Venezuela al borde de un desenlace

Jesús Seguías, presidente de Datincorp

Después del 6 de diciembre, Venezuela está al borde del desenlace final. Con la contundente derrota del chavismo en las elecciones parlamentarias, se está cerrando un paréntesis histórico que Hugo Chávez abrió en 1998 y que conmovió a Venezuela y a toda América Latina.

Hay que dar lecturas correctas a los resultados de estas elecciones. De lo contrario, tanto la oposición como el gobierno pueden incurrir en errores capitales.

La mayoría absoluta de los venezolanos no votó por la Oposición y sus candidatos en particular sino contra Nicolás Maduro y sus políticas económicas y de seguridad ciudadana.

Los venezolanos se cansaron de sufrir y pasar por penurias jamás padecidas en toda la historia de esta nación. Los venezolanos exigen poner fin de inmediato a la criminalidad y proponen la privatización de la economía para restablecer la producción nacional y poner fin al desabastecimiento y la inflación. Así de claro.

Nicolás Maduro, empeñado tercamente en congelarse políticamente en la historia, quedó frente al paredón de la condena nacional. En verdad, fue Nicolás Maduro quien derrotó al chavismo.

A diferencia de Hugo Chávez, quien con su liderazgo era un “portaaviones” para impulsar a todos sus candidatos a la victoria, Nicolás Maduro fue el submarino que hundió al chavismo el 6 de diciembre.

El pueblo ya no quiere su socialismo. Debe rectificar, y urgente. El país está a punto de perder la paciencia.

Lo que ocurrió el 6 de Diciembre también revela que llegamos al comienzo del final de un proyecto que arrancó con fallas de origen y coronada con errores capitales.

Es el destino fatal que le espera al chavismo de ahora en adelante (perderán todas las  próximas elecciones), a menos que Nicolás Maduro decida dar un viraje radical a su proyecto, lo cual no significa necesariamente que renuncie al socialismo sino a su socialismo anticuado, ultraizquierdista y fracasado.

Si algo está definido es que este proyecto, luego de 16 años continuos en el poder, está agotado políticamente y extenuado como gobierno.

Además debemos sumar su descomposición moral, la corrupción generalizada y abultada que ha surgido gracias a las inmensas facultades discrecionales de un estado petrolero que ha creado alcabalas en cada centímetro del poder.

De manera que la pregunta de oro hoy no es si el chavismo se va o no del poder   -claro que se van de continuar con sus políticas (Maduro lo confirmó)- sino cuándo y cómo ocurrirá. Dilucidar esto, especialmente el “cómo”, es importante para el futuro de Venezuela y de América Latina.

Venezuela está montada sobre una bomba nuclear, y desmantelarla requiere de la precisión y minuciosidad de anti explosivista.

Así que lo mejor que pueden hacer chavistas y opositores es apagar los micrófonos y  poner fin las amenazas pendencieras y revanchistas, y comiencen a establecer con madurez y responsabilidad puentes de entendimiento democrático para poner fin, de manera conjunta y con pasión venezolanista, a la crisis económica y a la criminalidad.

Los venezolanos están cansados de la camorra y la confrontación inútil que nos tiene paralizados y en medio de un proceso autodestructivo.

¿Qué nos está pasando? ¿Por qué cuesta dar lecturas correctas a lo que esta ocurriendo en el país y entender de una buena vez que ningún factor político por sí solo podrá hacer frente a esta crisis?

Mientras tengamos un país incendiado por los cuatro costados no vendrá ni un centavo de dólar de inversión a Venezuela, y esa es justamente la clave para superar la crisis económica.

La confrontación, lejos de resolver la crisis, nos lleva al precipicio. Y por la pronta solución a esta crisis fue que los venezolanos votaron por la oposición en esta oportunidad.

Que nadie se confunda y que nadie le falle a esos venezolanos que hoy están embriagados de esperanza. La idea no es ponerse a disfrutar vanidosamente de las nuevas curules o de comenzar a hacer cálculos a destiempo sobre aspiraciones personales y dar codazos a potenciales competidores para las próximas elecciones, en vez de buscar una salida inmediata a la crisis.

El 6 de diciembre, los venezolanos lanzaron la primera advertencia a los políticos de oficio para que resuelvan de inmediato estos dos gigantescos problemas. Esta vez la advertencia fue pacífica y democrática. No sabemos cómo será la segunda advertencia. No reten la paciencia de los venezolanos.

