Los más violentos

Francisco Olivares

Las causas fundamentales del incremento en la violencia que se registra en Venezuela a partir de la llegada al poder de Hugo Chávez en 1999, las encuentra el investigador Roberto Briceño León en un quiebre institucional de las normas de convivencia y de valores, promovido desde el gobierno, que redujo la acción represiva contra el delincuente, justificó manifestaciones de violencia y con ello promovió la impunidad.

Tal conducta “subversiva” generada desde el gobierno, estaba conducida por una motivación política e ideológica y la necesidad de permanecer en el poder, que interpretó la violencia como parte de “la lucha de clases” y asumió una postura de “no represión” a un mal que ahora parece incontrolable.

Henry Antonio, “El Chueco”, pran de Uribana.

Eventos como el poder que muestran los “pranes” desde los centros penitenciarios, la exposición pública de sus armas en redes sociales, la impunidad con que operan los colectivos armados y bandas, quienes igualmente exponen su poder armado públicamente, las invasiones de propiedades con el auspicio de funcionarios públicos y la FANB, son parte de la ruptura.

Desde el gobierno, este fenómeno de violencia le fue atribuido a la herencia del modelo capitalista, a la pobreza y a la influencia de los medios de comunicación y del imperialismo.

El estudio “Violencia e Institucionalidad” realizado por un equipo de investigadores del Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV) muestra a través de los índices de violencia, cómo Venezuela, a pesar de los grandes ingresos petroleros que permitieron aplicar políticas sociales hacia los sectores más pobres, se convirtió en uno de los países con más violencia, mientras sus vecinos redujeron significativamente la inseguridad, aún careciendo de la riqueza petrolera venezolana. ¿Qué se hizo mal?

En dónde estamos

Es un hecho que Venezuela ocupa los primeros lugares en índices de violencia en el mundo. Y también es irrefutable que a partir de 1998 el ascenso de la violencia ha sido sostenido, año tras año hasta 2013.

Los primeros 15 días de enero fueron particularmente violentos con 190 cuerpos ingresados a la Morgue de Bello Monte y con dramáticos sucesos como el enfrentamiento de dos colectivos durante 45 minutos en Cotiza o el asesinato de Mónica Spear y su esposo.

La conmoción generada por este último crimen ha obligado al gobierno a reaccionar convocando al diálogo y ofreciendo nuevos planes, adicionales a los 22 que se han llevado a cabo en los 15 años de gobierno socialista.

De la negación de la violencia que imperó en tiempos de Chávez, por primera ésta se reconoce; pero al mismo tiempo, se escurre la responsabilidad hacia factores distintos al gobierno.

El diputado Darío Vivas admite que: “tal vez reaccionamos muy tarde a la inseguridad” pero observa que el fenómeno ha sido sobredimensionado a través de los medios de comunicación, “que en lugar de contribuir a trabajar en función de los valores de la sociedad, han convertido la violencia en un negocio“.

Vivas sigue el discurso emitido con por el presidente Nicolás Maduro cuando señaló a las telenovelas como responsables de la violencia por lo que otros ministros han advertido que se tomarán medidas sobren los contenidos en la programación de los medios televisivos.

Sobre las cifras

El año 2013 se registraron 24.763 muertes violentas en el país, para una tasa récord, de 79 fallecidos cada 100 mil habitantes. El promedio mundial es de 8,9 por cada 100 mil habitantes.

Es de aclarar que esta cifra, proporcionada por el OVV, contempla muertes distintas a causas posibles como enfermedades, accidentes de tránsito o suicidios. Sólo se incluyen: homicidios, resistencia a la autoridad, enfrentamientos entre bandas o averiguaciones por muerte.

En 1998 se cometieron en Venezuela 4.550 homicidios, para una tasa de 19 homicidios cada 100 mil habitantes, a la par de países vecinos como Brasil y México en la mitad de la escala en Latinoamérica.

14 años después Venezuela despunta con 79 asesinados por cada 100 mil habitantes, mientras que Brasil se mantiene con promedio de 25.

Colombia, uno de los países con mayor violencia en el continente, en 2001 registró la extraordinaria cifra de 27.840 homicidios y en 2011 había logrado reducirlos a 13.520 casos (OVV). De 63 cada 100 mil, redujo su índice a 32.

En el primer año de Gobierno de Hugo Chávez se produce un salto muy grande en el índice de violencia al pasar a 5.968 muertes, con 1.421 más que el año anterior, sin que algún evento extraordinario justificara ese incremento. Esa tendencia no se detuvo.

Cabe señalar que el Plan Misión a Toda Vida, reconoce 50 homicidios cada 100 mil habitantes para el año 2012. Allí se descartan algunos segmentos como resistencia a la autoridad y situaciones en averiguación.

Por qué la violencia

Sostiene el director del OVV, que a partir de 1999 se comenzaron a quebrar acuerdos básicos en la relación social, regidos por instituciones. “No se destruyeron solos”, enfatiza el especialista.

“Hubo una voluntad de destruir las bases morales de la sociedad, las normativas y los organismos que regían ese acuerdo, es decir, los poderes alternos. Sabían lo que hacían en función de mantenerse en el poder, pero no pensaron en los efectos de esa acción”.

Sociólogo Roberto Briceño León, director del Observatorio Venezolano de la Violencia.

Recuerda el investigador que en los primeros años de Chávez, cuando el OVV comenzó a estudiar a fondo el problema de la violencia, los funcionarios buscaban una explicación del por qué el aumento de la violencia. No comprendían por qué, si les estaban dando dinero, recursos, ayudas, generando inclusión con las misiones, seguían aumentando los índices de violencia.

Briceño identifica dos componentes en el incremento de la violencia: “Lo que se dejó de hacer y lo que se hizo mal”.

Punto esencial en lo que se dejó de hacer fue: “no actuar, no reprimir”. Eso fue una decisión temprana de Chávez. “No vamos a actuar, no vamos a reprimir”. Se temía a los abusos policiales, muy denunciados en la cuarta República, y se consideraba que la violencia era parte de la lucha de clases, el despertar de la lucha de clases. Concepto que nació con aquella frase de Chávez en la que justificaba el robo si era por hambre. ¿Qué estaba haciendo Chávez? fomentando la lucha de clases.

Con tal visión, Chávez estaba incentivando que la violencia podía ser justificada en determinadas circunstancias porque era legítima.

Y ese pensamiento sigue vigente en el chavismo.

Ya en el gobierno, intervenir las policías, desarmarlas y cambiarlas, tenía el propósito de romper con poderes alternos. El poder armado de las policías, de las FAN, la empresa privada, el TSJ, es decir todos los poderes alternos a la revolución. Había que acabarlos para luego transformarlos.

La impunidad

No actuar, quebrar la independencia de los poderes y ponerlos al servicio de la revolución, generó la impunidad que hoy se refleja en las cifras de criminalidad.

En 1998 por cada 100 homicidios había 118 detenidos y a partir de 2006, por cada 100 homicidios se produjeron apenas 8 detenciones.

Sumando los primeros 10 años con el chavismo en el poder, de 107.044 mil homicidios, hubo 21.555 detenciones, lo que deja 85.489 casos de impunidad acumulados.

Al atribuir al capitalismo, a los medios, a la pobreza y la desigualdad el tema de la violencia, las acciones que debían tomarse eran fundamentalmente de política social, lo que para el gobierno eso se ha hecho bien.

Lo que se hizo mal

Para los investigadores del OVV una influencia esencial ha sido el “elogio a la violencia” como un medio legítimo para alcanzar fines.

El elogio a los violentos, como figuras moldeadoras de la vida social, como El Ché Guevara, cuya imagen está en todas las oficinas públicas.

El 3 de marzo de 2008 Hugo Chávez desde su programa Aló Presidente guardó un minuto de silencio por la muerte de jefe de las FARC Raúl Reyes señalando que el ataque al campamento del jefe guerrillero fue un asesinato del gobierno de Colombia.

Un elogio a la violencia también es la consigna patria socialismo o muerte. Qué era decir esta revolución es pacífica pero armada.

Otro aspecto que destaca Briceño es la propaganda que enfatiza la deshumanización del otro, del enemigo. El enemigo pierde su carácter humano y se le condena a la destrucción. Entonces el enemigo es un objetivo a destruir y no un adversario. Se entra en la lógica de la guerra, no de la convivencia.

La forma de hacer política, fundada en la imposición de la mayoría y no en el respeto de la minoría, fue un cambio sustancial con el chavismo. Una sociedad inclusiva considera a la minoría, como ocurría en la distribución del poder durante la democracia.

Impunidad en cifras

El Estado: Un monstruo de 111 cabezas

Pedro Pablo Peñaloza, El Universal

El 3 de septiembre de 1999, el difunto presidente Hugo Chávez decía que sus predecesores habían manejado el gobierno guiados por sus “caprichos partidistas e intereses cupulares“.

“Así nacieron ministerios, fundaciones, instituciones, incluso en una época, por conflicto entre amantes y primeras damas, llegaron a crearse entes para mantener este conflicto manejable”, aseguraba el finado comandante.

Aquel discurso coronaba una reestructuración del Ejecutivo nacional que disminuía el número de ministerios de 21 a solo 13. “Estamos haciendo esfuerzos por sistematizar el Estado y por darle una visión holística integral en función de objetivos estratégicos”, argumentaba el líder bolivariano.

Catorce años más tarde, la realidad es otra. Nicolás Maduro, “el primer Presidente obrero”, encabeza un gabinete conformado por 31 ministros.

