¿Qué puede pasar con la inmunidad parlamentaria, tras el anuncio de Maduro?

José I. Hernández (*), Prodavinci

Una de las más amenazas recientes formuladas desde el gobierno apunta a la posibilidad de levantar la inmunidad parlamentaria de los diputados de la Asamblea Nacional.

Las declaraciones del gobierno sobre esta nueva amenaza resultan bastante confusas. No está de más, por ello, tratar de esclarecer lo que puede pasar con la inmunidad parlamentaria.

La nueva amenaza

El miércoles 31 de agosto del 2016, el gobierno informó que, junto a un equipo de juristas, estudia la posibilidad de dictar un Decreto en el marco de la emergencia económica, a los fines de levantar la inmunidad de los “cargos públicos”, previa consulta con la Sala Constitucional. También el gobierno informó que va a “incubar” una demanda contra el Presidente de la Asamblea Nacional.

Entendiendo la amenaza

Desde un punto de vista jurídico, esta nueva amenaza resulta muy difícil de comprender por las grandes imprecisiones sobre las que está basada.

Veamos.

Lo primero que hay que aclarar es que la inmunidad no es de “cargos públicos” en general. La inmunidad, por el contrario, es una garantía específica de los diputados de la Asamblea Nacional, de acuerdo con el Artículo 200 de la Constitución.

Asimismo, es preciso aclarar que el Presidente de la República no puede levantar la inmunidad parlamentaria. Por el contrario, de acuerdo con el citado Artículo 200, sólo la Asamblea Nacional puede levantar (o allanar) esa inmunidad.

Por último, no existe tal cosa como “incubar” una demanda. Quizás el gobierno quiso referirse a otra palabra: “incoar”, que entre otras cosas significa iniciar un proceso judicial mediante una demanda.

Aclarados estos enredos, ahora sí podemos entender el contenido de esta nueva amenaza: el Gobierno pretende iniciar juicios penales contra diputados de la Asamblea Nacional —como es el caso del Presidente de esa Asamblea— desconociendo la inmunidad parlamentaria.

¿Qué es la inmunidad parlamentaria?

La inmunidad parlamentaria es una garantía especial que protege el ejercicio de la función parlamentaria por parte de los diputados proclamados de la Asamblea Nacional.

De conformidad con la Constitución, esa garantía tiene 3 elementos que la identifican.

En primer lugar, la inmunidad sólo aplica para hechos cometidos en el ejercicio de la función parlamentaria. Además, en segundo lugar, sólo aplica a procesos penales. Finalmente, condiciona el inicio esos procesos penales a dos condiciones concurrentes:

1) Que el Tribunal Supremo de Justicia considere que hay méritos jurídicos para iniciar el juicio penal.

2) La Asamblea Nacional autorice, políticamente, el inicio de ese juicio. Esto último es lo que se conoce como el “allanamiento de la inmunidad parlamentaria”, y es una decisión que únicamente puede ser tomada por la Asamblea.

El propósito de esa inmunidad es garantizar el buen funcionamiento de la Asamblea Nacional, evitando que, por retaliaciones políticas, se inicien juicios penales contra diputados. Por ello, la inmunidad no es un cheque en blanco.

Por ejemplo, la inmunidad no protege al diputado que en estado de embriaguez atropella a una persona, pero sí protege al diputado que acusa al gobierno de corrupción, que llama a una protesta o que protege el funcionamiento de la Asamblea Nacional frente a indebidas intromisiones de otros órganos del Poder Público.

El intento inconstitucional por desconocer
la inmunidad parlamentaria

Esta nueva amenaza del gobierno implicaría una violación a la Constitución, así como el desconocimiento de la función parlamentaria de la Asamblea.

El gobierno no puede, ni siquiera en el marco del estado de excepción, levantar la inmunidad parlamentaria, pues desconocería que, de acuerdo con el artículo 200 constitucional, sólo la Asamblea puede hacerlo. Por eso, tampoco la Sala Constitucional podría habilitar al gobierno para violar el Artículo 200 de la Constitución.

Sin embargo, hay que señalar que en la propia jurisprudencia de la Sala Constitucional, la inmunidad parlamentaria ha sido reducida de tal forma que, en la práctica, su utilidad se ha mermado. Y no es de extrañar que nuevas “interpretaciones” de la Asamblea reduzcan, hasta hacerla desaparecer, esta especial garantía.

