga o lo obligaban a cambiar sus rutas.

Él estaba seguro de que las mismas personas a quienes les paga le robaban su droga y se estaban apoderando de su negocio. A “Jabón” se le pierde una cantidad de droga y acusaba a Carvajal, por eso se pelean y por eso lo matan.

Este narcotraficante portaba credenciales del DIM que le había dado Carvajal.

-¿Con base a estos elementos se puede calificar al mayor Hugo Carvajal de narcotraficante o capo de la droga?

-Evidentemente no hay una sentencia en su contra que diga que lo es. Pero ya hay un caso en el Gran Jurado, hay una imputación, y esto solo ocurre cuando existen demasiados hechos y elemento para la detención de una persona y la realización de un juicio. No quiero decir con esto que de verdad “El Pollo” sea traficante de drogas.

Pero hay muchas investigaciones y documentos que señalan que está involucrado en este delito.

-Pero él lo niega, el presidente Nicolás Maduro lo defendió y las autoridades de Holanda lo dejaron en libertad en Aruba.

-Que esté libre no implica que sea inocente. Por eso considero que si de verdad él está siendo difamado debería recurrir a tribunales imparciales que certifiquen y prueben su inocencia. Creo que debería hacer lo imposible por demostrar que los delitos que se le imputan no son ciertos. De lo contrario va a persistir la duda siempre porque no ha habido forma de que él demuestre que es inocente. Además hay gente dispuesta a declarar contra él.

-¿Hay otros señalamientos contra Carvajal?

-Su nombre siempre aparecía en las investigaciones de droga. Estas informaciones sobre Carvajal cada vez fueron más profundas y abundantes. A él lo estaban investigando por su presunta vinculación con el tráfico de drogas desde que era teniente coronel.

En el 2004, con la llegada de Jabón y otros traficantes del cartel del Valle del Norte, se afianza esta relación del militar con el negocio de las drogas.

Se le señala de proteger a traficantes y guerrilleros, y de facilitarles documentos de identidad falsos y credenciales de cuerpos de inteligencia como el DIM y la Disip (ahora Sebin).

German Briceño Suárez, alías Grannobles.

En el libro “Chavismo, Narcotráfico y Militares”, Camero cuenta que alías Jabón; Hermágoras González Polanco, jefe del cartel de La Goajira, y German Briceño Suárez (alías Grannobles), son algunos de que recibieron carnet que los acreditaban como comisarios o agentes de organismos de inteligencia.

Hermágoras González Polanco, jefe del cartel de La Goajira.

Dice que la DEA, las autoridades Colombianas y otras agencias internacionales consideran que Carvajal es clave para los narcotraficantes y guerrilleros colombianos.

“Del ‘Pollo’ Carvajal existen grabaciones de varias agencias antidrogas extrajeras que en su momento pude escuchar, en donde aparece la voz del general alertando a traficantes de drogas para que evadieran un operativo antidrogas”.

En el 2007 se iba a realizar un operativo para incautar 2.900 kilos de cocaína que pertenecía a traficantes colombianos y al frente 10 de las FARC y estaba en Puerto la Cruz. “Se detectó una llamada de Carvajal a miembros de la Guardia Nacional y el DGIM que custodiaban la droga, alertando sobre el operativo y la droga fue cambiada de lugar y la operación se frustró”, reveló la ex presidenta de Conacuid en el libro escrito por el periodista Héctor Landaeta.

-Usted denuncia también la participación de Carvajal en casos de homicidios y torturas.

-En Estados Unidos debe haber también una averiguación por la muerte del agente de la DEA. Según informes, Carvajal habría ordenado asesinar a un agente encubierto de la DEA de apellido Rodríguez. También estaría detrás de la muerte de dos miembros del Ejército Colombiano que se infiltraron en territorio venezolano para buscar las conexiones de los capos y la guerrilla. Cuando los descubrieron los torturaron y asesinados. Hay varias investigaciones en su contra, que no se han ventilado ni se van a trabajar en Venezuela.

-¿Cuáles son esas investigaciones?

-En el caso del avión de Air France, Estados Unidos tiene la certeza de que Hugo Carvajal coordinó la operación. Hay una averiguación allá. El 25 de septiembre de 2013, luego del decomiso de 1,3 toneladas de cocaína en Paris, el avión del presidente Nicolás Maduro (procedente de China) aterriza en Vancouver para abastecer combustible y seguir a Nueva York donde se celebraría la reunión de la ONU. Allí lo esperaban funcionarios de drogas que le informan que necesitan hablar con él sobre un militar de su gobierno que era el jefe de la operación de Air France: “El Pollo” Carvajal.