No nos pongamos la pistola en la cabeza y apretemos el gatillo sólo para saber si el arma está cargada.

Análisis Prospectivo Posterior a las Elecciones del 6 de diciembre / 2015

  1. LAS ELECCIONES

INDICADORES

  • Los resultados de las elecciones del 6 de diciembre 2015, los cuales dieron mayoría calificada de dos tercios de parlamentarios a la Mesa de la Unidad Democrática, fue el resultado proyectado por el análisis prospectivo de Datincorp del 29 de Noviembre de 2015.
  • El 73% de los venezolanos esta satisfecho con los resultados electorales del 6D. Un tercio de los chavistas también está satisfecho.
  • El 56% de los venezolanos considera que los electores que votaron por la tarjeta de la MUD el 6D lo hicieron más porrechazo al gobierno y sus partidos que por la oposición en particular. Un 36% de los electores considera que la victoria opositora se debe al apoyo a la MUD, a los partidos políticos que la integran y a los candidatos opositores en particular (esta última opción sólo fue calificada por el 12%). Casi la mitad de los opositores (46%) considera que el voto fue más en rechazo al gobierno que un voto por la oposición.

CONCLUSIÓN

  • EL 6D se repitió el escenario de Diciembre de 1998 cuando la mayoría absoluta de los venezolanos votó, más que por Hugo Chávez, en contra del status político del momento. En ese entonces al igual que hoy, los venezolanos estaban tras la búsqueda de respuestas a un vacío de liderazgo. En 1998 Chávez fue el canal del descontento, mientras que en 2015 fue la tarjeta de la MUD.
  • El 6D la mayoría de los venezolanos drenó su rechazo al gobierno y al presidente Nicolás Maduro de manera democrática y constitucional (como le gusta a los venezolanos desde hace más de 5 décadas). Y este hecho obliga a la Oposición venezolana a dar lecturas correctas a su victoria del 6D.
  • El 6D, la oposición registró incremento de tan sólo 4,4% en su votación comparada con la votación adquirida por Henrique Capriles en Abril de 2013, mientras que el PSUV redujo su votación un 36%, comparado con la votación que adquirió Nicolás Maduro en 2013.
  • Diversos estudios periodísticos y de otras fuentes señalan que más de un millón de venezolanos ha emigrado del país luego de la victoria de Nicolás Maduro en 2013. Se estima que más del 90% de estos emigrantes son opositores que no tuvieron posibilidades de votar en estas elecciones parlamentarias.

Por tanto se infiere que, de haber votado esta gigantesca masa de opositores en el exterior, la ventaja de la tarjeta MUD hubiese sido mayor. Entonces ¿qué población electoral compensó esa fuga de un millón de electores opositores?

Nuestros análisis estiman que aproximadamente un millón de votos chavistas (más no maduristas), de 2 millones que esta vez no votaron por el Gran Polo Patriótico, fueron quienes hicieron la diferencia para que la oposición obtuviese la mayoría calificada de 2/3 de los diputados.

Podría decirse que son votos transitorios, aluvionales, “prestados” para ser más exactos, y que ningún factor de oposición puede computarlos como adeptos a la MUD y a sus partidos. Todo esto indica que los partidos políticos de oposición deben darle una lectura correcta a su victoria circunstancial, sin incurrir en espejismos que le hagan suponer que son los nuevos dueños del escenario político venezolano.

  1. EVALUACIÓN DEL PRESIDENTE NICOLÁS MADURO

INDICADORES

  • Los venezolanos siguen evaluando extremadamente en negativo la gestión de gobierno del presidente Maduro. El 75% la rechaza y sólo un 24% la aprueba. El 39% de los chavistas también la rechaza.
  • El 62% de los venezolanos considera que la solución a la crisis pasa por un cambio de gobierno.
  • El 77% de los venezolanos rechaza la propuesta de sustituir a la Asamblea Nacional por Asambleas Comunales. El 46% de los chavistas también la rechaza.
  • El 81% rechazan la convocatoria que ha hecho el Presidente de la República para desconocer decisiones de la nueva Asamblea Nacional. Casi la mitad de los chavistas también lo rechaza.

CONCLUSIÓN

Aun cuando los venezolanos, luego de conocer los resultados del 6D, incrementaron sus esperanzas en una pronta solución de los problemas del país y disminuyó la expectativa de un estallido social, consideran que Nicolás Maduro es un obstáculo para resolver la crisis (pues aun no toma decisiones convincentes), por tanto “hay que cambiar de gobierno”.

