¿Por qué cerrará el diario Tal Cual?

Queridos amigos

Obligados por las informaciones que, de uno u otro modo, han circulado en las redes sociales respecto al inminente cierre de TalCual, les informamos lo que hay de verdad en esta noticia, a fin de precisar el contexto de este lamentable hecho.

Es cierto. TalCual tiene previsto cerrar el próximo 27 de febrero, tras un esfuerzo denodado por evitarlo, diversas razones nos empujan al cierre del diario, y la probable continuidad como semanario así como en la web, no solo en TalCualDigital, sino también en nuestras cuentas de Facebook y Twitter.

Las razones de este cierre jamás deseado tienen que ver con el acoso sistemático del gobierno contra TalCual por diversas vías: siete demandas judiciales en 15 años de existencia, severo e injustificado escrutinio sobre el diario de entes como el Seniat, IVSS y Ministerio del Trabajo, entre otros; acoso contra sus directivos desde diversas instancias gubernamentales; presión sobre los anunciantes para que no pautaran en el periódico;

La última demanda contra el director del diario, Teodoro Petkoff, así como contra el resto de los integrantes de la junta directiva, puede acarrear una importante multa y penas de prisión.

Hasta los momentos, la juez ha acordado todo lo solicitado por Diosdado Cabello, el demandante, lo que obliga a una presentación semanal ante el tribunal a los acusados,  a quienes también les dictaron prohibición de salida del país.

Este conjunto de hechos se une a la crítica situación por la que atraviesa la economía del país, que impide el relanzamiento del diario, el cual vive una situación financiera difícil, que no es posible subsanar dada la inflación existente y las presiones ya enunciadas.

Es por ello que los directivos del diario decidieron el cierre del mismo.

El director del diario, sus directivos, los periodistas y todos sus trabajadores están conscientes de la necesidad que tiene Venezuela de contar con diarios que defiendan la democracia, los derechos humanos y promuevan todas las vías necesarias para el entendimiento entre los venezolanos. Lamentablemente la situación se hizo insostenible y la medida de cierre no se pudo evitar.

En conclusión, TalCual en su edición diaria circulará hasta el próximo 27 de febrero y se está trabajando para mantener una edición semanal que circularía los fines de semana.

Al mismo tiempo se tiene planteado mantener la presencia en la web con TalCualdigital, página que cuenta con una buena cantidad de seguidores que se incrementa diariamente.

 Xabier Coscojuela, Jefe de Redacción

Así es como el gobierno se encarga de la distribución de los productos en el país

Texto: @RonnaRisquez Infografía: @AdrianitaN

Runrunes

La Superintendencia Nacional Agroalimentaria decide a dónde van los productos.

El sistema le permite saber los inventarios de los productores nacionales, a quién se le despachó, cuánto se despachó y en qué fecha.

