El extraño caso de la arepa de los mil bolos

Esta fotografía no es de la arepa que realmente me comí con remordimiento y dolor de cartera. Es cortesía de la revista bienmesabe y la tomó Patrick Dolande.

Arnaldo Espinoza, El Estímulo

 Miércoles. 11 am. Saliendo de diligencias de la Universidad Central de Venezuela. No había desayunado. De repente, haciendo el camino mental a mi oficina pasé por Las Mercedes. ¡Una arepa!. Barata y resuelta. Al menos eso pensaba.

Al llegar al sitio fui, robóticamente, a la caja. He estado allí mil veces, nunca un miércoles y creo que nunca con sol. ¿Qué comprar? Es una batalla que llevaré hasta el final de mis días. Nada sabe tanto a mi infancia como una de queso de mano. Pero a medida que he ido ganando años, la “rumbera” (Pernil y queso amarillo) se ha ido llevando parte de mi corazón. Decido, basándome en que es mi des-almuerzo: el cochino gana la batalla.

Allí pasó algo que no me había imaginado. Al pagar me dijeron que eran 790 bolívares. ¡790 bolívares! Con el sueldo mínimo sólo podría comprar 9. Si lo calculo a dólar oficial son ¡125 dólares! Ni las arepas moleculares de Richard Blais cuestan tanta plata.

¿Qué pasó aquí, mi pana? Pregunto a los encargados. Que la harina de maíz ya no llega por los canales regulares, que los queseros les están subiendo el precio a la mercancía semanalmente, que el pernil es carísimo (siempre ha sido caro).

Pero me impactan más las diferencias: Una viuda (la arepa sola), cuesta 30 bolívares. Y de allí, un salto de garrocha que haría palidecer a Robeilys Peinado. La siguiente en la lista (la de mano, precisamente) son 450 bolos. 15 veces más cara.

La reina también pisa las 8 tablas y la de dominó ni siquiera está listada, no vaya ser que el kilo de caraotas a mil bolos pueda causar una reacción adversa en el estómago. Pido un favor raro, pesar la arepa: 200 gramos de relleno te encarecen el plato típico venezolano hasta a 30 veces su valor sin relleno. Menos mal que aún no cobran la mantequilla.

Es un fenómeno que he estado viendo desde hace tiempo. El valor de las cosas se volvió loco. Con lo que pago un refresco de lata, compro litro y medio de té pasteurizado.

Una lata de diablitos es más cara que una de atún regulado. Y, bueno, la típica comparación agua-gasolina, que se hace aún peor cuando, como en Caracas, no se consigue agua y el que la tiene te la quiere vender por lo menos al doble del precio “justo”.

¿Cómo hace una sociedad que no controla sus precios, que un teléfono celular de última generación te puede pagar un carro usado?

Ayer alguien me decía que en una isla de las Antillas donde no se consigue nada, realmente hay de todo, pero en dólares. ¿Será ese nuestro destino?

Diario de un Kamikaze venezolano

Laureano Márquez, diario Tal Cual

DÍA UNO: La invasión es inminente. Mañana comienza el entrenamiento. Los panas nos organizaron una fiesta de despedida. La rumba estuvo burda de buena. Bailamos hasta altas horas y nos dimos durísimo con la caña, para preparar nuestra alma para el destino que le espera.

El jefe nos garantizó que en el más allá la rumba continuará y entonces tendremos 10 botellas de 18 años sin estrenar para cada uno.

Al final de la reunión, Yefelson, John Fisyerald, Washinton Rodríguez y yo quemamos una bandera de Los Estados Unidos para irnos poniendo ya en actitud.

DÍA DOS: Hoy no fuimos al entrenamiento.

DÍA TRES: Hoy retomamos la cosa en serio.

Tuvimos problemas con el vestuario, porque la cooperativa que fabrica los chalecos endógenos en los que se van a colocar los explosivos se cogió los reales y no los hizo.