Maduro había designado a Hugo Carvajal como Director General de Contrainteligencia Militar apenas 5 meses antes, el 25 de abril del 2013, 11 días después de haber sido electo presidente de la República. El mandatario nunca llegó a Nueva York. Dijo que desistió de la visita porque estando en Vancouver recibió informaciones sobre planes violentos contra él en EEUU, que ponían en riesgo su vida. Regresó a Venezuela de inmediato.

-¿Quiere decir que Carvajal era el dueño de la droga que salió en 31 maletas desde la rampa 4 de Maiquetía?

-Recuerda que esa fue una entrega controlada. Había agentes infiltrados de Italia, Francia e Inglaterra. Informes confidenciales de agencias de estos países indican que quien dio la cara en la negociación de la droga del caso Air France fue Walter Alexander del Nogal (Alex del Nogal). Según esas investigaciones, del Nogal es el rostro visible de Carvajal en ese y otros negocios.

Walter Alexander del Nogal (Alex del Nogal)

-¿Alex del Nogal, que estuvo preso por el terrorismo financiero en 1993 y por presunto tráfico de drogas en el 2007 en Italia, es “socio” de Hugo Carvajal?

-A Del Nogal lo sueltan con un beneficio que no le correspondía y comienza a trabajar con la Disip. A través de la Disip se vincula con Hugo Carvajal y desde ese momento trabaja con él.

-¿Cómo fue la operación que llevó a la detención de Carvajal en Aruba?

– La DEA venía haciéndole seguimiento desde hacía varios meses, sabían que visitaba la isla con frecuencia y sabían que viajaría ese día. Al parecer lo habían convencido de ahora sí sería aceptado como Cónsul. Un par de días antes de su detención una comisión de la DEA se había movilizado a Aruba.

-¿Qué pasó en Aruba? ¿Si había tantos elementos contra Carvajal por qué lo dejan en libertad?

-A mí me impactó ver como las autoridades de Aruba primero dijeron que no tenía inmunidad y luego de 24 horas dicen que sí la tiene. Creo que la decisión de Holanda definitivamente fue diplomática y no jurídica. Fue una decisión contradictoria: le dan el estatus de cónsul para luego declararlo persona no grata. Carvajal no tenía el exequátur (reconocimiento legal) como Cónsul. No se lo habían dado por los señalamientos que había en su contra sobre drogas. Es un delito grave que no tiene privilegios según la Convención de Viena.

-¿Por qué Holanda modifica la decisión inicial de la justicia de Aruba?

-Hubo presión del gobierno de Venezuela con la refinería de Curazao y además recientemente ambos gobiernos habían firmado algunas negociaciones para la construcción de unos barcos. Yo siempre tuve dudas sobre la extradición de Carvajal a Estados Unidos, principalmente porque tenía la experiencia de lo ocurrido con Walid Makled en Colombia, cuando se lo entregaron a Venezuela y no a los americanos.

-¿Fue un error o un mal manejo de la DEA?

-Más que la DEA pienso que la diplomacia de Estados Unidos se ha debilitado con el gobierno de Barak Obama y sus acciones no son tan contundentes hacia Latinoamérica. La DEA es un organismo policial y actúa en su ámbito y punto.

Queda mal parado el Poder Judicial de Estados Unidos, porque ya había un fiscal designado y había una causa. Luego como la detención es fuera del territorio entra el Departamento de Estado que no negoció con Holanda. El procedimiento administrativo era de Cancillería y creo que se confiaron por el Convenio de Cooperación de Detención y Extradición.

-¿Cuál es la situación de Hugo Carvajal con la justicia internacional en este momento?

-Enfrenta dos acusaciones en cortes de Estados Unidos. Una es ventilada ante el Gran Jurado del Distrito Sur de Miami por la protección a los traficantes del Cartel del Valle del Norte, en particular a alías “Jabón” y facilitar el envío de alijos a Estados Unidos.

El otro caso es en Nueva York, se le señala de haber coordinado la operación del avión que salió en el 2006 de la rampa 4 del aeropuerto de Maiquetía con 5,6 toneladas  de cocaína que fueron incautados en México y que supuestamente pertenecían a Walid Makled.

