“Propongo un pacto con los pobres y la clase media”

Entrevista a Jesús “Chuo” Torrealba

Roberto Giusti, El Universal

Por ahora despacha desde su camioneta, su secretaria es el celular y no sabe aún desde donde va a cumplir su novísima y arriesgada función como Secretario Ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática. Pero, eso parece tenerlo sin cuidado porque lo suyo es recomponer el esquema unitario de la oposición venezolana a partir de premisas como aquella según la cual “hoy la polarización es una nostalgia” porque el país que antes se dividía en chavistas y antichavista ahora concentra una gran mayoría descontenta que ha roto el ya viejo esquema:

“Creo que debe rescatarse el diálogo utilizándolo como instrumento para la resolución verificable de problemas”

“Durante mucho tiempo me hicieron el planteamiento sobre la Secretaría Ejecutiva y yo respondía que no porque mi espacio está en la construcción de ciudadanía, en el ámbito de lo social y comunitario, dentro de un proceso político convencional. Hace dos domingos Antonio Ledezma insistió y yo le di la respuesta de siempre. Pero tres días después Henrique Capriles me reiteró la propuesta y eso me llamó la atención porque se trataba del mismo planteamiento, hecho por dos personas que se mueven en distintos espacios de la alianza democrática. Le comenté el hecho a la gente que me acompaña en la Asociación Civil Radar de los Barrios, hicimos el análisis y concluimos que había una suerte de consenso creciente”

-¿Solo sobre tu nombre?

-También se logró un consenso sobre definiciones básicas. Hay un documento, con fecha 6 de agosto, aprobado por unanimidad, donde se establece el objetivo político de la alianza y la estrategia común para conseguir un cambio político urgente a través de métodos constitucionales, democráticos, pacíficos y electorales.

-¿Cuál es la estrategia?

-La construcción de una mayoría que haga posible el cambio y garantice gobernabilidad.

-Entiendo que tú argumentabas, para no aceptar la propuesta, que se requería un constructor de consensos. ¿No te sentías capaz de asumir ese rol?

“El gobierno vació de significado la palabra diálogo”. Foto: 1.bp.blogspot.com

-Pensaba que si ese era el rol, otros lo podían cumplir con igual énfasis que yo, mientras que la actividad que ejerzo en la calle no tiene muchos candidatos.

Pero la circunstancia del consenso creciente en una oposición hasta entonces con problemas para encontrarse, indicaba que podíamos aportar en esa dirección.

Otra razón era la peculiaridad del perfil.

No soy militante partidista ni tengo aspiraciones político-electorales.

Tengo, sí, una trayectoria de lucha social.

Entonces la pregunta es si el gesto se asume como inicio de un estrechamiento de relaciones entre el liderazgo político-partidista y el social-comunitario.

¿No se reconoce, con ese gesto, que los partidos de la Unidad han estado divorciados de la realidad social?

-No. En una década que tengo de activismo social y en todos los conflictos en los cuales me he visto involucrado, siempre me encontré con militantes y dirigentes de los partidos.

-Dirigentes de base.

“La conflictividad en la segunda mitad de este año está protagonizada por puro pueblo chavista: obreros de Sidor, cementeros, los de PDVSA, los de los centrales azucareros. Todos ellos desafían la represión y están siendo detenidos y judicializados”. Foto: 2001.com.ve

-Dirigentes de todos los niveles. Ahora, en pocas ocasiones ese militante o dirigente, involucrado en la lucha social, recibía de su mismo partido respeto, reconocimiento y visibilidad.

No es una desconexión de los partidos con respecto a la lucha social, sino un problema de comunicación entre la base militante y la dirección política que le da la cara al país.

-Una primera conclusión. El consenso surgido al alrededor de tu nombre es la primera señal de reunificación de la MUD.

-Creo que puede leerse así.

-Luego hay un reconocimiento tácito sobre la necesidad de acercarse a una porción del país que no termina de ubicarse en el lado de la oposición.

“Ahora la cosa es peor porque el pueblo chavista ha visto como esa gente que rodeaba el comandante y le ocultaba la verdad, ahora está ejerciendo el poder en primera persona”. Foto: Gdb.voanews.com

-Esa es la parte más importante. Yo no estoy aquí por mi frondosa cabellera o por mi simpatía desbordante. Estoy porque tengo perfil de luchador social y ante eso hay dos posibilidades. Se puede pensar, por ejemplo, que esto es una operación de fachada: pongamos al frente una cara que sugiera vinculación con el tema y utilicémoslo en una operación de mercadeo.

Pero yo creo que esto responde a la comprensión de que se impone un acercamiento entre dos liderazgos complementarios e incluso, yendo más allá, la perspectiva de que se plasme un pacto entre la clase política que quiere ser alternativa y los pobres y empobrecidos.

-¿Por qué hablas de “pobres y empobrecidos”?

-Nosotros no incurrimos en el nefasto error de contraponer sectores populares y clase media. Primero porque nuestra clase media es una realidad reciente, aparecida durante la democracia.

Esto quiere decir que el nexo entre los sectores populares y la clase media, no solo es teórico, sino consanguíneo. Toda familia de clase media tiene a su papá o a su abuelito viviendo en el barrio. Por tanto, la clase media es pueblo que aprovechó las oportunidades de la democracia para mejorar su condición de vida.

-Pero ahora esa clase media, está “empobrecida”.

-El problema de la pobreza no lo inventó Chávez, pero lo agravó al punto de crear una nueva realidad: las de los “pobres” y los “empobrecidos” Y sí, la clase media está seriamente empobrecida.

Por eso, cuando hablamos de acercarnos a los sectores populares no se trata solo del barrio, sino también de la clase media.

-El hecho es que tú provienes de los sectores populares y tu designación reta el perfil convencional del político de salón. Contigo se quiebra un estereotipo (no se sube cerro sino el cerro baja) y eso constituye el reconocimiento implícito de que los dirigentes deben salir de las grandes mayorías.

-Hay una frase hermosísima del papa Francisco: “El que quiera ser pastor debe oler a oveja”. Yo creo que quien quiera ser dirigente político, en la Venezuela del presente y del futuro, tiene que oler a pueblo y saborear pueblo.

-¿Y ese no es el problema de la dirigencia de la Unidad, que no huele a pueblo?

“A esas alturas la gente ya descree del diálogo y cuando se produce una nueva protesta y el burócrata vuelve con su “diálogo”, la gente no le hace caso y le acusa de formar parte del “grupo que rodea al Comandante y le oculta la verdad”. Foto: mundo-oriental.com.ve

-Ese es un problema de la clase política venezolana y no solamente la dirigencia opositora. En la versión oficialista de la clase política hay problemas terribles. El pretendido origen popular de muchos de sus integrantes choca estruendosamente con su actual nivel de vida de nuevo ricos boliburgueses.

No hay cosa más distinta y distante al pueblo que un enchufado en una camioneta blindada con cinco malandros motorizados de escoltas. Eso repugna e indigna al pueblo.

-Puede que carezcas de esa parafernalia que da el poder, pero tampoco te metes en la candela.

En el ámbito de la oposición veo, desde hace tiempo, la comprensión de que en Venezuela la pobreza no es incidental, sino estructural y mayoritaria. Los pobres no son un nicho del mercado, son el mercado.

El 54% de la población vive en barrios y 16% en urbanizaciones populares, es decir, 7 de cada 10 venezolanos habita espacios económicamente deprimidos y socialmente segregados.

Entonces, si quieres hacer política democrática actúa desde la mayoría y para la mayoría. Si lo haces desde una sede partidista o un hotel 5 estrellas, es inevitable que rebotes en esos espacios donde está la mayoría.

-Considerando tu conexión con los sectores sociales y la debilidad de los partidos, ¿no puede ocurrir que trasciendas la tarea encomendada y asumas el papel de líder político nacional?

“Me solidarizo con la afirmación de Lilian Tintori en una entrevista a Noti Tarde: “La libertad de Leopoldo López será posible gracias a un diálogo con condiciones claras”. Foto: noticierodigital.com

-Eso no es posible. Le doy gracias a la vida porque este momento me ha llegado cuando tengo claro quién soy y se como quiero que me recuerden mis hijos, es decir como servidor social.

Hay una pregunta clave: ¿A quién le es útil lo que haces? Como activista social puedo responder, como dirigente político no sé.