  1. LIDERAZGO INDIVIDUAL Y COLECTIVO

INDICADORES

  • El líder individual que inspira más confianza en los venezolanos es Leopoldo López (32%). Le siguen Nicolás Maduro (21%) y Henrique Capriles (12%). El 75% de los chavistas confía más en Nicolás Maduro, mientras que el 53% de los opositores confía más en Leopoldo López.
  • El 40% de los venezolanos no se identifica con ninguno de los partidos políticos. El 83% de los NiNi, y un tercio de los opositores, no se identifican con algún partido político.
  • El PSUV sigue conservando su misma posición desde hace un año con 22% de las preferencias de identidad, lo cual permite inferir que el PSUV tiene una votación consolidada (votos duros) de más de 4 millones de electores (en las elecciones del 6D obtuvieron una votación de 5.6 millones de votos).
  • Después del 6D, el 50% de los venezolanos se define como Opositor, subiendo un punto porcentual comparado con Noviembre de 2015 cuando era el 49%. Asimismo, el 25% de los venezolanos se define como chavista (en Noviembre era el 20%), registrando un incremento de 5 puntos porcentuales.  Los independientes crecieron de 20% en Noviembre a 25% en Diciembre después de las elecciones.

CONCLUSIÓN

  • Leopoldo López sigue en el primer lugar como líder confiable.
  • Los Independientes de los partidos políticos son la mayoría del país (40%).
  • Los partidos políticos de oposición juntos no sobrepasan el apoyo del 35% de la población, conservando la misma posición de hace 5 años. Es decir, no han crecido, a pesar de la crisis del país y del desmoronamiento del PSUV.
  • El PSUV sigue siendo el primer partido político del país. Todos los pronósticos anteriores al 6D concluían que si la oposición ganaba las elecciones por amplio margen, ello impactaría al chavismo generando un descenso en sus adeptos. Pero una semana después de las elecciones  que ganó por amplio margen la oposición, ocurrió algo atípico: el PSUV creció 5 puntos ¿Razones? ¿El PSUV creció durante la campaña electoral? ¿O muchos electores chavistas que votaron por la oposición se arrepintieron después de evaluar la manera cómo algunos voceros calificados de oposición interpretaron la victoria del 6D?

Ambas hipótesis son factibles, pero estudios cualitativos de Datincorp con chavistas que votaron por la oposición indican que la segunda hipótesis impactó más que la primera en este inesperado crecimiento del PSUV. Ante la amenaza externa generada en horas posteriores al 6D, los chavistas decidieron jugar cuadro cerrado para preservar sus intereses y conquistas.

  1. EXPECTATIVAS DE LOS VENEZOLANOS

INDICADORES

  • Comparado con el estudio de Octubre-Diciembre 2015, continua en el rango negativo la percepción general que tienen los venezolanos sobre la situación general del país. El 74% la considera Mala-Pésima.
  • Luego de los resultados electorales del 6 de Diciembre/15,retornó la esperanza de mejora para el futuro próximo en Venezuela: el 43% piensa que la situación va a mejorar (en Noviembre 2015 sólo el 26% era optimista).
  • Después del 6D disminuyó de 68% a 56% la cantidad de electores que creen que los venezolanos perderán la paciencia ante la crisis económica y de seguridad ciudadana. Sin embargo, el 36% de los chavistas consideran que el pueblo perderá la paciencia.
  • El 61% de los venezolanos piensa que la nueva Asamblea Nacional sí puede resolver los problemas críticos del país. El 87% de los opositores y el 56% de los no alineados así lo cree. Expectativas muy elevadas.
  • Para la mayoría relativa de los venezolanos (31%) la primera decisión de la nueva Asamblea Nacional debe ser reformar las leyes para que la economía funcione mejor. El 21% dice que debe ser convocar un referéndum revocatorio, y un 18% opta por la liberación de los presos políticos.
  • La mitad de los venezolanos (50%) sostiene que la mejor vía para solucionar la crisis de Venezuela es la renuncia de Nicolás Maduro, o convocar un referéndum revocatorio presidencial o una Asamblea Constituyente. Sólo un 27% contempla la permanencia del presidente Maduro en el gobierno. Un 19% prefiere un gobierno de unidad nacional.

