El Plagio Académico

Mario Castro Villegas, docente universitario.

Antes de hablar de plagio, es forzoso hablar del fraude académico.

Este se expresa como toda conducta antiética, cuyo propósito es defraudar para obtener un beneficio o una ventaja desleal.

Se manifiesta –entre otras acciones- a través del engaño, la mentira, el cohecho, la falsificación, la suplantación, el sabotaje, la mala conducta profesional y –por supuesto- el plagio.

En el tema que nos ocupa, plagio (plagium, plagiare, plagiator) deriva del griego «plagios», que significa dolo y califica a quienes cometen hurto intelectual a través de medios fraudulentos.

Por ello, el plagio es despreciable.

Significa que quien lo comete ha tenido la intención dolosa de hacerlo, no se ha sentido intimidado por las sanciones morales y las legales y –además- se siente confirmado en su ego ante la posibilidad de que le sea reconocida una autoría que no le pertenece.

Esta reprochable conducta, se expresa a través de un abanico que va desde la tramposa reproducción parcial a una total; en cualquier caso -sin  importar la dimensión del hecho ni el daño- despoja al autor de su condición original, para ser usurpada por el plagiario como creación ilegítima con pretensiones de propia.

El alumno que plagia espera que se le reconozca un derecho que no tiene, porque su titularidad está condicionada a la satisfacción de un requisito fundamental que no cumple: ser el verdadero autor. Eso lo equipara a lo que hacen los estafadores: obtener de los estafados un trato beneficioso que no les corresponde.

En síntesis, el plagio académico es un fraude cometido -con toda conciencia e intención- que despoja (parcial o total) a un autor de textos, ideas, métodos, mecanismos, diseños, opiniones y todo lo que puede ser considerado como propiedad intelectual ajena, y suplanta su autoría para adjudicársela como propia.

Es un engaño con el que el plagiador busca un beneficio inmerecido.

QUÉ ES COMO DELITO

El plagio es un delito autónomo tipificado en la Ley sobre el Derecho de Autor, que no admite justificación ni atenuación por su condición de consciente, intencional y fraudulento.

Este delito se perfecciona cuando quien lo comete exterioriza la suplantación dolosa de un autor, aún cuando no sepa de quién se trata, y espera ser reconocido como tal.

El plagiador está consciente de que con su hecho se apropia de una autoría que no es suya y, a pesar de ello, comete el delito. Es la plena conciencia de que la obra que falsea es ajena, no la ha creado ni le pertenece.

PROTECCIÓN JURÍDICA

El derecho de autor está protegido por la Constitución, por leyes nacionales, y por tratados, pactos y convenios suscritos por Venezuela.

Es así como la Constitución, en su artículo 98, prevé que “la obra creativa, científica, tecnológica y humanística, incluye la protección legal de los derechos del autor”.

Agrega que “El Estado reconocerá y protegerá la propiedad intelectual sobre las obras científicas, literarias y artísticas, invenciones, innovaciones, denominaciones, patentes, marcas y lemas de acuerdo con las condiciones y excepciones que establezcan la ley y los tratados internacionales suscritos y ratificados por la República en esta materia”.

Por su parte la Ley sobre el Derecho de Autor, en su artículo 1°, “… protege los derechos de los autores sobre todas las obras del ingenio de carácter creador, ya sean de índole literaria, científica o artística, cualesquiera sea su género, forma de expresión, mérito o destino”.

¿Y cuáles son esas obras?

El artículo 2° establece que son “… los libros, folletos y otros escritos literarios, artísticos y científicos, incluidos los programas de computación, así como su documentación técnica y manuales de uso; las conferencias, alocuciones, sermones y otras obras de la misma naturaleza; las obras dramáticas o dramático-musicales, las obras coreográficas y pantomímicas cuyo movimiento escénico se haya fijado por escrito o en otra forma; las composiciones musicales con o sin palabras…”

Añade que también “…las obras cinematográficas y demás obras audiovisuales expresadas por cualquier procedimiento; las obras de dibujo, pintura, arquitectura, grabado o litografía; las obras de arte aplicado, que no sean meros modelos y dibujos industriales; las ilustraciones y cartas geográficas; los planos, obras plásticas y croquis relativos a la geografía, a la topografía, a la arquitectura o a las ciencias; y, en fin, toda producción literaria, científica o artística susceptible de ser divulgada o publicada por cualquier medio o procedimiento”.

Adicionalmente, el artículo 3° prevé que también están protegidas las “…obras del ingenio distintas de la obra original, las traducciones, adaptaciones, transformaciones o arreglos de otras obras, así como también las antologías o compilaciones de obras diversas y las bases de datos, que por la selección o disposición de las materias constituyen creaciones personales”.

La autoría intelectual también se encuentra resguardada por los siguientes instrumentos jurídicos internacionales, suscritos por Venezuela:

* Convenio de París para la Protección de Obras Literarias.

* Convención Universal sobre el Derecho de Autor.

* Convenio de Berna para la Protección de Obras Literarias y Artísticas.

* Decisión 351 de la Comisión del Acuerdo de Cartagena, para Protección a los Autores de Obras Literarias, Artísticas o Científicas.

POR QUÉ DEBE IMPORTARNOS EL PLAGIO

Porque es un plaga que azota el ámbito académico.

Es una realidad que lesiona la honestidad, la integridad, el apego a valores compartidos que permiten el funcionamiento del sistema educativo y que -a través del tiempo- ha desarrollado en el país una cultura fraudulenta desde la primaria.

ALGUNAS FORMAS EN QUE EL ALUMNO INCURRE EN PLAGIO

Mediante el plagio el alumno –ante un requerimiento académico- disfraza los textos, ideas, entrevistas y opiniones de las fuentes, cambiando algunas palabras, oraciones y el tipo de letra; en casos, incorporando algunas faltas de ortografía, eliminando el lenguaje técnico, modificando el inicio de párrafos y –en otros- transcribiendo la información para excluir códigos de seguridad.

Con ese encubrimiento procura que se le reconozcan como propios, los análisis y argumentos solicitados por el docente.

En ese momento está violando normas de derecho, normas éticas y poniendo en riesgo el resultado de su evaluación si es descubierto por el docente.

También es frecuente que el alumno plagiador cite lo dicho por un autor y exprese que está de acuerdo con su opinión, pretendiendo que ello sea un “análisis” a valorar por el docente.

En otro caso, el alumno cita a un autor y luego inicia un análisis de la cita, pero con los mismos argumentos del autor –cambiando palabras- para hacerlos pasar como propios.

Otra situación se configura cuando el alumno realiza entrevistas y utiliza lo dicho por el entrevistado para dar argumentos como si fueran propios.

En ocasiones más descaradas el alumno simplemente copia y pega un texto, sin transformación alguna, y también lo hace pasar como propio.

Por otra parte, es importante resaltar la experiencia del docente para detectar el estilo de redacción del estudiante. Cuando se encuentra ante un trabajo presentado, le llama la atención una morfosintaxis que no es propia de estudiantes (salvo excepciones muy contadas); en especial, de quienes cursan los primeros semestres o años.

El docente sabe que ese no es el estilo habitual que tiene un estudiante al redactar. Allí se encienden las alarmas.

Con relación a los párrafos anteriores y según Andrea Romano (2016: “El discurso de Melania Trump fue plagio”), “…la probabilidad de que ante una exigencia de cátedra, el alumno luego de investigar redacte 16 palabras consecutivas (esto es aproximadamente la extensión de una oración mediana) como propias y que ello en lugar de plagio sea “simple coincidencia”, es de menos de una en 1 millón de millones”.

OTRAS FORMAS DE FRAUDE ACADÉMICO INCLUIDO EL PLAGIO

Gustavo Peña, vicerrector académico de la Ucab, en una exposición síncrona (vía Zoom Ucab) acerca del tema, el viernes 9/10/20, a las 2:00 p.m., señaló las acciones fraudulentas cometidas con mayor frecuencia en las evaluaciones en el marco de las clases presenciales, como de las correspondientes a las clases a distancia.

Actos administrativos

– Presentar justificativos falsos –o poco creíbles- para cambiar fecha de evaluaciones o para justificar inasistencias que generaron la pérdida de una evaluación o de una materia.

– Firmar la lista de asistencia en nombre de un compañero de clases inasistente.

– Permitir ser incluido en una lista de asistencia sin haber asistido.

– Incluir a un compañero en un trabajo en equipo, al que nunca aportó esfuerzo.

– Presentar un examen o un trabajo, en nombre de otro.

– Utilizar el sistema de evaluación de profesores, para evaluar falsamente.

– Evaluar a un docente sin nunca haber asistido a clases.

– Confabularse con otros para perjudicar a un docente a través del sistema de evaluación.

En exámenes

– Copiar las respuestas dadas por otros compañeros.

– Copiar y pegar diferentes fuentes bibliográficas o clases.

– Realizar reuniones en red, para discutir las respuestas de una evaluación.

– Justificaciones falsas relativas a la conectividad, para solicitar más tiempo o para lograr una nueva oportunidad.

– Utilizar herramientas no permitidas –como programas estadísticos- para responder un examen.

– Informar de accidentes personales falsos para solicitar más tiempo o para lograr una nueva oportunidad.

– Utilizar dispositivos electrónicos para buscar las respuestas.