Prefiero entender que, como lo definió Rafael Poleo, mi designación es una decisión atípica para una situación atípica. Y Venezuela no vive una situación, sino una crisis.

El de Maduro no es un mal gobierno sino una catástrofe.

Un país con 80% de restricción en su inventario de medicinas está viviendo una crisis haitiana. Frente a eso no es posible abstenerse por cuidar militancias sociales.

-¿No tienes la desventaja de que se te identifica con posiciones moderadas? ¿Cómo concilias esa posición con las tesis más radicales?

“Hay que tener cuidado porque una propuesta como la Constituyente, podría significar la puerta falsa del oficialismo para huir hacia adelante”. Foto: Milenio.com

-Yo no tengo una desventaja sino un gran defecto: pasé por el Pedagógico de Caracas.

En fin, soy un maestro de escuela, asumo mis tareas como un hecho pedagógico y desde esa perspectiva pretendo que el país logre llenar de significado 4 palabras: moderación, radicalidad, calle y diálogo.

En un escenario envenenado desde hace 15 años por los antivalores de la violencia, donde el militarismo no es más que un machismo de uniforme y el populismo, transformado en política de Estado, alienta posturas supuestamente radicales, se debe tener valor para asumir la moderación. En cambio, para ser “radical” basta con deslizarse por el tobogán de la verborrea incandescente.

Ser moderado exige valentía, convicciones, un compromiso profundo y una visión de futuro con el país. En cambio para ajustarse a la visión machista de la radicalidad basta con tener odio.

-Hay quienes sostienen la idea de ir a Constituyente, mientras otros señalan como prioridad prepararse para las elecciones legislativas del 2015. ¿Por cuál de las dos opciones te decantas?

La polarización no es solo un problema político, sino un morbo, una forma de estructurar la visión que se tiene de la vida y nosotros, por facilismo de la cultura petrolera, la practicamos desde hace mucho tiempo. Así, nos pronunciamos por uno de dos marcas de gaseosas, por una de dos marcas de cigarrillos, por uno de dos partidos políticos.

Con el chavismo eso se transformó en una pandemia, (chavistas y antichavistas), en lamentable proceso de estupidización.

-En este caso la polarización es en la oposición.

“Los diputados Cabello y Farías (Psuv), han llamado la atención sobre la inconveniencia de unas parlamentarias en medio de una crisis económica y una erosión de su base electoral”.

-En ese marco nos preguntamos si las elecciones parlamentarias y la Constituyente son irreconciliables. Y yo creo que no.

El documento del 6 de agosto plantea que la estrategia de la Unidad implica la lucha democrática y la Constituyente lo es. Tiene el problema de que no es consensual, ni en el país ni dentro de la alianza.

Por su parte las legislativas presentan el inconveniente de que no dependen de la inspiración de un líder o de la voluntad de un partido.

Están en un cronograma electoral y no asumirlas sería irresponsable. Entonces tenemos un reto que enfrentar y ganar.

No solo porque se puede lograr cambios sustanciales en los poderes públicos, que faciliten la solución electoral de la crisis, sino porque se trata de que el poder legislativo cumpla su papel de control del Ejecutivo.

Ahora, puede ocurrir cualquier cosa porque dos voceros del chavismo, los diputados Cabello y Farías, han llamado la atención sobre la inconveniencia de unas parlamentarias en medio de una crisis económica y una erosión de su base electoral.

Hay que tener cuidado porque una propuesta como la Constituyente podría significar la puerta falsa del oficialismo para huir hacia adelante.

EL DIÁLOGO DE NUNCA ACABAR

“Yo me solidarizo con la afirmación de Lilian Tintori en una entrevista con el diario Noti Tarde: “La libertad de Leopoldo López será posible gracias a un diálogo con condiciones claras”.

Yo soy un demócrata y tengo en mi ADN la vocación dialogante, pero hay una peculiaridad: Desde mi posición de activista social he visto como el Gobierno ha dinamitado la importancia del diálogo como herramienta de construcción de consensos democráticos.

Cuando hay conflictos en una comunidad, por inseguridad, por déficit de servicios públicos o en demanda de empleo, llega un burócrata y le dice a quienes protestan (muchos de ellos chavistas): “Camaradas, reconocemos lo que está ocurriendo y para lograr una solución nombremos una mesa técnica, de negociación o de diálogo”.

Entonces se reúnen una, dos, tres y hasta siete veces, hasta que la mesa se disuelve por cansancio, el problema queda allí y a los dos meses se vuelve a iniciar el proceso.

A esas alturas la gente ya descree del diálogo y cuando se produce una nueva protesta y el burócrata vuelve con su “diálogo”, la gente no le hace caso y le acusa de formar parte del “grupo que rodea al Comandante y le oculta la verdad”.

Pero ahora la cosa es peor porque el pueblo chavista ha visto como esa gente que rodeaba el comandante y le ocultaba la verdad, ahora está ejerciendo el poder en primera persona.

Por eso la conflictividad en la segunda mitad de este año está protagonizada por puro pueblo chavista: los obreros de Sidor, los cementeros, los de PDVSA, los de los centrales azucareros.

Todos ellos desafían la represión y están siendo detenidos y judicializados porque el gobierno vació de significado la palabra diálogo. Y eso que pasa con las comunidades lo están haciendo con el país. Creo que debe rescatarse el diálogo utilizándolo como instrumento para la resolución verificable de problemas”.

“La noticia aquí, es que la Mesa de la Unidad Democrática se va para la calle”. Foto: Dw.de

Carros nuevos para los militares mientras los venezolanos hacen cola por la comida

Andre Soliani, Bloomberg News

El patio de desfiles de la base militar Fuerte Tiuna, presenta una escena que los civiles locales sólo podrían soñar: puestos cargados de mercancías y sin colas de espera.

Mercados con todo, desde carne subsidiada hasta cochecitos de bebé, junto con  préstamos, carros nuevos y apartamentos, son beneficios proporcionados a las fuerzas armadas,  mientras la economía se contrae, se eleva la pobreza y la popularidad del presidente Nicolás Maduro se hunde a un mínimo histórico.

Puestos para la adquisición de alimentos en Fuerte Tiuna. Foto Bloomberg

Los beneficios ayudan a garantizar la lealtad de las fuerzas armadas, mientras que se evitan las suspicacias de los pobres que han visto el crecimiento de sus salarios caer por debajo del crecimiento de la inflación, de acuerdo a analistas, activistas ciudadanos y académicos.

Desde que Maduro llegó al poder hace 17 meses, las fuerzas armadas han creado su propio canal de televisión, su programa de vivienda y un banco, el único de propiedad militar en el mundo, fuera de Irán y Vietnam. Un tercio de los 28 ministros de Venezuela y la mitad de los gobernadores de los estados son ahora oficiales activos o retirados, en su mayoría compañeros del ex comandante de paracaidistas y fallecido presidente Hugo Chávez.

“El ejército sigue siendo el único elemento que garantiza la estabilidad política al débil gobierno de Maduro” dijo por teléfono desde Londres Diego Moya-Ocampos, analista de la consultora IHS Country Risk.

“Como ajeno al mundo militar,  Maduro tuvo que darle a los generales papeles más importante en la gestión del país para mantenerlos a su lado. Él ha militarizado la política”

Maduro nombró a un general de brigada como  vicepresidente del área económica el 2 de septiembre pasado, el segundo cargo más importante en el gabinete. Ahora tiene a ocho oficiales militares activos o retirados en el gabinete, frente a cinco en el 2012, el año anterior a que Chávez muriera.

Quince años después de que Chávez comenzara su revolución del “Socialismo del Siglo XXI”, el mayor productor de petróleo de América del Sur se está quedando sin dinero, la economía se está contrayendo y las empresas y los inversores están abandonando lo que era el país más rico de América Latina en 1980.

La inflación se ha más que duplicado y el bolívar se desplomó 76 por ciento frente al dólar en el mercado negro desde que Maduro asumió el poder en abril del 2013, y quien se describe a sí mismo como el “hijo de Chávez.”.

Lo más importante de su apoyo, la tasa de pobreza ha iniciado su incremento, subiendo a 32 por ciento al final del año pasado desde un mínimo histórico del 25 por ciento en el 2012, según cifras del Instituto Nacional de Estadística.