La burocracia chavista no termina allí. La Gaceta Oficial número 408.859 del 20 de enero daba cuenta de la creación de 111 viceministerios, con los cuales -expresa el documento- “se busca el acercamiento directo con organizaciones del poder popular construyendo la institucionalidad del Estado venezolano para su pueblo, con su pueblo, bajo criterios de igualdad, continuidad, flexibilidad, integralidad, imparcialidad, transparencia, participación, confiabilidad, eficiencia, corresponsabilidad, solidaridad, equidad y sustentabilidad económica y financiera”.

En ascenso

¿Para qué sirve un viceministro?

De acuerdo con la Ley Orgánica de la Administración Pública, este funcionario de libre nombramiento y remoción por el Presidente de la República colabora con el ministro en la “suprema dirección” de la cartera donde está asignado.

Un ejemplo: el Viceministerio para la Suprema Felicidad Social del Pueblo, adscrito al Ministerio del Despacho de la Presidencia, tiene como objeto estratégico “la articulación e integración de las políticas de prevención, protección, atención, recreación e inclusión social de las familias, niños, niñas y adolescentes, las personas en situación de calle, los adultos y adultas mayores, las personas con discapacidad y en general todas aquellas personas que se encuentren en condiciones de vulnerabilidad social“, según quedó establecido en la Gaceta Oficial N° 406.524 del 30 de octubre de 2013.

¿Y cuánto “cuesta” un viceministro?

La Ley Orgánica de Emolumentos, Pensiones y Jubilaciones de los Altos Funcionarios y Altas Funcionarias del Poder Público, estipula que estos servidores devengarán mensualmente “el monto equivalente a diez salarios mínimos como límite máximo“.

La remuneración básica en Venezuela se ubica en 3.270 bolívares. Es decir, que cada uno de los 111 viceministros bolivarianos podría percibir unos 32.700 bolívares mensualmente por su aporte en la construcción del socialismo.

Eglé Iturbe de Blanco

La profesora Eglé Iturbe de Blanco, ex ministra de Finanzas entre 1989 y 1990, señala que a mediados de los 90 aparecen en el horizonte los viceministerios y las direcciones generales sectoriales, “ante la complejidad creciente de la administración pública nacional y la necesidad de mejorar el nivel de remuneración de los funcionarios de alto nivel”.

En principio, cada ministerio tenía un viceministerio, pero más tarde irrumpieron los “viceministerios sectoriales” que -opina la académica- afectaron la labor de estos organismos.

“Se eliminó la persona que, a falta del ministro, tenía el conocimiento general del ministerio, sustituyéndose por figuras de igual jerarquía que solo estaban en conocimiento de su área o sector”, explicó.

Roja rojita

Iturbe de Blanco sostiene que desde el arribo de Chávez en 1999 la administración pública “ha crecido en forma acelerada, desordenada y casuística“.

No solo se trata de los ministerios y viceministerios. De acuerdo con sus cálculos, en este período se ha registrado un “crecimiento acelerado de los órganos y entes adscritos a los diversos ministerios, llegando en 2013 a la cifra de 849 (444 sin fines empresariales y 409 empresas y entes financieros)“.

Con respecto a los últimos decretos sobre los viceministerios, la investigadora apunta que el gobierno busca que los “nuevos” nombres de estas dependencias “reflejen las prioridades de las políticas públicas necesarias para la construcción del socialismo y la refundación de la patria“.

Aquí podrían mencionarse el Viceministerio del Sistema Socialista de Alimentación y el Viceministerio para el Nuevo Ordenamiento Urbano y Rural Socialista, por citar dos casos.

A juicio de Iturbe de Blanco, la “reforma” ordenada por Maduro -que en algunos casos se limita a la nomenclatura y en otros reordena por funciones-, “parece tener el hilo conductor en el socialismo y no en la eficiencia de la estructura institucional venezolana”.

Nuevos despachos en función de “objetivos estratégicos”

Venezuela, el país de las maravillas

Eduardo Salazar De Peñaranda

Erase una vez un territorio muy, muy cercano, del Nuevo Mundo, en el que la gente era muy alegre, hasta el Record Guinness por ello ostentaban. Desde lo más profundo de sus suelos brotaba el oro negro, lo que hasta hoy por hoy mueve al mundo: el petróleo.

Habitaban allí ciudadanos de todas las razas, de estatura mediana, y con una gran actitud ante la vida. Sus playas eran tan hermosas que llegaban turistas de todas partes del planeta, sin miedo.

La gente paseaba hasta altas horas de la noche por sus calles, desde las ciudades hasta los campos. No sabían qué significaban los robos, secuestros o asesinatos. Incluso, tenían actrices y misses, sí, reinas de belleza que disfrutaban de las milenarias montañas o los sinfines de las sabanas sin correr peligro.

En ese país impresionante, que nadie podía creer, tampoco existía el amarillismo de los periódicos, desconocían que en otras naciones había canales de TV, los cuales con desparpajo trabajaban la ironía para captar espectadores; en los que el desorden, la desidia y el peligro se parecían a Suiza, y la paz y la tranquilidad, por el contrario, los dibujaban como Trípoli o Bagdad.

Allí nadie jugaba a la desestabilización, no había elites “boli-burguesas” (bolivariano y burguesía) enriqueciéndose, ni familias adineradas imponiendo sus propias reglas durante décadas y décadas, siempre las mismas, tan desgatadas.

De hecho, por esas lides se hacía imposible que otros reyes de imperios extranjeros tuvieran injerencias en sus asuntos internos.

El poder era de todos, y los pobres sólo se veían en noticias foráneas. Allí prevalecía el bien común.

La amnesia colectiva

Algo muy particular de esa tierra llena de gracia era que las caras duras de los gobernantes, los rabos de pajas de líderes opositores de oficio, se constituían en ejemplos difíciles de ilustrar. Las mentes de estos ciudadanos eran sanas, y la amnesia colectiva una enfermedad muy lejana.

¿Quién pudiera creer que atroces homicidios, desfalcos, malversaciones de fondos públicos, inflación económica, especulación inescrupulosa de empresas privadas, etc, etc, pudieran olvidarse tan fácilmente… de un día para otro?

Nadie, en esta pintoresca República, no se olvidaba lo malo, no porque no existiera, sino porque buscaban mecanismos para solucionar los problemas, sin culpar a terceros, o lo que es peor, hacerse de la vista gorda.

Una nación hermanada con el resto, en la que no dominaba el Norte avaro y capitalista, pero tampoco se aliaban con  mandatarios bélicos o dictatoriales del Sur. En ese lugar todo funcionaba a la medida.

Los días no eran suficientes para vivir el mal y el bien, todo lo contrario, duraba  años en ver cosas insólitas.

Nunca se imaginarían sus habitantes que en otras partes, por citar casos espeluznantes, se apagarían las luces de varias ciudades y se culparían a iguanas. Eran fantasiosos pero no tanto. Con decirles que allí, habían mucho circo, pero también mucho pan…

Las gentes no tenían que hacer colas para comprar sus alimentos, gozaban de todos los productos de la cesta básica, poseían en sus anaqueles y posteriormente en sus alacenas al menos 2 kilogramos de harina o leche (por una familia pequeña), y mucho papel higiénico.

La única esperanza de volver a casa: ¡vivo!

En ese lugar fascinante los niños jugaban a los carritos y con muchos caramelos, a veces, algunos se preguntaban si tal como en las películas existían realmente barrios bajos en los que por las noches se dormía al ritmo de los balazos.

Que en lugar de casas de chocolates, había casas de barro con techos de zinc.

Películas en las que mostraban que los infantes perdían a sus padres antes de cumplir los 12, y sus hermanos mayores a los 23, las madres luchaban solas por sus pequeños, y ellos tenían que salir a las calles a jugarse la vida, sin ir a la Universidad, trabajando matando tigritos (haciendo lo que sea para subsistir y obtener alguna ganancia), sorteando todos los obstáculos del camino, mendigando, vendiendo flores, oliendo pegamento y con la única esperanza de volver a casa: ¡vivo! “Dios mío, qué escenas tan maléficas”.

Los más grandes, adolescentes y jóvenes, dejaban volar sus pensamientos a otras dimensiones en los que un “avance informativo” acelerara el corazón, erizara la piel y sudaran frío, pues la incógnita de lo que vendría les abismaba.

Vaya idiotez, reían a carcajadas después de imaginar semejante aberración.

Y otros, más aventureros, se adentraban en mundos de terror en los que para viajar a otros destinos había que padecer un control cambiario de divisas, con diversos nombres pero que al final se trataba de lo mismo.

80 % de “devaluación”

Los adultos divagaban sobre la desdicha de otros de ver cómo enviar remesas al extranjero, comprar por internet o viajar con tarjeta de crédito o cash era una tortura, para salir y para entrar.

Pero, lo que a estos ingenuos más les asombraba era que a vecinos  les devaluaran su moneda con eufemismos; que no es la Comisión de divisas tal, sino el Centro aquel. Que si esto, que si lo otro.

Que si le debían millones de dólares a menganito o a zutanito no le aprobaban para producir, que si entonces no se fiscalizaba, que si planes desestabilizadores.

Una vez se asustaron mucho cuando elucubraron sobre la posibilidad de que su dinero se desvalorizara un 80 %. Además, oyeron que cierto ministro de una tierra lejana, decía que  tomaban medidas drásticas o no tenían medicamentos.

Se alegraron eso sí, cuando cayeron en cuenta que en esa otra nación le pondrían la lupa a casos de corrupción, para que no hubiera fuga de capitales y poder normalizar la economía, pero desde su más peculiar inocencia, se preguntaron: ¿será verdad?