-¿Cuál es la situación de Hugo Carvajal con el gobierno de Nicolás Maduro?

-Al conocer lo de Air France, las cosas cambiaron con Maduro. “El Pollo” aspiraba que le crearan un ministerio de la inteligencia porque quería tener todo el poder. Pero él ya era un poco pesado e incómodo para el gobierno y para un ala militar que, siendo chavista, no apoya las actividades vinculadas al tráfico de drogas. Por eso le dan el consulado de Aruba como un paliativo.

Además él siempre ha tenido rivalidad con el ministro Miguel Rodríguez Torres. Se disputaban el control de los servicios de inteligencia del país y “El Pollo” tiene muchos aliados dentro del Sebin. Se dice que por orden de Carvajal dejaron escapar al “Boyaco” para perjudicar a Rodríguez Torres, que era el director de la Disip en ese momento.

DEL CARTEL DE LOS SOLES A LOS BOLIVARIANOS

-¿Cómo terminaron los militares vinculados al tráfico de drogas?

-Cuando se implementa el Plan Colombia, mis dudas eran sobre los funcionarios policiales. Me preocupaba que los policías se cuadrarán con los narcotraficantes. Lo que nunca imaginé es que fueran miembros del estamento militar los que se involucrarían en el negocio. Hay grupos identificados dentro de la Guardia Nacional Bolivariana y el Ejército que se han dedicado de manera vulgar al tráfico de drogas, y de una forma tímida en la Armada.

-¿Esos nexos entre narcotráfico y militares fueron solo por el efecto del Plan Colombia?

-También influyó la aprobación de La Ley Orgánica Contra el Tráfico Ilícito y el Consumo de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas en el 2005. Esta ley le dio competencia en materia de investigación penal de drogas a todos los componentes de la FANB: Ejército, Armada, Aviación. Hasta ese momento solo la Guardia Nacional y la PTJ (actual Cicpc) tenían esa función. Esto facilitó la vinculación de miembros de otras fuerzas con los narcotraficantes, con la excusa de la lucha antidroga.

-Usted mencionó que había grupos identificados dentro de la FANB, ¿cuáles son, cómo operan?

Daniel Barrera Barrera, alias “El loco barrera”

-Comienzan protegiendo a los traficantes como Daniel “El loco” Barrera y Wilber Varela (Jabón), los extorsionan y les sacan dinero a cambio de protección y de garantizarles las rutas para movilizar la droga en territorio venezolano y cuando les molestan los matan o los entregan a Colombia. Pero estos narcos negocian con la DEA y cuentan todo lo que saben para salvar su pellejo.

-¿Tiene tanto valor el testimonio de un delincuente?

-El problema es que los militares que se han involucrado en las drogas son unos improvisados en el negocio, no se manejan con la prudencia con la que lo hacen los capos en otros países y generalmente dejan evidencias de sus actividades. Además esas organizaciones tienen logística y códigos de “honor”. Al ser traicionados estos capos no se quedan tranquilos hasta cobrar venganza y dar su testimonio a las autoridades de EE UU es una forma de vengarse.

-¿Cuáles son los grupos dentro de la FANB dedicados al tráfico de drogas?

-Desde hace muchos años se habla del Cartel de los Soles, integrado por generales casi todos de la Guardia Nacional, por eso el nombre de los soles. Ex jefes del Comando Antidrogas de la GNB y de algunos CORE pertenecían a esta organización. Pero luego comenzó a crearse uno nuevo grupo conocido como Los Bolivarianos, porque está integrado por oficiales del Ejército que eran muy cercanos al presidente Hugo Chávez. Estos entraron en pugna por el control de las rutas de la droga y protagonizaron varios tumbes y disputas.

EL NARCORÉGIMEN

-En el libro Chavismo, Narcotráfico y Militares usted hace una lista con perfiles de los funcionarios del gobierno presuntamente vinculados con el narcotráfico y a las FARC, ¿en qué se basa para hacer estas afirmaciones?

-Primero como juez trabajé algunos casos de incautaciones y desaparición de droga, incluso en dependencias de la GNB, en los que estaban involucrados efectivos militares que llegaron a ostentar importantes cargos dentro del Gobierno y la FANB.

Luego como presidenta de Conacuid tuve acceso a informes de inteligencia en los que se hacía seguimiento a las actividades de estos oficiales y había elementos contundentes que los vinculaban al tráfico de drogas.