El personal militar no tiene que lidiar con el caos económico como el resto del país. Los 43 camiones y tiendas de campaña en el mercado en la base militar el 22 de agosto pasado, se cargaron con leche subsidiada, aceite de cocina y detergentes, bienes que están fuera de inventario en la mayoría de las tiendas.

La gente hace cola durante horas fuera de supermercados de propiedad estatal para comprar productos de primera necesidad regulados, o pagan tres veces más de los vendedores ambulantes. Uno de cada cuatro productos básicos no estaba disponible en un momento dado en enero, el último mes del que hay datos oficiales sobre la escasez disponible.

Las colas de la alimentación

Las colas para comprar alimentos son parte de nuestra existencia diaria” dijo Douglas Romero, de 45 años, un conductor de moto taxi de Caracas. “Me paso tanto tiempo esperando, que uno termina haciéndose amigo de otros en la cola

Eso se compara con solo los ocho automóviles nuevos que se importaron en el país de 29 millones de personas en agosto, según la Cámara Automotriz de Venezuela, que no incluye a los fabricantes de automóviles chinos. Muy pocos carros chinos son importados fuera de los programas del gobierno, dijo Raúl Álvarez, un consultor de la industria de automóviles con sede en Caracas.

Carros nuevos

Los carros son especialmente apreciados en Venezuela, porque que no pierden valor en medio de la inflación más alta del mundo ya que sus precios tienden a seguir el dólar. Los precios al consumidor han subido un 63 por ciento en el año hasta agosto.

Los intentos de golpe de Estado

La economía se contrajo un 2,1 por ciento en el segundo trimestre, de acuerdo con una cifra media de las obtenidas de cinco economistas encuestados por Bloomberg. El costo de asegurar los bonos soberanos venezolanos contra la falta de pago (default) es el más alto en el mundo de hoy, en 1.472 puntos básicos, lo que implica que los inversionistas ven una probabilidad del 64 por ciento de incumplimiento de pago en los próximos cinco años, según datos recopilados por Bloomberg.

“A medida que la economía continúa deteriorándose, y por lo tanto la situación política y de inseguridad, las fuerzas armadas serán claves para dirimir las controversias“, dijo Moya-Ocampos.

Venezuela ha visto nueve grandes intentos de golpe de Estado en el siglo pasado, incluyendo el intento fallido que Chávez encabezó en 1992 y el otro en contra de él en 2002, de acuerdo con Daniel Hellinger, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad de Webster en St. Louis, Missouri.

La popularidad de Maduro está cayendo. El índice de aprobación del presidente cayó a un mínimo histórico del 39 por ciento en agosto, desde el 60 por ciento en diciembre, según la empresa encuestadora con sede en Caracas Hinterlaces. La encuesta de 1.200 personas se realizó entre el 02 y el 09 de agosto, con un margen de error de 2,7 puntos porcentuales.

Movimiento de Protesta

El descontento por el aumento de los precios, el alza de la delincuencia y de la escasez, provocaron en febrero protestas en todo el país que fueron sofocadas por soldados y policías con el resultado de 43 muertes, según cifras del Ministerio Público.

En el Fuerte Tiuna, en el sur de Caracas, cientos de automóviles nuevos chinos relucían en los estacionamientos, después que el ex ministro de Defensa, Diego Molero, se comprometiera en mayo del año pasado en la compra de 20 mil autos por las fuerzas armadas. / Foto archivo La Patilla

A medida que las protestas se extendían por el país, se les dio al personal militar un mayor acceso al crédito para comprar los bienes que la inflación había dejado fuera del alcance de la mayoría de los venezolanos.

La ministra de la Defensa muestra sus instrumentos financieros del Banco de las Fuerzas Armadas / Foto bancaynegocios

El más reciente banco estatal para proporcionar préstamos a los militares es el Banco de la Fuerza Armada Bolivariana. El banco conocido como Banfanb ha abierto 21 sucursales y ha elevado sus activos a 4,2 mil millones de bolívares (670 millones dólares a la tasa oficial) a finales de junio desde los 170 millones de dólares en su inicio, hace 12 meses, según datos del regulador y el sitio web del banco.

Mientras que todo el mundo puede abrir una cuenta bancaria en Banfanb, sus préstamos, incluido el financiamiento del 100 por ciento para la compra de vehículos nuevos o usados, son sólo para el personal militar en servicio, según el sitio web del banco.

Por otra parte, con las tasas de interés en 17 por ciento en comparación con el 63 por ciento de inflación, los préstamos de Banfanb son baratos. Son pocas personas en el país que pueden obtener préstamos de consumo.

Más personal militar también está siendo promovido, disfrutando por ello de un mejor salario y beneficios. El ejército tiene ahora entre 4.000 y 5.000 generales, en comparación con menos de 50 en 1993, según estimaciones de Control Ciudadano, una ONG con sede en Caracas.

Sin escasez general

Hay un general por cada 34 militares en Venezuela, en comparación con uno por cada 1.490 militares en los EE.UU., sobre la base de las últimas cifras de los ministerios de defensa de los países.

Portavoces del Ministerio de Defensa, las Fuerzas Armadas de Venezuela, el Ministerio de Información y de la Oficina de la Presidencia, se negaron a comentar sobre el papel del ejército en la política y en la economía de la nación.

“Estas fuerzas armadas son chavistas”, dijo el general en jefe Vladimir Padrino, dijo en un discurso televisado 05 de julio, en referencia a los seguidores de Chávez. Maduro puede “contar con nuestra lealtad” afirmó.

A medida que el ejército mantiene su lealtad, los beneficios continúan. El gobierno ha repartido 2.821 apartamentos a soldados y oficiales este año hasta mayo, dijo el viceministro de Planificación Paul Grillet, un general de división, en un discurso televisado en ese mes.

En el borde

Al menos 100 de los apartamentos se les dieron en el pasado año a las familias de los militares en el este de La Guaira, una ciudad portuaria a 30 kilómetros (19 millas) al norte de Caracas, según comunicados de prensa de los ministerios de Defensa y de la información. Los civiles locales han recibido 24 apartamentos en esos edificios, de acuerdo con  María José España, del Movimiento de Mujeres, un grupo activista de La Guaira centrado en los servicios públicos.

Ulpiana de Rodríguez, de 79 años, mira hacia abajo desde su choza en una ladera erosionada por encima de la ciudad a una línea de nuevas torres de apartamentos en la costa, muchos de los cuales han ido a los militares y la policía.

Cinco familias comparten una casa precaria mientras esperan una vivienda nueva a escasos metros / Foto Bloomberg

“El gobierno está poniendo todo tipo de personas en esos apartamentos mientras nosotros nos tambaleamos en un borde aquí durante 15 años“, dijo De Rodríguez, un maestro de escuela jubilado que ha pasado los últimos 46 años cuidando en su casa a su hijo con parálisis cerebral.  ”Muchos de ellos simplemente lo utilizan como una casa de vacaciones en la playa“.

El 22 de agosto, los residentes de La Guaira ocuparon la oficina de la autoridad de vivienda local después que el gobernador del estado Jorge García Carneiro, hizo entrega de 512 nuevos apartamentos a destinatarios no revelados en una ceremonia televisada a la que asistieron soldados y generales en traje de faena. / Foto Bloomberg

De regreso

“Siempre hemos apoyado a este gobierno, movilizando a la gente de los barrios, haciendo campaña por ellos“, dijo Jacqueline Zúñiga, de 39 años, coordinadora del Movimiento de Mujeres y miembro del Partido Socialista Unido. “No nos han dado nada a cambio“.

No es sólo la política de vivienda que está alejando a los partidarios.

José Villalonga, un funcionario del Ministerio de Agricultura en el estado Lara, dice que ha pasado cinco años tratando de comprar un automóvil que ofrece el gobierno con condiciones de pago preferenciales para personas de bajos ingresos. La única respuesta que ha recibido de su participación en al menos tres programas que aplicó, fue la llamada de alguien que dijo que había un oficial del ejército buscando revender su vehículo asignado.