  1. Todos los alimentos, medicamentos, productos de limpieza y aseo personal que se comercializan en el país deben tener un permiso de circulación que otorga la Superintendencia Nacional Agroalimentaria, anteriormente Superintendencia Nacional de Silos, Almacenes y Depósitos Agrícolas (SADA), que depende del Viceministerio del Sistema Socialista de Alimentación. Este requisito es indispensable para la distribución de los alimentos.
  2. El mecanismo para obtener el permiso de distribución de los productos opera mediante un sistema denominado Guía Única de Movilización de la Superintendencia Nacional de Agroalimentaria, que permite al Gobierno controlar y vigilar la producción y el despacho de todos los alimentos que circulan en el territorio nacional, mediante la emisión de guías de movilización.
  3. El Sistema Integral de Control Agroalimentario (SICA) es la plataforma tecnológica que funciona a través de internet, administrada por la Superintendencia Nacional de Silos y Depósitos Agrícolas (SADA), donde todos los integrantes de la cadena agroalimentaria (productores, distribuidores, comerciantes, importadores y consumidores) deben inscribirse y proporcionar la información sobre la movilización de alimentos, para obtener las guías de movilización que les permitirán realizar la distribución de los productos.
  4. El sistema de guías de movilización comenzó a aplicarse en 2008 solo en los estados fronterizos como Táchira, Apure, Zulia y Barinas, con el objetivo de detener el contrabando de productos de la cesta básica, luego se extendió a todo el país. Recientemente fueron incorporados otros rubros como medicamentos, productos de limpieza y aseo personal, cabillas y cemento, entre otros.
  5. Las guías SADA de movilización definen a qué clientes se les despacha y a qué clientes no.
  6. Para cada despacho, sea de materias primas o productos terminados, se solicita una Guía de Movilización. En el caso de los productos terminados se informa también las toneladas métricas de productos regulados que lleva el camión, su origen y destino, placas del vehículo y nombre del chofer, entre otros datos requeridos por el SICA.
  7. La empresa productora factura al cliente y espera su confirmación. Luego ingresa al sistema (SICA) toda la información sobre la mercancía que va a despachar. Allí la empresa productora de alimentos solicita la autorización del despacho por parte del SADA y espera la guía de movilización para distribuir los productos a los clientes a los que le facturó.
  8. En ese trámite la empresa debe llenar un formato (SICA) en el que indica: el tipo de productos que tiene disponible, a qué clientes pretende despachárselos y en qué cantidades. Luego el SADA autoriza o no la distribución.
  9. Si el SADA no autoriza la guía de despacho, se bloquea el acceso al sistema y se debe anular la factura. La mercancía se factura de nuevo a otro cliente.
  10. Sólo con estas aprobaciones se puede imprimir la guía y entregársela al conductor vehículo que hará la distribución.
  11. El transportista debe llevar la guía de movilización permitida por el SADA durante la distribución de los productos. Si no la tiene o hay alguna inconsistencia en los datos, el camión puede ser retenido por la Guardia Nacional Bolivariana.
  12. Cuando el camión con la mercancía llega a su destino (comercio, planta, almacén, entre otros) el transportista debe entregar la guía a las personas responsables en ese lugar. Estos ingresan nuevamente al SICA para reportar la recepción de los productos. El proceso tiene operación de apertura y cierre de la guía de movilización.
  13. Las redes de Pdval, Mercal y Bicentenario (propiedad del Estado) también requieren guías de movilización.
  14. El sistema le permite saber al SADA los inventarios de los productores nacionales. Saber a quién se le despachó, cuánto se despachó y en qué fecha.
  15. El SADA se reúne con los sindicatos y trabaja con la GNB.
  16. Algunas empresas aseguran que el sistema de guías de movilización retrasa los despachos.
  17. Táchira, Mérida, Trujillo, Apure y Barinas son los estados con más rechazos de guías de distribución. En proporción reciben menos aprobaciones del SADA para la distribución de alimentos.

El peligro de transportar alimentos en Venezuela aviva la escasez

Eyanir Chinea y Alexandra Ulmer, Reuters

Transportar alimentos en Venezuela se ha convertido en un negocio tan riesgoso como el de cargar valores.

Camioneros denuncian que en las carreteras del país son presa de asaltos y secuestros en medio de una ola de escasez de productos, consecuencia en gran medida de la falta de dólares para las cruciales importaciones que necesita el país.

Dicen que hasta compradores desesperados han empezado a acecharlos a la caza de mercadería hoy codiciada como la leche o el pollo. Y eso los ha llevado a reducir la cantidad de viajes que hacen, profundizando la escasez en las ciudades.

“Antes podíamos circular de noche para rendir y amanecer en cualquier punto del país con la mercancía”, dijo Arsenio Manzanares, presidente del gremio de transportistas. “Ya no lo podemos hacer porque de noche, si te paras a descansar o accidentado, date por robado”.

Los venezolanos se encuentran tan preocupados por el desabastecimiento, que el problema ya ha desplazado al crimen como su principal dolor de cabeza, según encuestas. Y en las carreteras venezolanas conviven los dos flagelos.

Por los caminos del país petrolero se mueve el 95 por ciento de la mercadería que consume el país.

El número de entregas se desplomó un 30 por ciento en lo que va de año, calculó Manzanares, porque las empresas han reducido la cantidad de viajes ante el temor a los criminales, que aprovechan el escaso alumbrado público y el mal estado de las carreteras.

Reuters solicitó a las autoridades cifras de denuncias de robos en las vías, pero no obtuvo una respuesta inmediata del Gobierno.

Aunque la tasa de robos en Venezuela no es de las mayores de Latinoamérica según cifras de Naciones Unidas, informes privados dicen que eso se debe a que la gente no presenta denuncias por la sensación de impunidad.