– Enviar las respuestas a un compañero o dejar que las copie.

– Facilitar o permitir que otra persona realice el examen.

– Fotografiar un examen y enviarlo a otra persona para recibir las respuestas.

En foros o tareas evaluadas

– Copiar y pegar de diversas fuentes bibliográficas.

– Copiar y pegar de diferentes estudiantes, quienes respondieron en otro momento.

– Copiar y pegar de informes de semestres anteriores.

– Copiar y pegar de informes de grupos de otra sección.

En la redacción de trabajos o de tareas

– Copiar o parafrasear parte de otros trabajos, sin la correspondiente cita.

– Copiar trabajos anteriores y presentarlos como nuevos.

– Copiar parcial o totalmente el trabajo de otro y hacerlo pasar como propio.

– Prestar un trabajo para que alguien lo copie.

– Bajar un trabajo de internet y presentarlo como propio.

– Utilizar lo dicho por un autor sin citarlo.

– Pagar por un trabajo a quien ofrece ese servicio.

POR QUÉ SE PRODUCE EL PLAGIO

¿El alumno está consciente de la importancia de la autonomía interpretativa, de su ejercicio intelectual, de analizar y argumentar acerca de temas y de problemas?

¿Reconoce lo enriquecedor que es para su formación académica que aprenda cómo aportar ideas propias a las asignaciones docentes?

¿Es una reacción al sentir que el entorno académico privilegia –en casos- cantidad por calidad, en las asignaciones docentes?

¿Acaso muestra una deficiente formación en valores propios de la familia, de la academia y de la sociedad?

¿El plagio será el resultado de flojera intelectual?

¿Es consecuencia del desconocimiento acerca de los derechos de autor?

¿Es consecuencia de un mundo académico más competitivo, en el que se persigue la recompensa?

¿El entorno académico aporta causas y condiciones que contribuyen al plagio?

Copiar y pegar se ha convertido en una conducta pretendida como normal, entre muchos estudiantes.

Estas son las causas más recurrentes:

1) Desde la primaria el plagio ha sido estimulado. A los alumnos les asignan trabajos y -en muchos casos- les indican las páginas de los libros, o direcciones web, donde se encuentra la información. Lo que hacen es copiar y presentar la asignación como propia, a la que el docente recompensa con una nota.

Esta recompensa, legitima el plagio e internaliza en el alumno la convicción de que es así como se hace y de que no comete un ilícito.

Por otra parte, estimula al alumno a no pensar; con ello, desnaturaliza el propósito de la formación académica.

Para Sergio Castro Becerra (2016, “Nueva Denuncia de Plagio”), “El alumno copia y pega porque es más fácil y cómodo que hacer el trabajo por sí mismo”.

2) Hay plagios que son difíciles de detectar; en especial cuando al docente no se le encienden las alarmas y -por ello- no verifica la autenticidad del producto académico solicitado al alumno.

3) Los plagiadores desarrollan capacidad para descubrir los puntos ciegos de los docentes (falta de recursos para verificar fuentes, desinformación, inexperiencia, mínimo esfuerzo, indiferencia, deseo de ser aceptado por los alumnos…).

4) Algunos estudiantes –al plagiar- sienten que es el camino más corto (mínimo esfuerzo) para resolver rápidamente un requerimiento de cátedra y con “apego” a lo solicitado por el docente.

También sienten que demuestran su habilidad para hacerlo y –a la vez- obtienen la recompensa de una nota favorable.

5) Para muchos alumnos el plagio es una manera de retar la autoridad académica y de tener la satisfacción de haberla derrotado. No se sienten intimidados por las sanciones morales ni las legales.

6) El alumno desmotivado infravalora el requerimiento del docente, lo considera irrelevante y –en consecuencia- le da un mateo a la investigación a través del copia y pega.

Especialmente cuando no tiene sólida formación académica, arrastra vicios desde la primaria y la secundaria, y no ha tenido interés real por esforzarse en aprender ya que siente que todo lo tiene disponible en internet, que la web “piensa” por él.

Entonces, ¿para qué investigar y aprender, cuando puede “investigar” sólo para aprobar una asignación docente?

A esa desmotivación se suma que muchas veces no tiene clara conciencia de que estudia para adquirir herramientas cognitivas que pueda monetizar en el futuro y no porque los padres se lo exigen para que “sea alguien en la vida”.

7) Según Regueiro (2015: “La motivación e implicación en los deberes escolares a lo largo de la escolaridad obligatoria”) “… la motivación, la implicación y el interés de los estudiantes para cumplir con sus asignaciones de cátedra, decrece en la medida en que avanza a los cursos superiores; es decir, genera una gran emoción en los primeros años y adquiere menos importancia conforme avanza en la estructura académica. De ahí el interés por resolverlas en poco tiempo y el plagio les brinda esa oportunidad”.

Es decir, a medida que avanza el alumno siente que más que aprender lo que necesita es cumplir con requisitos para culminar sus estudios.

8) A pesar de ser una realidad extendida en el ámbito académico –en todos sus niveles- y preocupación frecuente de directivos y de docentes, no existe hasta ahora una congruente política de formación (que aglutine lo intelectual, lo ético y lo legal), para producir estrategias de formación eficaz antiplagio y –por tanto- de alumnos éticamente responsables.

9) Algunos argumentan que “no sabían” que era delito; otros, que eso es lo que hacían en otros niveles de la educación formal y que –además- los docentes lo evaluaban y le colocaban nota.

Al respecto el Código Civil, en su artículo 2, es determinante: “La ignorancia de la Ley no excusa de su cumplimiento”.

10) Para el alumno plagiador, a veces no hay consecuencias; y si las hay, no son las eficaces para castigar y para evitar casos futuros. En ocasiones, la sanción se circunscribe a una llamada de atención sin consecuencias reales.

Esa falta de sanciones se debe –en líneas generales- a la lasitud de las instituciones educativas, a la falta de reglamentos, a la incapacidad directiva y –en muchos casos- a la complicidad (por acción u omisión) de integrantes de la comunidad académica.

 “Esa complicidad convierte al plagio en silencioso, con demasiada frecuencia.

Desde la incapacidad de detectarlo a tiempo, hasta la complicidad no sólo de docentes sino la institucional que -para evitar el escándalo- lo oculta o lo disimula, y no lo pesquisa.

Por eso el plagio es tan peligroso, porque es callado, sigiloso. Si fuera sonoro sería más fácil de evitar” (Romano et al., 2016).

El alumno, al comparar los riesgos y los beneficios de plagiar, no se siente en peligro y considera a los segundos muy por encima de los primeros.

Esa ausencia de consecuencias reales, también envía un mensaje a la comunidad estudiantil, que refuerza su cultura de plagiar.

Como agregado a las diez causas señaladas, varios modelos metodológicos (Agüello, 2009; Caldevilla, 2010; Egaña, 2012; Morató, 2012) identifican las más recurrentes del copia y pega.

Vivian Abenshushan y Luigi Amara (2012, “El Plagio como una de las Bellas Artes”), resumen las causas del plagio académico así:

“* El plagiador está convencido de que no será descubierto.

* Siente que el fácil hacerlo con éxito.

* La mala distribución que el alumno hace de su tiempo para cumplir con los requerimientos académicos.

* El desconocimiento de las normas para citar; la carencia de competencias para investigar y redactar.

* El exceso de trabajos asignados a los alumnos, que exige un sobre esfuerzo del docente para leer en profundidad los trabajos y hacer adecuado seguimiento al uso de las fuentes en cada uno.

* Ese exceso de trabajos que se asignan, también ha incrementado en los alumnos la tentación de recurrir al atajo del plagio.

* La poca claridad de las instrucciones dadas a la hora de solicitar trabajos.

* La descoordinación entre los profesores para hacer seguimiento a los plagiadores.

* La evaluación docente de los trabajos de forma superficial y poco razonada.

* Un sistema universitario que premia el resultado por encima del proceso.

* Un modelo que convierte la capacitación para un trabajo en el objetivo prioritario de la educación, dejando poco espacio y reconocimiento para metaaprender, crear y pensar.

* El cambio de modelo en la universidad, que ahora considera al estudiante como cliente y a su aprendizaje como fast food.

* La facilidad y anonimato que confieren las TIC a la hora de plagiar.

* La idea, muy enraizada entre los más jóvenes, de que todo cuanto hay en la web es de todo el mundo y se puede utilizar, compartir, apropiar y difundir de la manera que se desee.

* Los modelos y esquemas sociales basados en la cultura de la reproducción, más que en la reproducción y producción de la cultura.

* El paradigma social de ver y hacer diversas cosas en muy poco tiempo, con lo que se amplían los límites de la acción pero se reduce su profundidad.

* Los ejemplos casi diarios de fraude y falta de ética, en numerosos ámbitos de la vida del país.

* El empobrecimiento de la relación profesor-alumno a causa –principalmente- de la masificación de las aulas. Una mayor y mejor relación interpersonal, reduce la incidencia del plagio académico.

* La presión del entorno para obtener buenas notas.

*  Y –posiblemente la más importante- la falta de modelaje social que apoye el ético desempeño académico”.