El comandante del escuadrón dice que no importa, que nos pegamos los cartuchos con tirro directamente en la barriga y nos colocamos encima un poncho andino para pasar desapercibidos.

Lo que pasa es que a mí me toca la refinería de El Palito y yo no me voy a meter en ese calorón con un poncho andino.

DÍA CUATRO: Los técnicos explosivistas todavía no nos han traído los cartuchos. De todas maneras, hoy hicimos un ensayo general y cortamos varios palos de escoba en rolitos para simular la vaina. La sensación es burda de incómoda.

DÍA CINCO: Por fin llegaron los explosivos (entre ellos muchos Bin laden) y los ponchos. Como los gringos solo deben encontrar cenizas, comenzamos ya a prenderle candela al país con incendios forestales aprovechando el calorón imperante.

DÍA SEIS: Hoy tuvimos una falsa alarma de invasión, debido a que una paloma activó el sistema de defensa antiaéreo. De vainita no destruimos los pozos petroleros. Menos mal que la mayoría de nosotros nos quedamos dormidos y, a los pocos que acudieron, los explosivos no les funcionaron.

DÍA SIETE: Se acerca la hora…Morderán el polvo de la derrota. Ya todo el equipo está listo y operativo, pero tenemos tres días que no nos llega comida al campamento. Hoy nos reunimos.

Si mañana no llega comida, vamos a trancar las vías de acceso a los pozos y, si nos echan a la Guardia, pensamos usar los explosivos y aplicarles a ellos el plan de tierra arrasada. Yo estoy comenzando a creer que la Guardia Nacional está controlada por la CIA.

DÍA OCHO: Hoy nos trajeron unas hamburguesas de Mc Donald’s. Estaban bien sabrosas. Estamos pensando que, aunque se vuelen los pozos petroleros, los Mc Donald’s deben quedar en pie.

Como no tenemos mucho más que hacer, luego de comer hicimos una caimanera.

Presidente de Alcasa, Ángel Marcano, junto al presidente de Carbonorca, Juan José Méndez, y a los dirigentes de la Central Bolivariana, José Gil y Pedro Perales. Foto: Prensa Ferrominera Orinoco.

DÍA NUEVE: Como hoy tiene pinta de que los gringos no van a llegar, nos fuimos al río a hacer un sancocho. De todas maneras, nos llevamos el equipo porsia. Llegó el gobernador de Miranda en visita sorpresa y Jeferson casi lo implota, porque pensó que era gringo por lo de los ojos claros.

Menos mal que estaba comiendo; y él, un plato de sancocho, no lo suelta ni por la patria.

DIA DIEZ: Hoy es el día. Nos fuimos a la playa a esperarlos. Estuvimos hasta las diez de la mañana y no vinieron.

Yo creo que nos cogieron miedo, porque nos miraron desde el satélite y vieron que la vaina iba en serio.

Menos mal que nos trajimos el dominó y una cava de cervezas para matar el tiempo, que también es un invento gringo.

Carta a la embajada norteamericana

Diapositiva1Claudio Nazoa, El Nacional

Excelencias:

En vista de que es inminente la invasión de Estados Unidos a Venezuela, comandada por los 17 funcionarios que aún quedan en su embajada y apoyada por Leopoldo López, María Corina Machado y Antonio Ledezma, me dirijo a ustedes, para que, humildemente, escuchen a este pitiyanqui cooperante que desde mi trinchera en el diario El Nacional, donde trabajo como columnista -aunque en realidad soy quintacolumnista infiltrado para mantenerlos informados-he alentado vuestra invasión.

En Panamá tomé cursos de desestabilización dirigidos y financiados por el Departamento de Estado. Allí aprendí “la Guerra Tualé”, que consiste en crear una necesidad artificial de papel higiénico, a objeto de derrocar gobiernos.

Siguiendo sus instrucciones, pusimos en marcha el plan: a falta de leche, sustituimos la leche del café por leche de magnesia, y logramos que los venezolanos permanezcan flojos del estómago, e incrementamos de esta manera las colas en supermercados por la escasez de papel tualé golpista.