Las compañías productoras de alimentos están recurriendo a escoltas privados para resguardar la carga y a equipos de rastreo satelital para vigilar a sus camiones, sobre todo en estados fronterizos por donde se desvanecen miles de toneladas de alimentos en contrabando, dijo un portavoz de la asociación que agrupa a las mayores empresas del rubro.

En las regiones limítrofes, los contrabandistas asaltan a los camiones para vender los alimentos en países vecinos a un precio mucho más alto.

“Con comida ya no se puede trabajar porque la carretera está muy peligrosa”, dijo en la ciudad fronteriza de San Cristóbal el camionero Orlando García, que después de sufrir dos atracos, ahora solo transporta plástico.

Gente desesperada

La escasez, un problema con el cual los venezolanos se han acostumbrado a vivir, se agravó a principios de este año ante la caída de los ingresos petroleros y una temporada navideña que arrasó con lo que había en los anaqueles.

Y ahora las largas colas en los supermercados también son un riesgo para los transportistas y sus cargas. El gobierno ha tenido que reforzar la vigilancia en las filas para evitar el caos.

“Se ha convertido en un problema de seguridad ir a las grandes cadenas de supermercados. La gente ve que llega el camión y se le lanzan, desesperados”, agregó Manzanares.

Medios locales han reportado una decena de robos en supermercados y carreteras donde los asaltantes a punta de pistola cargaron con bienes como harina y azúcar.

La confederación que agrupa a los productores agropecuarios venezolanos, Fedeagro, sostiene que ha denunciado los peligros que enfrentan, incluyendo extorsiones de uniformados. Han tenido audiencias con viceministros y altos mandos militares, pero hasta ahora pocas respuestas.

“El componente de inseguridad forma parte del problema del anaquel vacío”, dijo Pedro Pérez, director de Fedeagro. El mismo Pérez fue secuestrado en una carretera cuando conducía desde su finca de café en el estado llanero de Portuguesa.

El presidente Nicolás Maduro acusa a empresarios de no tener escrúpulos y esconder los productos, o de negarse a trabajar para perjudicarlo con una “guerra económica”, a la que considera culpable de la contracción del 2,8 por ciento en la actividad y la inflación superior al 64 por ciento el año pasado.

Pero del otro lado del ring alegan que el modelo socialista ideado por el predecesor de Maduro, el fallecido Hugo Chávez, se está desmoronando tras años de controles cambiarios, de precios, y de innumerables expropiaciones.

Como si fuera poco, los transportistas se quejan de que hay una grave carencia de autopartes y repuestos por la falta de divisas para importarlos, algo que mantiene parada al menos un tercio de la flota de carga nacional.

En la ciudad fronteriza de La Grita, Freddy Rosales, que encabeza la asociación de productores de la localidad, dijo que, ante el cóctel de inseguridad y falta de repuestos, han dejado de sacar a la carretera al menos al 15 por ciento de los camiones.

“Trabajamos por la necesidad que tenemos, sino nos quedaríamos en la casa sin arriesgar la vida en las carreteras”, dijo.

Carta de Dios a Maduro

El 21 de enero el presidente Nicolás Maduro, en su mensaje desde la Asamblea Nacional, utilizó la expresión “Dios proveerá” para referirse a los recursos indisponibles y que harán falta para asumir los compromisos de la nación en el 2015. Al respecto, el politólogo, humorista y aguda pluma Laureano Márquez, editorializó el diario Tal Cual

Laureano Márquez, Tal Cual

Mi muy querido y predilecto hijo pródigo: Sabes que por ser Dios me encuentro en todas partes. Me calé completico tu discurso de memoria y cuenta, cumpliendo con mi deber ineludible de ser omnisciente.

En un determinado punto –frente a las adversidades que se le avecinan al país por la crisis de los precios del petróleo– te oí decir, haciendo uso de tu libre albedrío: “Dios proveerá”.

Mi pequeña y hermosa criatura. Yo ya proveí. ¿Es que acaso no te has dado cuenta? Te explico, mi estimado moldeado del barro primigenio: El día que creé a Venezuela la coloqué en la zona tropical, para que los rigores del invierno y las nieves no les acosaran y el sol brillara todo el año. Sin embargo, les puse los Andes con nieves perpetuas para que los maracuchos tuviesen donde pasar frío y usar guantes y gorritos tejidos con orejeras. Las tierras de que les doté son fértiles casi todas. Los llanos son propios para una buena ganadería.