Para el polaco Zygmunt Bauman (1999: “Modernidad líquida”): “La ausencia de normas, el menosprecio por el esfuerzo, la «modernidad líquida», un entorno en el que las estructuras sociales ya no perduran el tiempo necesario para solidificarse; un medio en el que el olvido y la renuncia a toda planificación a largo plazo es condición imprescindible para el éxito, constituyen un biotipo idóneo para el desarrollo del plagio académico”.

EFECTOS

Para el estudiante

A) Limita y ralentiza la posibilidad de crear, de innovar, de aportar con autonomía de pensamiento. Si no desarrolla independencia intelectual, analítica y argumental, se conformará con copiar y pegar.

B) Imposibilita el desarrollo del pensamiento crítico, puesto que no contrasta información.

C) Disminuye considerablemente la posibilidad de alcanzar competencias; por tanto, sus habilidades profesionales serán limitadas al no desarrollar capacidad de investigación.

D) Coloca en riesgo su futuro profesional, en un mercado de trabajo cada vez más competitivo. Al no desarrollar su capacidad para analizar, comprender y contrastar información, será difícil que obtenga densidad cognitiva que pueda monetizar en el mercado laboral.

E) Legitima y fortalece una conducta censurable, que tendrá impacto nocivo en su desempeño académico, social y laboral.

Uno de esos impactos académicos se manifiesta cuando un docente sanciona el plagio y la reacción del alumno –en casos- es agresiva contra él por cuanto “los demás profesores no nos quitan puntos por eso. ¿Por qué usted sí?”

F) Se convierte en modelo multiplicador de esa conducta.

Para los docentes

A) Dificulta, en gran medida, el desarrollo en los alumnos de habilidades para investigar.

B) Se hace cuesta arriba enseñar a los alumnos a cultivar una creciente capacidad de pensar con independencia intelectual y juicio crítico.

C) Entorpece la formación que imparte a sus estudiantes para que amplíen la capacidad de entender, valorar y discriminar información aplicativa a la solución de problemas.

D) La complicidad por acción u omisión al no sancionar el plagio, repercute en los docentes quienes sí lo hacen.

El alumno que obtiene una nota deficiente por plagio no asume su responsabilidad y culpa al docente, por cuanto considera que si otros profesores no lo sancionan, “eso no deben hacerlo los demás”. Es decir, el alumno supone que tiene derecho al plagio académico, se arropa en el manto de la ausencia de sanción y reacciona contra el docente quien sí lo hace.

Esto lo refleja el alumno cuando le toca evaluarlo, sin importarle el daño que le causa al profesor una inmerecida “venganza” a través de una valoración negativa.

SANCIONES

La Ley sobre el Derecho de Autor, en su artículo 119, ordena castigo “… con prisión de seis (6) a dieciocho (18) meses, a todo aquel que con intención y sin el consentimiento del autor, utilice en forma original o elaborada, íntegra o parcialmente, obras del ingenio, ediciones de obras ajenas o de textos, o fotografías o productos obtenidos por un procedimiento similar a la fotografía o imágenes impresas en cintas cinematográficas, equiparadas a la fotografía; o distribuya ejemplares de obras del ingenio protegidas por esta Ley…”.

En su artículo 120 fija en cuatro (4) años la pena de prisión para quien “… con intención y sin derecho reproduzca en forma original o elaborada, íntegra o parcialmente, obras del ingenio, ediciones de obras ajenas o de textos, o fotografías o productos obtenidos por un procedimiento similar a la fotografía o imágenes impresas en cintas cinematográficas equiparadas a la fotografía; o quien introduzca en el país, almacene, distribuya, venda o ponga de cualquier otra manera en circulación reproducciones ilícitas de las obras del ingenio o productos protegidos por esta Ley”.

Igual pena establece el artículo 121, para quien “…intencionalmente y sin derecho, reproduzca o copie, por cualquier medio, la actuación de un intérprete o ejecutante, o un fonograma, o una emisión de radiodifusión, en todo o en parte, sin autorización expresa del titular del derecho respectivo… o a quien introduzca en el país, almacene, distribuya, venda o ponga de cualquier otra manera en circulación dichas reproducciones o copias”.

Por su parte el artículo 122 destaca que las penas “…se aumentarán en la mitad cuando los delitos sean cometidos respecto de una obra, producto o producción no destinados a la divulgación, o con usurpación de paternidad, o con deformación, mutilación u otra modificación de la obra, producto o producción que ponga en peligro su decoro o la reputación de una de las personas protegidas por la Ley”.

Vale destacar que el artículo 124 otorga al juez la facultad para “… decretar la publicación por la prensa de la sentencia a costa del reo…”.

Para esta ley cuyo un ámbito de validez es todo el territorio nacional, el plagio es un delito.

Al momento de cerrar estas líneas, no fue posible acceder a los reglamentos disciplinarios de –al menos- las seis primeras universidades del país (salvo la Ucab) para conocer cómo abordan el tema.

En su caso, no existe un reglamento específico que contemple el plagio.

Lo disponible es el “Reglamento Sobre el Régimen Disciplinario Aplicable a los Alumnos” (vigente desde el 22-10-19), que trata -de manera genérica- la conducta plagiaria como una falta.

En su artículo 5, numeral 1, establece que una de las infracciones sancionadas con suspensión de hasta por dos meses, es “Incurrir en conductas fraudulentas que comprometan la integridad de cualquier tipo de evaluación”.

Por otra parte, el artículo 6, numeral 1, determina -en los casos de alumnos de postgrado- la negativa de reinscripción hasta por dos períodos académicos consecutivos, cuando presenten “…como propio una idea o trabajo autoría de terceros, sea en forma parcial o total, con o sin consentimiento del autor”.

Y en el artículo 7, numeral 9, sanciona con expulsión por el resto del período académico y hasta por un máximo de cuatro (4) años, el hecho de “Presentar como propio un trabajo o idea de autoría de terceros, sea en forma parcial o total, con o sin consentimiento del autor, cuando aquél sea requisito final para obtener el título o grado correspondiente”.

Ahora bien, ¿cuál de estas normas debe ser aplicada en el caso de plagio en la Ucab?

En aparente respuesta a esta interrogante, el artículo 8 afirma que “El ejercicio de la potestad sancionatoria respetará la debida proporcionalidad entre la infracción cometida y la cuantificación de la sanción impuesta. A tal fin también se podrá considerar la reparación del daño causado, la aceptación de la responsabilidad y la reincidencia entre infracciones similares”.

Recordemos que el plagio es un delito autónomo que no admite justificación ni atenuación por su condición de consciente, intencional y fraudulento.

Vale señalar que el artículo 10 expresa que “La aplicación de la sanción disciplinaria es independiente de las sanciones de otra naturaleza que podrían derivarse de la conducta realizada por el alumno”.

Añade que “No constituye sanción disciplinaria la calificación de aplazado en la actividad o evaluación en la que se perpetró la falta que dé origen al procedimiento disciplinario”.

Al respecto, este artículo no especifica quién estaría legitimado para accionar el debido proceso y lograr la ejecución de esas “sanciones de otra naturaleza”.

Como ejercicio imaginario de la aplicación de este artículo 10, es válido preguntarse si en todas las instituciones académicas:

– ¿Está legitimado el docente?

– La institución educativa, en su propósito y obligación de preservar la integridad ética y jurídica que reviste al derecho de autor, ¿debe notificar a los autores plagiados y a las editoriales, cuando se comete plagio?

– Si la institución no sanciona el plagio, ¿se habrá convertido en cómplice por omisión del delito y –en consecuencia- nació para los autores plagiados y las editoriales el derecho a accionar contra el plagiador y contra la institución?

CIERRE

Estas líneas no han tenido la pretensión de presentar fórmulas mágicas para evitar o neutralizar el plagio académico, puesto que cada institución debe desarrollar mecanismos propios al efecto.

Lo cierto es que el plagio ocurre en las instituciones educativas; y por tanto, estas no pueden pretender que el problema sea resuelto solamente por los docentes.

La cultura de plagio académico es del tiempo que se vive; y en todas sus causas, muestra la forma como se agrupan los falsos valores, la falta de controles apropiados y la ineficaz aplicación de sanciones.

Es por ello que para cualquier institución educativa, el plagio tiene que ser una conducta muy cuestionable y severamente sancionada; pero también debe prevenirla.

No basta con producir normas punitivas (necesarias por supuesto) ante un problema social de profundas y gruesas raíces, que se manifiesta solamente en las instituciones educativas.

Se trata de desarrollar e internalizar en directivos, docentes y alumnos, una cultura activa antiplagio; y ello, también debe reflejarse en la malla curricular de cada nivel académico. No solo como un tema de las cátedras de Metodología.

Al respecto, es importante hacer referencia a lo afirmado por Gustavo Peña Torbay, vicerrector académico de la Ucab, en el documento “Confiabilidad, validez y significancia de las calificaciones en la evaluación a distancia”.

Allí afirma que “…desde la Escuela se debe preparar una campaña formativa para explicar cómo debe citar textualmente, hacer paráfrasis, respetar las fuentes en productos audiovisuales, periodísticos y gráficos a través de ejemplos que puedan ser de referencia para los estudiantes”.

Si el plagio tiene identidad propia, pues así hay que entenderlo y combatirlo.