Todo lo anterior para este pueblo de héroes y conquistas, de mujeres guapas y de hombres trabajadores, de artistas y escritores famosos, de científicos laureados, no les importaba en gran medida, puesto que ellos no padecían males ni siquiera alegóricos a los mencionados. Vivían en una telenovela rosa.

El Metro (sistema de transporte masivo) funcionaba para miles y miles sin contratiempos, el agua nunca faltaba, el gas no suponía preocupación, había parques y vías para los ciclistas, los motorizados respetaban, los conductores cedían el paso a los peatones, los “buenos días” se oían sin cesar en ascensores, escuelas, restaurantes…

Estos ciudadanos mantenían una sonrisa en el rostro. Eran realmente felices… ese país de las maravillas se llamaba: Venezuela.

La buena noticia, es que con el transcurrir el tiempo, mucho ha cambiado, pero ese país del “erase una vez” sigue intacto esperando que la fantasía supere a la realidad, pero que ésta no sea un producto de la inventiva.

Venezuela necesita apagar las luces del circo y convertirse en un lugar en el que quepan todos, sin discriminación.

En el que la pobreza y la violencia sean quimeras post modernas inverosímiles. En el que se ajuste cada ciudadano al contexto, en el que no se regale el combustible, los macro servicios se cobren justamente, y en el que las empresas puedan producir de la mano del Estado, y en el que “las manos peludas” dentro de entes gubernamentales sean eliminadas y den paso a personas progresistas.

Es imprescindible que se dé rápidamente la apertura del sistema de divisas para todos por igual y para quienes se comprometan con el crecimiento de esta lastimada y vapuleada Patria.

Asimismo, se aclare el panorama y se detenga ya la desvalorización del bolívar con políticas bien pensadas que vayan al meollo del asunto y no sean simplemente paños de agua tibia. Más ricos algunos, más pobres los de abajo.

No se trata de tumbar gobiernos, sino de exigir respuestas y avances significativos. De aportar granitos de arena como ciudadanos, de que el Poder Ejecutivo y oposición trabajen en conjunto, pero con cuentas claras.

En el que no se meta gato por liebre. Y que Alicia (o Esteban, Virginia, Juan o María) no salga corriendo despavorida por la inseguridad; lo que en los últimos años ha desencadenado una fuga de cerebros en lugar de que los chicos y chicas apuesten por el sitio en el que nacieron. En Venezuela se cuenta con las maravillas, es hora de volverla posible.

Los cuatro grandes crímenes económicos de Hugo Chávez

Gustavo Coronel

Entre los múltiples crímenes cometidos por Hugo Chávez durante sus 14 años de desmanes hay 4 que merecen atención especial: la destrucción de PDVSA, el aniquilamiento de la CVG, el colapso del Puerto de Puerto Cabello y el saqueo del erario público por la vía de los fondos paralelos.

Creo que estos cuatro grandes crímenes han causado un buen 80 por ciento de la ruina financiera venezolana porque PDVSA, CVG y el Puerto son los organismos que mueven más dinero en el país, mientras que a los fondos paralelos, manejados sin transparencia y sin rendición de cuentas,  ha ido a parar mucho del ya exiguo tesoro nacional.

Se necesitaría un libro y el concurso de expertos para analizar estos cuatro crímenes en detalle, pero vale la pena mencionarlos una vez más, porque creo que el país no está consciente de la magnitud de estos desastres y de la total responsabilidad del difunto en estos desafueros.

PDVSA

Una comparación de las cifras más importantes de PDVSA para 1998 y 2012, muestran una pérdida de producción de unos 500.000 barriles diarios bajo el régimen chavista.

Aunque el precio del petróleo ha subido de unos $11 por barril en 1998 a unos $100 hoy, la PDVSA roja se ha endeudado en unos 150.000 millones de dólares, si se incluyen todos los compromisos y contingencias que afectan a la empresa.

De hecho, PDVSA está técnicamente quebrada y depende del endeudamiento para financiar sus operaciones.

La actividad exploratoria prácticamente ha desaparecido, las refinerías en el exterior están en liquidación y no se ha construido ninguna de las refinerías planificadas. Las refinerías domésticas están operando a una fracción de su capacidad instalada, un 70 por ciento, lo cual ha obligado a la importación de gasolina y de diesel desde los Estados Unidos, país al cual antes le exportábamos gasolina. Esta importación a precios internacionales es regalada en el mercado interno.

El número de empleados casi se ha cuadruplicado al pasar de 35.000 a 120.000. Existe un cuantioso  déficit de gas natural que ha obligado a importar gas desde Colombia mientras los planes para producir gas costa afuera progresan a paso de tortuga.

La producción que se vende a precios comerciales en el exterior es apenas un 60% del total exportado, ya que el otro 40% se entrega a precios subsidiados o prácticamente regalados a Cuba y otros países “amigos”.

Las empresas internacionales asociadas con PDVSA en la faja no son las mejores técnicamente y hasta algunas, como Petronas y miembros de un consorcio Ruso se han retirado o están en vías de hacerlo.

CVG

Con pocas excepciones durante su historia, la CVG ha dado consistentes pérdidas financieras para la nación.  Ello ha tenido dos razones fundamentales, como lo apunto en mi libro: “Una Perspectiva Gerencial de la Corporación Venezolana de Guayana”, Caracas 1995.

Una razón es que las ventas de las empresas se hacen fundamentalmente entre filiales o a otras empresas y agencias del Estado que rara vez se han preocupado por pagarle.

Se establece una cadena perversa: Cadafe le debe a Edelca, el ministerio de la Defensa le debe a Cadafe, cadena basada en múltiples irresponsabilidades. La otra razón es que las empresas se endeudan en dólares y cobran, cuando cobran, en bolívares. Por ejemplo, Edelca vende a Cadafe o como se llame ahora, en bolívares pero sus deudas para pagar las inversiones en las represas son en dólares.

¿Puede ganar dinero Edelca? Imposible. Puede mostrar ganancias a nivel operacional pero nunca a nivel consolidado.

Lo que era una situación de pérdidas crónicas se convirtió, bajo el régimen chavista, en un colapso total.  Damián Prat en su “Guayana: El Milagro al revés”, Caracas, 2012, esboza este colapso.

En esencia, todas las empresas están quebradas.

Es imposible transcribir los detalles de la gran tragedia pero aquí van algunos ejemplos:

* La planta de tubos de SIDOR fue paralizada por orden del régimen hace más de 4 años. Ahora se importa la tubería de perforación de China. Se le vende el mineral de hierro a los chinos a precios bajos y se le compra la tubería a precios altos.

* Un 34% de la producción de aluminio está comprometida con una empresa, Glencore, a cambio de un préstamo de $500 millones que “las empresas nunca vieron”.

* Se ha importado bauxita a pesar de tener inmensas reservas de este mineral.

* Alcasa está importando aluminio desde el Canadá y USA porque solo produce menos del 30% de lo que producía anteriormente. Esta importación fue autorizada por Hugo Chávez en punto de cuenta del 4 de Junio de 2010.Sidor produjo en 2011 y 2012 la mitad de las cabillas que producía en 2007,  por lo que se han tenido que importar cabillas desde México, por cierto compradas a la misma empresa -Ternium- que Chávez expropió.

* Debido a la falta de gas natural, producto de la ineficiencia de PDVSA,  las empresas de Guayana sufrieron un recorte en su suministro eléctrico en 2010, lo cual obligó a Alcasa y Venalum a recortar su producción a la tercera parte, con pérdida desastrosa de equipos.

Cuando los técnicos aconsejaron una paralización progresiva y no brusca para evitar daño irreversibles a las plantas, Chávez dijo: “Nada de progresiva, es ya que van a cerrar!”.

* Alcasa producía normalmente 200.000 toneladas anuales de aluminio. En el 2011 produjo 70.000 toneladas y en 2012 unas 50.000 toneladas.

* El Plan Guayana Socialista, 2009-2012 incluía locuras tales como el Control Obrero de la gerencia, centralizar la planificación, crear superministerios del hierro y el acero, un bla bla bla populista que ha sembrado total confusión en la empresa.

* En 2006 se quedaron sin vender unas 50.000 toneladas de aluminio que hubiesen podido obtener altos precios, porque Chávez ordenó no venderle aluminio al imperialismo. En esto se perdieron unos $100 millones.

* Los 500 millones de dólares prestados por Glencore a Alcasa y Venalum  fueron a parar a un banco del Líbano. Nadie sabe exactamente qué se hicieron.

* Sidor en manos del capital privado dio dividendos. Chávez la estatizó y pasó de producir 4.3 millones de toneladas anuales en el 2007, cuando estaba en manos privadas, a producir 2.4 millones de toneladas en el 2011. Hoy ni siquiera tiene dinero para pagar nómina y los empleados se han levantado en huelga.

* Las plantas eléctricas de emergencia que fueron compradas por el régimen en 2010, debido al colapso de Corpoelec,  fueron adquiridas  a una “empresa gringa de gran experiencia”,  dijo Hugo Chávez por la televisión.

La empresa resultó ser venezolana, controlada por gente sin experiencia, Derwick y asociados, hoy objeto de una demanda legal en USA, acusada de sobornar a altos funcionarios del régimen venezolano.

El Puerto de Puerto Cabello

Hugo Chávez necesitaba controlar el Puerto de Puerto Cabello, para meterse en el bolsillo los dineros que generaba, porque en materia de ingresos operativos este puerto es probablemente la tercera empresa del estado más importante, después de PDVSA y la CVG. Cuando fui presidente del Puerto de Puerto Cabello, en 2000, operábamos con menos de 200 empleados directos y la utilidad neta era de unos $25-30 millones al año.

Sin embargo, Chávez comenzó a hostigar la gerencia del puerto que estaba en manos del Estado Carabobo.