Notifico con satisfacción que el saboteo ha sido todo un éxito. He aquí los datos aportados por satélites del Departamento de Estado y la CIA: 30.000.000 de venezolanos, en condiciones normales, gastan 2 metros de papel tualé al día, o sea, 60.000.000 metros diarios.

Pero si 30.000.000 de venezolanos van de emergencia al baño 3 veces al día, se habrá gastado diario 6 metros de papel tualé por persona; lo que equivale a 180.000.000 metros de papel tualé por día, que al mes representan 5.400.000.000 de metros.

Este plan desestabilizador ha sido un éxito en Venezuela, ya que con la revolución solo se producen 8.000.000 de metros de papel sanitario diarios, lo que hace que mi plan esté creando un caos, que podría terminar en un golpe de Estado de la derecha y de la izquierda a la vez, puesto que los desechos humanos son tanto de derecha como de izquierda.

Diapositiva1Otra cosa, cuando el imperio nos invada, se debe tomar en cuenta que el imperialismito cubano lo ha hecho desde hace 15 años. Dos amos juntos es demasiado.

Ahora que son panas, ordenen a los cubanos que se retiren antes de que ustedes bombardeen con su Tucano colombiano.

Por cierto, no se dejen engañar cuando comiencen a lanzar bombas: las calles, carreteras, autopistas, hospitales y puentes ya estaban destruidos antes de lanzarlas.

Notifico que estoy muy preocupado ya que con la mala suerte que tenemos, seguramente, cuando estalle la inminente guerra con Estados Unidos, es capaz y… ganamos.

Carta de Dios a Maduro

El 21 de enero el presidente Nicolás Maduro, en su mensaje desde la Asamblea Nacional, utilizó la expresión “Dios proveerá” para referirse a los recursos indisponibles y que harán falta para asumir los compromisos de la nación en el 2015. Al respecto, el politólogo, humorista y aguda pluma Laureano Márquez, editorializó el diario Tal Cual

Laureano Márquez, Tal Cual

Mi muy querido y predilecto hijo pródigo: Sabes que por ser Dios me encuentro en todas partes. Me calé completico tu discurso de memoria y cuenta, cumpliendo con mi deber ineludible de ser omnisciente.

En un determinado punto –frente a las adversidades que se le avecinan al país por la crisis de los precios del petróleo– te oí decir, haciendo uso de tu libre albedrío: “Dios proveerá”.

Mi pequeña y hermosa criatura. Yo ya proveí. ¿Es que acaso no te has dado cuenta? Te explico, mi estimado moldeado del barro primigenio: El día que creé a Venezuela la coloqué en la zona tropical, para que los rigores del invierno y las nieves no les acosaran y el sol brillara todo el año. Sin embargo, les puse los Andes con nieves perpetuas para que los maracuchos tuviesen donde pasar frío y usar guantes y gorritos tejidos con orejeras. Las tierras de que les doté son fértiles casi todas. Los llanos son propios para una buena ganadería.

En las selvas costeras tienen el mejor Cacao del planeta y donde cultivar un excelente café. Les di tierras productivas en el sur del Lago, en los Andes, en toda la zona central.

Muchos ríos les hice, para que nunca les faltara el agua. Es más, puse dos bien caudalosos uno al lado del otro, para que usaran uno para producir electricidad y el otro -navegable- para que saquen los productos de exportación mineral, que además los coloque al ladito del río para que no hagan mucho esfuerzo en sacarlos.

Les di playas maravillosas para que lleven turistas: Margarita, Los Roques, Morrocoy y la Gran Sabana con su Salto Ángel para que se sintieran maravillados y orgullosos de lo que son.

En el subsuelo les puse las reservas petroleras más grandes del planeta. Tienen también oro, aluminio, bauxita, diamantes y tantas cosas más.