En las selvas costeras tienen el mejor Cacao del planeta y donde cultivar un excelente café. Les di tierras productivas en el sur del Lago, en los Andes, en toda la zona central.

Muchos ríos les hice, para que nunca les faltara el agua. Es más, puse dos bien caudalosos uno al lado del otro, para que usaran uno para producir electricidad y el otro -navegable- para que saquen los productos de exportación mineral, que además los coloque al ladito del río para que no hagan mucho esfuerzo en sacarlos.

Les di playas maravillosas para que lleven turistas: Margarita, Los Roques, Morrocoy y la Gran Sabana con su Salto Ángel para que se sintieran maravillados y orgullosos de lo que son.

En el subsuelo les puse las reservas petroleras más grandes del planeta. Tienen también oro, aluminio, bauxita, diamantes y tantas cosas más.

Hijito bello: les mandé mensajes, les mandé personas, les envié inspiración: Bello, Bolívar, Vargas, Miranda, Gallegos, Reverón, Picón Salas, el Maestro Abreu, Zapata, Andrés Eloy, Soublette, Convit, Cabré, Davalillo, Lauro, Simón Díaz, Dudamel… (La lista es larga y mis caracteres no son eternos) y hasta Uslar con un mensaje: transformen el petróleo en otras formas de riqueza, siémbrenlo.

Tesoro hermoso de mi corazón. Como si lo anterior fuese poco, les acabo de enviar 15 años de la bonanza petrolera más grande que ha conocido la historia de la humanidad. Multiplica, bebé: dos millones y medio de barriles diarios X 100 X 30 X 12 X 15.

El resultado es el dinero que les envié, para que convirtieran a Venezuela en un Paraíso Terrenal de abundancia y progreso.

Les di todo, Nicolás del alma mía, hijito tierno de mi corazón: ¿Cómo te atreves a decirme que “Dios proveerá”?

Mira, si en algún proyecto tenía yo esperanzas era en Venezuela. Les va a costar mucho que yo entienda cómo convirtieron una de mis mejores obras en esta ruina.

Lo siento, hijo, tengo que decirte que tu petición a las finanzas celestiales también ha fracasado.

Mira, te doy un consejo, así de panita: sienta en una mesa a Pedro Palma, Asdrúbal Oliveros, José Guerra, Orlando Ochoa y a Luis Vicente León al que tanto mientas y diles que te den una lista de 10 acciones urgentes para salvar al país de la debacle que le sobreviene y párales bola, que te lo digo yo, que ya veo lo que viene y no por ser Dios, sino por puro sentido común.

A pesar de todo, te amo.

DIOS

Por segundo año consecutivo, Caracas es la segunda ciudad más peligrosa del planeta

El Consejo Ciudadano Para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, con sede en México, es una asociación civil integrada por organizaciones civiles, instituciones especializadas y comités ciudadanos, que busca mejorar al gobierno y a la sociedad, en seguridad pública y justicia penal. Es un organismo independiente, representativo y apartidista, que busca el diálogo y la coadyuvancia con las autoridades, consulta a las asociaciones e informa a la sociedad.

Esta asociación civil, realiza anualmente un estudio de la criminalidad mundial y produce un informe que es referencia y consulta obligatoria en el tema.

Lic. José Antonio Ortega Sánchez, Presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal

Por cuarto año consecutivo la ciudad hondureña de San Pedro Sula con una tasa de 171.20 homicidios por cada 100 mil habitantes ocupó el primer lugar entre las 50 urbes (de 300 mil o más habitantes) más violentas del mundo.

En 2014, como en 2013, Caracas y Acapulco ocuparon las posiciones 2 y 3, con tasas de 115.98 y 104.16 homicidios por cada 100 mil habitantes, respectivamente.

Del ranking 2014 salieron las siguientes ciudades que figuraron en el ranking 2013: Santa Marta (Colombia), San Juan (Puerto Rico), Maracaibo (Venezuela) y Puerto Príncipe (Haití). Esas cuatro ciudades tuvieron tasas inferiores a la de Cuernavaca (25.45 homicidios por cada 100 mil habitantes) que ocupó el lugar 50.

Al ranking de 2014 ingresaron las ciudades brasileñas de Teresina, Porto Alegre y Curitiba y la ciudad mexicana de Obregón.