La marina estableció un puerto paralelo en Puerto Cabello, llamado OCAMAR, que operaba de manera poco profesional y a tasas artificialmente bajas, presionando a las empresas navieras para que les dieran trabajo.

Por otro lado DIANCA, una empresa ineficiente y corrupta, amenazaba con extenderse dentro de los terrenos del puerto. Presidir el puerto exigía una dura y peligrosa lucha contra el chavismo codicioso.

La Guardia Nacional y la Aduana, totalmente fuera de nuestro control, eran organizaciones muy corruptas, que trabajaban horas de oficina, en lugar de trabajar 24 x 7. Pero lo que si era verdad es que el puerto generaba dinero.

Finalmente, en  2007 Chávez creó una empresa mixta Vene-Cubana para “administrar y modernizar” puertos. (Véase la Gaceta Oficial N° 38.703, del 12 de Junio de 2007).

Esta empresa se llamó “Bolivariana de Puertos, S.A.” y era esencialmente propiedad de Chávez y de los hermanos Castro. La empresa de Cuba que tiene el 49 por ciento de las acciones se llama Grupo Empresarial de la Industria Portuaria, ASPORT y pertenece al régimen cubano. Desde que esa empresa “administra” Puerto Cabello:

* Las mercancías tardan entre 18 y 21 días para salir de los puertos por falta de equipos y coordinación entre las autoridades que deben revisarlas, lo cual eleva significativamente los costos de importación.

* Se manejan apenas unos 5 contenedores por hora. Hace doce años, cuando fui presidente del puerto se manejaban en el puerto de Puerto Cabello unos 12-15 contenedores por hora, cifra que ya era baja, por no tener sin grúas tipo Gantry.

* En 2010 unos 3 mil trabajadores, entre directos e indirectos congelaron sus actividades, afectando las labores de descarga de buques, mantenimiento, seguridad y mano de obra especializada del puerto ubicado en el estado Carabobo. Ello se debió a que el Puerto no les pagaba.

* En el 2012  Hugo Chávez dijo:  “El puerto de Puerto Cabello está abandonado”, reconociendo su fracaso.

* En Agosto 2012,  14 buques cargados con 188.000 toneladas  de cereales estuvieron varados por tres semanas en Puerto Cabello, sin poder bajar su carga.

* Hace once años el nuevo terminal había sido planificado a un costo de poco más de cien millones de dólares, pero su construcción fue obstaculizada por organizaciones parásitas del estado venezolano como DIANCA, OCAMAR y la Base Naval Agustín Armario, todas en manos de fanáticos chavistas. Hoy, ni siquiera ha comenzado esa modernización y un proyecto elaborado por una empresa China costaría seis veces más que el que dejamos listo en 2001.

* El desastre de Pudreval está íntimamente relacionado con la ineficiencia y  el colapso del Puerto.

Henrique Salas Feo denunció en Abril 2009  la presencia de 30 contenedores con leche líquida en descomposición en Puerto Cabello.

En febrero 2010  se reportaron 3.600 toneladas de alimentos en 120 contenedores en abandono legal en las instalaciones del puerto de Puerto Cabello, y que pertenecían a PDVAL.

Dos semanas después se encontraron otras 45.4 toneladas de alimentos de PDVAL bajo abandono legal en el mismo puerto.

Los Fondos paralelos

Estos fondos fueron creados por decreto por Hugo Chávez para poder administrar los ingresos nacionales a su libre arbitrio, sin controles, sin transparencia o rendición de cuentas. Así lo celebraba Rafael Ramírez en un memorándum a Chávez dado a conocer por el diputado Miguel Ángel Rodríguez.

El Llamado Fondo de Desarrollo Nacional, FONDEN, ha recibido unos $80.000 millones sustraídos por el Ejecutivo, léase Hugo Chávez, a PDVSA y al Banco Central de Venezuela, con la cobarde complicidad de las directivas de estos organismos.

Los documentos obtenidos en el 2011 por Miguel Octavio (ver http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2011/08/fonden-y-giordani-un-atraco-de-70000.html), contienen una lista de proyectos financiados por FONDEN sin transparencia alguna. El monto de lo gastado hasta ese año ascendía a la inmensa suma de $70.000 millones.

Uno de los hallazgos más importantes de Octavio fue establecer un aparente faltante de $29.000 millones en esas cuentas. Ello se deduce de la diferencia entre los totales de los proyectos listados y el desembolso total que declara FONDEN. Por ejemplo:

* 72 fábricas “socialistas” construidas por el gobierno a un costo de $355 millones. Dónde están?

* Gastos en el Central Azucarero “Ezequiel Zamora” por la inmensa cantidad de $70 millones.

* $20 millones para instalar una fábrica de pólvora.

* 40 cadetes a ser “entrenados” en Bielorrusia, a un costo para la nación de $10millones, así como suena.

* $551 millones para una planta de pulpa y papel.

* $1000 millones para proyectos petroleros en Cuba. Increíble despilfarro y corrupción.

* $1500 millones para vías agrícolas en Maracaibo y en el Estado Guárico. Vaya usted a buscarlas.

* $2.000 millones en casas contratadas con Bielorrusia, Irán, Uruguay, Vietnam, con Raimundo y todo el mundo. ¿Dónde están?

El llamado Fondo Chino

Este es un fondo hecho con préstamos de China por más de $30.000 millones, a ser pagado a China por PDVSA, con producción petrolera a futuro, por los próximos diez años, o algo así. Es un fondo turbio e ilegal porque compromete petróleo a futuro y porque ha sido contratado en el mayor secreto, con precios del petróleo que incorporan descuentos.

La utilización del dinero es un secreto pero se sabe que los proyectos que pudieran estar siendo financiados con ese dinero son hechos por empresas chinas, con materiales y equipos chinos y hasta obreros chinos (como las casas de Fuerte Tiuna), lo cual es imperialismo económico en mayúsculas, aunque Hugo Chávez siempre se jactó de ser el nuevo libertador y se llenaba la boca con retórica anti-imperialista.

El costo para Venezuela de estos cuatro grandes crímenes es incalculable. Estamos hablando de unos $400-500.000 millones en pérdidas derivadas de baja producción, ventas subsidiadas, colapso y destrucción de plantas y equipos, y robo y caos en el manejo de los fondos paralelos. Final del formulario.

Comportamiento inflacionario de las economías del mundo y las cifras oficiales venezolanas

Bárbara Lira, ODH Grupo Consultor

Con el mayor retraso registrado hasta ahora en la publicación del índice nacional de precios de un mes (noviembre); y en un comunicado de tono inusual ─bastante más cercano al de discurso político que al de informe técnico─ el BCV anunció que la inflación de 2013 cerraría en 56,1%.

Esta magnitud es alarmante en sí misma, pues indica un considerable deterioro del poder de compra de los venezolanos durante el año.

De hecho, desde 1951 solo hemos tenido valores de inflación anual superiores al de 2013 en 4 ocasiones: 1989, y 1994, 1995 1996. Pero la magnitud de la inflación en 2013, revela una situación más dramática cuando se comparan los resultados de Venezuela con los del resto del mundo en esos años [1]:

─ En 1989 la inflación de Venezuela fue 81%. Sin embargo, esta cifra representaba solo un quinto de la inflación de América Latina, que en promedio fue de 436,8%. Ese año, Argentina, Perú y Brasil encabezaron la lista de los países con mayor inflación del mundo con tasas de 4.923,5%; 2.775,3% y 1.972,9% respectivamente.

─ En 1994, la inflación de Venezuela (70,8%) representó la mitad de la inflación de América Latina (137,2%). En la región, Brasil era el país con más inflación (916,4%). Ese año la República Democrática del Congo fue el país con más inflación del mundo, con 9.796,9%, seguido de Bielorrusia (1.959,7%) y Armenia (1.884,5%).

─ En 1995, la inflación de Venezuela (56,6%) resultó la más alta de América Latina, duplicando al promedio de la región (29%). Ese año los países con más inflación del mundo fueron Angola (3.783,9%), Tayikistán (2.144,2%) y Turkmenistán (1.261,5%).

─ En 1996, la inflación de Venezuela alcanzó su máximo histórico de 103,2%.La cifra era 5,5 veces superior a la de América Latina (18,5%). Ese año Venezuela fue el sexto país del mundo con más inflación después de la República Democrática del Congo (1.705,1%), Angola (1.650,8%), Turkmenistán (445,7%), Bulgaria (310,8%) y Sudán (114,3%).

─ Para 2013, la inflación de Venezuela es 8,1 veces superior a la de América Latina (estimada en 6,9%). Ya no solo es la tasa más alta de la región, sino que ahora es la más alta del mundo, al menos entre los países de los que se tiene información estadística oficial [2]. A Venezuela le siguen de lejos la República de Irán con un estimado de 35% de inflación, y Sudán con 19,8%.

Si ordenamos en una barra a los países del mundo (de los que hay datos disponibles [3]), colocando en la base al país con menos inflación y en el tope al país con más inflación, podemos ver cómo con el paso de los años Venezuela ha venido subiendo posiciones en el ranking entre los países más inflacionarios del mundo: para 1983, Venezuela ocupaba la posición 67 de 109 países; en 1993 pasamos a ocupar la posición 25 de 160 países; en el 2003 nos ubicamos como el 5to país con más inflación entre 184 países; y para 2013 nos ubicamos de primeros en el ranking entre 187 países.

Si bien es cierto que Venezuela tuvo tasas de inflación superiores a la del 2013 en las 4 ocasiones mencionadas, el país nunca antes había estado en peor posición relativa en comparación con el resto del mundo.