“Esto es una vergüenza, esto no el socialismo que Chávez tenía en mente” dijo Villalonga, de 52 años, por teléfono desde Barquisimeto, Estado Lara. “Me siento impotente frente a este sistema amañado que favorece a los militares”

Estación de TV

El apoyo del ejército para el gobierno se desplegó en pantalla cuando las protestas comenzaron en febrero. Una estación de televisión propiedad de las fuerzas armadas difundió discursos de Chávez acompañados por canciones como “Maduro De Mi Corazón“.

Foto: Archivo VTV.

“La estación de TV nace con la misión de luchar por la ideología de nuestro comandante eterno, Hugo Chávez” dijo el presidente de la emisora, el general Pedro Alvarez, durante el lanzamiento del canal en diciembre. El regulador de las telecomunicaciones ha ordenado a todos los proveedores de cable incorporar el canal en sus parrillas.

Programa de cocina en FANB TV. Foto: Pbs.twimg.com

Mientras que la rabia aumenta entre los ciudadanos de a pie, la lealtad de los militares está garantizada, dijo Rocío San Miguel, directora de la ONG Control Ciudadano.

A los militares se le ha dado el control de muchos sectores de la economía, a la par que oficiales activos o retirados están a cargo de los ministerios de finanzas, de alimentación y de industrias.

El costo de las elecciones

Los oficiales retirados ahora controlan la mayor parte de las importaciones de alimentos, ayudado por colegas que siguen en las fuerzas armadas o en la política, de acuerdo con el capitán retirado William Biancucci, un ex miembro del equipo de planificación estratégica de Chávez, que importó tanto como 110 millones de dólares de ganado en pie de Brasil entre 2009 y 2011 .

Las elecciones a la Asamblea Nacional en diciembre del próximo año mostrarán cuánto resentimiento ha creado la política de comprar a los militares.

“Hay un costo político que Maduro pagará por priorizar a los militares sobre los barrios pobres” dijo por teléfono Hugo Pérez Hernaiz, profesor de sociología en la Universidad Central de Venezuela en Caracas. “El tamaño de este costo se verá en las próximas elecciones”

 Traducción libre por lapatilla.com

Reclamación de Guayana Esequiba “no ve luz”

Un nuevo trabajo informativo fue censurado en la redacción del diario Últimas Noticias. Luego de que esta pauta fuera asignada por decisión de los jefes de la redacción, el trabajo no pudo tener espacio en el periódico, pues a juicio del director del diario, Eleazar Díaz Rangel, la información era inadecuada para la difusión. Parte de los argumentos ofrecidos por el también profesor universitario fueron:

1.- El gobierno no tiene interés en mover ese tema.

2.- El enfoque del trabajo coincide con la oposición.

3.- El trabajo va en contra del gobierno y de su política.

4.- Si se enfoca la investigación desde el interés que tiene Guyana en la plataforma continental y sus riquezas, si podría publicarse.

5.- Estamos removiendo algo que no está en la palestra pública.

Pese a esto, he aquí la investigación íntegra sobre lo que el gobierno no ha hecho para reclamar un territorio que le pertenece.

Odell López Escote

** El gobierno de Guyana busca invalidar el pacto de Ginebra

** La última reunión entre ambos países no arrojó resultado

La disputada soberanía de Venezuela sobre Guayana Esequiba  se ha mantenido por 150 años. En los últimos cinco, los reclamos se han transformado, pues además de la zona territorial ahora la marítima también está en juego.

Imagen: Caracaschronicles.files.wordpress.com

El 17 de febrero vencieron los cuatro meses establecidos por el canciller Elías Jaua y su par guyanesa, Carolyn Rodrigues-Birkett, para conformar una comisión técnica y solucionar el conflicto limítrofe. La coalición nunca se conformó.

Este compromiso surgió tras la captura por la Armada nacional de un buque de 87 metros de eslora (RV Teknik Perdana) que hacía labores de exploración en la zona económica exclusiva venezolana, justo frente a las costas de Guyana.

Especialistas en diplomacia y derecho internacional consideran que el gobierno nacional ha mantenido una postura permisiva y hasta floja, pese al constante acecho de Guyana.

Durante un foro de la Academia de Ciencias Políticas y Sociales, el vicealmirante (r) Elías Daniels cuestionó que ambos gobiernos acordaran “explorar mecanismos para abordar el tema de la delimitación marítima… La palabra compromiso para solucionar el tema estuvo ausente del pacto”, dijo.

Opinó que deben abandonarse los apasionamientos en este caso y estudiar las distintas aristas, pues “el escenario de 1966, cuando se firmó el Tratado Ginebra”, para solucionar el conflicto de manera mutua, “es muy distinto al de ahora”.

Pelones

El gobierno guyanés introdujo en 2009 ante la ONU una solicitud para ampliar su plataforma marítima. Dentro de su exposición aseguran que no existe ninguna disputa del territorio Esequibo con Venezuela. Según el Estado vecino el Tratado de Ginebra sólo busca definir la validez del laudo del año 1899 que confirió a la Gran Bretaña la totalidad del territorio de Guyana.

Imagen: 2.bp.blogspot.com

“En el reglamento de la comisión de límites de la ONU se establece que no se puede presentar una ampliación de la plataforma si hay una disputa territorial en el área”, explicó el diplomático Sadio Garavini en el foro de la Academia.

Dos años después el entonces canciller Nicolás Maduro se reunió con Rodríguez-Birkett y logró firmar otro acuerdo que, aunque doblegaba la petición, admitía que el Tratado de Ginebra existe para validar el laudo de 1899.

“La solicitud de Guyana afecta nuestros derechos soberanos no sólo en la fachada atlántica de la zona en reclamación sino también la del estado Delta Amacuro”, manifestó Garavini.

De altura

El pasado 29 de septiembre de 2011, el fallecido presidente Hugo Chávez descartó debilidad en las relaciones bilaterales con Guyana; aseveró que son “al más alto nivel y de manera muy responsable, aunque algunos no lo quieran entender así”.

Chávez reaccionó ante las críticas que lo responsabilizaban por no fijar una posición contundente de reclamación.

En el año 2000 Chávez manifestó no tener inconvenientes en la explotación extranjera en Guyana, lo que produjo que el gobierno vecino ofertara a una trasnacional nueve bloques para la explotación minera, en dos departamentos fronterizos con Venezuela.

Chávez también atribuyó la reclamación venezolana del territorio a un viejo interés de EEUU en intervenir y desestabilizar a Guyana.

Aunque el 9 de marzo de 2012 el gobierno venezolano ratificó sus derechos sobre Guyana, no hay avances actuales en esta reclamación, que además de la tierra firme ahora incluye la fachada marítima.

Opinan los legisladores

En la Asamblea Nacional consideran que la ley de fronteras (instrumento jurídico que está en mora) podría contribuir a buscar una solución eficaz para la reclamación.

El presidente de la Comisión de Seguridad y Defensa de la AN, William Fariñas, espera que para el segundo semestre de este año se discuta y sancione el proyecto de ley. Sobre el diferendo sostuvo, en conversación con ÚN, que  el Gobierno “ha sido respetuoso y apegado al derecho internacional en todos los aspectos que contemplan esta relación”.

Recordó que el Gobierno creó un Estado Mayor Fronterizo para vigilar los límites nacionales. Por su parte, el opositor Stalin González criticó que en la comisión no se debata sobre este tema. También cuestionó que en los libros oficiales la conocida “zona en reclamación no se vea en el mapa de Venezuela como antes”. También cree que hay intereses políticos de por medio.

“Tiene que ver con tener el apoyo en las islas del Caribe en detrimento de nuestros intereses”.

La historia nos cuenta

1899: Un laudo conformado por EEUU y Gran Bretaña arrebató a Venezuela los 149.500 km2 del territorio esequibo.

1962: Tras aparición de irregularidades en el laudo de 1899, Venezuela denunció ante la ONU su nulidad. Ese mismo año la ONU falló a favor de Venezuela y lo declaró como irrito.

1966: El gobierno de Raúl Leoni firma el Tratado de Ginebra junto a Gran Bretaña e Irlanda, para buscar solución al conflicto.

1970: El gobierno de Rafael Caldera firmó el Protocolo de Puerto España, que congeló estas conversaciones por 12 años, a raíz de la falta de soluciones.

1989: Ambos países aceptan el método de Buenos Oficios con la secretaría de la ONU como mediador.

2004: El presidente Chávez manifestó que no se oponía a la inversión extranjera en territorio Guyanés.

