Cuando malvivientes toman el poder

Muertos, presos políticos, desterrados, acosados. Ciudadanos burlados por una peste que tras 16 años de impunidad se convenció de que Venezuela les pertenece y que los saqueos, robos y afines que han hecho y siguen haciendo, son simples “operaciones financieras” para invertir lo que consideran propio

Eleonora Bruzual, Diario Las Américas

Lo que estamos padeciendo los venezolanos luego de 16 años de castrochavismo empoderado es terrible por donde se vea…

Haber empedrado de complicidad y complacencia el camino para que Hugo Chávez, y con él toda la banda que lo acompañó, llegara a Miraflores lo estamos pagando bien caro, y ya ni sentido tiene aclarar que millones nada tuvimos que ver en eso, porque la realidad nos está remolcando a todos -culpables o no-  hacía un despeñadero del que no hay muchas posibilidades de salir con bien.

En cualquier punto de nuestra geografía vemos el espanto de una tierra tomada por hampones, algunos de “ejercicio libre”, otros en el “ciclo básico” y muchos oficialmente uniformados y armados.

Ver los medios informativos no secuestrados aún por la neotiranía y conocer de los cientos de muertos que semanalmente llenan a las morgues en este infortunado país, que borra sonrisas y esperanzas al más recio, junto a investigaciones internacionales que están develando la magnitud del saqueo, es para llorar…

Muertos, presos políticos, desterrados, acosados. Ciudadanos burlados por una peste que tras 16 años de impunidad se convenció de que Venezuela les pertenece y que los saqueos, robos y afines que han hecho y siguen haciendo, son simples “operaciones financieras” para invertir lo que consideran propio.

Y es que la versión siglo XXI del comunismo hambreador es esta banda colorada ladronaza y asesina que arruinó Venezuela, robó el patrimonio a generaciones y se agenció una “oposición” cooperante que convive y saca partido, aunque la ganancia sea mendrugos en comparación con lo que atesora cada jerarca colorado.

Esa realidad es hija de la izquierda latinoamericana que ha mostrado ser -con contadas excepciones- unos asesinos, unos totalitarios y unos ladrones, por eso y caliéntele a quien le caliente, yo rechazo toda opción izquierdosa; toda complicidad disfrazada de nacionalismo ramplón que los tiene calladitos o serviciales frente a la campaña que cubanos y chavistas han orquestado para procurar decir que el gobierno norteamericano pretende invadir Venezuela y sancionar a su pueblo.

Miedo a que les llamen “pitiyanquis” unos traidores a la Patria que anuncian invasión gringa mientras impusieron la de cubanos, chinos, iraníes y rusos y nos han hermanado al terrorismo mundial y convertido a Venezuela en guarida de cuanto delincuente les simpatice.

Hasta cuándo tendremos que ver el silencio como respuesta al cinismo de un Rafael Ramírez al señalar que el decreto de Obama es un irrespeto a la soberanía de Venezuela…

Hasta cuándo la soberanía de Venezuela la conforman unos cuatreros.

Cuándo reaccionaremos ante el abuso -por ejemplo- de Jorge Arreaza y su avispada mujercita (una de las infantas Chávez) que se quedaron con La Casona, la casa que deben habitar los presidentes de Venezuela y pocos reclamamos…

Cuándo pediremos cuentas a la otra hija, que después del guiso con el sobreprecio del arroz argentino la colocaron -inmunidad diplomática incluida- en el “imperio messmo”.

¿Cuándo exigiremos que los Chávez justifiquen fortunas que tienen gracias a 16 años en el poder? ¿Es muy difícil exigirles cuentas? ¿Miedo o complicidad?

Sigo preguntando aunque no reciba respuestas… Es tan fácil sacar cuentas. Porque seamos objetivos, si un jerarca chavista, militar o civil tiene casas, cuentas, yates, etc., que los justifique lícitamente.

Sigo con ideas elementales y cuenta sencillita ¿Con el sueldo de presidente de la Asamblea Nacional y otros cargos públicos anteriores se puede ser tan rico como dicen?

País en ruinas donde un control de cambio y sus delictuosas normas permitieron a muchos vivarachos hacerse millonarios, y para colmo algunos se venden como víctimas… Un parapeto siniestro para saquear Venezuela.

¿Cuántos ricachos ha hecho el perverso control de cambio? Pregunto y muchos ni se dan por aludidos.

Saqueo, cuentas turbias, blanqueo de dinero, dinastías millonarias nacidas al amparo de un cuento de justicia e igualdad social. Los robos han sido tan descarados, las fortunas tan imposibles de justificar, la destrucción y el saqueo tan evidentes y pretenden que aceptemos que sancionar a los corruptos y violadores de derechos humanos es atacar a Venezuela y hasta buena parte del liderazgo opositor se presta y lo único que hace es pedir nuestro voto.

Por eso hago mías las palabras de Gabriel Albiac y digo: “El peor error que puede cometerse en política es el de la abstracción: jugar a hacer como que todas las elecciones y todas las geografías son iguales”… ¡No me abstraigo, concreto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s