La tasa de inflación de Venezuela estuvo por debajo del promedio de América Latina hasta 1994, aunque se mantenía en el tercio superior del ranking de los países más inflacionarios del mundo. Desde 1995, la tasa de inflación de Venezuela se ha ubicado en todos los años por encima del promedio latinoamericano, alcanzando en el 2013 su peor posición con respecto a la región, es decir, la mayor distancia entre la inflación venezolana y la latinoamericana registrada hasta ahora (8,1 veces).

En promedio, Venezuela se mantuvo entre 1996 y el 2005 entre el 10% de los países con más inflación del mundo, y desde el 2006 se ha consolidado en las primeras posiciones del ranking, ubicándose en el top 2% de los países con más inflación.

De hecho en el 2013 Venezuela alcanza por segunda vez el primer lugar entre los países con más inflación, luego de haber ocupado esta posición en el 2010 con un alza de precios de 27,2%. Ese año estuvimos seguidos por Guinea, que tuvo una inflación de 20,8%. Para el 2013 Venezuela amplía la distancia que la separa del segundo lugar, superando a la inflación de Irán por 21 puntos porcentuales.

La tasa de inflación venezolana se ha mantenido por encima de los dos dígitos desde 1986. Desde entonces su valor mínimo ha sido 12,3% en el 2001. Luego de ese año, para el 2007 la inflación había aumentado a 22,5% y ahora se ubica en 56,1%, mostrando una tendencia creciente, contraria a la que se observa para la inmensa mayoría de los países del mundo.

Para 1980, 72% de los países tenían tasas de inflación por encima de 10%. Esa proporción se redujo a 48% para 1990, a 19% para el 2000 y a 14% para el 2010. En el 2013, de los 187 países para los que hay información estadística disponible, 171 (91%) tienen tasas de inflación de un dígito, solo 16 tienen tasas de 10% o más, y de éstos, solo 3 países tienen tasas de inflación por encima de 15% (Venezuela, Irán y Sudán).

Por su parte, países que han padecido graves episodios inflacionarios han logrado superar el problema. Brasil, por ejemplo, pasó de un máximo de inflación de 2.477,2% en 1993, a una tasa de 22,4% en 1995, luego de 9,6% en 1996, y desde entonces ha mantenido tasas de alrededor de 6% de inflación. Zimbabue padeció un proceso hiperinflacionario, tal que en julio del 2008 los precios llegaron a subir 231 millones por ciento (la tasa oficial interanual).Para el 2012 la inflación en esta nación acumuló 2,9%, y entre enero y noviembre del 2013 los precios acumularon una caída de 2,4%. Bielorrusia tuvo una inflación de 108,7% en el 2011, y entre enero y noviembre del 2013 acumula una inflación de 18,5%. Sudán del Sur tuvo una inflación de 78,8% en el 2011, para el 2012 se redujo a 41%, y entre enero y noviembre del 2013 los precios han caído en 3,8%.

Además de los episodios inflacionarios superados, vale comentar que la inflación promedio del mundo se ha mantenido estable alrededor de 4,2%, luego de que en 1993 se ubicara en 36,9%, se redujera a 11,3% en 1995, y posteriormente a 5,5% en 1997. Es decir, que el problema inflacionario está relativamente bajo control en el mundo. Los países, y en particular los bancos centrales, conocen bien las medidas que deben tomar para mantener la estabilidad de precios y resguardar el valor de sus monedas.

A estas alturas de la historia, es difícil justificar con las circunstancias una inflación que casi se triplica en un año, después de más de una década creciendo (desde el mínimo alcanzado en el 2001).

Más aún, es difícil argumentar que se han tomado las decisiones económicas correctas en la lucha contra la inflación, cuando el resultado real es un país que se consolida en el tope entre los más inflacionarios, mientras sigue una tendencia al alza de los precios que va en dirección opuesta a la que siguen la región a la que pertenecemos y el mundo.

***

[1] Los datos contenidos en este artículo corresponden al World Economic Outlook Database, del Fondo Monetario Internacional. Las tasas de inflación promedio de América Latina incluyen el Caribe. Los datos de inflación para Venezuela corresponden a la variación del IPCAM hasta el 2007 y del INPC desde el 2008, ambos del BCV.

[2] Siria reportó en mayo del 2013 una inflación interanual de 68%, en medio de una guerra civil con un saldo de al menos 100.000 muertos y 2,3 millones de refugiados. Se presume que el alza de precios se aceleró aún más en el transcurso del año, pero para el cierre del 2013 no hay información oficial ni estimado de consenso.

[3] Con el transcurso de los años ha aumentado el número total de países con información estadística oficial disponible. La base de datos del FMI no incluye las naciones de las que no se cuenta con información oficial.

Fuente: @GVcensurado

Así se está aplicando la Ley Orgánica del Trabajo

Equipo de redacción de El Universal

El 7 de mayo del 2012 entró en vigencia la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras (Lottt), tras su publicación en Gaceta Oficial N° 6.076.

Tiene 554 artículos y siete disposiciones transitorias. Algunas obligaciones se aplicaron de inmediato, pero en otros casos se definieron lapsos de uno y tres años para permitir a las empresas adecuarse al nuevo esquema.

EN VIGENCIA

El 7 de mayo de 2013 entró en vigencia la reducción de la jornada laboral, que implica 5 días de trabajo y 2 días de descanso continuos en la semana.

El horario diurno no puede exceder de 40 horas semanales, el nocturno a 35 horas y el mixto a 37 horas y media. Solo en las empresas de producción continua y por turnos, se permite trabajar hasta 42 horas semanales.

¿Cuáles son las limitaciones de la jornada?

El horario diurno (5:00 am hasta las 7:00 pm) no debe exceder de ochos horas diarias y 40 semanales. La jornada en turno nocturno (7:00 pm hasta las 5:00 am) es de siete horas diarias y 35 semanales. Para los horarios mixtos se establece siete horas y media diarias y hasta 37 horas y media a la semana.

¿Qué contempla la reducción de los horarios?

• Las empresas con jornadas ordinarias tienen dos opciones para otorgar los días de descanso a sus empleados. Según el Reglamento de la Ley del Trabajo, pudiera ser sábado y domingo o domingo y lunes.

• En las entidades de trabajo que no son susceptibles de interrupción, es decir, que abren incluso los feriados, pueden pactar otros días de descanso que no incluya obligatoriamente el domingo, siempre que los dos días sean consecutivos.

• En las empresas de operación continua y por turnos (aquellas que obligatoriamente operan las 24 horas), también está permitido fijar días de descanso distintos al domingo y sin la obligación de que sean continuos. Por ejemplo, pudiera librarse un martes y jueves. Cuando en la semana se fije un solo día de descanso, deberá ser compensado con un día adicional de disfrute en el período vacacional.

• La jornada diurna (5:00 am – 7:00 pm) no puede exceder de 40 horas semanales.

• El límite de la jornada nocturna (7:00 pm – 5:00 am) es de 35 horas semanales.

• El horario mixto comprende períodos de trabajo diurno y nocturno. Si el nocturno es superior a cuatro horas, se considera jornada nocturna en su totalidad. Se puede trabajar hasta un máximo de 37 horas y media a la semana.

• En las empresas de producción continua puede trabajarse hasta 42 horas semanales.

• Un trabajador que preste servicio en uno de sus días de descanso, tendrá derecho a disfrutarlo en la semana siguiente.

• El pago del trabajo en día feriado debe reconocerse con recargo. No obstante, el trabajador no tendrá derecho al descanso compensatorio.

• En caso de que el día de descanso de un trabajador coincida con día feriado, la empresa solo debe cancelar la remuneración correspondiente a un día de labores normales.

• En los casos de centros de salud u otros servicios públicos esenciales, que necesiten laborar horas extraordinarias con frecuencia, el Ministerio del Trabajo en consulta con los sindicatos podrá autorizarlas mediante una resolución motivada.

• Previa autorización del Ministerio del Trabajo, se podrán extender los horarios en aquellas empresas sometidas a oscilaciones de temporada (explotación turística, agrícola y pecuaria). La jornada diaria no debe exceder de 10 horas dentro de la cual los trabajadores tendrán derecho al tiempo de descanso.

• El tiempo de descanso y alimentación no podrá ser inferior a 30 minutos, si el trabajador no puede desprenderse de sus funciones; y de al menos una hora en caso de que pueda salir del área del trabajo. Se permite su fracción en dos partes iguales.

• El pago del salario no se interrumpe a pesar de una paralización por causas de fuerza mayor, causas accidentales o condiciones atmosféricas.

JORNADA ORDINARIA

Las empresas y comercios están obligados a dar dos días de descanso consecutivos a sus empleados, que pueden ser el sábado y el domingo o el domingo y el lunes, de acuerdo con lo que está establecido en el Reglamento parcial de la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras.

¿Si trabajaba de lunes a sábado, ahora qué aplica?.

La Ley establece que no se puede trabajar más de cinco días. Las empresas que abren de lunes a sábado pueden seguir haciéndolo, solo que deben rotar a sus empleados para que unos presten servicio de lunes a viernes y otros de martes a sábado.

¿Son válidos los horarios de seis días semanales?

Únicamente si se trata de una empresa de producción continua y por turnos que en la semana amerite un sexto día de labores, con la condición de que ese día adicional se otorgue como descanso junto a las vacaciones.

TIEMPO DE DESCANSO Y ALIMENTACIÓN

El tiempo de descanso y alimentación puede ser de 30 minutos, si el trabajador no puede salir del lugar donde presta sus servicios.

¿El descanso mínimo de 30 minutos se imputa a la jornada de trabajo?.