Hijito bello: les mandé mensajes, les mandé personas, les envié inspiración: Bello, Bolívar, Vargas, Miranda, Gallegos, Reverón, Picón Salas, el Maestro Abreu, Zapata, Andrés Eloy, Soublette, Convit, Cabré, Davalillo, Lauro, Simón Díaz, Dudamel… (La lista es larga y mis caracteres no son eternos) y hasta Uslar con un mensaje: transformen el petróleo en otras formas de riqueza, siémbrenlo.

Tesoro hermoso de mi corazón. Como si lo anterior fuese poco, les acabo de enviar 15 años de la bonanza petrolera más grande que ha conocido la historia de la humanidad. Multiplica, bebé: dos millones y medio de barriles diarios X 100 X 30 X 12 X 15.

El resultado es el dinero que les envié, para que convirtieran a Venezuela en un Paraíso Terrenal de abundancia y progreso.

Les di todo, Nicolás del alma mía, hijito tierno de mi corazón: ¿Cómo te atreves a decirme que “Dios proveerá”?

Mira, si en algún proyecto tenía yo esperanzas era en Venezuela. Les va a costar mucho que yo entienda cómo convirtieron una de mis mejores obras en esta ruina.

Lo siento, hijo, tengo que decirte que tu petición a las finanzas celestiales también ha fracasado.

Mira, te doy un consejo, así de panita: sienta en una mesa a Pedro Palma, Asdrúbal Oliveros, José Guerra, Orlando Ochoa y a Luis Vicente León al que tanto mientas y diles que te den una lista de 10 acciones urgentes para salvar al país de la debacle que le sobreviene y párales bola, que te lo digo yo, que ya veo lo que viene y no por ser Dios, sino por puro sentido común.

A pesar de todo, te amo.

DIOS

Rescate en TV (Así fue como el Mossad grabó a Mario Silva)

Laureano Márquez

Te la vi a las 4:45 a.m., enero 20, 2013

Un avión militar israelí F-4 Phantom marca Nighthawk, despega de la base militar David Ben Gurión. El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, despierto inusualmente a esta hora por lo delicado de la operación que estaba a punto de iniciarse, observa desde los hangares la maniobra de despegue.

Una operación ultra-secreta está a punto de iniciarse. Ni siquiera los tripulantes saben bien a dónde se dirigen. Solo que desde hace algunas semanas recibieron una extraña instrucción de entrenamiento: “¡no se rasuren, cero hojillas!”.

Jerusalén (una semana antes, a golpe de 11:30 a.m.)

En la zona árabe de Jerusalén, en una panadería que está como quien viene del Santo Sepulcro hacia el barrio armenio (armenio que la hayan expropiado) cruzando a la izquierda, un fraile franciscano de los custodios de los Santos Lugares compra 10 shekels de pan de a medio shekel, recibiendo en total 20 panes.

Al interior de uno de ellos, se encuentra un microchip de ultra-grabación sonora satelital con edición automática de sonido de rebote polar. De la nada, un comando palestino provisto con gorras de la bandera venezolana (de las de Henrique Capriles, para confundir) le corta camino al supuesto franciscano, que es en verdad un agente encubierto del Mossad (nombre clave Noel M, alias papá Noel).

Éste, rasgando su hábito, como el Sumo Sacerdote el día del interrogatorio de Jesús en el Sanedrín y dejándolo atrás, corre ­provisto de braga negra y lentes oscuros y ametralladora en mano que le lanza desde una venta de recuerditos un comerciante­ abriéndose paso entre peregrinos cargados de cruces, hacia la Puerta Dorada para escapar por ella hacia el monte de Los Olivos, donde se encuentra la iglesia Dominus Flevit (que recuerda el llanto del Señor ante la ciudad de Jerusalén).

Solimán el Magnífico, también conocido como “El Cierra Puertas”

Se ve que este agente no es jerosolimitano, pues la llamada Puerta Dorada, también conocida como Puerta de la Misericordia o Puerta de la Vida Eterna, permanece cerrada desde 1541 por orden de Solimán el Magnífico (también conocido como “El Cierra Puertas”) para evitar la entrada del Mesías, que según la tradición entraría por ella.