Las disminuciones más significativas fueron las de las ciudades colombianas y mexicanas. La reducción mayor se produjo en Torreón, del orden del 49%, al pasar de una tasa de 54.24 en 2013 a una de 27.81 en 2014.

Si consideramos no sólo el ranking de 2013 sino de años anteriores e incluso información previa, el caso de mayor reducción de los homicidios es el Medellín, Colombia.

En 2010 Medellín ocupó la décima posición en el ranking con una tasa de 82.62 homicidios por cada 100 mil habitantes, pero en 2014 bajó hasta la posición 49 con una tasa de 26.91 homicidios por cada 100 mil habitantes: en 4 años la tasa descendió en un 67%.

De mantenerse esta tendencia es casi seguro que en 2015 Medellín saldrá del ranking. Si en 2014 la tasa de la posición 50 hubiera sido similar a la de 2013 (30 por cada 100 mil habitantes), Medellín habría salido de este listado.

Pero además debe considerarse que si el ranking hubiera existido antes, entre finales de los años ochenta del siglo XX y hasta 2003, Medellín habría ocupado el primer lugar mundial en forma casi ininterrumpida. Hubo años en que las tasas de homicidios se acercaron a los 400 por cada 100 mil habitantes.

Los incrementos más significativos de las tasas de homicidios se produjeron en la ciudad estadounidense de St. Louis (46.27 %) y la salvadoreña de San Salvador (36.79%). Cabe aclarar respecto a St. Louis que el incremento del 46.27 % es considerando nuestro cálculo para 2013 que fue de 102 homicidios, cuando que posteriormente la policía de la ciudad reportó que fueron 120.

En tal caso el aumento entre 2012 y 2014 sería del 32.5% (pues los homicidios fueron 159 en 2014) y St. Louis no sería la primera urbe en incremento de homicidios, sino la segunda, después de San Salvador.

En apariencia los homicidios habrían crecido en más 100% en Valencia, Venezuela, pero lo cierto es que en esta ocasión consideramos cifras de homicidios de todos los municipios que integran la urbe y una población menor la antes calculada, según las nuevas estimaciones demográficas oficiales. Pero lo cierto es que Valencia sí está entre las 10 ciudades más violentas del mundo.

De las 50 ciudades del ranking, 19 se ubican en Brasil, 10 en México, 5 en Colombia, 4 en Venezuela, 4 en Estados Unidos, 3 en Sudáfrica y 2 en Honduras. Hay una ciudad de El Salvador, Guatemala y Jamaica.

La abrumadora mayoría de las 50 ciudades más violentas del mundo se ubican en el continente americano (47 ciudades) y en particular en América Latina (43 urbes).

Listado de las 50 ciudades más violentas del mundo en 2014

La tasa promedio mundial es de 8,9 asesinatos por cada 100 mil habitantes.

Posición

Ciudad

País

Homicidios

Habitantes

Tasa

1

San Pedro Sula

Honduras

1,317 769,025 171.20
2 Caracas Venezuela 3,797 3,273,863 115.98
3 Acapulco México 883 847,735 104.16
4 João Pessoa Brasil 620 780,738 79.41
5 Distrito Central Honduras 928 1,195,456 77.65
6 Maceió Brasil 733 1,005,319 72.91
7 Valencia Venezuela 1086 1,527,920 71.08
8 Fortaleza Brasil 2,541 3,818,380 66.55
9 Cali Colombia 1,530 2,344,734 65.25
10 São Luís Brasil 908 1,403,111 64.71
11 Natal Brasil 931 1,462,045 63.68
12 Ciudad Guayana Venezuela 536 862,720 62.13
13 San Salvador El Salvador 1,067 1,743,315 61.21
14 Cape Town Sudáfrica 2,244 3,740,026 60.00
15 Vitoria Brasil 1074 1,884,096 57.00
16 Cuiabá Brasil 467 827,104 56.46
17 Salvador (y RMS) Brasil 2,129 3,919,864 54.31
18 Belém Brasil 1,130 2,129,515 53.06
19 ST. Louis EEUU 159 318,416 49.93
20 Teresina Brasil 416 840,600 49.49
21 Barquisimeto Venezuela 601 1,293,693 46.46
22 Detroit EEUU 309 688,701 44.87
23 Goiânia Brasil 633 1,412,364 44.82
24 Culiacán México 384 910,564 42.17
25 Guatemala Guatemala 1,288 3,074,054 41.90
26 Kingston Jamaica 495 1,219,366 40.59
27 Juárez México 538 1,347,165 39.94
28 New Orleans EEUU 150 378,715 39.61
29 Recife Brasil 1518 3,887,261 39.05
30 Campina Grande Brasil 153 402,912 37.97
31 Obregón México 120 318,184 37.71
32 Palmira Colombia 114 302,727 37.66
33 Manaus Brasil 749 2,020,301 37.07
34 Nuevo Laredo México 142 406,598 34.92
35 Nelson Mandela Bay Sudáfrica 402 1,152,115 34.89
36 Pereira Colombia 162 467,185 34.68
37 Porto Alegre Brasil 1,442 4,161,237 34.65
38 Durban Sudáfrica 1187 3,442,361 34.48
39 Aracaju Brasil 312 912,647 34.19
40 Baltimore EEUU 211 622,104 33.92
41 Victoria México 117 345,080 33.91
42 Belo Horizonte Brasil 1,926 5,767,414 33.39
43 Chihuahua México 289 868,145 33.29
44 Curitiba Brasil 587 1,864,416 31.48
45 Tijuana México 502 1,678,880 29.90
46 Macapá Brasil 129 446,757 28.87
47 Cúcuta Colombia 183 643,666 28.43
48 Torreón México 330 1,186,637 27.81
49 Medellín Colombia 657 2,441,123 26.91
50