De acuerdo con la Sala Constitucional, la inmunidad parlamentaria sólo aplica a los diputados que estén efectivamente incorporados al ejercicio de la función parlamentaria en la Asamblea. Por eso se ha negado la aplicación de la inmunidad a diputados suplentes.

Asimismo, la Sala ha insistido que la inmunidad sólo aplica a hechos cometidos específicamente en ejercicio de la función parlamentaria, lo que podría incluso limitar la inmunidad a las actuaciones realizadas dentro de la sede de la Asamblea Nacional, en el marco de sus sesiones.

Se trata de un razonamiento bastante primitivo, que ignora un dato básico: el diputado es representante del pueblo durante todo el mandato para el cual fue electo, con independencia de que actúe fuera del seno de la Asamblea.

Esta última limitación podría llegar a desvirtuar completamente el sentido de la inmunidad parlamentaria, al considerarse que los diputados sí pueden ser enjuiciados —e incluso, privados de libertad— por actuaciones que no sean consecuencia de deliberaciones dentro de la Asamblea, incluyendo opiniones y comentarios realizados.

De esa manera la Sala Constitucional podría interpretar que la inmunidad parlamentaria no aplica para los supuestos delitos de desacato que, a su decir, han cometido los diputados, o para los supuestos delitos cometidos fuera del recinto de la Asamblea Nacional, incluso mediante opiniones.

Esta amenaza podría ser preludio de un nuevo episodio del conflicto contra la Asamblea Nacional, que incorporaría un elemento sumamente peligroso para el orden democrático y constitucional: desconocer la inmunidad parlamentaria con base en argumentos jurídicos bastante primitivos, permitiendo no sólo el enjuiciamiento sino, además, la privación de libertad de diputados, como consecuencia de una acción de retaliación política.

(*) Doctor en Derecho de la Universidad Complutense de Madrid y Profesor de la UCV y de la UCAB

Iris Varela en Twitter: un lenguaje despreciable con rango de ministro

Angela Montbrun

La abogada María Iris Varela Rangel se ha caracterizado por tener un lenguaje que mancilla su condición de mujer, de madre y de la investidura que le otorga su condición de integrante del alto gobierno nacional.

Es público y notorio que prefiere -en casi todo tiempo- el lenguaje soez, la ofensa, la voluntad de colocar en una condición moral inferior a quien discrepa de su manera de pensar, expresarse y actuar. Es despreciable.

A ello se suma una muy mala ortografía.

“Luckert aberrado sexual, sátrapa, tremenda lacra”

En su cuenta de Twitter arremete con frases como “Luckert aberrado sexual, sátrapa, tremenda lacra”. “MariCori cállate la jeta sifrina llorona”, “escatófila” (respondiéndole a una usuaria), “tu madre lo tiene acaparado” (en referencia a un burdel en Táchira en una respuesta a un usuario), “te los envío a tu casa escatófila” (en respuesta a una usuaria que preguntó a dónde llevarían a los presos trasladados); y el tuit estrella electoral: “Chillen escuálidos, compren vaselina porque el palo que le vamos a meter no será de agua”.

Las líneas que continúan, son una síntesis de los tuits que envió desde el 8 de diciembre del 2009 al 13 de mayo del 2013 que, para esta última fecha, no habían sido borrados de su twettline; y luego desde el 1 de mayo al 22 de junio del 2017:

“… recibiendo dinero pa Capriloca…”

“Patricia, anda a limpiar la cagada de tus terroristas…”

“Los daños al cerebro de por consumo son irreversibles”

“Al grupete d Capriloca la droga los tiene locos…”

“… derecha fascista, sifrina, apátrida y arrastrada…”

“… MUJER DE NARCOTRAFICANTE y LAMECULOS”

“… que asco generan esos delincuentes que hoy dirigen la Asamblea Nacional. ¡Imposible imaginar a gentuza mas rastrera!”

“… estas ratas!!!”

“URGENTE hacer una prueba antidoping en la AN, ¡tal parece que no sólo el diputado pokemon (marihuanito) está bajo los efectos de las drogas!”