2007: Chávez dijo que reactivación de la reclamación por parte de Raúl Leoni (1962) fue producto de la presión de EEUU, supuestamente interesado en desestabilizar al gobierno guyanés.

2009: Guyana solicitó a la ONU ampliación de la plataforma continental.

2011: Cancillería venezolana dice desconocer la solicitud anterior de Guyana.

2013: La Armada venezolana interceptó a un buque foráneo en la zona económica interna.

Este fue el trabajo de investigación ya montado para su publicación y que fue retirado por orden del director de Últimas Noticias. Imagen: Ipys.org.ve

Claves para detectar a un defraudador

Revista Dinero

Foto: S0.uvnimg.com

Todos pueden parecer el empleado perfecto. E incluso, ser el más colaborador de todo el staff. Pero empresas e inversionistas deben estar muy pendientes, porque no siempre aquel más buena gente está mostrando su verdadero yo. Actualmente, las organizaciones deben estar conscientes de que los defraudadores, no solo pueden estar adentro, sino también tener distintas características.

¿Quién comete un fraude? Prácticamente cualquiera.

¿Cuáles son las características que se deben identificar?

Para eso, justamente, es el Perfil Global del Defraudador que creó KPMG cuyo estudio arroja que alrededor de 61% de los casos son los empleados de la propia compañía.

De ese grueso, en 70% de los fraudes, el ejecutor analizó la dificultad de actuar por sí solo, por lo que decidió trabajar en complicidad con otros. Y de allí, 42% tomó su tiempo antes de cometer cualquier acto fraudulento en contra de la compañía, para la cual trabajaron por más de seis años.

Déan Friedman, líder de la Red de Investigaciones de KPMG en la región de Europa, el Medio Oriente y África, para la Práctica Global Forense.

Déan Friedman, líder de la Red de Investigaciones de KPMG en la región de Europa, el Medio Oriente y África para la Práctica Global Forense asegura que “los especialistas en fraude han debatido por mucho tiempo la posibilidad de establecer características bien definidas del perfil de un defraudador, al punto que les permitan a las compañías capturarlo en el acto o incluso antes de que se cometa la estafa“.

“Por ahora, la posibilidad de predecir una conducta irregular antes de que ocurra sigue siendo un tema de ciencia ficción. Sin embargo, el análisis de la naturaleza cambiante del fraude y del defraudador puede ayudar a las compañías a fortalecer sus defensas contra esta actividad criminal. Prevenir vale por dos”.

Oveja por fuera, lobo por dentro

El estudio realizado tipifica a quienes cometen fraude y llega a la conclusión que todos son más o menos así:

– Edades comprendidas entre 36 y 55 años (70% de los defraudadores tiene entre 36 y 55 años de edad).

– Ejerce algún cargo ejecutivo, en Finanzas, Operaciones o Ventas/Mercadeo.

– Ocupa un cargo en la Gerencia o Dirección (25% y 29%, respectivamente).

– Ha sido empleado de la compañía por más de seis años.

– Un defraudador oportunista, aquel que comete la conducta irregular por primera vez, es un empleado que se encuentra en un cargo de confianza y cuyo comportamiento delictivo es sorpresivo para el resto de sus compañeros. Son menos comunes los predadores que buscan una compañía para iniciar un complot inmediatamente después de haber sido contratados y deliberadamente estafarla, sin remordimiento.

De la noche a la mañana

Foto: Media.metroscubicos.com

El estudio de KPMG, que recoge experiencias vividas en empresas de más de 75 países alrededor del mundo, revela que los tres elementos conductores fundamentales para cometer un acto fraudulento (motivación, oportunidad y justificación), continúan siendo los puntos centrales y más importantes.

Sin embargo, la aptitud cambia constantemente, lo que genera cambios en el perfil del defraudador. Si quieren reducir el riesgo de fraude, las compañías deben entender el comportamiento cambiante de quienes hacen fraude. Del mismo modo, responder con rapidez cuando ocurran las conductas irregulares.

Phil Ostwalt, Coordinador Global de Investigaciones para la práctica Global Forense de KPMG

A este respecto, Phil Ostwalt, Coordinador Global de Investigaciones para la práctica Global Forense de KPMG y líder de investigaciones en EE.UU. aseguró que “lo que intriga verdaderamente acerca del fraude es su cambio constante; es como una cepa de gripe: es posible eliminarla hoy, pero el año siguiente evolucionará en algo peor”.

Uno de los cambios más importantes con respecto al perfil del defraudador es la implementación de la tecnología, sea ésta de muy avanzada o no.

Obviamente, esto depende de los países y de cuán de punta sea su plataforma tecnológica, pero es lógico que independientemente de esto, la humanidad está presenciando el nacimiento de una nueva generación de personas con la capacidad de usar más hardware y software y de acceder a más información que las generaciones anteriores, lo cual apunta a una nueva era para el fraude y las actividades ilícitas.

“Las compañías no pueden permanecer inmóviles y permitir que controles antiguos se apliquen al defraudador moderno”, dijo Ostwalt, quien agregó que “la tecnología no solo es útil para el defraudador, sino que también lo es para la defensa de la compañía. Los nuevos alcances, tales como el análisis y la minería de datos le dan a las empresas más oportunidades de atrapar a aquellos que quieren hacer trampas”.

Considerar los tres inductores de fraude: la oportunidad, la motivación y la justificación, resulta de mucha utilidad para comprender el perfil del defraudador.

De acuerdo con los especialistas de la Práctica Forense de KPMG en China, “las personas cometen fraude cuando las tres condiciones se dan simultáneamente, como una tormenta perfecta: la motivación, la oportunidad y la habilidad para justificar el crimen. Esto explica las razones por las cuales ocurre el fraude y el porqué un tipo particular de personas se convierte en defraudadores”.

Foto: Impuestosrenta.com

Los tres inductores son parte de una metodología estándar que desarrollaron los especialistas en fraude en los años 50.

Se puede incluir la habilidad como un componente de oportunidad para crear una imagen mucho más completa de la persona que comete fraude.

Esta es una manera de entender dicha imagen: el posible defraudador ve una puerta abierta mediante la oportunidad; la motivación y la justificación lo impulsan hacia la puerta, y su habilidad le permite cruzarla.

El estudio mostró que la debilidad de los controles internos ha contribuido en más de la mitad de los casos de fraude (54%), lo que demuestra que si las compañías reforzaran las medidas de control y supervisión de sus empleados, se reducirían considerablemente las oportunidades de que éstos cometieran fraude.

Pocas veces, las compañías se enfocan en establecer los controles adecuados para prevenir fraudes y aprenden la lección cuando es demasiado tarde.

No obstante, reforzar los controles internos no evita que se cometa un fraude. En 20% de los casos éste se cometió de forma descuidada, sin prestar atención a las medidas de control; mientras que 11%, los defraudadores actuaron en complicidad con otros para eludir tales controles.

En estos casos, el defraudador pudo haber sido alguien que conocía cuáles eran los controles y sabía cómo manipularlos o accidentalmente encontró una falla en los sistemas de control y decidió aprovecharse.

Pero aún hay más sobre los defraudadores

Este estudio realizado entre el 2011 y el 2013 por expertos de KPMG y que involucraron casi 600 casos, da cuenta de más razones por las que un empleado se convierte en defraudador:

– Casi siempre es por dinero: la razón más común para cometer fraude es de origen económico. De una lista de 1082 motivos posibles, 614 estaban relacionados con la codicia, los beneficios económicos y las dificultades financieras; mientras que 114 estaban relacionados con objetivos corporativos. El único motivo no económico que se acercó (106) fue la simple posibilidad (o “porque se puede”).

– Romper las reglas: Casi un tercio de los defraudadores (36%) mostró un sentido de superioridad como razón para cometer el fraude, lo cual puede estar asociado al hecho de que 29% de los fraudes fueron cometidos por parte de directores ejecutivos, el cargo más alto para una sola función.

– Conductas irregulares comunes: El tipo de fraude más común es el de la malversación de activos con 56%, del cual 40% corresponde al desfalco y 27% a la adquisición de bienes. El segundo tipo más común de fraude es el relacionado con la ganancia de activos obtenidos ilícitamente o de manera fraudulenta con 24%.