-¿Además de los que usted menciona, hay más funcionarios del gobierno investigados por otros delitos transnacionales?

-En Estados Unidos hay expedientes sellados, así que además de los que están en la lista Clinton hay otros funcionarios investigados que podrían tener orden de captura internacional por lavado de dinero, narcotráfico y terrorismo. Está el caso por las armas halladas en el campamento de Raúl Reyes, que habían sido compradas por Venezuela a Suecia y fueron vendidas por el Ejército a las FARC.

Por ejemplo, el fiscal de Nueva York solicitó la presencia del Gran Jurado y esto también puede activar otras investigaciones y órdenes de captura contra funcionarios públicos y jueces. Lo peligroso y grave es que en el país se está hablando de un narcoestado.

-Con lo que usted ha relatado ¿ahora sí podríamos afirmar que Venezuela es un narcoestado?

-Me niego a decir que Venezuela es un narcoestado. Estoy convencida de que son grupos que han utilizado su poder para involucrarse en el tema de las droga. Yo diría que en Venezuela lo que hay es un narcorégimen.

-¿Cuál es la diferencia entre narcoestado y narcorégimen?

-Que no es el Estado sino los funcionarios públicos los que utilizan las instituciones del Estado para hacer negocios en materia de drogas. Además sería muy grave en el ámbito internacional asumir que Venezuela es un narcoestado. Eso significaría el aislamiento jurídico y diplomático. Sería una cruz que no nos quitaríamos de encima jamás.

-¿Qué es un narcoestado?

-Es un Estado que vive para la droga y su vida política y social depende del tráfico de drogas. Si se llega a determinar que el gobierno venezolano ha pactado con las FARC para obtener ganancias del negocio de la droga sería lo más grave y bajo que ha pasado en el país. Habremos tocado fondo y ahí tenemos a Colombia, que no es un narcoestado, pero tiene más de 50 años en la lucha contra las drogas y la semana pasada el mismo presidente Santos reconoció que había fracasado.

-¿Cómo llega Venezuela a esta situación?

-Hemos sido indiferentes. Creímos que el problema no nos iba a tocar. Que era un problema de Colombia, Perú, Bolivia… Creímos que no nos competía a nosotros porque solo permitíamos que pasara la droga. Solo éramos un territorio de tránsito. No nos dimos cuenta de que el plan Colombia iba a producir un desplazamiento hacia Venezuela de los traficantes, y como aquí teníamos tantos problemas de corrupción en la Diex (hoy Saime) esto generó una situación gravísima con la “legalización” de la presencia de esos traficantes en territorio venezolano.

Ahora nos hemos convertido en un país productor, con sofisticados laboratorios donde se procesa y refina la droga.

La lista Camero. El Top 10 del “narcorégimen”

En el libro Chavismo, Narcotráfico y Militares, Mildred Camero elaboró los perfiles de 13 personas vinculadas a las revolución bolivariana que figuran en la lista Clinton o aparecen mencionadas en informes de inteligencia presuntamente por estar involucrados en tráfico de drogas, lavado de dinero y/o tráfico de armas.

Estos son los mencionados:

  1. Capitán de Navío Ramón Rodríguez Chacín, gobernador de Guárico y ex ministro de Relaciones Interiores y Justicia.
  2. Mayor general (Ej) Hugo Carvajal Barrios, ex director de Contrainteligencia militar.
  3. Mayor general (Ej) Henry Rangel Silva, gobernador de Trujillo y ex ministro de la Defensa.
  4. General (Ej) Cliver Alcalá Cordones, ex jefe de la REDI Guayana.
  5. Diputado Freddy Alirio Bernal Rosales, ex alcalde del municipio Libertador. No se le vincula con el  tráfico de drogas sino con el suministro de armas a las FARC.
  6. Amílcar Figueroa, ex vicepresidente del Parlatino. Se señala como proveedor de armas a la FARC.
  7. Ramón Madriz Moreno, funcionario del Sebin. Se ocupaba de coordinar la seguridad de miembros de las FARC.
  8. Mayor general (Ej) Miguel Rodríguez Torres, ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz y ex director de la Disip.
  9. General (GNB) Frank Morgado González, ex Jefe del Comando Antidrogas de la GN.
  10. General (GNB) Alexis Maneiro, ex jefe del Core 7 y de Inteligencia de la GN.
  11. General (GNB) Jesús Armando Rodríguez, ex director de Polilara.
  12. General (GNB) Miguel Ramírez, ex comandante de la GN y ex jefe del Comando Antidrogas.
  13. General (GNB) Francisco Belisario Landis, ex ministro de Relaciones Interiores y ex director de la PM.