“Opocetas insultan adoloridos…”

“El autoconsuelo de los escuálidos lo llamamos masturbación política…”

“Me dijeron que el plato preferido de Capriloca es la cazuela de mariscos, ¿será verdad?”

Qué tendrá que decir la Conferencia Episcopal UROSA de este sinvergüenza? Ahhhhhhhhh por Dios!”

Este sátrapa se la da de moralista, tremenda lacra!”

“Q desfachatez no x ser homsexual si no x lo farsante..viejo ladino y vulgar

“El sinvergüenza de Capriloca no solo pasa su inútil vida obsesionado con el recto, ahora confiesa su obsesión con nuestro Presidente Maduro”

“Uribe: Narcoparaco Por quė no le hechas bola y te vienes al frente? Te aseguro q no no tienes cojones…”

“Alvaro Uribe Velez Es el narcotraficante No. 82 de la DEA pero eso no importa si se arrastra como el gusano que es”

“La incapacidad d Capriloca me hizo perder tres horas en cola y no pude llegar a Rodeo, sera q continúa haciendose el peeling? Rolo d inepto”

“…  Capriloca espera a q se le seque su mascarilla de huevo!”

“Recomendamos a los diputados de la MUD que agarren su ley de amnesia criminal y la enrollen bien enrolladita y se la metan por allí”

“Mientras equipos de compatriotas atienden personalmente a los afectados en Miranda, Capriloca espera a que se le seque su mascarilla de huevo”

“Mr. Obama anda a lavarte ese culo!. Con mi Patria NO TE METAS! ESTAMOS RESTEADOS CON MADURO Y VENCEREMOS”

“CAPriles deja las droga, alucinando se autoinvita a UNASUR, sigue en pie mi oferta para rehabilitarlo. Ojo pelao, capriles anda drogado”

“El consumo de drogas destruye el sistema nervioso central y pone a los consumidores a hablar loqueras! A Capri se le fundieron las neuronas”

“Como tanto les gusto la vaselina que se la llevaron toda, les digo: guarden la reserva porque ahora el palo va doblado! Maduro Presidente”

“Descubrimos que Capriles es goloso, no se conformó con el palo que le metimos el 7 de Octubre y lo quiere doblado y Maduro el 14 de Abril”

“Briquet es quien se encontraba con Capriles en el BMW Dorado según consta en Acta, el problema no es su mariquera el problema es su fascismo”

“Se pasó el drogadicto HP y sus secuaces destruyendo las construcciones de la GMVV donde esperan humildes dignificados sus viviendas”

“Cual es El Peo Q Chavez despues De Muerto se Convirtiera en Pajarito Pzzz, Capriles Esta Vivo y Es tremendo Pato”.

“En la puerta de mi casa/ una rata me encontré/ como no tenia nombre/ Capriles yo le pondré/ jajajaja”

“Tal parece que los tws míos activan la imaginación de los majunches! Su reacción denota que les doy en la madre #ExámenToxicológicoACapriles”

“Los escuálidos están resignados porque compraron vaselina de reserva para lo que les espera el 14A!!! Jajajaja”

“Majunche Capriles burguesito corrupto, ignorante, bruto y Jalabolas de los Yankis!”

#caprilesmiserable Te daremos nuevamente una histórica paliza para que aprendas a respetar al pueblo. Drogadicto de mierda”

“Capriles que te perdone Dios. No te cruces nunca por mi camino; y se crees que es una amenaza, estás en lo cierto miserable fascista”

“A Capriles no solo lo afecta el odio, también el vicio. Tipejo pa bobo. Te lo juramos NO VOLVERAN”

@MACEROADRIANA Camarada, a esa rata gusana el consumo d cocaína le fundió el cerebro. Voy a sugerir se le revoque la nacionalidad venezolana”

@GDoumolin menos mal que apenas tienes 4 seguidores, pobre marica”

“El estúpido de Capriles Radonsky respirando por la herida. Como añora la escalera ese muchacho pa bobo. No volverán, la acatas y te la calas”

@jeff_p2 anda a invadirlo MMG”

“Cobardes, faltos de testículos y de ovarios que no asumen sus posiciones de cara al Pueblo. Igual aquí el que manda y mandará es CHAVEZ”

“¿Será que Capriles es bruto de nacimiento ó que la mediocridad es un factor común en los representantes de la burguesía criolla y lacaya?”