– No es un acto en solitario: Cuando el defraudador actuó en complicidad con otros, 74% de los fraudes se cometió entre uno y cinco años. De allí, 18% de los fraudes le costó a la compañía entre US$ 50.000 y US$ 200.000. En 43% de los casos, el impacto en las compañías víctimas fue de más de US$ 500.000, y de estos casos 16% superó los US$ 5.000.000, mucho más que el costo de los casos en los que el defraudador actuó por su cuenta.

– Cultura de corrupción: En una gran medida, la cultura ejerce influencia sobre nuestras acciones y determina lo que consideramos un comportamiento ético y adecuado. En tal sentido, resulta interesante destacar las diferencias regionales particulares en los hallazgos.

En términos globales, se hallaron elementos de chantaje y corrupción en un tercio de los casos de fraude (33%). En comparación con 24% en EE.UU, 48% en China, 64% en la Comunidad de Estados Independientes (CIS) y 67% en África Occidental.

“Finalmente, el defraudador del futuro dependerá de las oportunidades actuales”, afirmó Ostwalt, y agregó que “hace dos décadas, sustraer dinero de un banco era usualmente el trabajo de una banda muy unida, a veces utilizando métodos violentos o firmas falsas para lograr su objetivo”.

En la actualidad, las posibilidades para sustraer dinero en un banco han cambiado gracias a Internet, los dispositivos inteligentes y la habilidad de analizar grandes cantidades de información.

“Aun cuando el paisaje del fraude no ha variado mucho en los últimos años, las compañías deben observar el horizonte de los siguientes 18 meses para determinar si un cambio en la economía o en el entorno afectará su riesgo de fraude”.

No es ficción: el Gobierno está al borde de un ataque de nervios

Gloria M. Bastidas, Konzapata.com

Foto periodicoenfoque.com

El Gobierno está al borde de un ataque de nervios. Parece un hijo putativo de Almodóvar.

No puede con tantos frentes abiertos.

Desde el del virus chikungunya hasta el de la escasez de alimentos.

Desde el del dengue hasta el de la falta de medicinas.

Pero el problema que más le cuesta metabolizar, el que hace que se atragante, el que logra que pierda los estribos, es el de una eventual cesación de pagos. La palabra default en labios de Ricardo Hausmann y de Miguel Ángel Santos, era una bofetada.

Pero puesta a circular por la calificadora de riesgo Standard &  Poor’s, que ha bajado esta semana la nota de la deuda soberana, es casi un nocaut.

Y eso ha puesto mal al Gobierno, que se sabe escrutado por los grandes sabuesos de las finanzas.

Foto Img.kapital

El test de Wall Street es demasiado importante como para reprobarlo. Y el Gobierno lo sabe muy bien. No se puede dar el lujo de salir aplazado. Por eso ha hecho un intento por parecer capitalista y ha dicho, para que no quede ningún margen de duda, que honrará la deuda con los tenedores de bonos.

No importa que los estatutos del PSUV hablen de marxismo.  No importa. Lo que importa es garantizar el poder. Y estar bien con Wall Street es una condición para ello.

Claro que el Gobierno querría hacer lo que hace el protagonista de la novela Crimen y Castigo de Dostoiesvski: asesina a la usurera que lo subyuga.

Desde luego que el Gobierno desearía convertirse en un Raskólnikov, que cree que los fines humanitarios justifican el asesinato de la codiciosa Alíona Ivánovna.

El Gobierno querría fusilar a Wall Street. Le encantaría mandarla al paredón, como suele hacerse en los regímenes totalitarios con quienes osan amenazar a la hegemonía gobernante. Pero no puede. Wall Street es otra cosa.

Wall Street no es Simonovis. Wall Street no es Leopoldo López. Wall Street no es Franklin Brito. Wall Street no es Sairam Rivas. Wall Street no es Fedecámaras. Wall Street es una deidad ante la cual el gobierno revolucionario tiene que subordinarse.

Wall Street es la cruda realidad del poder global. Un asunto grande, a lo Alvin Toffler. Y los hijos de Chávez tienen eso demasiado claro.

La pregunta es: ¿Por qué, si el Gobierno efectivamente va a cumplir con sus compromisos de deuda externa, entra en pánico cuando en el horizonte asoma la palabra default? ¿Por qué la palabra default coloca al Gobierno al borde de un ataque de nervios? ¿Por qué lo irrita tanto?

Foto Cdn.eluniversal

Porque, aunque el Gobierno honrara la deuda de cerca de 7 mil millones de dólares (entre capital e intereses) que vence en octubre, para lo cual deberá hacer maromas, tiene un problema de caja estructural. Y un problema de caja estructural se traduce en una grave amenaza para la paz social.

El Gobierno puede que pague los vencimientos inmediatos, ¿pero podrá pagar los que vienen luego? ¿Y cuál es el costo que tiene que asumir (y de eso hablaron Hausmann y Santos en su artículo), en términos de gobernabilidad, al darle prioridad a Wall Street en lugar de pagar la deuda que tiene con el sector alimentos, con el sector salud, con el sector automotriz?

Foto Static.guim

La herida que el Gobierno no quiere que le toquen es ésa. El Gobierno sabe, en el fondo, que está metido en un problemón. Y Standard & Poor’s, con su lenguaje financiero, se lo ha recordado. El paisaje que se le viene encima a la revolución es el de la época de las vacas flacas y una crisis política.

Por eso el Gobierno está al borde de un ataque de nervios. Porque sabe que su insolvencia arrojará fuertes conflictos en casa. Y que esos conflictos pueden estremecerlo. O defenestrarlo.

No es necesario que caiga endefault con los tenedores de bonos para que su poder se vea amenazado, aunque una cesación de pagos a escala internacional sería una situación ultra complicada. Su poder también se puede ver amenazado más allá de que honre sus compromisos de deuda externa. Porque cumplir con los compromisos de deuda externa a costa de que la gente no obtenga medicinas ni alimentos implica un precio muy, muy alto.

Foto Espansioneonline

La situación interna del país puede hacerse insostenible. Y eso es lo que advierten los analistas que están monitoreando las cuentas del Gobierno.

Desde la calificadora china Dagong Global Credit, que bajó la nota a la deuda de Venezuela de BB+ a BB- en julio pasado —y sobre cuyo dictamen Maduro hizo mutis, mientras que a Hausmann lo amenazó con un juicio— y señaló que los desequilibrios macroeconómicos exacerbarían el malestar social en el país, hasta Standard & Poor’s, que sostiene que las distorsiones económicas y la polarización aumentan el riesgo de un incumplimiento de pagos de la deuda externa.

Lo que realmente le preocupa al Gobierno es que las calificadoras —y los economistas— van al quid del asunto: alertan que en Venezuela podría desatarse una crisis económico-política de proporciones mayúsculas. Una crisis inmanejable.

Y eso, a Maduro, no le gusta que se lo recuerden. No se puede hablar del apocalipsis en el paraíso de la revolución.

El Gobierno, probablemente, apostaba a un alza de los precios del petróleo para capear el temporal. Calculaba que la crisis del Oriente Próximo dispararía el precio del crudo y que ese factor lo ayudaría a cuadrar la caja. Eso no ha ocurrido hasta ahora.

El periodista José Suárez Núñez recordaba esta semana, en un artículo publicado en Tal Cual, que, en 1973, a propósito de la Guerra de Yom Kipur, el precio del barril pasó de 2,83 dólares a 10,41 dólares.

Pero lo que se aprecia hoy es que, a pesar de que hay un conflicto internacional que involucra a actores petroleros, la cotización del crudo no se ha disparado. Y un factor que ha jugado un papel clave en esto es que, como recordaba Moisés Naím en una de sus columnas, Estados Unidos vive una revolución energética que ha incidido en un aumento de la oferta petrolera.

Hoy produce (la cifra es citada por Suárez Núñez) 9,7 millones de barriles diarios cuando antes su producción estaba en 5,3 millones de barriles diarios. Casi el doble.

Foto Proactivo.com

Eso también debe poner nervioso al Gobierno: que los precios del crudo no se hayan disparado. Esa variable juega mucho en el tema de la gobernabilidad. Así que no sólo es el asunto de un eventual default (hoy o después), sino que sobre el precio del petróleo se cierne una sombra.

