¿Qué se esconde detrás de la reventa de productos?

Foto: Américo Torres.

 

Marielys Zambrano Lozada, Panorama

En Venezuela, revender productos escasos al triple o más de su precio regulado se ha vuelto un eslabón más de la cadena de comercialización.

Quienes lo hacen son llamados “bachaqueros”. Ellos prefieren no hablar del oficio para no poner al descubierto los entramados de su negocio ilícito, en el que participan desde algunos trabajadores de los establecimientos comerciales hasta autoridades.

Sonia Romero —nombre modificado a petición de la informante— es una paciente dializada que sobrevive cada semana esperando la donación de un riñón. Es madre de dos hijos, bachaquera desde el año pasado, y una de las tantas que compra con tres cédulas: la de ella, la de su papá muerto, y la de su mamá, con Alzheimer.

“Por mi condición  no conseguía trabajo. Tengo amigas  bachaqueras y pensé: ‘¿Por qué no lo hago? Mi carnet de discapacitada me ayuda’. Probé con dos productos. Jabón en polvo y suavizante. Me daba pena antes. Ya no. Entendí que había comenzado una nueva manera de subsistir”.

¿Cómo compra Sonia -y el resto- con varias cédulas, burlando un sistema de captahuellas?

“Primero que todo, hay que aclarar que  no todos  los establecimientos tienen ese sistema. Segundo, las captahuellas no funcionan igual en todos los negocios. Hay uno que es muy efectivo donde se lee en la pantalla ‘Gobernación del Zulia’. El negocio que lo tiene te bloquea por una semana la compra de regulados. Pero, hay otro sistema paralelo que se presta a corrupción.

En componenda con cajeros o supervisores de caja, introduces cualquier número de cédula que se te antoje. Y aparece el nombre de un beneficiario, y compras. En ese sistema metes todas las cédulas que inventes. Sacas toda la mercancía que quieras, sin necesidad de marcar las  huellas correctas. De hecho, las tres cédulas que yo uso pasan sin problemas con mis dedos.

El orden para comprar es así: Primero vas a los ‘locales vagabundos’, luego rematas en el negocio que tiene el captahuellas que sirve”.

Quizá, por esa razón, Margarita Bermúdez, quien se aguantó una cola desde las 3:00 de la mañana hasta las 12:00 del mediodía para comprar pañales y leche, quedó sorprendida cuando, al llegar a la caja, le dijeron: “Usted está bloqueada. Aquí aparece que ya compró”.

“Me molesté muchísimo. Yo no había comprado. Mi hija se quedó sin sus pañales y  leche. No hay dónde reclamar”, denunció.

La respuesta a su bloqueo la ofrece Randy Guerrero, otro bachaquero: “Alguien compró con el número de cédula de esa señora. Yo lo he hecho con otros. Te duele usurpar a una persona que ha estado tiempo en cola, pero, piensas en frío y jodes a otros, porque, yo también estoy jodido, sin trabajo”.

En el país hay bachaqueros  de dos tipos: de “bajo rango” y “peces gordos”. El común en los testimonios de los “rasos” es que se nutren de  mensajes de texto   enviados por quienes trabajan dentro de los establecimientos; sus conocidos. Pero, para rasguñar regulados tienen que aguantar colas de cinco o seis horas, sin ir al baño. Soportar groserías, empujones.

El sacrificio les dará un “sueldo” entre Bs. 14 a 20 mil al mes. Pero quienes tendrán las mejores ganancias son los “peces gordos”.

“Como está mi general (…). ¡Claro que sí! (…). Ya tenemos el cargamento de carne listo para hacer el negocio (…). Ya estamos cuadrando a quién venderlo”, dice un subalterno, de bajo rango  de la Guardia Nacional, por teléfono, distraído y ajeno a la presencia de esta periodista que le escucha la conversación.

“El personal militar y policial arrasa con la mercancía. Están, supuestamente, custodiando el orden. Y yo vi cuando montaron en una camioneta oficial más de 20 baterías de vehículos para llevárselas en presencia de la gente.

También vi cuando llegaron a un supermercado a llevarse las cajas de compotas. Decían: ‘¡Esto es para el comando!’. Me pregunto: ¿Acaso los militares comen compotas?”, contó Aixa Morillo, ama de casa.

Irina Morales -nombre también modificado-, igualmente bachaquera, esboza que sus amigos  trabajadores de un supermercado zuliano le han dicho que cuando se bajan las santamarías  comienza otra feria.

“Me confesaron  que ciertos uniformados sacan mercancía con el gerente de tienda”.

Lo que más deja ganancias a los bachaqueros ahora  es la reventa de pañales -para  niños y adultos-, leche en polvo, jabón de lavar, suavizante, toallas sanitarias, papel sanitario, pollo y café.

Los bachaqueros están atentos a las alocuciones presidenciales que anuncian regulaciones en los precios de  productos. Así, ponen en sus miras el próximo rubro a buscar y que inevitablemente brillará por su ausencia en los anaqueles.

“Si sacas tonterías, no tienes muchas ganancias. Si aguantas una cola para sacar productos, procura que sean los que vendes más caro. Ejemplo: un paquete de pañales lo compras en 150, promedio, y lo revendes en 800, en mil o mil 200. Entonces, te matas por los pañales. Lo mismo con el papel sanitario, pues un paquete de 12 rollos  lo revendes en 600. Un pote de leche en 500, jabón de lavar de 2,7 kilos, en 350”, explicó Ana Laguna, bachaquera  zuliana.

La actividad que vacía los anaqueles y genera un vicioso círculo de desabastecimiento ha sumado seguidores que se organizan más. Los grupos de revendedores en las redes sociales proliferan.

“Me duele pagar por 5 paquetes de toallas sanitarias, para mí y para mi hija, 600 bolívares. No se consiguen. Y cuando conseguí, no le vendieron a mi hija porque era menor. ¿Acaso las niñas no se desarrollan a esa etapa de la vida?”, expuso Mayra López, administradora de empresa.

¿Se acabará el “bachaquerismo”?

Imagen:www.3.bp.blogspot.com

Todo apunta a que en un futuro cercano, no, pese a las medidas. “En próximos días la red pública instalará captahuellas en cajas registradoras para cambiar la distribución de rubros”, dijo Billy Gasca, secretario de la Gobernación zuliana.

Mientras tanto, los bachaqueros ya traman cómo pasar cualquier otro control que se implemente. Solo cuando la oferta sea mayor a la demanda se acabará el bachaquerismo. Por lo menos eso afirma el presidente de Datanálisis, Luis Vicente León en su escrito ¿Por qué en Venezuela hay colas y en otros países no?:

“No hay colas donde los precios de los productos son racionales y cubren los costos de producción. No hay colas donde la empresa privada es estimulada para que invierta, crezca y produzca”.

Pero también dejará de haber bachaqueros cuando el sentido común impere en cada uno de quienes de una u otra forma, están involucrados en este entramado llamado bachaqueo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s