CONCLUSIÓN

  • La victoria opositora incrementó la esperanza de los venezolanos en una pronta solución a la crisis económica y de seguridad ciudadana (los dos problemas que más afectan a los venezolanos).
  • Disminuyó la presión de un estallido social pero esta posibilidad sigue latente en más de la mitad de la población, la cual expresa que los venezolanos están al borde de perder la paciencia.
  • Es muy elevada la convicción que tiene la mayoría absoluta de los venezolanos cuando sostiene que la nueva Asamblea Nacional puede resolver los problemas del país, lo cual denota desconocimiento de las funciones de la AN, pues la solución de los problemas fundamentales no depende de la AN sino del poder ejecutivo (que no está en manos de la oposición). La oposición triunfante debe calibrar muy bien las expectativas creadas y su capacidad de respuestas convincentes para evitar una frustración de impredecibles consecuencias.
  • La expectativa creada en torno a un referéndum revocatorio presidencial o una Asamblea Constituyente merece una explicación urgente por parte de la MUD para definir a los electores los tiempos que involucra esta opción de desenlace, las dificultades y obstáculos, y la viabilidad de un escenario de confrontación política para superar la crisis económica y de seguridad ciudadana.
  • Recordamos, los problemas que más padecen los venezolanos son dos: crisis económica  (abastecimiento e inflación) y criminalidad, y la población está totalmenteenfocada en esos dos problemas. Vale destacar que a los venezolanos poco les importa en este momento el destino burocrático de los políticos de oficio y sus disputas individuales por liderazgos.

¿El foco de los dirigentes destacados del país (Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, Leopoldo López, Henrique Capriles, Henry Ramos Allup, Julio Borges, y otros) es el mismo del país?

Los últimos acontecimientos posteriores al 6D, deja la percepción que los políticos de oficio y la población andan por senderos diferentes, y ese cortocircuito puede incendiar la ciudad completa.

  • La crisis económica sólo se resolverá con gigantescas inversiones por parte del sector privado (pues el estado está en muy graves dificultades para reactivar el aparato productivo del país). La inversión privada sólo irá donde exista paz social y política, y un marco jurídico confiable ¿Un escenario de confrontaciones radicales atraerá inversionistas privados? Definitivamente no, y menos en el caso venezolano por sus antecedentes recientes.
  • Un desenlace a través de un referéndum revocatorio (el escenario constitucional más próximo a lo que los venezolanos esperan y a lo que la MUD está ofreciendo) significará que habrá un ganador y un perdedor. El ganador saldrá a cobrar y el perdedor saldrá a la calle a combatir al nuevo gobierno al estilo caribeño. Seguirá el bochinche. Y los inversionistas esperados (no los capitales golondrinas) no irán a Venezuela hasta ver señales de paz y seguridad a sus inversiones. Elemental.
  • Ciertamente el chavismo es hoy día una minoría electoral, pero aun conservan una buena organización, un formidable poder de coacción y un jugoso poder económico subterráneo. Más de 4 millones de activistas organizados (y muchos de ellos armados) indica que la estrategia de la confrontación,  así como el triunfalismo y el vedetismo asumido por algunos opositores después del 6D es suicida, además de una demostración de inmadurez prohibida para estos tiempos.
  • Mientras los políticos de oficio estén enfrascados en la estrategia de la confrontación, la población seguirá sufriendo los rigores de una crisis cataclísmica.
  • La crisis venezolana no la podrá resolver por sí sólo ningún factor político en particular. Por sus dimensiones y características, la crisis sobrepasó la capacidad de respuesta de los políticos de oficio en Venezuela. El protocolo que aplica para este tipo de crisis exige líderes aplomados, serenos, sabios, de muchas convicciones y principios, y con excelente disposición al diálogo y a la sinergia.
  • A ningún venezolano le molesta ver a todos los políticos de oficio, tanto del gobierno como de la oposición, enfocados en sinergizar,  practicando la tolerancia y el perdón, pensando en el país más que en sus posiciones personales de poder. Ese es el foco correcto. Consenso y no confrontación. Es la ruta confiable para superar la crisis en el más breve plazo.

¿Es la ruta que se han trazado el gobierno del presidente Maduro y los dirigentes de Oposición? Los venezolanos aguardan con ansiedad cómo será la actuación del gobierno y la oposición, cuando se instale la nueva Asamblea Nacional.

Más información la pueden obtener en mi libro “Al Borde del Desenlace / El suicidio de una revolución” que ya está en las librerías y en Amazon.com

Un pensamiento en “Venezuela al borde de un desenlace

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s