Miguel Rodríguez Torres, Francisco Belisario Landis y Miguel Ramírez aparecen mencionados en informes de Inteligencia Nacionales y Extranjeros, pero Camero advierte que no tuvo en sus manos pruebas contundentes que los involucraran en el negocio de las drogas.

Diapositiva1

De izquierda a derecha: Capitán de Navío Ramón Rodríguez Chacín, Mayor general (Ej) Henry Rangel Silva, Mayor general (Ej) Hugo Carvajal Barrios, General (Ej) Cliver Alcalá Cordones, Diputado (Psuv) Freddy Bernal, Diputado (Psuv) Amílcar Figueroa.

Diapositiva1

De izquierda a derecha: Funcionario del Sebin Ramón Madriz Moreno, Mayor general (Ej) Miguel Rodríguez Torres, General (GNB) Frank Morgado González, General (GNB) Jesús Armando Rodríguez, General (GNB) Miguel Ramírez, General (GNB) Francisco Belisario Landis.

4 claves para entender por dónde comenzó el narcoregimen en Venezuela

No se trata de una combinación espiritual o metafísica, aunque su conjunción puso a “volar” a más de uno. Entre 1999 y el 2005 coincidieron cuatro hechos claves para explicar porque las mafias del narcotráfico se instalaron en el país y comenzaron a operar con el apoyo del poder político y militar venezolano, hasta ser desplazadas por los uniformados.

1) El Plan Colombia propició la migración de importantes capos del vecino país al territorio venezolano, principalmente desde 2004; cuando comienzan a llegar los jefes del cartel del Valle del Norte, como Wilber Varela y el Daniel “el Loco” Barrera, entre otros.

2) El golpe de Estado del 2002 origina un cambió en la política que venía impulsando el Jefe de Estado en materia de drogas. “Desde ese momento la lucha antidrogas dejó de ser una prioridad para el presidente Hugo Chávez”, afirmó Camero, quien recordó que en 1999 el Estado venezolano firmó importantes acuerdos con Estados Unidos para combatir el narcotráfico.

“Al principio Chávez apoyaba la lucha contra la droga y en alguna reunión me dijo: ‘Trabaje con la DEA doctora’. Pero después del golpe, el presidente Chávez no volvió a reunirse conmigo, cambiaron sus prioridades y allí comenzó el bochinche”, afirmó la expresidenta de Conacuid.

3) La expulsión de la DEA de Venezuela en mayo del 2005 por orden del presidente Hugo Chávez. El presidente compró el argumento de algunos allegados que le aseguraron que los agentes del este cuerpo especial estadounidense utilizaban su presencia en el país para espiar a su gobierno. La salida de la DEA terminó de debilitar la lucha antidrogas en Venezuela.

4) La promulgación de la Ley Orgánica Contra el Tráfico Ilícito y el Consumo de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas en diciembre del 2005, incorporó a todos los componentes de la FANB a la investigación penal en materia de drogas.

Esta norma jurídica, que fue firmada por José Vicente Rangel, como Vicepresidente de la República, y Nicolás Maduro, como presidente de la Asamblea Nacional, en el Capítulo II, Artículo 121 dice: “Son competentes como autoridades de policía de investigaciones penales bajo la dirección del Ministerio Público: 1. La Fuerza Armada Nacional, en sus componentes de Ejército, Armada, Aviación y Guardia Nacional. 2. El Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas. 3. La Policía Marítima”.

De esta forma se “oficializó” la participación de los militares en el negocio. La Ley del 2010 mantiene estás competencias.

Manual del buen bolivariano: cómo “domesticar” a la prensa en 10 pasos

Kike A. Pretel, El Confidencial

Como en Los Diez Negritos de Agatha Christie, los medios venezolanos han ido sucumbiendo, uno tras otro, a la “hegemonía comunicacional” del chavismo.

Al igual que los infortunados personajes de la popular novela británica, todos escondían un cadáver periodístico en el armario por su funesto papel en el complot para derrocar a Hugo Chávez en el 2002.

Pero lo que comenzó como una venganza personal se ha convertido una cuestión de supervivencia política.