Sí. La Ley establece que cuando un trabajador no pueda salir de su área de trabajo, la empresa debe darle media hora de descanso y alimentación e imputarle ese tiempo a su jornada del día.

¿Cuándo no es imputable?.

Solo cuando el trabajador puede separarse de sus funciones. El tiempo mínimo es de una hora y puede fraccionarse en dos partes iguales.

DÍA DE DESCANSO

Cuando el trabajador preste servicio en uno de sus días de descanso, tendrá derecho a disfrutarlo en el transcurso de la semana siguiente, sin que pueda sustituirse por cualquier otro beneficio.

¿Cómo se distribuyen los días de descanso?.

En las empresas que no pueden abrir los feriados, los días de descanso son sábado y domingo o domingo y lunes. En aquellas entidades que pueden abrir todos los días por razones de interés público, técnico o características eventuales podrán pactarse otros días distintos a la semana, siempre que sean seguidos, por ejemplo: lunes y martes o miércoles y jueves.

Exclusivamente, en las industrias que requieren estar abiertas las 24 horas, y su trabajo se efectúa por turnos, se puede dividir los días de descanso a la semana. Cuando en la semana se establezca un solo día de descanso, el otro deberá ser compensado con un día adicional de disfrute en vacaciones, con pago salarial y sin incidencia en el bono vacacional.

¿Es legal eliminar las guardias de fines de semana y distribuir esas horas de trabajo en la jornada de lunes a viernes, sin exceder de las 40 horas semanales?

Sí, siempre que el trabajador sea consultado sobre la nueva dinámica y tenga un ajuste de sueldo.

¿Si la jornada es convenida a tiempo parcial, se debe pagar lo mismo que percibiría alguien a tiempo completo?

No. La estimación del salario y demás beneficios (vacaciones, utilidades, prestaciones sociales) se realizará tomando en cuenta el tiempo que se dedica al trabajo.

Si se trabaja un domingo, ¿el pago es con recargo?

Sí. El trabajo efectuado en días feriados debe ser cancelado con un recargo de 50%.

HORAS EXTRAORDINARIAS

Deberá justificarse ante la Inspectoría del Trabajo la prestación de servicio en horas extraordinarias, las cuales deben ser solo de carácter eventual o accidental para atender imprevistos o trabajos de emergencia.

Cuando se trate de centros de salud u otros servicios esenciales para la vida de la población, que requieren laborar horas extras con regularidad, el Ministerio del Trabajo podrá autorizarlas mediante resolución debidamente motivada.

Si la Inspectoría del Trabajo no da respuesta en 48 horas, se entiende que están permitidas.

BONO DE ALIMENTACIÓN

¿Deben descontarse los dos días de descanso al salario del trabajador?

No. El trabajador tendrá derecho a que se le cancele su día de trabajo. Lo que se descuentan son las comisiones o el beneficio de alimentación.

¿Se afecta el bono alimentación, aún y cuando los derechos de los trabajadores no deben ser regresivos?.

Con el ajuste de la jornada laboral, el trabajador solo tendrá derecho a cinco días del beneficio y no seis como antes. La Ley de Alimentación establece que los tickets de alimentación o el servicio del comedor solo corresponde por día trabajado.

JORNADA DE TRABAJO NO SUSCEPTIBLE DE INTERRUPCIÓN

Se refiere a aquellos lugares de trabajo que pueden abrir los días feriados por razones de interés público, técnico o circunstancias eventuales. En este caso, los trabajadores tienen derecho a descansar dos días seguidos a la semana sin que se incluya obligatoriamente el domingo, es decir, pudiera ser lunes y martes o miércoles y jueves.

DÍAS FERIADOS

Se incorporaron otros cuatro días a los previstos en la normativa. Ahora deben suspenderse las labores el lunes y martes de carnaval, y el 24 y 31 de diciembre, salvo aquellas actividades que no puedan interrumpirse por razones de interés público, técnico o circunstancias eventuales, previstas en el Reglamento de la Ley del Trabajo.

Se mantiene como días feriados los domingos, el 1 de enero, el jueves y viernes santo, el 1 de mayo, los señalados en la Ley de Fiestas Nacionales y los que declare el Gobierno nacional o regional, hasta un máximo de tres por año.

TRABAJO EN DÍAS FERIADOS

Los días feriados deberán ser cancelados con un recargo de 50% sobre el salario normal. Si el trabajador presta servicio en un día feriado, no tendrá derecho al descanso compensatorio, sino al pago con recargo.

Si el día de descanso coincide con un día feriado, el patrono solo está obligado a pagar la remuneración correspondiente a un día de trabajo normal.

¿Se puede trabajar siete días en una misma semana, cuando hay guardia sábado y domingo?.

Hay trabajos que por la naturaleza de sus funciones incluyen sistemas de guardias. Ocurre con frecuencia en las empresas de servicios públicos (medios de comunicación, centros de salud, farmacias, venta de alimentos, entre otros). El Reglamento parcial de la Ley del Trabajo no establece excepciones para estos casos.

De acuerdo al texto, pueden fijarse los dos días de descanso en la semana sin incluir el domingo. Sin embargo, el Ministerio del Trabajo está preparando un documento especial sobre los días de trabajo y de descanso en estos tipos de empresas.

¿Se puede cambiar la jornada haciendo que el sábado y domingo sean parte de ella?.

Únicamente si la empresa está dentro de la categoría de las entidades de trabajo que no son susceptibles de cierre por razones públicas, técnicas o circunstancias eventuales. También aplica para los centros que son considerados de producción continua, que laboran las 24 horas del día y los 365 días del año.

¿Cómo debe ser la remuneración de un trabajador cuando éste labora en su día de descanso?.

No existe un pago con recargo especial, a menos que coincida con alguno de los días feriados establecidos en la Ley.

¿Cómo se paga el día de descanso si coincide con un feriado?.

Se excluye el recargo. El patrono solo está obligado a pagar la remuneración correspondiente a un día de trabajo.

JORNADAS CONTINUAS

Incluye a aquellas empresas que no pueden detener sus operaciones durante las 24 horas y por eso laboran por turnos rotativos, como es el caso de las industrias básicas o las clínicas. En este caso los trabajadores pueden laborar hasta seis días a la semana, con la condición de que se compense con un día de descanso adicional en las vacaciones. El Reglamento también permite que se otorguen dos días de descanso en la semana sin la obligación de que sean continuos.

¿Obligatoriamente la empresa debe mantener el domingo como día de descanso?.

Existe la obligatoriedad para aquellas empresas que no están eximidas de trabajar en días feriados. El Reglamento establece algunas excepciones en los artículos 13, 17, 18 y 19.

¿Se puede trabajar cuatro días a la semana de 10 horas cada uno, para descansar tres días a la semana?.

Depende. A los únicos trabajadores que aplicaría esta modalidad de horario son aquellos que ocupan cargos de dirección, inspección, vigilancia o quienes estén amparados por convención colectiva, ya que no están sometidos a los límites establecidos para la jornada diaria o semana. En cualquiera de los casos, no debe exceder de 11 horas diarias ni de 40 horas el total de horas trabajadas en ocho semanas.

¿Si hay un vigilante que presta servicio en el turno nocturno, debe ajustarse su horario a 35 horas semanales?

Sí. Aunque los vigilantes están en la categoría de horarios especiales o convenidos (que le permite trabajar hasta 11 horas diarias), su límite de jornada no puede exceder en un período de ocho semanas.

¿Si se convoca a los trabajadores a un curso cuando le corresponde su día de descanso, igual tiene derecho a que se le compense ese día libre?.

Sí, porque ese trabajador no está recibiendo su descanso compensatorio, aún y cuando no haya sido convocado para trabajar sino a capacitarse. En esos casos, no es obligatorio que el descanso se otorgue junto a los otros dos días libres correspondientes a la semana.

TRABAJO POR TEMPORADA

Los trabajos expuestos a oscilaciones de temporada (actividades turísticas, agrícolas o pecuarias) podrán exceder la jornada diaria hasta un máximo de 10 horas, previa autorización del Inspector del Trabajo. En ese período debe computarse el tiempo de descanso y alimentación. Los trabajadores no pueden laborar más de dos períodos o temporadas cada año.

SANCIONES

Se contemplan multas de entre 30 y 60 Unidades Tributarias por cada trabajador expuesto a la violación de la jornada laboral. También se prevén sanciones similares para aquellas empresas que no exhiban los horarios en un lugar visible en la entidad de trabajo, especificando los días y las horas de descanso.

PRESTACIONES SOCIALES

La Lottt contempla un esquema híbrido de pago. Se mantienen los depósitos en un fideicomiso, fondo especial o la contabilidad de la empresa, según la preferencia del trabajador. El pago se realiza de forma trimestral y no mensual, por lo que el depósito es de 15 días de sueldo cada tres meses, con base al último salario devengado.

Este beneficio aplica desde el primer día de trabajo. Cuando se termine la relación laboral, la empresa debe además realizar el cálculo retroactivo de las prestaciones (30 días de salario por cada año de servicio). Si el monto bajo este régimen es superior al total depositado trimestralmente, el patrono deberá otorgar la diferencia que resulte a favor del empleado.

ESTABILIDAD

Quedaron prohibidos los despidos por decisión unilateral del patrono. El despido injustificado de un trabajador implica el pago doble de las prestaciones, siempre que el trabajador acepte esa indemnización para poner fin a la relación laboral, pues éste está en toda la potestad de rechazar el pago y exigir la reincorporación a sus funciones.

Los patronos deben agotar ciertos procedimientos especiales para poder despedir a un trabajador que esté investido por inamovilidad o estabilidad laboral.

Después del primer mes de trabajo, todos los empleados quedan amparados por estabilidad.