Cuando las instituciones académicas reconceptualicen el plagio en su condición de delito autónomo y en función del daño que causa –especialmente a los valores éticos, al desarrollo de la autonomía intelectual y a los principios que sustentan a la enseñanza, y actúen en consecuencia- entonces podrá hablarse del inicio de un cambio en esta perniciosa cultura social.

ALGUNAS HERRAMIENTAS ANTIPLAGIO EN LA WEB

* Plagium (http://www.plagium.com/)

* The Plagiarism Checker (http://www.dustball.com/cs/verificador.plagio/)

* Viper (https://www.scanmyessay.com/)

* SmallSeoTools (https://smallseotools.com/es/plagiarism-checker/)

* Plagiarisma (http://plagiarisma.net/es/)

* Edubirdie (https://edubirdie.com/detector-de-plagio)

* Turnitin (https://www.turnitin.com/es)

* Plagius (https://www.plagius.com/es)

* Plag (https://www.plag.es/)

* Dupli Checker (https://www.duplichecker.com/)

* Paper Checker (https://www.paperrater.com/free_paper_grader)

* Prepostseo (https://www.prepostseo.com/es/plagiarism-checker)

* Unicheck (https://unicheck.com/es-es/free-plagiarism-checker-online)

* Compilatio (https://www.compilatio.net/es/)

FUENTES CONSULTADAS

ABENSHUSHAN, Vivian y Luigi Amara (2012): “El plagio como una de las bellas artes”, El Universal, en http://archivo.eluniversal.com.mx/notas/832106.html

AGNES, Frédéric (2008): “Los usos de internet en la educación superior: De la documentación… al plagio”. Six Degrés. Disponible en www.compilatio.net/

ANTEQUERA PARILLI, Ricardo (2002): “La Protección Internacional del Derecho de Autor y su papel en la Promoción de la Actividad Creativa Literaria Musical y Artística”. Epi-Ula. Revista Anual. Año III- N° 4 y 5. Mérida.

ARGÜELLO GUZMÁN, Luis Alfonso (2009): “Cortar y pegar. La producción textual de trabajos escolares y universitarios”, Question, vol. 1, N° 21, pp. 1-10.

ARISTEGUI, Carmen, Irving Huerta, Sebastián Barragán, Juan Omar Fierro y Rafael Cabrera (2016): “Peña Nieto, de plagiador a presidente”, en http://aristeguinoticias.com/2108/mexico/pena-nieto-de-plagiador-a-presidente/

BAUMAN, Zygmunt (1999): “Modernidad líquida”. Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica.

BORDIGNON, Fernando R. A. y otros (2007): “Primeras experiencias en detección de plagio en el ambiente educativo”. Primeras Jornadas de Educación en Informática y TIC en Argentina. Universidad Nacional de Luján. Disponible en http://cs.uns.edu.ar/jeitics2005/Trabajos/pdf/19.pdf

CASTRO Becerra, Sergio (2016): “Nueva denuncia de plagio”, en https://elpresentedelpasado.com/2016/01/18/nueva-denuncia-de-plagio/

CEREZO, Héctor (2006): “Aspectos éticos del plagio académico de los estudiantes”. Elementos, Ciencia y Cultura, vol. 13, Nº 61. México: Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

Código Civil. Gaceta Oficial N° 2.990 del 26 de julio de 1982.

COMAS, Rubén y SUREDA, Jaume (2008): “El Intercambio y compra-venta de trabajos académicos a través de Internet”, en EDUTEC, Revista Electrónica de Tecnología Educativa. Disponible en http://www.quadernsdigitals.net/datos_web/hemeroteca/r_11/nr_180/a_10704/10704.pdf

EGAÑA, Txema (2012): “Uso de bibliografía y plagio académico entre estudiantes universitarios”, Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento, vol. 9, N° 2, pp. 18-30.

FERRAZ SILVA, Obdália S.(2008): “Entre el plagio y la autoría, ¿cuál es el papel de la universidad?”, en Revista Brasileira de Educação, vol. 13, Nº 38. Disponible en www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1413-24782008000200012&lng=en&nrm=iso

GRANADOS, Luis Fernando (2015): “Cómplices del plagio, el presente del pasado 2.0”, en https://elpresentedelpasado.com/2015/07/09/complices-del-plagio

LANDAVAZO, Marco Antonio (2015): “Sobre el plagio académico”, en http://www.nexos.com.mx/?p=25563

Ley sobre el Derecho de Autor. Gaceta Oficial N° 4.638 Extraordinario del 1° de octubre de 1993.

MIRANDA, Alejandro (2013): “Plagio y ética de la investigación científica”, en Revista Chilena de Derecho, vol. 40, N° 2, pp. 711-726.

MORÁN, Héctor (2005): “El plagio en la vida académica universitaria”, en http://repositorio.urp.edu.pe/bitstream/handle/urp/1144/Mor%C3%A1n%20H%C3%A9ctor%2C%20El%20Plagio%20en%20la%20Vida%20Acad%C3%A9mica%20Univeristaria%202016-II.pdf?sequence=1&isAllowed=y

MUT, Bartomeu (2007): “Las «fábricas» de trabajos académicos: una incitación al fraude en las aulas”. Informe de investigación del Grupo Educación y Ciudadanía. Palma: Universitat de les Illes Balears. Departamento de Pedagogía Aplicada y Psicología de la Educación. Disponible en https://docplayer.es/17977256-Las-fabricas-de-trabajos-academicos-una-incitacion-al-fraude-en-las-aulas.html

PEÑA TORBAY Gustavo, (2020): “Confiabilidad, validez y significancia de las calificaciones en la evaluación a distancia”. Documento interno de la Ucab.

Real Academia Española de la Lengua, diccionario de la lengua española.

REGUEIRO, Bibiana, Natalia Suárez, Antonio Valle, José Núñez y Pedro Rosário (2015): “La motivación e implicación en los deberes escolares a lo largo de la escolaridad obligatoria”, en Revista de Psicodidáctica, vol. 20, N° 1, pp. 47-63.

REY-ABELLA, Ferrán, BLANCH, Carles, y FOLCH-SOLER, Andreu (2006): “Nivel de conducta académica deshonesta entre los estudiantes de una escuela de ciencias de la Salud”, en Revista de Enfermería Clínica, vol. 16, N°º 2.

ROMANO, Andrea (2016): “El discurso de Melania Trump fue plagio”, en https://mashable.com/2016/07/19/melania-trump-plagiarism-checker/#DZF_99K4TqqA

SUREDA, Jaume y Comas, Rubén (2006): “Internet como fuente de documentación académica entre estudiantes Universitarios”. Disponible en https://redined.mecd.gob.es/xmlui/bitstream/handle/11162/5547/01220073000131.pdf?sequence=1

SUREDA, J.; Comas, R. (2013). “El plagio y otras formas de deshonestidad académica entre el alumnado de la Universitat de les Illes Balears: resultados generales, por género y por ramas de estudios”. En IRIE (2013), Informes de recerca en educación. Illes Balears 2013. Palma: Institut de Recerca i Innovació Educativa. Disponible en http://ibdigital.uib.es/greenstone/collect/IRIEInformesRecercaVolums/index/assoc/06_Plagi.dir/06_Plagio_deshonestidad.pdf

UCAB (2019): Reglamento sobre el Régimen Disciplinario Aplicable a los Alumnos.

URBINA, Santos (2004): “Ciberplagio: “construyendo” trabajos universitarios”. Disponible en http://www.lmi.ub.es/edutec2004/pdf/159.pdf

Vice Rectorado Académico de la Pontificia Universidad Católica del Perú (2015): “¿Por qué no debemos plagiar?”. Disponible en http://www.pucp.edu.pe/documento/pucp/plagio.pdf

COMUNICADO DE FE Y ALEGRÍA

Marzo 18, 2016

Fe y Alegría, movimiento nacido en el seno del pueblo venezolano hace 61 años, atiende a más de trescientas mil personas a través de los programas: Escuelas, Centros de Capacitación Laboral, Institutos Radiofónicos de Fe y Alegría, Educación Superior y Centros Comunitarios, es decir que,  nada que tenga que ver con niños, niñas, adolescentes y adultos,  nos es ajeno.

Siempre hemos trabajado en entornos difíciles, nacimos para defender el Derecho a la Educación, y nuestra Misión es la “Construcción de la sociedad justa y fraterna”, de acuerdo con nuestro Ideario,  seguimos en eso, por eso hoy, cuando vemos que la violencia está atentando contra ese derecho y contra esa misión, nos dirigimos al país.

  1. Somos apenas una muestra, no son sólo nuestros  alumnos los afectados, son todos los estudiantes venezolanos los que corren riesgos cuando van a sus centros educativos, son también los educadores, obreros y administrativos los que sienten que es una lotería llegar sanos y salvos a sus lugares de trabajo.
  2. La violencia atenta contra el derecho a la educación cuando las escuelas son desvalijadas por los delincuentes dejando sin equipos a los estudiantes, destruyendo instalaciones, no valen alarmas ni rejas.

Con los actuales índices inflacionarios resulta casi imposible reponer los equipos robados: computadoras, aires acondicionados de las bibliotecas, sólo por mencionar lo más frecuente.

Eso conspira contra la educación de calidad con la que estamos comprometidos y que también está establecido en  el Art. 103 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela  y lo recoge la Ley Orgánica de Protección al Niño, Niña y Adolescente (LOPNNA) en el  Art. 53. Sabemos que también las escuelas oficiales se han visto afectadas por los continuos robos. Eso también nos duele.