La prematura muerte del Comandante dejó al socialismo desnudo de carisma, corto de dinero y pobre en retórica para lidiar con el creciente caos económico y social que vive el país petrolero.

Las bondades sociales del proyecto bolivariano se marchitan por falta de liquidez, corrupción y desgobierno, mientras el descontento por el desabastecimiento, la inflación y el crimen crece incluso entre los sectores más fieles al difunto.

“Chávez era excelente imponiendo su modo de comprender el país, pero con las limitaciones del presidente Nicolás Maduro lo que queda es represión y control discursivo”, consideró Luis Carlos Díaz, del centro de investigación Gumilla, en una entrevista desde Caracas con El Confidencial.

En estas circunstancias, moldear la percepción de la realidad es tan importante, o más, que cambiar la propia realidad. Y mucho más sencillo. “Me van a llamar dictador. No me importa”, afirmó Maduro en febrero, cuando volvía a denunciar una conspiración de la prensa burguesa. “¡Les va a llegar su hora!”, prometió desafiante.

En sus 20 meses de mandato, tres de los últimos grandes medios afines a la oposición cambiaron de propietario y, poco después, de línea editorial. A esta novela de misterio solo le queda un capítulo.

1) Diez negritos se fueron de cena / uno se asfixió y solo nueve quedan

Nunca Chávez reflexionó tanto sobre el poder de los medios como en sus horas más aciagas del 12 de abril del 2002, secuestrado por un grupo de militares y civiles que lo derrocaron aprovechando una oleada de protestas opositoras.

El único canal público fue sacado del aire, mientras los medios privados silenciaban las dudas con dibujos animados y arengas en favor de los golpistas. La revolución bolivariana, surgida precisamente de un accidente mediático tras su propio intento de golpe de Estado en 1992, se quedó muda por primera -y última- vez.

La asonada se malogró en pocas horas, pero supuso un antes y un después en la Venezuela contemporánea. El presidente Chávez contraatacó con la creación de un mastodóntico sistema de medios públicos financiado con dinero de todos pero al servicio de su causa en el que él sería el único protagonista.

Actualmente, el Gobierno controla tres canales nacionales (VTV, Tves, VIVE), dos internacionales (Telesur, AlbaTV), varias televisiones locales (Ávila, Catia TV) y otras especializadas (ANTV, FanTV); una agencia de noticias (AVN), tres periódicos (Correo del Orinoco, Ciudad Caracas, Ciudad VLC), decenas de radios (RNV, YVKE, Radio del Sur) y una creciente red de medios comunitarios.

Sin embargo, hace tiempo los medios públicos venezolanos dejaron de ser significativos. Asfixiados por el mensaje oficial, se convirtieron en una loa permanente al “máximo líder” de un país en el que no hay crisis, ni oposición, ni corrupción, ni crimen, ni desabastecimiento.  No tienen malas noticias, pero tampoco tienen audiencia.

2) Nueve negritos se desvelan / uno durmió demasiado y solo ocho quedan

El 18 de junio del 2004, el presidente Chávez y el magnate mediático Gustavo Cisneros se reunieron -por mediación de Jimmy Carter- para atemperar los ánimos antes del referéndum con el que la oposición buscó, otra vez sin éxito, poner fin a su mandato. Lo que hablaron el hombre más poderoso de Venezuela y el hombre más rico de Venezuela esa tarde en Fuerte Tiuna sigue siendo un misterio. Pero lo que pasó a continuación en las pantallas, no.

Tras espolear el golpe y el paro petrolero del 2002, Venevisión -propiedad de Cisneros- y Televen, sufrieron un extreme makeover de línea editorial: dulcificaron sus noticieros, despidieron a sus anclas más antichavistas y se abandonaron al entretenimiento barato.

Las dos principales cadenas privadas del país cayeron en un profundo sueño informativo que les valió todo tipo de críticas, pero que también les permitió prosperar en medio de la vorágine política y beneficiarse de la caída en desgracia de la díscola competencia.

Cuando Chávez se murió siendo el hombre más poderoso de Venezuela, Cisneros seguía siendo el hombre más rico de Venezuela.

3) Ocho negritos a Devon llegan / uno se escapó y solo siete quedan

Era 28 de diciembre, pero no fue una inocentada. Con una reelección récord bajo el brazo, Chávez aseguraba pocos días antes de terminar 2006 que no renovaría la concesión de Radio Caracas Televisión (RCTV), acusándola de liderar una intriga permanente contra su Gobierno.

