Todo lo que debe saber sobre la actualidad del Sector Construcción en Venezuela

Anabella Abadi, Prodavinci

El Sector Construcción representa 10% del PIB no petrolero del país y emplea a 8% de los trabajadores venezolanos. Así que, siendo un motor económico, su decrecimiento debe preocupar.

  1. Comportamiento del PIB Construcción. El PIB Construcción suele moverse en la misma dirección del PIB Consolidado y el PIB No Petrolero: todos crecen o odos decrecen. Esta relación se mantuvo durante los últimos 16 años, con la excepción de 2013, cuando el crecimiento del Sector Comunicaciones y el Sector Instituciones Financieras y Seguros ayudó a mantener el PIB a flote. Si se excluyen estos sectores, la variación del PIB Consolidado de 2013 pasa de +1,3 a -0,3; y la del PIB No Petrolero pasa de +1,8% a -0,3%.

Aunque el PIB Construcción sigue la misma dirección que el PIB Consolidado y el PIB No Petrolero, su magnitud suele ser mucho mayor: crece o decrece más. Los años con las brechas más grandes fueron 2003, 2006, 2007 y 2012. El año 2003 fue el año posterior al paro general de actividades, por lo que se registró una importante recesión.

Pero los años 2006, 2007 y 2012 fueron años no sólo de crecimiento, sino de importantes elecciones nacionales: elecciones presidenciales (2006 y 2012) y referéndum para la reforma constitucional (2007), por lo que se dio un impulso particular al Sector Construcción.

Luego de que el PIB Construcción decreciera -0,2% en 2009 y -7% en 2010, la puesta en marcha de la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV) impulsó su recuperación: crecimiento de 4,8% en 2011 y de 16,6% en 2012. Pero las trabas asociadas a la actividad sectorial, resaltando la escasez de insumos, resultaron en una caída de 2,3% y de 10,9% en 2014, siendo ésta última la tercera más alta de los últimos 16 años.

  1. Situación laboral de los trabajadores de la construcción. Aunque el Sector Construcción emplea a 8 de cada 100 trabajadores venezolanos, tiene una tasa de desempleo de 17,2% (primer semestre de 2014), poco más de dos veces la tasa de desempleo general de la economía (7,8%).

Aún más: es dudosa la calidad de los empleos. Por una parte, 57% de los trabajadores de la construcción laboran en el mercado informal. Y por otra parte, a mediados de marzo 2015, el presidente de la Federación de Trabajadores de la Construcción (Fetraconstrucción), William Lizardo, aseguró que el sueldo de los trabajadores de la construcción “está por debajo del salario mínimo nacional” y que la escasez de los insumos para la industria “hace que no sea posible incrementar los puestos de trabajo”.

  1. Trabas para el crecimiento: escasez de insumos. El coordinador de la Alianza Nacional de Trabajadores Cementeros (Antracem), Orlando Chirinos, aseguró que en el primer trimestre de 2015 registraron “una paralización de obras que está alrededor del 80% en todo el país”, producto de la escasez de insumos.

En el caso particular del cemento, precisó que la capacidad instalada en Venezuela es de 9 millones de toneladas métricas anuales, pero que el nivel de producción ronda el 50%.

Según cifras filtradas por el diario español ABC el 24 de abril de 2014, en febrero de 2014 “en términos anualizados la producción [de cemento] totalizó 7,66 millones de toneladas, dirigidas en su totalidad al mercado nacional”. Y aunque el Gobierno Central planteaba que se estaba produciendo a 85% de la capacidad instalada, para ese momento, la escasez de cemento se había acentuado y se había traducido en la paralización de varias obras.

Las cabillas son otras grandes ausentes. La producción de este insumo por parte de Sidor cayó 40% en 2014, llegando a producir 28,4% de lo producido en 2007, cuando la empresa estaba en manos de privados (Ternium).

No sorprende pues que –a la fecha– haya gran cantidad de obras paralizadas por la falta de cabillas.

  1. ¿Qué podemos esperar? Las industrias de insumos para la construcción fueron nacionalizadas por considerarse estratégicas, pero han mostrado pobres resultados desde que están en manos del Gobierno Central, sobre todo cuando habían sido particularmente productivas en manos del sector privado.

La falta de insumos seguirá siendo la principal traba para el sector construcción en 2015, en buena medida por la menor cantidad de divisas disponibles para invertir en estos sectores y para importar lo necesario para suplir el déficit de oferta. Vale decir que estas trabas han afectado, no sólo a la actividad del sector privado, sino también al sector público.

Si bien la GMVV ayudó a la recuperación de un muy golpeado Sector Construcción, se ha tendido a migrar esfuerzos hacia la Gran Misión Barrio Nuevo, Barrio Tricolor, que implica menos recursos y resultados más inmediatos. Pero, en última instancia, será imposible que el Sector Construcción se recupere si no se toman medidas pertinentes para garantizar la producción, distribución y comercialización oportuna y suficiente de insumos para la construcción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s