  1. No es sólo el daño al patrimonio lo que nos preocupa, en los últimos años  Fe y Alegría ha tenido que acompañar a alumnos víctimas de la violencia, son atracados en las unidades de transporte o cuando  caminan a sus escuelas; también nos está tocando acompañar a huérfanos, porque la violencia va dejando niños sin padres.

Nada más entre enero y febrero de este año, en el Municipio Libertador, contamos 7 huérfanos, dos de ellos vieron morir a su papá cuando éste los iba a buscar al colegio. ¡Buscar a los hijos a la escuela también es un riesgo!  Tenemos huérfanos en todo el país. Un huérfano es una persona que requiere atención especial para que pueda curar una herida tan grande y pueda seguir viviendo. La orfandad temprana atenta contra el derecho a la educación.

¡Muchos pupitres vacíos!

  1. También hemos tenido que llorar al ver pupitres vacíos, que nunca volverán a tener a sus ocupantes, porque una bala perdida los encontró. La adolescencia es  edad para soñar, no para morir, pero en Venezuela la edad no se respeta. Según nuestra Constitución, los venezolanos tenemos derecho a la vida, y por ende,  los niños, niñas y adolescentes tienen entonces el derecho a llegar a adultos. CECODAP, organización que promueve los Derechos Humanos de niños, niñas y adolescentes, dice que en Venezuela mueren por causas violentas un promedio de un salón de clases por mes.
  2. El accionar de bandas delictivas, que protagonizan balaceras a pleno día, nos ha obligado a suspender actividades. A veces no hay tiempo de suspender y los niños deben tirarse al suelo para resguardarse de las balas. ¡Como si fuera una guerra!

Sólo que aquí no hay dos ejércitos, sino gente armada contra gente inocente.

Hay demasiadas armas sin control, demasiadas balas sin control. La vida de los estudiantes, nuestros y ajenos, para nosotros es lo mismo, están siempre en peligro sobre todo en las grandes ciudades.

  1. Las balas no preguntan la profesión ni la intención de las víctimas. Trabajadores y educadores se cuentan entre las víctimas de nuestros centros.

Entre Diciembre del 2015 y marzo del 2016, sólo en la gran Caracas, hemos tenido luto por dos profesores y un vigilante.

Esos casos colocan como víctimas a toda la población escolar de esas escuelas, pues es muy duro decirle a unos niños que su maestro no volverá porque lo mataron yendo al colegio.

¡Todos se convierten en víctimas! Venezuela se está quedando sin maestros, primero por los bajos salarios, mucha responsabilidad y ahora también por el riesgo de perder la vida.

  1. La última reforma de la LOPNNA – la del aspecto penal – se ha convertido también en un obstáculo para el derecho a la educación, pues no aborda adecuadamente el problema. Ya la Red de Defensores de Derechos Humanos de Niños, Niñas y Adolescentes (REDHNNA) de la cual Fe y Alegría forma parte, se ha pronunciado al respecto.
  2. Finalmente, los problemas recientes como la falta de suministro de agua, así como la escasez de alimentos y medicinas, si bien no pueden calificarse como “violencia”, se han convertido en una traba para la educación de los niños, niñas y adolescentes. Estamos teniendo inasistencias elevadas por estos problemas.

El Art. 30 de la LOPNNA considera un derecho “un nivel de vida adecuado”, esto supone, “Alimentación nutritiva y balanceada, en calidad y cantidad” (literal a) y “acceso a servicios públicos esenciales” (literal c). Nada de esto se está garantizando.

Por todo lo anterior, hacemos este llamado, casi un clamor, a las autoridades, hablamos por nuestros estudiantes y participantes, hablamos por las familias a las que atendemos y hablamos por nuestros trabajadores, que también merecen protección.

Para garantizar el derecho a la Educación hay que garantizar el derecho a la protección integral.

Se necesita de manera urgente políticas integrales para proteger a los niños, niñas y adolescentes, así  como incrementar soluciones eficaces para el problema del agua, la alimentación y el acceso a medicamentos; es necesario que las autoridades recuerden que esta población es Prioridad Absoluta, tal como lo establece el Art. 78 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y el Art. 7 de la LOPNNA y hay que actuar en consecuencia.

Ante este panorama, en Fe y Alegría nos esforzamos por reducir estos obstáculos: reforzamos las redes de las que formamos parte (como la Red de Acción Social de la Iglesia y la REDHNNA) porque sabemos que aislados no podemos; tenemos la línea de Construcción de Paz y Convivencia en el proyecto educativo y en ella procuramos que los estudiantes valoren la norma como base para el respeto mutuo; trabajamos fuertemente en la conformación de grupos juveniles de manera de crear liderazgo positivo; estamos renovando la Educación en valores para fortalecer a la persona; hemos comenzado un proceso de formación de educadores y madres para poder acompañar a víctimas de la violencia urbana y sexual con Médicos Sin Fronteras; tenemos un programa para formar madres como promotoras de paz, lo que les ayuda a reducir y erradicar la violencia intrafamiliar y cooperar para prevenir la violencia en las escuelas y en las comunidades; nuestra red de emisoras desarrollan acciones y están abiertas a la iniciativas de construcción de la convivencia pacífica.

En el marco de los 61 años de Fe y Alegría, con nuestro lema “Educación con Corazón”, nuestro movimiento envía un mensaje de paz en tiempos donde la violencia va vulnerando la seguridad y el bienestar de los ciudadanos y las ciudadanas.

Hoy queremos convocarles y pedirles que nos unamos para trabajar juntos por una sana convivencia donde todos y todas podamos disfrutar los derechos fundamentales, tales como: la vida, la protección, la recreación, la alimentación, salud y la educación entre otros.

Por nuestra parte seguiremos trabajando por nuestro país, por nuestras comunidades, por nuestras familias y principalmente por nuestros estudiantes.

Contamos con ustedes.

Preguntas y respuestas sobre la disminución de las divisas para viajes al exterior y el fraccionamiento del cupo electrónico

El Universal

La Providencia 011 de la Gaceta Oficial 40.636 establece un monto máximo para gastos en el extranjero; además, reduce las divisas otorgadas para cada viaje.

¿En cuánto quedó el cupo para viajes al exterior?
El cupo para viajeros sufrió recortes en todos los destinos y quedó establecido como se observa en el cuadro a continuación:

¿Cuál es monto máximo anual que puedo utilizar para viajes al exterior?
Pese a la reducción por destino, se mantendrá el cupo anual en tarjetas de crédito en $ 3.000.

¿En cuánto quedó el cupo en efectivo?
El monto que los viajeros podrán retirar en efectivo desde un cajero en el exterior se redujo de $ 250 a $ 200. Asimismo, la solicitud de divisas en efectivo quedará limitada solo para niños, niñas y adolescentes y se fraccionó por destinos entre un mínimo de $ 300 y un máximo de $ 500.

¿En cuánto quedó el cupo electrónico?
Será de $ 300 anuales, dividido en tres partes de $ 100 y podrán ser utilizadas cada cuatrimestre.

¿Puedo hacer la solicitud al banco de mi preferencia?
No. El artículo cinco de la providencia N 011 establece que la banca pública es la única autorizada para realizar las operaciones cambiarias.

¿Qué requisitos debo cumplir para adquirir las divisas?
Los requisitos se mantienen tal como se había acordado en la providencia anterior, que puede consultar aquí: Convenio Cambiario N 25.

¿A partir de qué fecha aplica la nueva providencia?
A partir de su publicación en la Gaceta del viernes 10 de abril del 2015. No obstante, quienes no trabajen con un operador cambiario del Estado tendrán un período de 30 días continuos para cambiarse a un nuevo operador y durante ese tiempo podrán utilizar los servicios de su banco actual.

¿Luego de convertirme en cliente de la banca pública debo esperar 6 meses para poder utilizar una tarjeta de crédito?
La banca pública no solicitará un período de seis meses desde la apertura de una cuenta hasta la solicitud de divisas, siempre y cuando el cambio se realice en el 2015.

¿Si viajo mañana y ya mi solicitud fue aprobada, me aplicarán la nueva providencia?
A las personas que ya le fueron asignados los dólares y viajan en los próximos días se les aplicará la providencia anterior.

Expertos estiman que la Providencia 011 revela que el gobierno no tiene recursos

La providencia 011 publicada en Gaceta Oficial, sigue limitando y restringiendo las posibilidades de que los venezolanos viajen fuera del país y manejen otras divisas.

La limitación del cupo a diferentes destinos; el fraccionamiento del cupo para compras electrónicas y el alto costo de boletos aéreos se pueden interpretar como la manera de afianzar el modelo de control del Estado, según el economista y socio–director de Econoanalítica, Asdrúbal Oliveros.

Economista Asdrúbal Oliveros

«Es una mezcla de dos cosas: se busca afianzar el modelo de control del estado porque esto (la providencia 011) hace que aumente. Toda la banca pública controla el 40% de usuarios, por lo tanto es un afianzamiento de esa lógica del modelo«, dijo el especialista.

Y el segundo punto que consideró Oliveros, es que la medida responde a una «limitación de caja» por parte del gobierno nacional.