Seis meses después, empleados, actores, técnicos y periodistas del canal entonaban por última vez el himno nacional para poner fin a 53 años de transmisiones en abierto. La señal y los equipos del canal fueron confiscados para montar Tves, la televisión “revolucionaria” que nadie ve.

El mandatario venezolano pagó un alto precio político y electoral por sacar del aire a uno de los canales más populares del país –apreciado más por sus telenovelas que por sus informativos radicalmente antichavistas-. Pero el líder socialista quería sentar un claro precedente para sus antagonistas: la concesión como metáfora del poder. RCTV trató de escapar a la autocensura y fue silenciada.

4) Siete negritos cortando leña / uno se partió en dos y solo seis quedan

“Es grato dirigirme a ustedes para notificarles que están fuera del aire”. Con una escueta nota, la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) retiraba en 2009 la concesión 33 estaciones de radio y a un canal local de televisión, mientras que otras 210 emisoras y 40 cadenas regionales fueron advertidas de no seguir “lavándole el cerebro al pueblo”.

Las frecuencias “liberadas” fueron colonizadas por emisoras comunitarias fieles al proceso cuya misión fue combatir la furia opositora en las ondas. El dial, como el país, partido en dos.

5) Seis negritos jugando en la colmena / la abeja picó a uno y solo cinco quedan

Chávez no vio caer a su último “jinete del apocalipsis”. Con las tres grandes cadenas Venevisión, Televen y RCTV neutralizadas, Globovisión subsistió durante seis años como último oasis periodístico de la oposición.

Con una cobertura muy limitada en abierto y una mínima audiencia en cable, el canal de información 24 horas no suponía una amenaza real para el poder y su antichavismo visceral daba cierto aire de pluralidad al espectro radioeléctrico. Pero Maduro no quiso dejar ningún cabo suelto.

Poco después de retener la presidencia por la mínima, un grupo de empresarios vinculado con el oficialismo compró la cadena de televisión por unos 70 millones de dólares.

La picadura de la boliburguesía resultó mortal. En pocas semanas, las denuncias de censura y presiones desataron el éxodo –voluntario o forzoso- de sus presentadores y periodistas más emblemáticos y radicales. Con la concesión a punto de vencer y una pila de expedientes que podrían hundir al canal, los nuevos propietarios tienen clara la nueva estrategia.

Juan Domingo Cordero

“Ustedes saben las razones por las qué Globovisión no venía a este palacio”, dijo Juan Domingo Cordero, nuevo presidente de la cadena, tras reunirse con Maduro. “Eso no va a volver a pasar”.

6) Cinco negritos cursan la carrera / uno llega a juez y solo cuatro quedan

Maduro ha implementado un nuevo mecanismo para doblegar a la prensa que todavía se resiste a la versión oficial. En el último año, el 40% de los periódicos del país se han visto obligados a reducir tirada y paginación debido a que las autoridadades les niegan las divisas preferenciales para importar papel.

Al menos ocho cabeceras han parado las rotativas, según la ONG Espacio Público. Sin embargo, para el Tribunal Supremo de Justicia esta atípica situación no supone “una amenaza para el derecho a la libertad de expresión”.

La sentencia corona tres lustros de juicios viciados, multas desproporcionadas y amenazas sistemáticas.

El diario Tal Cual fue condenado a pagar 100.000 dólares por una una carta satírica dirigida a la hija pequeña del expresidente Chávez.

El Nacional fue multado con el equivalente al 1% de sus ingresos brutos de 2009 por “atentar contra la salud mental de los niños” al publicar una foto de la morgue de Caracas con los cadáveres apilados al tuntún.

Un diario llegó a ser acusado de cifrar mensajes subversivos en sus crucigramas.

Las hemerotecas están trufadas con ejemplos del acoso legal y económico del chavismo contra el enemigo mediático.

Sin embargo, nunca se multó a un medio público.

7) Cuatro negritos por el mar navegan / un arenque rojo se tragó a uno y solo tres quedan

Cinco meses después de la venta de Globovisión, un desconocido grupo de inversores pagó unos 140 millones de dólares para hacerse con la Cadena Capriles, editora –entre otros- de Últimas Noticias (ÚN), el periódico más leído del país caribeño y un caso único en la polarizada arena informativa venezolana.