Cuernavaca

México 168 660,215 25.45

¿Pueden los gobernadores prohibir las colas para adquirir bienes?

José Ignacio Hernández, Prodavinci

Nuevamente las colas de consumidores, especialmente en los supermercados, han generado una respuesta legal: prohibir o restringir esas colas.

Según informaron algunos medios de comunicación, la gobernación del estado Falcón prohibió “colas nocturnas” en ese Estado, para evitar “vender el cupo en la cola”. Por su parte, la gobernación del estado Bolívar también prohibió las colas nocturnas en comercios que expenden alimentos.

La medida se fundamentó en que “buena parte de las personas que diariamente acuden a los comercios de alimentos son revendedores que compran lo que no necesitan para su consumo”.

La gobernación de Yaracuy, igualmente, prohibió pernoctar afuera de comercios, pues “la mayoría son personas que alteran el orden público, compran y luego revenden a precios especulativos”.

No he leído ninguno de los actos de las gobernaciones que establecen esta prohibición. Sin embargo, con lo hechos narrados en la prensa, puedo concluir que los gobernadores no pueden prohibir las colas de personas en establecimientos comerciales. Veamos.

  1. La cola y el libre tránsito. Las medidas comentadas afectan a los espacios públicos en los cuales están emplazados los comercios, como las calles. Pues bien, como son espacios públicos, todo ciudadano tiene derecho a transitar libremente en ellos. Es decir, hay un derecho de uso general sobre las calles y demás espacios públicos, que se extiende al derecho a permanecer en esos espacios, incluso, para hacer colas (aun cuando la cola sea por causas ajenas a las personas).

Luego, estas medidas de las gobernaciones están afectando el derecho ciudadano al libre tránsito. Además, también limitan —indirectamente— el derecho de acceso a bienes, dado que la prohibición de las colas se fundamenta -como vimos- en la necesidad de limitar el consumo para evitar conductas consideradas ilícitas, como la “reventa”.

Esto último es además indebido. Al eliminar las colas nocturnas para prevenir la realización de ilícitos, se está afectando a quienes legítimamente intentan adquirir bienes.

  1. Las gobernaciones no pueden limitar derechos fundamentales, salvo norma Legal habilitante. Las gobernaciones dictan actos administrativos que tienen un rango infra legal. Por ello, la prohibición de colas estaría contenida en actos administrativos. Sin embargo, las gobernaciones no pueden dictar actos que limiten derechos fundamentales,  como la libertad de tránsito, pues esas limitaciones solo pueden estar establecidas en la Ley.

Lo que debemos preguntarnos entonces es si los Estados pueden tener Leyes que permitan prohibir colas de consumidores para evitar ilícitos.

  1. Los estados no tienen competencia en materia de protección al consumidor. Ni siquiera mediante Ley podrían los Estados prohibir hacer colas como medida para evitar ilícitos, pues los Estados no tienen competencia para regular el consumo.