Anteriormente, era al tercer mes después de superar el período de prueba. El personal de dirección, anteriormente denominado de confianza, está excluido de la estabilidad.

El desacato de reenganche prevé pena de prisión de entre 6 a 15 meses.

Los funcionarios públicos nacionales, estadales y municipales se regirán por las normas sobre la función pública.

El personal contratado y obrero se regirán por la Ley del Trabajo.

DERECHO DE LA FAMILIA

El período de reposo pre y postnatal se amplió a 26 semanas. Tanto la madre como el padre gozan de una inamovilidad laboral de 2 años después del parto. Igual aplica para los padres que adopten niños menores de tres años. En ambos casos, inclusive, los padres tienen licencia de paternidad de 14 días una vez nacido o adoptado el niño.

Existen dos descansos diarios para la lactancia y son de media hora cada uno, si existe un centro de lactancia en la empresa; o de 1 hora y media cada uno, en caso de que la trabajadora tenga que salir de la empresa.

UTILIDADES

La base mínima de cálculo para el pago de las utilidades es de 30 días, anteriormente eran solo 15 días. Igual aplica para las personas que no reciben utilidades sino bonificación de fin de año.

EN VACACIONES

¿Se pueden acumular los días libres compensatorios a las vacaciones?.

Hasta ahora el Reglamento parcial de la Ley del Trabajo solo lo permite para quienes trabajan en empresas de producción continua y por turnos.

BONO VACACIONAL

Además del salario correspondiente, al trabajador recibe una bonificación especial para su disfrute de vacaciones equivalente a un mínimo de 15 días de salario normal más un día por cada año de servicio hasta un total de 30 días de salario normal.

PENDIENTE

La Ley del Trabajo estableció tres años para el fin de la tercerización, de los cuales todavía quedan dos años. Además, está pendiente la elaboración y aprobación de un conjunto de leyes que permitirán la correcta aplicación de la Ley del Trabajo.

Tercerización

Los trabajadores objeto de tercerización deben ser incorporados a nómina fija, según la primera disposición transitoria de la Lottt. Algunas empresas pueden hacerlo antes del período otorgado. Si deciden esperar hasta el 7 de mayo de 2015 para ajustarse a la obligación, los trabajadores que son objeto de la tercerización gozarán de inamovilidad laboral y disfrutarán de los mismos beneficios que los trabajadores contratados directamente por el patrono beneficiario de sus servicios.

Consejos de Trabajadores

La Ley del Trabajo contempla la creación de los Consejos de Trabajadores, que no vendrán a sustituir a los sindicatos sino a coordinar y fortalecer la conciencia y unidad de los trabajadores. Para ello, es necesario que el Parlamento apruebe una legislación, cuyo proyecto se encuentra en la Comisión de Desarrollo Social.

Leyes especiales

La Asamblea Nacional tiene la responsabilidad de elaborar nuevas leyes especiales que se derivan de la Ley del Trabajo y que tienen que ver con el trabajo a domicilio; del hogar; deportistas profesionales; culturales; agrícolas; transporte terrestre; del trabajo en la navegación marítima, fluvial y lacustre; del transporte aéreo, de los motorizados y de las personas con discapacidad.

Centros de encuentro

La Lottt establece la formación colectiva, integral, continua y permanente de los trabajadores. Las agencias de empleo se deben transformar en centros de encuentro para la educación y el trabajo. Cada empresa pondrá al servicio de la comunidad el conocimiento de su proceso productivo mediante un plan de formación que será consignado a los Ministerios del Trabajo y Educación, cada dos años.

Datos relevantes del Reglamento Parcial de la Ley del Trabajo

Estos son los contenidos más importantes del Reglamento Parcial con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras, sobre el tiempo de trabajo, publicado en la Gaceta Oficial número 41.157 de fecha 30 de abril de 2013.

*  Las horas extraordinarias deberán fundamentarse en las circunstancias previstas en el artículo 179 o 180 de la Ley del Trabajo y deberán ser autorizadas por el Inspector del Trabajo competente, según lo señala el artículo 10 del reglamento.

*  Cuando se trate de entidades de trabajo dedicadas a la prestación de servicios de salud, u otros servicios públicos esenciales para la vida de la población, que necesiten laborar horas extraordinarias con regularidad, el Ministerio del Trabajo, en consulta con las organizaciones sindicales correspondientes, podrá autorizarlas mediante resolución debidamente motivada, indica el artículo 11.

*  El tiempo destinado al descanso y alimentación podrá fraccionarse en dos partes iguales, previo acuerdo del trabajador y el patrono. En ningún caso podrán laborarse más de 5 horas continuas, según establece el artículo 12 del reglamento.

*  El trabajador tendrá derecho a descansar dos días continuos a la semana, en los que se incluirá el domingo, pudiendo establecerse los días de descanso sábado y domingo o domingo y lunes.

En los trabajos no susceptibles de interrupción podrán pactarse otros días distintos a los indicados  en el párrafo anterior, siempre que los días de descanso sean continuos.

En las entidades con horarios continuos y por turnos podrán fijarse días de descanso continuos distintos al domingo, sin la obligación de que sean continuos. Cuando en la semana se fije un solo día de descanso, deberá ser compensado con un día adicional de disfrute en el período vacacional correspondiente a ese año, con pago de salario y sin incidencia en el bono vacacional.

Lottt incrementó los costos laborales en 39,2%

Contar con la Ley del Trabajo “más avanzada del mundo”, según ha manifestado el Ejecutivo nacional, más que un motivo de orgullo, se ha convertido para algunos especialistas en un tema de preocupación y que debe llamar a la reflexión.

El economista Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica, alertó que los efectos de la legislación son graves, sobre todo en las pequeñas empresas.

De acuerdo a un estudio de Ecoanalítica, los costos laborales se incrementaron en 39,2% con la adecuación de la Lottt, que trajo consigo la vuelta de la retroactividad de las prestaciones, el incremento del bono vacacional y de los días de cálculo de las utilidades y la reducción de la jornada, entre otros temas. Detalló que tan solo en el caso del sector comercial el impacto es de 53%.

Si a esto se suma el incremento del salario de 40%, eso tiene un efecto fuerte. Se está acabando con la frase de que en Venezuela las empresas ganan mucho dinero“, dijo.

El experto señaló que los niveles de rentabilidad están cayendo. “Aunque siguen siendo buenos, no son iguales que hace cinco años“, enfatizó.

Según Oliveros, las incidencias de la normativa laboral son “mortales” en las pequeñas empresas, que concentran la mayor fuente de empleo (cuatro millones). Teme que con la reducción de los horarios algunos pequeños comercios no abrirán algunos días o algunas empresas de servicio empezarán a informalizarse para evitar la incidencia en costos.

Datos de Ecoanalítica muestran que existen 323 mil pequeñas empresas, 12 mil están en la categoría de medianas empresas (entre 21 y 100 empleados) y apenas existen 2.120 grandes empresas, que exceden de 100 trabajadores.

El abogado José De Oliveira alertó que los costos de la Ley del Trabajo se reflejarán en toda la población. “Es el momento de parar esta carrera que afecta a los patronos y sentarnos a ver el país que queremos“.

Empleo

Para el abogado laboral Alejandro Disilvestro, si bien uno de los objetivos de la Lottt era la contratación de personal, la realidad es otra. “La respuesta en el mercado ha sido cerrar un día de la semana“, señaló.

Al respecto, el director de Ecoanalítica agregó que el sector privado, generador de mayores puestos de trabajo, tiene poca capacidad de contratar a más personal. De hecho, explicó que las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) dan cuenta de una resistencia a la reducción de la tasa de desempleo en los últimos años y la Lottt contribuyó a generar esa rigidez.

El economista apuntó que 80% del empleo del sector formal es privado. “Quien más emplea en el país es el sector privado y al que le estás poniendo más trabas es a ese sector, ¿eso qué te va a provocar? Que el impacto en el desempleo sea mayor porque emplea la mayor cantidad de gente“, reflexionó.

Oliveros indicó que la Lott ahuyenta las inversiones, mientras que el empleo público carece de calidad.

¿Cómo son los venezolanos? (I)

Grissel Montiel, Centro Gumilla

Comprender lo social desde una lógica interdependiente, con unas normas universales por cumplir, trabajo productivo que hacer, instituciones para respetar y oportunidades que aprovechar es un ideal de sociedad que en Venezuela no ha podido concretarse hasta ahora.

Natalia Sánchez. Foto Carlos Chourio.

Según Natalia Sánchez, socióloga e investigadora del Centro de Estudios Sociológicos de la Universidad del Zulia y responsable en occidente del estudio sobre tipologías del venezolano —junto con la Universidad Católica Andrés Bello—, el porcentaje de las personas que confía en las instituciones es apenas 44%.

Lo grave de la cifra, está en el hecho sociológico de que un país cuyas instituciones no tengan la confianza de sus ciudadanos y no ofrezcan las alternativas para coadyuvar en la construcción de valores, vías de ascenso legítimas y superación social, espiritual y económica está destinado a ser un país en crisis.

Es minoría el venezolano que cree que su locus de control es interno o interdependiente (43,2%), es decir, que lo que hagan y sean hoy va a influir en lo que tengan y serán dentro de 5 o 10 años.

“Si tuviéramos que seleccionar una variable para explicar esto en lo que estamos metidos es la debilidad institucional.

¿Qué es lo que hace que los referentes de valoración y los significativos sociales de la gente sean diferentes?: tu acceso a romper del mundo biográfico (lo que ves en lo inmediato, tu familia y entorno cercano) al mundo social (ver más allá desde el entendimiento) y eso solo se logra a través de las instituciones”, explicó Sánchez.