Con un director abiertamente chavista y un equipo de periodistas críticos, el diario lograba mantener una suerte de equilibrio noticioso dando cal y arena al gobierno y a la oposición con sus exóticos titulares.

Meses después de asumir la nueva gerencia, la jefa del premiado equipo de investigación del periódico renunció porque le vetaron un reportaje sobre las manifestaciones opositoras.

“No me necesitas en ese puesto”, cuenta Tamoa Calzadilla que le dijo al director Eleaza Díaz Rangel cuando presentó su dimisión en marzo. “Necesitas una operadora política, alguien experto en propaganda oficial y ésa no soy yo”.

Desde entonces, dicen en el gremio, al “diario del pueblo” se lo tragó la censura.

8) Tres negritos por el zoo pasean / un gran oso atacó a uno y solo dos quedan

Pretendían transmitir la zozobra de un golpe de Estado. ¡Fuera del aire!”. Maduro, furioso, justificaba así su decisión de sacar del cable al canal colombiano NTN24 por su cobertura en vivo de las protestas callejeras de febrero que la televisión nacional prefería ignorar.

También advirtió a la estadounidense CNN en Español que seguiría el mismo camino si no moderaba sus reportajes y revocó las credenciales de sus corresponsales.

El zarpazo demostró que la televisión por cable, que llega a más del 50% de los hogares venezolanos, no es inmune al “sueño hegemónico”.

“Nadie va a venir del exterior a tratar de perturbar el clima psicológico de Venezuela”, concluyó el presidente.

9) Dos negritos se sentaron al sol / se quemó uno de ellos y solo uno quedó

La compra de medios por empresarios abiertamente afines al oficialismo o sospechosamente anónimos parece haberse convertido en el nuevo patrón de avance hacia la domesticación del periodismo.

Tras más de un siglo bajo la tutela de la familia Mata, El Universal, decano de la prensa venezolana y referencia para los críticos del socialismo chavista, fue vendido por 22 millones de dólares a una misteriosa firma española con todos los visos de empresa fantasma sin dueños conocidos.

En poco más de un mes, una treintena de columnistas fueron dados de baja, se censuró una caricatura crítica y han comenzado a aparecer algunas piezas sin firmar en disconformidad por cambios de titulares o enfoque en las noticias.

Muchos temen que la anestesia informativa llegue rápidamente a la primera plana y queme la credibilidad del que fuera el diario más prestigioso del país.

“Lector de El Universal sospecha de cambio editorial tras leer el artículo ‘Maduro más bello”, resumió el portal satírico El Chigüire Bipolar.

10) Un negrito solo quedó / salió, se ahorcó y ya ninguno quedó

Con los medios tradicionales maniatados, la red se convierte en el último campo de batalla por amansar la percepción de la realidad.

Pese a que la penetración de internet en Venezuela es modesta (50%) y muy desigual por estratos socioeconómicos y geográficos, el país es notablemente activo en las redes sociales con 9 millones de cuentas en Facebook y más de 4 millones de usuarios en Twitter -una de las más tasas per cápita más altas del mundo-.

Las recientes protestas callejeras han sido un excelente ejemplo del poder de la pantalla virtual para soslayar el blackout informativo

“No todos en las redes se quieren informar de política, pero son muchos más de los que consumen prensa o televisión. Internet todavía es un medio excluyente en Venezuela, pero es ahí donde se está tejiendo la nueva plaza pública”, dijo Díaz, uno de los ‘tuiteros’ (@luiscarlos) más influyentes del país caribeño.

“Por eso no podemos hablar de control en futuro. El bloqueo de páginas web, el ‘hackeo’ de correos, el apagón digital… Ya está pasando”, aseguró.

El 14 de abril de 2013, en el momento más tenso de las elecciones más polémicas de las últimas décadas, el gobierno tumbó internet. Horas más tarde, el vicepresidente reconocía la medida –de cuatro minutos- como una defensa ante un supuesto ataque informático extranjero contra la página del Poder Electoral.

La combinación de exceso de fuerza con falta de criterio fue un claro recordatorio de lo fácil que es para el poder apretar el nudo corredizo de la soga digital.

Muchos recordaron entonces las palabras de Chávez, cuando en 2010 renegaba: “internet no puede ser una cosa libre donde se haga y se diga lo que sea”.

La “hegemonía”, a un negrito de distancia.