En efecto, según la Constitución, la regulación del consumidor es competencia del Poder Nacional (artículo 156). Con lo cual, la regulación de las colas de consumidores sólo podría ser acordada por el Poder Nacional, tanto más cuando se trata de la limitación al derecho al libre tránsito.

Con lo cual, ni siquiera mediante Ley podrían las gobernaciones regular las colas de consumidores, pues esa materia es competencia del Poder Nacional.

  1. Las colas y el orden público. Asunto del todo distinto es que las colas de consumidores puedan alterar el orden público, por ejemplo, con ruidos molestos o afectando el tránsito. En ese caso, sin embargo, no serían los Estados quienes podrían intervenir sino los Municipios, al tratarse de un asunto propio de la vida local.

Pero nótese que no se trata de prohibir las colas para evitar ilícitos económicos, sino de regular situaciones concretas de posible alteración del orden público.

  1. Atendiendo a las consecuencias y no a las causas. Más allá de lo antes dicho, este tipo de medidas ratifica que la atención de ciertas políticas suele colocarse en las consecuencias —las colas— y no en las causas —las restricciones a la oferta de bienes, como los alimentos. Y como no se identifica adecuadamente esa causa, entonces, se adoptan medidas que paradójicamente agravan las condiciones que causan colas, lo que terminará generando más colas.

Pues si se prohíbe hacer colas de noche —lo que es inconstitucional, según lo visto— entonces los consumidores tendrán que hacer más colas de día.

Hay que tomar en cuenta, como explica el Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, que la cola es un mecanismo de racionamiento del consumo, pues difiere en el tiempo el acceso a los bienes. La cola, además, incrementa el costo de adquisición del bien por el tiempo invertido en ello.

Con lo cual, estas medidas de las gobernaciones lo que terminan es racionando el consumo, al obligar a las personas a hacer cola, únicamente, de día, incrementando todavía más el costo de adquisición.

Con ello se ignora que el problema no son las colas, sino la restricción del consumo como consecuencia de erradas políticas públicas, como ha explicado Angel Alayón.

Y prohibir las colas nocturnas es, simplemente, parte del problema que genera esas colas.

La quiebra y el remate de Venezuela

Antonio de la Cruz, Director Ejecutivo de Inter American Trends

Nicolás Maduro necesitó 635 días para quebrar a Venezuela. Un año y nueve meses de políticas para controlar aún más la economía -control de precios, control de las divisas, control de las importaciones, control de la propiedad privada, entre otros- ha reventado el modelo productivo que ha tratado de  implantar el Socialismo del Siglo 21 los últimos doce años.

El sustento de esta ideología ha sido la abundancia de petrodólares obtenidos a través del precio del barril de petróleo y/o el endeudamiento a cambio de la producción futura de crudo venezolano.

La caída del precio del crudo tipo Brent y WTI en los mercados de Londres y Nueva York desde julio del año pasado ha llevado al petróleo venezolano a cotizarse esta semana en el nivel más bajo desde hace seis años (2009): $38 por barril. Un nivel de precio que profundiza los “desequilibrios” en la economía de Venezuela, haciéndola insostenible si Maduro mantiene el actual curso de acción.

Al convertir, el gobierno de los últimos 12 años, al petróleo en un principio-eje de la acción política-económica-social, (95% de las exportaciones y 96% de las divisas) minó la producción nacional, llevando al país a importar el 75% de los insumos que consume. Así, como también, ancló la paridad cambiaria por la supuesta disponibilidad de dólares.

La maximización  de este principio agudizó los resultados negativos para el país.

El 2014 cerró con una contracción del Producto Interno Bruto del -3,5%, un déficit fiscal estimado en -25% del PIB, y Reservas Internacionales en un 18% por debajo del nivel óptimo. Lo que han generado una caída de las exportaciones del -6% (tres primeros trimestres del 2014); al igual en las importaciones -17,6% (balanza de pagos) que creó un alto desabastecimiento (60%). El consumo privado, también, se contrajo en -3,4%, así como el gasto de inversión en -18,3%.

Para el 2015, las últimas estimaciones ubican el precio del petróleo tipo WTI entre $25 a $30 por barril para el primer semestre y entre $35 a $45 por barril en el segundo semestre.

Las consecuencias para Venezuela son de tal magnitud que en el primer semestre recibirá $16.609 millones menos y en el segundo $13.233 millones  menos por ingresos netos por exportación de crudo, con respecto al año pasado.