@pedrosa_pedro Mira escatófilo tus padres te abandonaron al nacer y por eso te criaste con gran resentimiento, arrastrado, lamebotas”

“Mari Cori respeta a mas de 8 millones de venezolanos que votamos por chavez y la patria y cállate la jeta, sifrina, llorona, arrodillada a EEUU”

@jgfm65 Mas basura tu y el CDM que te parió”

“@juanpablozv  Cretino, escatófilo e imbécil”

“El majunchismo es tan bruto, q no pueden pensar y masticar chicle al mismo tiempo!. Si lo hacen les explotan las neuronas”

“Chillen escuálidos! Y compren bastante vaselina pal domingo porque el palo q les vamos a meter el 7 no es precisamente d agua”

“@joereload  Mariposon no me sigas”

“@itsmreyes Aquel es muchacho pa bobo y vos sos muchacho pa buuurroooo”

@gloverica Claro que no entiendes buuuurrooooo! si la oposición esta reñida con la inteligencia!”

“@informador2011 Mas rata tu y toda tu generación, mal nacido”

“@leninalfonso ¿Eres imbecil o te haces?”

“Solo los bolivarianos hemos demostrados que somos buenos en el golpe”

@cristhinaricci Esta tipa parece un aborto de mandril; que estupida, disociada”

@javierlopez83 Te ganaste una respuesta, tri marico”

@wicho_intokble ¿Y por que tu tan marico?”

@nork_11 Disociada y loca, imbécil, púdrete. no puedo ni ignorarte xq eres un mojón”

“Oposicion: idiotas, fascistas, vendepatrias e imbeciles por devocion”

@jc_customs GCDTM, te metes con mi presidente te metes conmigo, te jodiste, mierda eres”

@rosauralucero No me sigas soy antiescualida, menopausica, idiota”

@stru_alexa Menopausica cara d transformista, no me siga no me interesan los escuacas imbeciles”

@titorodriguezz Si eres pargo pana”

“Ese viejo rey de españa GHP asesino de elefantes, sus disculpas que se las meta por el culo”

@cotejob anda a que te consienta Capriles que de seguro eso es lo tuyo marica”

“Los escualidos no pueden caminar, comer chicle y pensar al mismo tiempo, por eso se desesperan y entran en crisis”

“Características de la oposicion: idiotas de nacimiento, fascistas por vocacion, vendepatrias por conveniencia e imbeciles por devoción”

“Como les duele ese culo a los escuálidos”

“Maria Corina so bruta”

@jo_r_ge Mas hijo de puta eres tu”

@cnietopalma Basura mentirosa”

@globovision Pura ñoña”

@gomiguel Tremenda parcha”

@acidpuppet Imbecil conecta tu cerebro para que pienses antes de escribir”

@dianaperezp2011 Imbécil pierdes tu tiempo, quien eres? un cero a la izquierda”

@julioborges Mira corrupto no pierdes oportunidad para vomitar tu bilis, eres una crápula, una miseria humana”

Hace 6 años murió Franklin Brito

Franklin Brito es, quizás, el ícono más representativo del valor ciudadano en los últimos 16 años. A riesgo del precio que pagó, su vida, se enfrentó al gobierno que le arrebató el futuro junto a su honorable familia. Físicamente, de él quedó un costal de huesos. Moralmente, legó una enorme lección de dignidad al país, cuyos hijos parece que todavía no terminamos de entender.

Gabriela Moreno y Tal Cual

Durante seis años ininterrumpidos, el productor agropecuario Franklin Brito luchó para que el gobierno de Hugo Chávez le devolviera sus tierras que le había expropiado en el estado Bolívar.

En varias oportunidades las autoridades trataron de acallarlo ofreciéndole dinero pero no pudieron quebrar su dignidad.

Franklin Brito murió el 30 de agosto del 2010 esperando que el gobierno resolviera su caso.

¿Quién era este hombre?

Franklin Brito nació en Irapa, estado Sucre, el 5 de septiembre de 1960. Cursó la carrera de Biología en la UCV y para obtener la licenciatura sólo le faltó elaborar la tesis de grado. Hacia sus 30 años puso sus ahorros en un lote de 290 hectáreas en Bolívar, estado que constituía una buena oportunidad para prosperar por las bondades de su tierra. Del terreno en total sólo 80 hectáreas eran aprovechables para el cultivo. La vocación de agricultor de Franklin Brito nació de sus faenas en la finca de su suegro.