Al hallar cerrada la puerta, el agente del Mossad sube por las escalinatas de la muralla y un helicóptero lo rescata.

El microchip de ultra-grabación sonora satelital con edición automática de sonido de rebote polar, está a salvo. El agente saca el microchip del pan, aprovecha de untarlo con humus de garbanzos (al pan, naturalmente) y se dispone al mossad. Su misión ha sido un éxito.

Caracas, abril y mayo 2013 (horas de la noche)

Un avión de placas desconocidas sobrevuela Los Ruices todas las noches.

Los vecinos de la zona afirman que al pasar sobre el llamado canal de todos los venezolanos el avión se relenta. Expertos en audio de edificios vecinos dan fe de que un micrófono direccional del tipo alfa K”27 de fabricación belga, apunta cada noche hacia los estudios de grabación cada vez que el avión pasa, sin que ningún radar de nuestra Fuerza Aérea lo detecte, recogiendo cada noche registros sonoros reconstruidos vía reprogramación robótica de voz y pensamiento, un nuevo sistema de los servicios de inteligencia japonesa.

San Bernardino, Caracas, mayo 20. 3:45 a.m.

El diputado Ismael García intenta entrar a orar a la Sinagoga, pero el vigilante de guardia le advierte que no puede entrar sin kipá. Ismael advierte que Kipá no pudo venir porque anda en viaje secreto a Washington por encargo de la MUD. Inmediatamente le pregunta al vigilante si no le dejaron un CD con una grabación de audio. El vigilante le interroga: ­¿Cómo es que me dijo que se llamaba usted? ­Ismael García…

­Ah sí, aquí tengo un sobre pero no dice para quién es… solo pone “grabación secreta del programa VTV”.

­Sí, ese es, dice Ismael, mientras un escalofrío le recorre la columna vertebral. No por la emoción del éxito de la operación, sino porque recibe un mensaje de texto anunciándole que está llegando Harina Pan al Plaza’s de Lomas de La Lagunita y él está en San Bernardino. Ismael piensa por un momento en abortar la rueda de prensa convocada para ese día.

Al momento resuelve el dilema existencial: la patria estará siempre por encima de la arepa.

Ismael se retira picando cauchos rumbo a la Cota Mil. El vigilante de la Sinagoga levanta el rostro de su escritorio, su celular repica y un nombre aparece en la pantalla: Netanyahu. El custodio responde con un mensaje de texto: “operación exitosa… saludos, Papá Noel”.

El resto de la historia es conocida. Ese día supimos cosas que nunca nadie se habría imaginado.

Premios “Pajaritos de la Campaña Presidencial”

Toto Aguerrevere

Se supone que un país que constitucionalmente se confiese democrático vaya a unas elecciones, se escoja a un Presidente, se proclame y al día siguiente todo el mundo vaya a trabajar con la esperanza de que las cosas que no gustaron del gobierno anterior mejoren. Éste no es ese país.

Con las pasadas elecciones del 14 de abril a los venezolanos nos sentaron en la mesa de té del Sombrerero Loco a decirnos que ESTO que vivimos en los corrientes es lo normal. Tras conocer los resultados, los dos candidatos se mostraron proclives al re-conteo de los votos para saber con exactitud quién ganó las elecciones. Hasta ese momento todo fue “bello”.

Menos de 15 horas después, uno de los candidatos es proclamado Presidente de la República y es sometido a un cacerolazo nacional que solo lo vio Carlos Andrés Pérez en 1992.

El Presidente de la Asamblea Nacional les niega la palabra a aquellos diputados que no reconozcan al mandatario proclamado.

La Presidenta del Consejo Nacional Electoral se ampara en los Estados Unidos para decir que el anti-imperialismo no tolerará un cambio en la decisión y la Presidenta del Tribunal Supremo de Justicia no sabemos qué es lo que dice pero suena a “lo que diga la oposición, ni de vaina”.