A su juicio, ahora que toda la estructura de viaje (disponibilidad de boletos y asignación de divisas) tiene que pasar por la banca pública, se burocratizará más el proceso de adjudicación de dólares, lo que decantará en una disminución en la aprobación de las divisas en un segmento de la población, más concretamente la clase media.

Este criterio también lo comparte Luis Vicente León, director de Datanálisis, al comentar que la medida responde a que el gobierno no tiene suficientes recursos para enfrentar sus compromisos en dólares y recurre a «mecanismos como éste».

En este sentido, ambos analistas coincidieron en que el control cambiario ya no cumple las funciones para las que fue creado, y que a juicio de Oliveros, esta coyuntura debería servir para desmontarlo.

Economista Luis Vicente León.

Como consecuencia de esta medida «solo afectan a la población que quiere viajar e incitan los ilícitos cambiarios. No se resuelve el problema. Siguen siendo paños de agua caliente que paga la población individual y que la empobrece cada vez más», destacó Luis Vicente León.

Perspectiva

Tanto para Oliveros como para León, la medida solo busca «ganar tiempo» para que el Estado reorganice su política económica en busca de otras soluciones, que si bien no resuelven el «problema de fondo», servirán para seguir dando largas a la limitación de dólares a personas naturales.

«El responsable de la distorsión no es el venezolano sino la política que incita a cometer ilícitos cambiarios, que deriva en más controles y empobrece más a la población», dijo Luis Vicente León.

Por su parte, Oliveros consideró que el control cambiario con tantas restricciones puede obligar a la población a recurrir a tasas no oficiales o al Sistema Marginal de Divisas, sustancialmente más costoso que Cencoex y Sicad.

El analista indicó que la reducción del cupo le ahorra al gobierno $ 2.500 millones pero el déficit de deuda externa de Venezuela sobrepasa los $ 25.700 millones.

«El control cambiario lleva a encarecerte sustancialmente el viaje y hacerlo inviable para un segmento importante de la población. Si tengo que acudir al Simadi o al mercado negro, el cambio de presupuesto de viaje es imposible», destacó Oliveros.

Colonización cubana de Venezuela a través de la educación escolar pública y privada

Diana López Zuleta, Diario Las Américas

Los proyectos estatales de alienación alrededor de una sola idea política, también conocido como “lavado de cerebro”, no se detienen: el gobierno de Nicolás Maduro está próximo a promulgar la Ley de Educación Militar en las escuelas. (Cortesía Diana López Zuleta).

En las escuelas públicas y privadas de Venezuela los niños más tiernos de los primeros cursos aprenden a conocer el alfabeto y su uso con patrones expuestos en las cartillas oficiales de enseñanza tales como “El Che luchó en Cuba” o “Cuba sí, yanquis no” para instruirse, por ejemplo, en el empleo de las letras Ch y Y, respectivamente.

Los proyectos estatales de alienación alrededor de una sola idea política, también conocido como “lavado de cerebro”, no se detienen: el Gobierno de Nicolás Maduro está próximo a promulgar la Ley de Educación Militar en las escuelas, que se aplicará desde el preescolar hasta el bachillerato.

En ella, se estipula que “la educación militar debe ser bolivariana, nacionalista, socialista y antiimperialista e incorporar las bases doctrinarias, filosóficas e ideológicas del pensamiento y acción de Simón Bolívar, Simón Rodríguez, Ezequiel Zamora y del comandante supremo Hugo Chávez Frías”.

En medio de la más profunda de todas las crisis económicas, democráticas, morales y jurídicas de su historia, Venezuela es hoy presa de un fenómeno que se consideraba inverosímil en América Latina: la colonización cubana.

La guerrilla colombiana procubana Ejército de Liberación Nacional (ELN) también adoctrina en las escuelas públicas venezolanas con el permiso del gobierno Nacional.

Miembros de este grupo terrorista distribuyen entre los niños su revista Antorcha Elena, además de otros documentos y fascículos de su arsenal propagandístico.

“El Estado venezolano es cómplice de la guerrilla colombiana y de los grupos irregulares para que operen aquí, el Estado los protege, es complaciente”, sentenció el presidente del Colegio de Profesores Seccional Táchira, Javier Tarazona, quien cuestionó que esta propaganda llegue a los planteles educativos oficiales y a las comunidades más pobres.

“Deforman a nuestros estudiantes y ciudadanos así como también pone en riesgo que algún día no muy lejano recluten a nuestros niños, niñas y adolescentes para formar parte de esas agrupaciones revolucionarias”, advirtió.

Además de esto, la emisora radial clandestina del ELN “La Insurgente Estéreo” emite sin problemas por la frecuencia 96.7 FM desde territorio venezolano. Cubre todo el estado Táchira y tiene el beneplácito del gobierno. Transmite información ideológica y crónicas apologéticas de las actividades terroristas de esa organización en Colombia.

Desde hace varios meses el Colegio de Profesores viene exigiendo en vano al gobernador del Estado Táchira, José Vielma Mora, el bloqueo a la señal de “La Insurgente Estéreo”.

El modelo chavista de intoxicación política a través de la enseñanza también se ha impuesto en los liceos y escuelas públicas y privadas de mayor nivel. La educación escolar en general se basa en el adoctrinamiento y la imposición obligatoria de la ideología comunista para acceder a la comprensión de cualquier asignatura.

Imagen: cdn.elimpulso.com

También se ensalza, con alienante intensidad, la supuesta obra magna del fallecido presidente Hugo Chávez y de líderes revolucionarios como Ernesto “Che” Guevara y Fidel Castro.

Tarazona está en abierto desacuerdo con la obligación impuesta a los maestros públicos de inocular doctrinas comunistas y socialistas a los alumnos como proyecto bandera del Gobierno. Tampoco comparte el fomento obligado de la idolatría a la figura del extinto presidente Chávez.

De acuerdo con Tarazona, la educación oficial ya no responde a un plan pedagógico y del conocimiento académico, sino que está enfocada al proselitismo político proclive al Gobierno.

Los gremios nacionales asociados a la educación, incluidos los de padres de familia, han rechazado el adoctrinamiento a los estudiantes escolares del país.

Paradójicamente, la Ley Nacional de Educación prohíbe el proselitismo político dentro de las instituciones educativas y los textos de enseñanza escolar, y exige una educación “libre, plural y democrática”.

En los salones de clase los profesores están obligados a convencer a sus discípulos sobre la adoración, literal, que le deben a Chávez.

Los profesores declaman a grandes voces: “¡Chávez vive!” y los estudiantes menores de 7 años, aprenden a responder poniéndose de pie de manera inmediata y gritando en coro, preferiblemente con la mano derecha sobre el pecho: “¡La patria sigue”.

Imagen: diario Las Américas.

Los contenidos temáticos de los libros oficiales de estudio y los computadores educativos (conocidos como ‘canaimas’) dan cabida a la revolución cubana y exaltan la militarización nacional y el culto a Hugo Chávez como “comandante supremo”.

Estos libros apologéticos de Chávez, el régimen cubano y el comunismo, llegan a más de seis millones de niños en el 80 por ciento de las escuelas venezolanas, tienen carácter obligatorio y, en su mayoría, son elaborados en Cuba.

Foto: aidagutierrezh.files.wordpress.com

El sesgo, la tergiversación y la descontextualización de la historia moderna de Venezuela brillan en la biografía de Hugo Chávez, de lectura obligada, que se les entrega a los niños en las escuelas. Allí, Chávez tiene mayor importancia y valor histórico que Simón Bolívar.

A lo largo de una página, Chávez sostiene una conversación con quien resulta ser su apreciado subalterno histórico Simón Bolívar. Este último le dice al primero: “Yo te acompaño en tu sueño de libertad, que fue también el mío”.

Esta versión oficial indica que la independencia de Venezuela es obra innegable de Chávez por haber sacado al país de las garras de la que llama “tiranía imperialista”.

Bolívar, en la doctrina chavista, es solamente el precursor de la independencia.

Imagen: elvenezolanonews.com

En la biografía de Chávez, se puede leer: “Hugo se quema las pestañas estudiando y lo hace con un fusil en una mano y con Bolívar en la otra, las dos armas que utilizará para sus luchas futuras”.

En los textos de historia oficial, Chávez es el único presidente digno de ser destacado e idolatrado que ha tenido Venezuela.

Las voces de la oposición actual y sus protestas en busca de democracia, no existen y se menosprecia cualquier corriente de pensamiento que no sea la impuesta por el régimen chavista.

El lenguaje conflictivo subyace en los patrones educativos. Cuando un estudiante va a recuperar una asignatura a eso se le llama “La gran batalla”.

Con acento decepcionado, Tarazona afirmó: “Queremos que haya educación para la paz, creemos que el lenguaje, la semántica y la acción curricular deben ser una acción de paz y no de conflicto ni de disputa”.

En la Venezuela actual, del socialismo del siglo XXI, el 8 de octubre se celebra oficialmente en el calendario escolar el Día del Guerrillero Heroico, en honor al argentino Ernesto “Che” Guevara.

(Ilustración Fernando Pinilla).

Además, Tarazona explicó que se promueve “la guerrilla comunicacional en las escuelas, que son organizaciones sociales para defender la revolución; es decir, el ingreso de los colectivos a las escuelas”. De esta manera, entre otras, el Gobierno promueve la violencia, la confrontación y, de ser necesaria, la guerra.