Evadió los límites para protestar. Amputó el dedo meñique de su mano izquierda, para llamar la atención del presidente Hugo Chávez.

Su peso se redujo a menos de la mitad. De 105 kilos bajó a 33. Aún esquelético resistía.

Así defendió Franklin Brito, un agricultor de Ciudad Bolívar, sus tierras de los garfios de la revolución. Lo hizo durante una década.

Condenado por tener la razón

Alcalde Juan Carlos Figarella.

Cuando Franklin Brito propuso un proyecto de utilización de semillas de una variedad resistente a cierta especie de hongo para combatir la plaga que azotó los cultivos de la localidad en 1999, no sabía que su desventura estaba por iniciarse: la iniciativa de Brito se oponía a las medidas del alcalde Juan Carlos Figarella, que consistían en atacar el problema con químicos financiados por la CVG.

Los organismos que estudiaron el caso apoyaron al productor agropecuario y la Corporación retiró su apoyo a la gestión de Figarella. Ahí es donde el también docente situaba el origen de los atropellos en su contra.

En el 2001 lo despidieron del instituto agrícola municipal y en el 2003 encontró que el paso a su fundo estaba cerrado: el Instituto Nacional de Tierras había conferido cartas agrarias a trabajadores locales sobre sus propiedades, según las cuales las familias campesinas eran autorizadas para ocupar y cultivar terrenos que ahora pertenecían al estado y eran administrados por el INTI.

A partir de este momento comenzó la lucha de Brito para defender sus derechos.

Era dueño de la finca La Iguaraya, de 290 hectáreas.

El impase tuvo precio

El y su esposa fueron despedidos injustificadamente de sus cargos como docentes en varios institutos educativos de Guantazo (Bolívar), y el Instituto de Tierras les otorgó títulos de propiedad a otros productores sobre los terrenos que eran suyos.

Con dos cartas agrarias se concretó la decisión. En las misivas le notificaban que campesinos podían trabajar en sus terrenos. Según el gobierno, “el particular (Brito) no pudo probar su pertenencia”.

La primera huelga

A raíz de esto, y de la expropiación sufrida, Franklin Brito inició su primera huelga de hambre a finales del 2004 en la plaza Miranda, en Caracas, como único recurso del que disponía para ser resarcido.

Semejante decisión nació en su conciencia de la necesidad de ejercer presión para recuperar las tierras ocupadas arbitrariamente en el asentamiento campesino La Tigrera. Además, reclamaba el pago de un año de salarios represados injustamente.

Después de 125 días sin probar alimentos, decidió suspender la huelga luego de que la Unidad de Evaluaciones Estratégicas lo llamara para atender su caso. Logró un acuerdo parcial en el que se reconocieron las deudas estatales.

Más dolor por sus derechos

El 7 de julio del 2005, decepcionado por el incumplimiento de las promesas hechas por el Ejecutivo, volvió a la Plaza Miranda, con un semblante mucho más radical que el anterior: se cosió la boca en un gesto que reveló las magnitudes de su determinación.

“Se cosió la boca en un gesto que reveló las magnitudes de su determinación”.

Semejante acto no generó ninguna atención sobre el caso del productor agrícola por parte de los entes competentes. Ante tal panorama, el 10 de noviembre decidió amputarse el dedo meñique de la mano izquierda frente a los ojos del país entero.

Ese mismo día amenazó con cortarse un dedo cada semana hasta que el presidente Chávez se avocara a la investigación de sus reclamos.

Una nueva huelga se dio desde el 24 de noviembre del 2006 hasta 13 de diciembre, cuando formalizó un acuerdo con el INTI en el que le ofrecían reparar todos los daños a cambio de que firmara un documento en el que declaraba que las cartas agrarias no habían afectado sus propiedades.

El engaño oficial 

“Ese mismo día amenazó con cortarse un dedo cada semana”

Después de que el presidente del INTI, Juan Carlos Loyo, le ofreció firmar un texto en el que afirmaba que las cartas agrarias no habían afectado sus tierras, Franklin Brito se sintió engañado porque, si bien le devolvieron su terreno, no revocaron las cartas agrarias mediante las que su fundo -La Iguaraya- fue invadido.