En general, con motivación y con capacidades, las personas ascienden socialmente, pero las capacidades y destrezas provienen de las oportunidades, explicó Sánchez:

“Si las oportunidades solamente se las brinda la familia es imposible que puedan lograr tener las mediaciones institucionales que se requieren para poder pensar diferente, ser productivos e independientes”.

Tipologías del venezolano

Para efectos didácticos, el estudio Ucab-LUZ clasificó a los venezolanos en rezagados, tutelados, movilizados, integrados y desarraigados (ver infografía). Estos últimos son los que ya definitivamente se quieren ir y, ante coyunturas de crisis como la actual, aumentan en número.

Según Sánchez, para el desarraigado irse es la última opción, en realidad se quieren quedar, pero piensan que si esto sigue así “o los pueden matar al salir a la calle, o no ven aquí futuro. Entonces se quieren ir. Ahora, les arreglan una o dos cosas de las que creen que están graves y entonces no se quieren ir. Se les presenta un dilema”.

Por otro lado, 27% de los venezolanos entran en la tipología de rezagados: consideran que lo que les pasa está escrito. Su ascenso no depende de lo que haga, cree en el destino, la suerte o cualquier símbolo religioso, tienen poca confianza en las instituciones y no valoran el desempeño en sí mismo, tienden a ser fatalistas y conformistas. La frase que los define: “No te mates porque al final es el destino el que va a mandar”.

El venezolano promedio

¿Cómo es el venezolano promedio?: el que quiere “echar para adelante”, según concluye el estudio. Es el tipo de venezolano del estrato socioeconómico C (36%), los que salieron de la pobreza extrema y están “batallando como locos”; 10% de los venezolanos están en el estrato E (estos apenas sobreviven); 15% en los estratos A y B, los que han ascendido y tienen más capacidades; y 37% en el D.

Analiza Sánchez que este venezolano promedio es poco visto porque nadie lo muestra, los del estrato A-B creen que los que están en el C es porque quieren, partiendo de la idea errada de que todos los venezolanos tuvieron las mismas oportunidades y no las aprovecharon. “Somos huérfanos social y políticamente. El grupo D-E es el que peor la está pasando”, refiere.

“El venezolano cuando asciende deja lo otro atrás. Lo ignora. Tiene que haber una reconciliación entre los estratos A, B y C, porque quienes ascendieron tampoco eran nobles: se trata del venezolano que hace poco o sus ascendentes eran C, entonces no estamos muy lejos, y políticamente los estratos C-D son los que ponen y quitan presidentes en este país. Allí están los Movilizados y los Emancipados”, expuso la investigadora.

Recordó que hay muchos otros venezolanos que son un lastre en términos de pensamientos, –no como personas, aclara– que no han tenido las oportunidades y por ello tampoco las capacidades. Su propuesta apunta a hacer que esos sean cada vez menos.

“¿Cómo se hace eso? Con escuelas, con educación, con instituciones que generen confianza, con policías que garanticen la seguridad y políticas económicas que nos saquen de la monoproducción y nos permitan abastecernos y tener calidad de vida”, puntualizó.

El desprecio urbano por lo rural

De acuerdo con los resultados del estudio, el país puede dividirse en una Venezuela rural, no institucionalizada, que ve solo su entorno inmediato y su mundo biográfico; y una Venezuela urbana que ignora a la otra mitad, con mejores oportunidades, más institucionalizadas y posibilidades de ascenso social.

La fantasía de la riqueza

Tal como el que se gana la lotería, el venezolano no tuvo ni tiempo de asimilarlo cuando el “boom” petrolero se lo llevó de la Venezuela campesina y agropecuaria a la Venezuela urbana, pionera y referencia en Latinoamérica en ciencia, infraestructura, medicina, con aires de modernidad. Y aunque desde la primaria los profesores advirtieron que el petróleo era un recurso no renovable, creyeron en los políticos y gobernantes que convencieron de que ahora se tenía un país rico, con un recurso natural envidiable e infinito.

“Nos convertimos en una sociedad aspiracional, soñamos con el ascenso, con el progreso, porque nos dijeron que ahora éramos ricos, que teníamos un recurso que se vende muy bien en el mercado y para el cual no había que trabajar, solo unos pocos para la extracción y exportación”, dijo la socióloga de LUZ, Natalia Sánchez.

El problema de ese deseo de ascenso —distorsionado por la trampa— es que no estuvo acompañado del fortalecimiento de un tejido institucional que encaminara ese deseo por la vía de la superación honesta, trabajadora, profesionalizante y de frutos a largo plazo. Al contrario, se pensó que el ascenso está asociado al consumo, a la obtención de cosas para mostrar, porque, según Sánchez, “en los años 60 y 70, el que quería estudiar estudiaba, pero en los 80 y 90 no, quizás hasta sexto grado y ya después no. La brecha educativa allí es bastante grande. Solo en términos de cantidad ni hablemos de calidad”.

Una importante porción de los venezolanos se quedó en esa Venezuela rural desprovista de esas redes institucionales. Ese sector de la sociedad es el que ahora padece más.

El autoengaño

Sociólogo Miguel Ángel Campos.

De acuerdo con el sociólogo y ensayista venezolano, profesor de LUZ, Miguel Ángel Campos, en entrevista publicada en LUZ Agencia de Noticias: “El venezolano sintió que dejó de ser la estrella del continente cuando la expectativa del bienestar no le llegó. Pensó que era un cuento, esa idea de que somos especiales, que tenemos lo mejor, que tenemos un origen noble, abierto, igualitario, de intercambio y que eso nos hacía diferentes. A fin de cuentas, entendió el autoengaño. De alguna manera, se reencontró con sus taras, he allí la abierta descomposición social de hoy -que va en la pérdida absoluta de la solidaridad, pasando por la violencia, la criminalidad-. Su tolerancia al crimen, por ejemplo, tiene que ver con que descubrió su verdadera constitución: es artero, taciturno, violento”.

“El venezolano es vanidoso y le gusta exhibir y se piensa que el conocimiento es para exponerlo, no para disfrutarlo, tenerlo, valorarlo, ser más eficientes y productivos… el ascenso social hay que exponerlo y hasta ahora se hace con cosas visibles”, reflexionó.

Explicó Sánchez: “¿Es imputable a estos años de gobierno que consumamos más de lo que producimos? Estos han contribuido. Pero ya veníamos así desde la colonia con este resentimiento por sentirnos colonizados de tercera que debíamos igualarnos a los otros latinoamericanos ostentando”.

Sobrevivientes sociales

Esas dos palabras resumen cómo se siente la mayoría de los venezolanos en los últimos años. Una gran parte se siente huérfana políticamente, y otra descontenta porque por la vía por la que sus padres ascendieron ya no es posible hacerlo.

Para Campos no se trata de actualizar la educación. “Se hizo y funcionó en los 40. Ya no. Llegamos a un punto de deterioro, de extravío, se trata de olvidar todo lo que nos han enseñado, lo que hemos aprendido en una escuela informal. La escuela nunca revisó críticamente sus programas, no se ha pensado como institución mental generadora de felicidad”.

Lo que faltó

“Estamos en una sociedad que dejó de enseñar virtudes, que se hizo oportunista, economicista, que creyó, y cree que de lo que se trata es de la producción y el consumo. No tenemos ni siquiera corrección, menos virtud, si la tuviéramos, tendríamos esperanza de tener Estado de derecho. Pero como no hubo ciudadanía, no tuvimos chance de tener estado de derecho”, enfatizó el ensayista Miguel Ángel Campos.

¿Qué nos puede salvar?

Para salir de este “desencanto”, los investigadores afirman que el venezolano debe ver que al menos se están tomando medidas para disminuir los problemas que más les preocupan: la inseguridad, el alto costo de la vida, y el desempleo asociado al alto costo de la vida. Las señales de que se está arreglando eso deben ser claras y efectivas. “La gente está pasando mucho trabajo para vivir pero no tiene calidad de vida”, afirmó la socióloga Natalia Sánchez.

Escoger como vía de ascenso la educación, el conocimiento y los valores amerita que haya confianza en las instituciones y éstas no han funcionado como para ganársela. Todo apunta a que se debería sobredimensionar el papel de las instituciones como las únicas para ayudar a cumplir las metas aspiracionales. Por ahora, el venezolano promedio prefiere trabajar de inmediato y buscar ascender por otras vías más rápidas.

El deseo de ascender que comparten los venezolanos sería un combustible para replantearse la sociedad que se tiene y convertirla en la que se necesita. No desde la materialización. Planteó la socióloga:

“El tema de la educación es fundamental, el rol de los medios de comunicación, hacernos más productivos, apoyar los emprendimientos. Hay que quitarnos la idea de que somos un país rico porque tenemos petróleo y consumimos mucho. Los países ricos son aquellos que viven de su propia productividad y consumen menos”.

El desencanto es contagioso. Sí. Pero reencontrarse con un proyecto de país que va a ascender y a ofrecer calidad de vida también es contagioso. Los investigadores destacan que si los desarraigados, los integrados y emancipados se animan y se motivan pueden cambiar las cosas. Por otro lado, los que no saben cómo hacerlo, pero tienen ganas, seguro se contagiarán de los otros.

Se abre entonces una posibilidad de cambio. 32% de los venezolanos tiene capacidades profesionales y técnicas, y un 28,39 % se ha emancipado y es muy trabajador. Hay un deseo manifiesto de ascender y un pasado que sirve de referencia para saber que podemos estar mejor que ahora. La socióloga mencionó otra condición esencial:

“El venezolano tendría que volver a enamorarse de Venezuela”.