El alto contenido político en la vida de las escuelas primarias y secundarias llegó, incluso, a los textos de matemáticas. Así lo denunció el diario El Nacional, de Caracas, al revelar que en la Colección Bicentenario existen fallas deliberadas en los conceptos fundamentales, se fomentan antivalores y está cargada de ideología del gobierno actual.

Esto se ve en la excesiva aparición de las ventajas de los programas y misiones sociales de la presidencia a través de ejercicios matemáticos.

Además, hay errores en los contenidos y menos ejercicios numéricos.

Asimismo, las calcomanías para marcar los cuadernos de los niños llevan invariablemente la cara de Chávez, que es un culto creciente a la personalidad del controvertido presidente.

La decadencia educativa se agudiza también con el déficit presupuestario general para la adquisición de libros que no sean las cartillas oficiales gratuitas y el bajo salario de los maestros.

Todas las bibliotecas públicas del país están desactualizadas y el 80 por ciento de la infraestructura educativa de los liceos está “destrozada”, de acuerdo con datos del Colegio de Profesores.

“El 80 por ciento de los liceos no tiene laboratorios de Física, Biología y Química, lo que quiere decir que estamos graduando bachilleres en ciencias que no conocen ni un microscopio, ni un tubo de ensayo”, se lamentó Tarazona.

La educación está cayendo a los niveles de pobreza y mediocridad que reinan en las escuelas públicas de Ecuador, en donde los egresados de bachillerato suelen ser analfabetos funcionales.

Imagen: cdn.elimpulso.com

Investigaciones independientes han encontrado que en Venezuela las aulas están en condiciones muy precarias, con infraestructuras añejas que padecen filtraciones y todo esto desmejora y afecta la dedicación al estudio que deben observar los estudiantes y sus profesores.

El salario de los maestros de categoría 1 (graduados y con al menos tres años de servicio) es de 38 dólares mensuales, cantidad que no alcanza ni siquiera para la cesta básica, que es de 200 dólares.

Un profesor con 25 años de experiencia tiene un salario de 97 dólares, lo que tampoco alcanza a completar ni la mitad de la canasta básica.

Recientemente, el presidente Nicolás Maduro aumentó 45 por ciento el salario a los militares, a quienes complace con frecuencia para prevenir protestas armadas, y el sueldo más bajo quedó en 74 dólares.

“Cuando tú tienes un salario de 5.800 o 6.000 bolívares [45 dólares] con posgrado y un saco de cemento te vale 1.000 bolívares [7 dólares], ¿cuándo construyes una casa?”, preguntó Tarazona.

Médicos revolucionarios

(Ver también «Médicos integrales comunitarios, un verdadero fraude» http://wp.me/p2i0kq-jF)

Venezuela también lleva su revolución a las universidades: creó el programa Medicina Integral Comunitaria, carrera paralela a la de Medicina tradicional. Fue concebida para la atención primaria y prevención de enfermedades en comunidades apartadas y lejanas.

No obstante, la médica internista Delia Camargo denunció la falta de competencias y de preparación para ejercer la profesión en los hospitales porque, según contó, “no tienen suficiente práctica y la carga desde el punto de vista socialista es más importante que la de tipo médico”.

El gobierno, además de presionar para que estos médicos trabajen en hospitales públicos, pues es el que asigna los puestos de trabajo, está presionando para que realicen especializaciones pero estos médicos solamente están capacitados para trabajar en ambulatorios y en labores de tipo preventivo.

En la teoría chavista no importa que un enfermo muera, lo grave es que antes no lo haya visto un médico de la revolución, cualquiera sea su nivel de mediocridad. Ese hecho excusa al Estado de responsabilidad.

El estudiante de Medicina tradicional Julio Camargo, quien ha tratado con los médicos integrales en sus prácticas hospitalarias, expresó su preocupación por los pocos conocimientos que poseen. Mientras un practicante de medicina tradicional no es remunerado, un practicante de medicina integral comunitaria recibe un sueldo.

Por su parte, el presidente de la Academia Nacional de Medicina, Claudio Aoun, afirmó que estos profesionales tienen fallas académicas. “No cursan Laboratorio, Radiología, Histología, Parasitología, Anatomía Patológica, prácticas clínicas y no hacen el año rural”, aseguró.

El acto de graduación es presidido por el presidente de la República en una ceremonia política que es transmitida a todo el país por canales de televisión del sistema de propaganda del régimen.

Grupo oficialista destroza casa gremial en la Uneg y quema carro de profesor

Rolando Azocar Jr.
Correo del Caroní
Fotos: Aníbal Barreto

Frente a la oficina de Apuneg solo quedaron cenizas

Pocos minutos antes de las 9:00 de la mañana llegó a la sede Villa Asia de la Universidad Nacional Experimental de Guayana (UNEG). Isabel Arango no llevó libros. Sabía que no había clases y que los profesores continuaban en el ciclo de ayunos; así que no se molestó en cargarlos.

La razón de la visita era la asamblea de estudiantes que desde el domingo se convocaba por las redes sociales. La cita era en la cancha de usos múltiples, y el tema uno solo: el futuro del semestre.

Llegó con una hora de retraso a la reunión. La masa de estudiantes ya no se concentraba en la cancha, sino en la oficina de la Asociación de Profesores de la UNEG (Apuneg). En el centro de la muchedumbre alebrestada con consignas puntuales: Queremos clases, identificó a Raúl Brito, presidente de Apuneg, junto a un estudiante en silla de ruedas.

“Vi que estaban discutiendo. Vi cuando Johnny le estaba gritando, ¿sabes? El muchacho de la silla de ruedas le estaba gritando y señalando. Brito no hacía nada. No le daba respuesta, solo se quedaba callado. Hasta que se puso más agresiva la vaina y le dio (un golpe) a Brito”, cuenta.

En ese momento los estudiantes respondieron a un grito: Quémenlos, vamos a quemarlos. Isabel no puede precisar quién fue el primero en dar la orden, pero sí la reacción que se generó.

Brito desapareció de su vista y alguna explosión sonó. El ruido de los vidrios rotos de la ventana de la oficina de Apuneg repicó y una imagen quedó grabada: aquel muchacho en silla de ruedas que discutía, ahora rompía una a una con su mano derecha las ventanas.

La sangre cayó en el suelo junto a pedazos de cristal. Otras detonaciones sonaron y en el frente de la oficina de Apuneg quedaron solo las cenizas de algunas colchonetas, afiches, sillas, pupitres y botellas con trapos quemados.

Desalojados

Mientras la asamblea de los estudiantes se realizaba, Schiara Ruiz, profesora de la UNEG, preparaba su chequeo médico. Cumplidas las 48 horas del profesor Fidel Hernández, ella tomaría el turno en el ciclo de ayunos que desde la semana pasada realiza la Apuneg.

Escuchó algunas consignas, queremos clases, queremos clases, y salió de la oficina. Afuera, la masa estudiantil ya había rodeado el lugar. “Un estudiante, no recuerdo el nombre, el de silla de ruedas, comenzó a discutir. Que le estábamos robando su semestre, destruyendo sus estudios y todas esas consignas agresivas”, recuerda.

Dentro de la sede de Apuneg había alrededor de 20 docentes. Algunos se encontraban en el lugar y otros entraron apresurados cuando vieron algunas llamas. Ruiz no detalla el punto de inicio de las agresiones, pero “sé que lo primero fue la quema de las colchonetas y las sillas».

La sede de Apuneg llevando candela
Foto: Lorena Cañas

«Nos querían quemar completos. Luego el muchacho de la silla de ruedas comenzó a romper los vidrios de la ventana para meter la bomba molotov. Tiró la primera y luego explotaron otras. Fueron tres en total”.

Luego de algunos forcejeos y gritos, fueron desalojados del lugar. “Nos sacaron no solo de la oficina, sino del recinto universitario. Que nosotros no teníamos derecho a estar ahí”, cuenta indignada y con la voz quebrada.

Mientras un grupo terminaba de destrozar la sede de Apuneg, otro requisó el estacionamiento.

“No encontraron la camioneta de Apuneg, eso era lo que buscaban, pero como no estaba, rompieron el carro de Brito que estaba estacionado del otro lado”, lamenta.

La policía no entró. Solo se presentó una patrulla motorizada que se quedó al margen de la entrada.

Los bomberos también se presentaron, intentaron pasar, pero fueron detenidos por un grupo de estudiantes identificados como Movimiento Estudiantil Renovación Universitaria (MERU).

Desde la silla de ruedas

Entre las cenizas de las bombas molotov que explotaron en la sede de Apuneg, un estudiante tomó la voz de mando: “No podemos dejar que nos roben el semestre, siempre es lo mismo. ¿Y nosotros qué? ¿Qué pasa con nuestro esfuerzo?”, gritó el joven en silla de ruedas detonando la algarabía a su alrededor.

Estas son las bombas molotov lanzadas por estudiantes contra la sede de la Apuneg y el carro del profesor Brito
Foto: @100x100UNEG

-Por la entrada están discutiendo de nuevo… hay un peo allá- intervino una muchacha agitada luego de correr de un extremo a otro.