Además, en diciembre del 2006 intentaron comprar su conciencia entregándole una indemnización (dinero y enseres) que también rechazó por considerar que así se convertiría en “cómplice de algún hecho de corrupción”.

Después de esto y de calificar la decisión del TSJ como “arbitraria e inconstitucional”, Franklin Brito empezó su quinta huelga frente al máximo tribunal en marzo de 2007.

En esa oportunidad declaró: “Aquí se cometió una de las mayores aberraciones con mi caso”.

También denunció que el acceso a su fundo sigue cerrado y el usufructuario de las cartas agrarias continúa sigue metiendo su ganado en los terrenos de Brito.

Fue su punto de “no retorno” en la relación con el gobierno. Pedía una audiencia con el comandante. Nunca se vieron las caras.

Clamó por ayuda internacional

Como las autoridades venezolanas no resolvieron su caso, trataron de callar su huelga con dinero y se rehusaron entregarle documentos que explicasen las donaciones como indemnización por los daños causados, Franklin Brito, en julio del 2009, decidió realizar otra huelga de hambre frente a la sede de la OEA en Caracas.

Su objetivo era que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se pronunciara ante su caso. Después de 154 días de huelga de hambre, el 4 de diciembre el INTI anuló las cartas agrarias sobre los terrenos de Brito. Pero el productor afirmó que dicha revocación no es legal y volvió a negarse a recibir la indemnización. Días después, inició una nueva huelga frente al organismo.

El 13 de diciembre del 2009 funcionarios de la PM se lo llevaron contra su voluntad al Hospital Militar, ya que un tribunal acogió la petición de la Fiscalía General que consideró a Brito “inhabilitado desde el punto de vista médico”, con una “disminución de su capacidad”, y ordenó llevarlo al Hospital Militar.

Fiscal General Luisa Ortega: “Inhabilitado desde el punto de vista médico y con una disminución de su capacidad mental”.

“Inhabilitado desde el punto de vista médico y con una disminución de su capacidad mental”, diagnosticó la Fiscalía General de la República a Franklin Brito. La orden fue internarlo en el Hospital Militar.

Se declaró “secuestrado”. El traslado fue en contra de su voluntad. No lo podían visitar ni sacerdotes ni abogados.

Sus días se extinguían en un cubículo que servía de depósito al servicio de terapia intensiva. Quedaba al lado del aire acondicionado. Las vibraciones del aparato no lo dejaban dormir. La temperatura de su espacio era menor a ocho grados centígrados.

Elena Rodríguez de Brito y sus hijos, clamaban soluciones.

La situación se convirtió en una tortura. Su esposa, Elena Rodríguez de Brito e hijas, Ángela y Francia, clamaban soluciones.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos respondió a la peticiones e instó al gobierno a facilitar “el acceso, tratamiento y monitoreo por un médico de  confianza al paciente”. Pero la demora del Inti en reconocerlo como propietario ocasionó la radicalización de la protesta a cuatro meses sin noticias. Suspendió la hidratación.

Era el 5 de mayo del 2010. Sus riñones no soportaron. La medida lo condujo a un coma inducido. Tres meses después, el 30 de agosto, dejó de respirar.

“Pasó de ser carne para convertirse en símbolo y bandera para todos los atropellados por la soberbia del poder”.

Pasó de ser carne para “convertirse en símbolo y bandera para todos los atropellados por la soberbia del poder, para los ofendidos por la prepotencia de los gobernantes, para los que creen que la verdad y la justicia están siempre por encima de circunstancias y conveniencias”, señaló su familia en un comunicado.

Defender su patrimonio le costó la vida.

Se fue insatisfecho a pesar de que insistía en que su “lucha no era contra Chávez sino para hacer valer los derechos”. Descansa en Río Caribe, en el estado Sucre.

Su hija, Francia, heredó la batalla. Ya no lo llora, ahora va a “guerrear por él lo que sea necesario”.

Al momento de su muerte pesaba sólo 33 kilogramos, siendo un hombre de 1,90 metros de estatura.

Elena Rodríguez de Brito

Su viuda, Elena Rodríguez de Brito, no cree que haya valido la pena que su esposo luchara al punto de acabar con su vida. Dijo que, aun hoy, a pesar de que agotó las opciones en el país y en instancias internacionales, el gobierno no ha hecho justicia en el caso.