De pronto el Gobierno se percata de que lo que ha sido su sostén político-electoral,  de que lo que le ha permitido financiar un proyecto a todas luces inviable, es ahora un potencial enemigo. Sí, el precio puede ser un enemigo.

¿Cómo estará la cotización mañana? ¿Caerá más? El azar es también un enemigo. Y jamás cumplieron con lo que prometieron, que hubiera sido una forma de compensar el azar. ¿O no hablaba Chávez, al inicio de su primer mandato, de un Fondo de Estabilización Macroeconómica, que es como decir la alcancía de la República? Chávez en 1999 exhalaba un aire noruego y hablaba del ahorro. Del futuro. Pero qué lejos estamos de los noruegos.

Los noruegos cuentan con un fondo soberano —una alcancía— que asciende a 800 mil millones de dólares. Ese astronómico monto está destinado a la seguridad social y al desarrollo económico del país. Venezuela, de un millón de millones de dólares que recibió en 15 años, sólo cosecha deudas.

Hay una gran diferencia entre cómo puede manejar una inmensa fortuna un país con visión y cómo puede manejarla un país gobernado por un caudillo mesiánico que piensa más en sí mismo que en las cuentas macroeconómicas.

Eso es lo que Maduro no quiere que le recuerden, y lo que tiene al Gobierno al borde de un ataque de nervios: que por no haber administrado bien los colosales recursos que recibió el chavismo ahora la revolución está en graves aprietos. Y que las implacables leyes de la economía —no los edictos emitidos por el Estado revolucionario, que parten de la base de que los problemas se arreglan por decreto—se lo pueden llevar todo por delante.

Foto Venezuela.com

Uslar Pietri lo planteaba muy bien: decía que mientras Adam Smith describió una realidad en su obra  “La riqueza de las naciones” (a partir de la observación, explicó cómo funcionaba el mercado y en qué consistía el libre juego de la oferta y la demanda), Carlos Marx la inventó.

Y esa realidad marxista tiene algo de falso: está montada sobre una utopía. Es, por así decirlo, una realidad irreal.

Que la palabra default se convierta en una etiqueta, en un término de uso común en Venezuela y afuera —en una matriz— es lo que lleva de cabeza al Gobierno.

Puede que él lo sepa, que en su fuero interior esté consciente de que puede caer en cesación de pagos, pero no quiere que se lo recuerden. No quiere que se lo recuerden porque, si se lo recuerdan, la advertencia ejerce un impacto psicológico en los inversionistas y agrava aún más la crisis.

No quiere que se lo recuerden porque, si se lo recuerdan, queda en evidencia que el exceso de irrealidad amenaza con hundir a Venezuela y, con ello, devorarse el proyecto que Chávez comenzó a construir cuando estaba en el Ejército. O mucho antes: cuando era cadete de la Academia Militar y apuntaba en su diario que algún día le gustaría llevar las riendas de su país.

Como está al borde de un ataque de nervios, el Gobierno se convierte en una entidad peligrosa. Es capaz de todo: hasta de clausurar las viñetas de Rayma porque son un electrocardiograma que revela, con la firma autógrafa del comandante, el estado de postración en que está Venezuela.

Un Gobierno al borde de un ataque de nervios (y con vocación revolucionaria) no se refugia en la valeriana para calmar su ansiedad.

Un gobierno al borde de un ataque de nervios del tipo del que estamos hablando no apela a los psicotrópicos para controlar sus emociones.

Un gobierno al borde de un ataque de nervios de estirpe autoritaria apelará a las armas más bajas para tratar de controlar la situación. Para que el problema no se le vaya de las manos en términos de gobernabilidad. Para no perder el poder.

Un gobierno al borde de un ataque de nervios ve la palabra default por una cara de la moneda y por la otra ve la tanqueta de la represión.

Foto Maduradas.com

Eso es lo que Maduro teme tanto que le recuerden: que va a pasar a la historia como un gorila porque la crisis social que se incuba no le dejará margen de acción y tendrá que reprimir más —muchísimo más— de lo que ha reprimido este año.

La crisis llamada Maduro

Alonso Moleiro, Tal Cual

Si alguna institución cursa en este momento en una enorme crisis en Venezuela, esa la Presidencia de la República.

Luego de años transitando un clima de opinión con una Primera Magistratura disponedora y omnipresente, de la mano de Nicolás Maduro el país se desplaza suspendido en medio de los dominios de la nada. Los datos que arrojan al respecto los sondeos de opinión son particularmente elocuentes.

Maduro, un dirigente político sin arraigo alguno, desprovisto, en última instancia, de atributos para ejercer una función tan delicada, transita un peliagudo terreno enfangado con crisis económica y ausencia total de liderazgo.

Su presencia en el poder retrata por sí sola la gravedad del momento venezolano actual. El abismo que se abre sobre los pies de este país.

Hace mucho tiempo que Venezuela no tenía en el Palacio de Miraflores a una figura tan desprovista y accidental.

La circunstancia, en sí misma muy problemática, no debería sorprender a nadie. La presencia de Maduro es el resultado del desafortunado proceso de enfermedad y muerte de Hugo Chávez.

El desaparecido caudillo no tuvo previsto jamás, como no podía tenerlo nadie, que podía morir, y terminó estructurando un movimiento político en el cual nadie podía hacerle sombra.

Antes que un líder, cosa que jamás ha sido, ni será, Nicolás Maduro es un funcionario público. Un señor a quien dejaron encargado de ejecutar una encomienda sin tener los atributos naturales para eso. Un dirigente sindical con algunas aptitudes específicas, al cual los hados colocaron en el poder sin que nadie, comenzando por él mismo, tuviera previsto qué hacer ante la eventualidad.

Lo que las encuestas de esta semana están revelando es un dato por demás paradójico: la “era Maduro” es la cabal expresión del chavismo sin liderazgo.

Toda una ironía: si algo no se ha dejado de decir en el tránsito de estos 14 años es que el oficialismo es un movimiento caudillesco; articulado en torno al mito del hombre fuerte, que coloca por delante la pasión y la subjetividad frente a la desabrida racionalidad electoral de sus adversarios.

Por insólito que suene, cuatro de los cinco líderes fundamentales invocados por los estudios demoscópicos de este momento son opositores: Maduro, el quinto en discordia cuando toca evaluar atributos cualitativos, es además el único chavista que aparece en el radar.

Venezuela cursa en este momento un espantoso y cruel proceso de ruina en medio de la abundancia. Sus efectos están parcialmente disueltos en medio del eclipse informativo que han ido urdiendo con método los funcionarios chavistas que ejercen la cartera de la comunicación.

El naufragio de la economía y los sectores productivos, tantas veces advertido por economistas y académicos, es, sobre todo, una herencia de la terquedad y el dogmatismo de Hugo Chávez, un astuto político que, como otros líderes de su signo, no entendía nada de finanzas.

La papa caliente ha recaído ahora sobre un inocente Maduro, a quien la Presidencia le ha caído en las manos sin haberla pedido, haciendo buena aquella máxima universal que contempla que el trajinar político, llevado a estos extremos, es el escenario natural de lo inesperado.

Y mientras el país se marchita sin que a nadie le importe, de cadena en cadena, vemos cada tanto al pobre Maduro, forzando reflexiones pedagógicas apuradas y ejerciendo un papel orientador que no puede cumplir. Maduro no transmite nada.

Lleva hasta el límite del absurdo los recursos del disimulo: si los problemas nacionales no se resuelven, sino que se agravan, lo que queda es apoyarse en la censura ministerial para comportarse como si no estuviera pasando nada. No es lo mismo: no lo será jamás. No se trata sólo de la Oposición: parte importante del chavismo tampoco le cree a Maduro.

El país le está pidiendo decisiones a una persona incapaz de tomarlas: preso, en medio de una encomienda sentimental llamada Plan de la Patria, que profundizará la crisis; desconocedor absoluto de cuestiones elementales de estado; sin pensamiento geométrico; dogmático; y, ahora que ha visto lo endeble que es su figura, amenazante y represivo.

Con su torpe retórica, su discutible telegenia, sus equívocos y sus torpezas, Maduro expresa con dramatismo el enorme vacío nacional que se registra con la muerte de Chávez.

Su presidencia tiene un amargo sabor a epitafio, a secuela, a consecuencia indeseada.

Maduro es la expresión de la decadencia nacional.