¿Es esto un país normal? Evidentemente no.

Como aquí nos sentaron en esa mesa de locos, y no podemos hacer nada porque no somos Nicolás ni Diosdado ni Tibisay ni Luisa Estella, hemos decidido hacer lo único que tenemos poder para hacer: entregar premios.

Sabemos que seguramente nos dirán que de eso se encarga el Consejo de Premios del Poder Popular para Algo Que Es Popular y que indudablemente hay que hacer una carpeta. Pero no nos interesa. Si nos sentaron en esta mesa como los monos sordos, ciegos y mudos, pues damos premios en reconocimiento a cómo se maneja este país.

Lo hemos denominado los Premios “El Pajarito”.

Pensamos que los premios RECONÓCEME están más de moda, pero en verdad hay que darle mérito al pajarito ficticio que hizo de esta campaña presidencial una de las cosas más ilógicas que Venezuela haya vivido, desde que Venezuela vio a Irene Esser surfear la ola llamada Any Leys.

LOS “EL PAJARITO” AWARDS

Premio “Los Crespos Hechos”: a Cilia Flores. Si ganaba, Nicolás Maduro le prometió senda rumba de matrimonio para el lunes 15 de abril y hasta el momento de escribir esta nota no hay ni una sola cuña para la transmisión de la boda del año por Sábado Sensacional.

Premio “El Frígido”: a Alejandro Fleming por inspirar con su prohibición de dejar actuar a Norkys Batista el mejor comentario de la campaña presidencial: “en todos los hoteles del mundo hay orgasmos menos en el hotel Venetur”.

Premio “Boliburgués Incógnito”: Al dueño del yate Miss Piggy Play Peña. Tanto ataque entre bando y bando y todavía seguimos sin saber quién es el tanga rosada.

Premio “Culpemos al Fascista”: Al rabipelado que causó la falla de luz en la concentración de Nicolás Maduro con el Sindicato de Actores Revolucionarios en Maracay.

Premio “WTF”: A Layla Succar porque todavía nadie entiende qué hace Layla Succar.

Premio “Dora la Exploradora”: al modista que le aconsejó a Diosdado, Tarek y Nicolás a usar pañuelitos de guía explorador en el cuello.

Premio “Oops I Did It Again”: Al escritor de los cintillos en VTV. No suficiente con el impasse de escribir “época de sembrina”, aprovecha la única época en la que VTV tiene rating para invertir los resultados que dan como ganador a Henrique Capríles.

Premio “Les Dedicamos el Tema Deskarado by Kiara”: A los artistas que llamaron a una rueda de prensa para informar la creación de un sindicato para el respeto y protección de todos los talentos nacionales. En el Valle Arriba Athletic Center.

Premios “No Sean Cuchis”: A los artistas que no se vendieron. Y a Willie Colón por querer ser más venezolano que la lycra amarilla.

Premio “Es Hora de Cambiar de Ramo”: a las encuestadoras en Venezuela. Por su culpa, la frase: “le voy a meter quince puntos al majunche ese, cuidadito y no veinte” todavía retumba en los oídos de los venezolanos que siguen sacando cuentas con el 1%.

Premio “Macho que Se Respeta No Dice Caprichito”: al que dijo Caprichito.

Premio “Blanca Nieves Te Va A Demandar Por Plagio”: A Nicolás Maduro por ver pajaritos y creer que sin una explicación lógica los venezolanos no íbamos a hacer de eso un Trending Topic.

Premio “Los Ilusos”: A los venezolanos. Por creer que nos iban a dar unos resultados justos y limpios.

En segundo lugar a los tuiteros venezolanos. Por creer que a los Estados Unidos les importamos tanto como para ir a prender el Empire State Building con la bandera de Venezuela.

Premio “¿Qué Hiciste Papaíto?”: A Nicolás Maduro. Por perderle al PSUV 615.626 votos y hacer de la MUD el partido político con más militantes en el país.