-Carlos, anda tú. Vamos, anda para allá. Corre, respondió el joven tomando por la camisa a otro estudiante. La orden se cumplió.

“El de la silla de ruedas, Johnny Alkhouri, rompió la ventana para tirar las bombas molotov. Fueron tres en total”

Desde la silla de ruedas, lo que más resalta de Johnny Alkhouri son las manchas de sangre que tiñen su camisa y hacen un camino que guía la mirada directo a su mano derecha. Allí la sangre es más pronunciada y sobresale de entre el vendaje improvisado que lleva.

“Primero que nada estoy herido porque estaba en el medio de la lucha de reclamar nuestro derecho a la educación. Venimos a exigirles a los profesores nuestro derecho. Le estábamos exigiendo, con palabras, gritando y bueno, hubo un momento en el que se armó la confrontación y el estudiante despertó”, explicó el integrante del movimiento estudiantil MERU al hablar con la prensa.

Negó haber sido el responsable de romper los vidrios de la oficina de Apuneg. “Estaba en el medio y salí cortado (…) Me corté, me corté… estaba rodando, estoy en una silla de ruedas, estaba rodando y pasó”, declaró Alkhouri entre una masa de estudiantes, que al ver el resultado de la protesta comenzaron a gritar en rechazo a sus palabras: Afuera Meru, afuera MERU.

Incitando a la agresividad

Entre los estudiantes que rechazaron las acciones de MERU y confrontaron a Alkhouri, está Roraima González. Nadie le contó lo que pasó, porque ella estuvo desde el inicio de la asamblea, a las 8:00 de la mañana.

“El Movimiento Estudiantil Renovación Universitaria, MERU, incitó a la violencia de los estudiantes. Dijeron: ‘Vamos a la Apuneg, vamos a formar.., disculpen la palabra, vamos a formar peo a la Apuneg (…) Ellos le dicen a los estudiantes -que ya están un poco alterados porque quieren ver clases- que vayan y rompan Apuneg”, cuenta.

Cuando los estudiantes, liderados por los dirigentes de MERU, llegaron a la oficina de Apuneg rompieron los afiches y quemaron las colchonetas.

“Levantaron a los profesores, los encerraron en la Apuneg y comenzaron a lanzar bombas molotov”, asegura la estudiante sobre lo sucedido.

Primero lo destrozaron y luego lo incendiaron
Foto: @julitofer

¡Relevo de pruebas!
Foto: @100x100UNEG

“No incitamos a la violencia”

“Los bomberos intentaron pasar pero fueron detenidos por estudiantes del Movimiento Estudiantil Renovación Universitaria (MERU)”
Foto: @Jesus09M

Después de una hora, los pasillos de la UNEG aún se mantenían invadidos de humo.

El carro del presidente de Apuneg, Raúl Brito, fue quemado
Foto: @imNaldoo

La oficina de Apuneg quedó entre cenizas, al igual que un salón cercano. El carro del presidente de la asociación, Raúl Brito, fue sometido a una segunda ronda: quemado total.

Brito declaró desde el centro médico de los profesores de la UNEG que todo fue planeado. El ayuno está cancelado. Ahora los profesores se retirarán de los salones de clases hasta nuevo aviso. “Hasta que se garantice su seguridad”, dijo.

Entre los estudiantes, las opiniones se dividían. Los pertenecientes al movimiento estudiantil MERU insistían en la validez de las acciones, asegurando que en la oficina encontraron botellas de alcohol; mientras que otros rechazaban la medida bajo un argumento de conciencia: “Si se destruye la universidad, dónde vamos a ver clases”.

El dirigente estudiantil e integrante de MERU, Ángelo Vargas, aseguró que la asamblea que se realizó tenía como fin único informar a los estudiantes la situación del semestre.

“Yo como estudiante sí le dije a los estudiantes que había que buscar una manera alternativa, una forma de lucha para ser tomados en cuenta (…) Pero también, aquí el profesor Raúl Brito debe tener en cuenta que es un problema personal, nosotros como dirigentes estudiantiles no tenemos la culpa de eso”.

¿Quién le repone su carro al profesor Brito?

– ¿Pero hay dirigentes de MERU responsables por esto?

– Para serte sincero, toda la culpa se la están echando a MERU. Nosotros, bueno, somos los centros de estudiantes y estamos aquí.

– Entre las declaraciones y fotos, sale un estudiante en silla de ruedas rompiendo los vidrios de Apuneg y que se identifica con MERU…

– Sí, efectivamente. Johnny Alkhouri, es un muchacho que es minusválido… y si quieren nosotros asumimos la culpa, asumimos todo, pero no vamos a dar nuestro brazo a torcer. Lo que se hizo hoy es una muestra de que estamos dispuestos a hacer lo que sea para que nuestro semestre sea tomado en cuenta (…) Y recalcando que el único que ha estado en contra de que los estudiantes se unan a la lucha es Raúl Brito.

– ¿Esto no deteriora más una universidad que ya arrastra problemas de infraestructura?

– Efectivamente, hago un llamado a los compañeros. Bueno, de hecho, hay una muestra efectiva de que no estamos en contra de ellos. Mi persona sacó los carros de otros profesores para que no se incendiaran (…) Eso es una muestra de que se nos sale de las manos controlar un estudiante que se enardeció por la pérdida de su semestre. Fue algo del momento.

– ¿Cómo se justifica que sea algo del momento, como dices, y hayan traído bombas molotov?

– Efectivamente, te digo esto porque al parecer, no tengo esa información, pero se dice que cuando hubo la caravana de los estudiantes que se graduaban de tecnólogo, el profesor Brito tuvo problemas con algunos estudiantes. De ahí parte todo. Te mintiera si dijera: ‘Estaba algo preparado o no estaba algo preparado. Nosotros solo vinimos a dar una asamblea en la cual, ¿incitamos a la violencia? Jamás. Solo dije: ‘Vamos a ponernos radicales, vamos a exigir nuestras clases’. Brito nos recibe con que el semestre estaba perdido, y es ahí cuando el estudiante se molesta más y pasa esto.

“Mientras un grupo destrozaba la sede de Apuneg, otro rompió y quemó el carro del profesor Brito” Foto: @GaBiTaDiaz10

La rectora María Elena Latuff

Rectora María Elena Latuff

“Queremos presentar el resultado del Consejo Universitario una vez evaluados los hechos que sucedieron en una de las sedes de la UNEG (…). Una vez conocidos los hechos nos levantamos, que estábamos en sesión ordinaria, fuimos allí y constatamos que había una situación irregular en donde habían sucedido hechos de violencia (…). El Consejo Universitario rechaza todos los hechos de violencia y exhorta a todos los profesores a que se reincorporen”.

La petición la valida en las respuestas que se han presentado por parte del Ejecutivo Nacional, en la que “se ha logrado entre 110 y 132,5% de aumento, según las categorías del escalafón universitario. Además de eso, becas para el estudio de los profesores. En esta universidad se le paga 100%, el HCM, becas para los hijos, útiles escolares, primas por hijo, cajas de ahorro, tarjetas de alimentación con un bono especial para el mes de diciembre, juguetes, aportes por nacimiento, fallecimiento y casamiento”, enumeró.

La única razón que concibe la rectora de la UNEG para que se siga llamando a paro de actividades académicas es el elemento político. El tinte partidista con el que -asegura la rectora- está teñida la lucha ha desviado los verdaderos ideales de protesta universitaria.

Intervención partidista

Las horas de anarquía que se vivieron en la sede de Villa Asia de la UNEG, que dejó un salón, una oficina y un carro quemados dentro de la casa de estudio, son achacados por la rectora al resultado de la desviación de la lucha docente en terreno político partidista.

Más allá de la responsabilidad de los estudiantes implicados en las agresiones, Latuff responsabilizó de los hechos violentos a las intervenciones de dirigentes políticos.

“Rechazamos la presencia de Andrés Velázquez en la universidad, haciendo un llamado público a apoyar el paro de los profesores. Él no es universitario, él no pertenece a la Universidad de Guayana (…) Ese ingrediente politiquero y político que entró en los últimos días a la universidad ocasionó los hechos de ayer. Lo que pasó fue ocasionado por eso, el elemento de afuera de la universidad que se han infiltrado en nuestra casa de estudio”.

Aunque destacó que la universidad tiene procedimientos disciplinarios, no precisó ninguna medida para los estudiantes implicados debido a que

“nosotros formalmente no hemos recibido denuncia de que un estudiante haya cometido ningún hecho violento.

Ellos han sido acusados, pero nosotros esperamos como dirección institucional que se activen los mecanismos institucionales, para procesar cualquier tipo de denuncia al respecto (…) nosotros recibimos las denuncias de quienes se sientan agredidos y procesamos internamente”.

– Sin embargo, hubo infraestructura dañada de la universidad, salones quemados, ¿eso no es suficiente para que la universidad establezca una investigación?

– Se acaba de nombrar una mesa de diálogo en la que se van a exponer todas y cada una de las acciones que se dieron. Los afectados, los que se sienten afectados, los que se sienten agredidos, dirán qué pasó, cuáles fueron los hechos. Nosotros tenemos información de entes institucionales de la universidad también, que serían elementos para acumular ante un procedimiento disciplinario que lleva un tiempo y una legalidad antes determinada.