El impacto anual será de menos $29.842 millones. Un 73% menos que en el 2014.

El escenario de quiebra del país es eminente. Los recursos líquidos en divisas extranjeras no son suficientes. Los activos externos líquidos del sector público, ($20.929 millones al cierre de 2014), se mantienen en una base constante por lo que no están disponibles, buena parte de los mismos, para cubrir el déficit de los ingresos de la exportación neta petrolera y así atenuar el descenso de las importaciones y cubrir los pagos del servicio de deuda externa.

Los dos últimos años el incremento de los saldos en divisas liquidas ha dependido exclusivamente de las renovaciones de los tramos de $4.000 millones del Fondo Chino (2007).

Del monto total de los activos externos líquidos del sector público, el 58% corresponderían a los recursos aportados por el Fondo Chino  integrado por  el Fondo Pesado y de Gran Volumen que tiene una parte en moneda china, además del saldo en la cuenta colectora asociada por la veta de los volúmenes de crudo y/o productos a China.

Ante los altos precios del barril de petróleo (2007- junio 2014), PDVSA-Bandes retiraba periódicamente de la cuenta colectora en el Banco de Desarrollo de China los recursos en exceso que quedaban una vez cancelado el servicio de la deuda.

Sin embargo, con caída de los precios desde julio pasado, PDVSA acordó enviar sólo los volúmenes de crudo y/o productos necesarios para cancelar el capital e intereses de la deuda china, por lo que el saldo remanente -si lo hubiese- en la cuenta colectora habría quedado como colateral.

Un 25% de los activos líquidos estaría distribuido entre las diversas empresas e instituciones financieras del sector público en el que se incluye a PDVSA. Estos recursos son necesarios para garantizar las operaciones ordinarias, como el fondo rotatorio de PDVSA o los colaterales de las operaciones internacionales de las instituciones financieras del sector público. Por tanto, no estarían disponibles para la oferta de divisas a la economía.

El último representa un 17% ($3.558 millones) que correspondería a los saldos externos del Fonden y la Oficina Nacional del Tesoro (ONT), así como recursos en divisas en manos del BCV que no forman parte de las Reservas Internacionales. Estos recursos estarían disponibles para el servicio y pago de deuda externa o para importaciones.

En cuanto a la disponibilidad de las Reservas Internacionales, el BCV disponía de $22.061 millones para el 30 de diciembre 2014, que podrían ser utilizados para financiar las importaciones y pagar deuda externa o apoyar el inicio de un nuevo esquema cambiario. Sin embargo, la mayor parte de estas Reservas Internacionales se encuentra en Oro monetario.

Las Reservas Líquidas se ubicaron en $3.103 millones para el mismo período, cifra que se incrementó al cierre de 2014 debido a la drástica reducción de la oferta de divisas a la economía durante el último trimestre del año. El resto se encuentra en Derechos Especiales de Giro (bonos de otras naciones) y Fondo Chino.

Del total de $42.990 millones correspondientes a la suma de los activos líquidos externos y las reservas internacionales, el gobierno de Maduro sólo disponía de $6.661 millones el 30 de diciembre 2014, para hacer frente a la caída de los precios del petróleo.

Para el 8 de enero del 2015 ese monto disminuyó a $5.507 millones debido a la caída de las Reservas Internacionales Líquidas en la primera semana de enero.

Si el impacto proyectado -por ahora- para el 2015 de la caída de los precios del petróleo es de $29.842 millones, el gobierno de Maduro necesita, hoy, para mantener el desempeño económico del 2014, la cantidad de $24.335 millones.

Una situación financiera tan precaria que para salir de ella, Maduro ha ofrecido en su reciente vista al exterior varios activos a cambio de préstamos inmediatos. En China el colateral fue la Corporación Venezolana de Guyana y en Qatar yacimientos de petróleo.

Si Maduro continúa sosteniendo la situación del modelo económico actual sin un cambio radical, en el 2015 habrá un incremento significativo de la escasez de productos e insumos; varias operaciones de canje de deuda; una inflación de tres dígitos medio-alto; y el incremento de la deuda de PDVSA con el BCV para financiar el déficit público.

La caída de los precios del petróleo permitió emerger de cómo Maduro quebró al país y de que para continuar al frente pretende rematarlo.