Premio “¿Y Ajá Y El Salario Que Nos Prometiste?” A los venezolanos que siguen esperando el aumento de salario que Nicolás Maduro les prometió para el lunes 15 de abril.

Premio “Eh… Nicolás… ¿y tú crees que esto es diciembre?”: A Nicolás Maduro. Por ordenar un cohetazo rotundo que callara el cacerolazo “burgués” sin darse cuenta que para que la gente lance cohetes tiene que tener cohetes.

Premio “Mujer Arrecha”: A Gledys Ibarra. Porque el venezolano va donde esté Gledys y eso no se discute. (Nota: Entendemos que Norkys Batista impugnará este premio y estamos felices de decirle que aquí sí abrimos las cajas si así lo solicita).

Premio “Percudido”: A la que le pareció que las toallas sanitarias socialistas era la mejor idea para un mundo en el que la mujer de hoy lo que menos necesita es lavar más cosas.

Premio “Caterina Valentino Deja De Retuitear Que No se va a Empatar Contigo”: A Caterina Valentino quien lo aceptará en buena lid porque sí le creemos que son “solo amigos”… creemos.

Premio “¿Es Media Hora Antes o Media Hora Después?”: A Henrique Capriles quien nunca en toda la duración de la campaña electoral tuvo un reloj por lo cual se le vio obligado a repetir la famosa frase: “Fíjense… ¿alguien sabe qué hora es?”

Premio “JJ Rendón es un Asco…. ¿Por qué demonios yo no soy JJ Rendón?”: A Jorge Rodríguez por razones obvias.

Premio a la “Consecuencia”: Empate entre la Baranda del CNE y María Bolívar a quien solo le falta lanzarse como Reina del Festival Internacional del Café para tener todas las barajitas.

Premio “Se Los Dije Pero Tarde”: A Reinaldo Dos Santos, el Profeta de América por decir lo que ya sabíamos iba a pasar… un día después.

Premio al “Mejor Socialista”: A Winston Vallenilla. O sus honorarios, todavía no nos hemos puesto de acuerdo.

Premio “Soy el Primero Que Lo Dijo… Hasta La Mañana Siguiente Cuando Soy el Que Nunca Dijo Eso”: A Nicolás Maduro. Por haber aceptado el re-conteo del 100% de los votos hasta que usó su comodín “lo tengo que consultar” y le dijeron que eso era una pésima idea.

Premio “Poker Face“: A Tibisay Lucena por mantener a todo el pueblo en vilo para luego decir sin tapujos que la tendencia irreversible arroja que el candidato o la candidata que ha debido o debida ganar las elecciones ni de vaina será Presidente de la República.

Premio “Yo No Vine Con Ese Carajo”: A las cuatro rectoras del CNE cuando se levantaron cual colegialas de la sala de prensa y dejaron a Vicente Díaz a solas para que informara al país que la división mínima ameritaba un re-conteo de los votos.

Premio “¿Tú no Eras un Águila?”: A Hugo Chávez. Catorce años de oposición para que todos sintiéramos lástima por él al ser comparado con un pichón.

Premio “Denuncia El Ventajismo”: A Nicolás Maduro. Por decir que solo apareció una vez en diez días en la portada de El Universal mientras era transmitido en simultáneo por VTV y Telesur y ViVe Tv y TVes y ANTV y Ávila Tv y….

Premio “¿Cómo Lo Hiciste?”: A Henrique Capriles. Diez días en campaña con un Presidente fallecido como legado y toda la maquinaria de Estado en su contra y mírenlo pues…

Premio a la “Excelencia”: A los venezolanos que saben que 1% de diferencia en los votos no se tapa ni con cadenas ni con atropellos sino con la verdad. A todos los que saben que el re-conteo de los votos a las que AMBAS partes accedieron es el único camino que nos conducirá hacia la paz y la inclusión.

Premio “Esto También Pasará”: A Venezuela. Como alguien dijo en estos días sobre otra tragedia: “Los buenos los sobrepasamos y siempre seremos más.”