Preguntas para el chavismo sincero y de pueblo

Damián Prat, Publico & Confidencial

Todos somos venezolanos. Millones que han apoyado al llamado “chavismo” lo han hecho con esperanzas legítimas.

A ellos me dirijo. Excluyendo de este mensaje al grupo de corruptos, a los del cogollo de enchufados que hablan de “socialismo” pero “viven como Rockefeller”, a los que saben que todo es una farsa y hablan de “defender la revolución”, cuando en realidad lo que quieren es que los de abajo les defiendan a ellos el control del poder y de los negocios.

Excluyendo a ese grupo, pequeño aunque con mucho poder, pero absoluta minoría dentro del ancho universo de venezolanos del pueblo que se ilusionaron con el mensaje de la revolución y se han sentido chavistas.

Este mensaje y éstas preguntas son para esos cientos de miles de chavistas sinceros, seguramente millones, que habrán de reencontrarse en su dignidad plena con otros cientos de miles, sin duda millones de compatriotas que anhelan y luchan por un cambio democrático y progresista desde la oposición y la unidad democráticas.

Todos somos venezolanos. No más odio ni exclusión. ¡Vamos a construir el futuro!

— ¿Cómo es que hoy tenemos esta “madre de crisis económica” si llevamos 10 años ininterrumpidos de la más colosal bonanza de ingresos petroleros jamás imaginada?

Deberíamos vivir la “edad de oro” de una industria, una agricultura próspera.  Esa fue la promesa hace algo más de una década: la edad de oro.

En lugar de eso tenemos la más alta inflación del planeta, una severa escasez de casi todo, dependencia total de las importaciones, una criminalidad que nos agobia a todos, los hospitales en el suelo sin insumos ni medicinas.

¿Cómo sucedió eso?

—  Si, ya sé que Maduro y el gobierno hablan de “la guerra económica de la burguesía que esconde los productos”. Lo repiten en el canal 8 y todos los jerarcas burócratas. Y ahora dicen que la culpa de las colas es de los supermercados que “conspiran” al no tener suficientes cajeras.

— ¿Por qué, entonces, hay escasez de cemento y de cabillas si todas las fábricas están estatizadas desde hace 5 o 6 años y el control absoluto es de los jerarcas del gobierno?

Más aún, la escasez de cemento y de cabillas comenzó poco tiempo después de la estatización. ¿No queda evidente que es el “estatismo salvaje” el causante de la escasez?

Y otra: ¿Por qué ahora hay que hacer colas largas y humillantes para comprar una bombona de gas desde que todo fue estatizado y es Pdvsa Gas Comunal? ¿Por qué las colas más terribles son las de Mercal, Pdval y los Bicentenarios, si los que mandan y ponen cajeras son jerarcas del gobierno?

—  ¿Por qué hay escasez de azúcar si el 80% de los centrales azucareros los maneja el gobierno? ¿Y de leche y carne, si más de dos millones de hectáreas fueron expropiadas y ahora muchas de las otroras fincas productivas las maneja el gobierno?

— ¿Por qué las plantas de Alimentos Polar, por ejemplo, las de Harina Pan, son las únicas 100% productivas, mientras las estatizadas apenas producen 10% de su capacidad, creando la escasez?

¿De quién es la “guerra económica” contra el pueblo?

—  ¿Por qué Sidor, que producía más de 4 millones de toneladas de acero y casi 400 mil toneladas de cabillas al año, hoy a seis años de estar estatizada apenas llega al 25% de aquello?

¿Por qué entre Venalum y Alcasa producían 630 mil toneladas de aluminio todos los años y eran la tercera fuente de ingresos en divisas de la nación al exportar la mitad de aquello, pero ahora, tras años de haber apartado a sus técnicos para ponerla en manos de burócratas rojos, entre ambas apenas producen 28% de aquello y, para colmo, tenemos que importar aluminio que “la revolución” le compra a la transnacional gringa Alcoa?

¿Por qué FMO produce apenas 38% de lo que siempre hizo? ¿Y Bauxilum no llega a 30%?

¿Por qué las briqueteras, después que las estatizaron y las controlan los jerarcas rojos rojitos, no producen ni 20% de lo de antes?

—  ¿Por qué la producción de oro de Minerven es el 20% de lo que solía ser, perdiéndose cientos de millones de dólares en ingresos a la nación y ahora le entregan el mapa minero a una transnacional de China?

— ¿Por qué estamos importando gasolina desde “el imperio” y Pdvsa anuncia tener que importar petróleo ultra ligero desde Argelia para poder hacer las mezclas del crudo pesado de la Faja, tras haber abandonado las inversiones en los cientos de pozos de Monagas y otras zonas?

¿Por qué Pdvsa ha tenido que pedir préstamos que suman 12 mil millones de dólares a las transnacionales de EEUU y Europa como Chevron, Repsol, Halliburton, ENI, etc?

¿El bla bla “anti imperialista” es un discurso caza incautos?

—  ¡Ah! Pero después de 11 años de control de cambios, de cadivismo rojo, de controles y la más gigantesca corrupción que se recuerde con la boliburguesía roja y sus testaferros y socios, Maduro y los jerarcas del gobierno dicen que “el control de cambios es revolucionario porque los dólares son del pueblo”.

—  ¿Si? ¿Revolucionario? ¿La corrupción que ha desaparecido al menos 30 mil millones de dólares con empresas de maletín de boliburgueses en conchupancia con jefes de Cadivi, es “ser del pueblo”?

—  Por cierto, ¿Por qué ningún gobierno de izquierda de América Latina (Brasil, Chile, Ecuador, Bolivia, Uruguay y ni siquiera Nicaragua) tienen control de cambios ni han estatizado ninguna finca y ninguna industria?

Parece que es atrasada y ruinosa la que manda en Venezuela, copiando a la ruina cubana. En ninguno de esos países hay inflación o es muy baja. ¿Por qué será?

—   ¿Saben cuánto petróleo se regala en la dizque “solidaridad petrolera” a 20 países?  El Informe del BCV indica que van ¡59 mil millones de dólares! y que 39% de ese total es para sostener a los Castro en Cuba. ¡Qué desastre!

¿Saben que a Cuba se le entregan a diario 110 mil barriles de petróleo pero su refinería en Cienfuegos solo procesa 40 mil, de modo que el resto del regalo ellos lo revenden en el mercado internacional?

Primero hay que eliminar esa regaladera o ese “subsidio” antes de aumentar el precio de la gasolina dentro de Venezuela.  ¿O no?

—  ¿Saben que la mitad del ingreso petrolero del país no entra en el presupuesto nacional porque va a parar a esa “caja negra” del Fonden que no es controlado ni auditado por la Contraloría ni por la AN? ¡Qué manguangua de guisos se harán!

—  ¿Saben que la Hidroeléctrica Tocoma tiene 4 años de atraso y más de un año totalmente paralizada?

¿Alguien se acuerda de las promesas de Petro San Félix, de la Ciudad del Acero y la Ciudad del Aluminio, de la Planta de Pulpa y Papel, de los “elefantes rojos” de las Termoeléctricas de Sidor, del Plan Ferrocarrilero nacional desde los Llanos a Guayana, la refinería petrolera en Cabruta o la Planta de Cemento de Monagas?

¿Saben que en Guayana no se ha construido NI UNA SOLA industria nueva para transformar acero o aluminio tras 15 años de súper riqueza de ingresos petroleros?

¿Dónde están los reales?

—¿Saben que la deuda externa que era 33 mil millones de dólares en 1998 ahora supera los 210 mil millones de dólares y que en parte por eso, ya ni China ni nadie quiere prestar más y el gobierno no puede taparear la crisis a los realazos?

¿Cómo hicieron ese “milagro al revés” de arruinarnos en medio de diez años de vender el petróleo a 100 o más dólares el barril?

—  ¿Por qué aumentó la pobreza extrema en los últimos tres años según los informes del INE oficialista? ¿En cuál gaveta olvidada quedaron misiones positivas como Vuelvan Caras para formar a los jóvenes en oficios productivos?

—Hay más para reflexionar y dialogar amistosamente. Será el reencuentro. Los que creyeron y los que no creyeron tenemos que pensar y actuar juntos por un futuro progresista, de justicia social, por una Venezuela productiva.