Elena y sus cuatro hijos (Francia, Ángela, Franklin y José) perdieron a Franklin Brito y las tierras que los mantenían.

Es por esto que hoy la viuda tiene que vender comida por encargo, dictar clases de tareas dirigidas en su casa y realizar transporte escolar para mantener a su familia. Aseguró, tajante, que nadie los financia, como afirman algunos miembros del gobierno.

Muerte irrelevante

Explicó que siguen buscando justicia en el caso de su esposo, por lo que el 31 de mayo del 2013 consignaron un documento ante el Ministerio Público, en el que pedían que se esclarecieran las causas del deceso:

“Responsabilizo al gobierno de la muerte de mi esposo. Aún no hemos obtenido respuesta y ya ni esperamos que nos la den”.

Para el gobierno venezolano las extrañas condiciones en las que ocurrió la muerte de Franklin Brito, bajo su tutela en el Hospital Militar, no tuvieron relevancia jurídica y ni siquiera merecen una investigación.

Así lo ha dejado claro la última sentencia de la Sala de Casación Penal del TSJ, que puso fin en el derecho interno a la acción interpuesta por Elena de Brito ante la Fiscalía General el 31 de mayo del 2011.

Esta nulidad procesal, según explicó el abogado penalista Alberto Arteaga Sánchez, además de impedir cualquier otra acción en el país, marca un precedente importante en la actuación judicial pues puede permitir que cualquier otra causa incómoda sea desestimada en su totalidad sin indagación alguna.

El abogado de la familia Brito, Alberto Arteaga Sánchez, aclaró que la denuncia se introdujo ante la Dirección de Derechos Fundamentales, pero fue recibida por la de Delitos Comunes y se encuentra en manos de la Fiscalía 62 Nacional.

Dijo que se trató de determinar responsabilidades por la privación de libertad y reclusión forzosa a las que fue sometido cuando lo trasladaron de la sede de la OEA al Hospital Militar.

Abogado Alberto Arteaga Sánchez

“Su huelga de hambre fue interrumpida con el alegato de proteger su salud”.

Lamentó que esa decisión, en lugar de ayudarlo, contribuyera con su muerte. El abogado dijo que el gobierno debió brindar una respuesta, pero hasta el momento no ha habido citaciones en el caso.

“Brito fue un ejemplo para el país y, a pesar de lo que algunos señalan, no fue una persona afectada en sus facultades mentales. No fue un hombre que quiso morir (…) Fue un hombre que expresó su voluntad y luchó por vivir dignamente”, agregó Arteaga Sánchez.

Madre e hija coincidieron en algo: el mayor logro de la lucha de Brito fue enseñar a los venezolanos a que tienen que pelear por sus derechos.

Angela Brito

Explicaron que muchas personas que decidieron protestar mediante una huelga de hambre admitieron ante ellas que lo hicieron inspiradas en los actos del productor.

“A pesar de su muerte, Franklin Brito rescató la justicia de su país”, agregó su viuda.

Datos

* Productor agropecuario.

* Falleció el 30 de Agosto del 2010, en el Hospital Militar de Caracas.

* Desde el 2 de julio del 2009, Brito hizo sucesivas huelgas de hambre como medida de presión para solicitar la entrega de sus tierras e indemnización para su familia debido a la expropiación de las mismas.

* La última la inició el 1 de marzo del 2010, con consecuencias fatales para su organismo.

Diseño gráfico: Sala de Información.

Imágenes: La Verdad, Tal Cual y vía web.

¿Por qué la pasividad de los venezolanos ante la situación país?

Marlene Risk, Analítica

Siquiatra social José Miguel López. Foto del diario Tal Cual.

El psiquiatra social José Miguel López, explicó el actual comportamiento del venezolano ante la situación del país y el porqué no reaccionan ante casos como el de Franklin Brito, Oliver Sánchez o ante las muertes de decenas de neonatos, homicidios o violaciones de los derechos humanos.

Los estudios en el área de la neurociencia clínica aplicada, han establecido cómo los seres humanos nos defendemos ante la agresión y esa puede ser una de las explicaciones por las que no hay una reacción masiva de rechazo, ante los hechos de violencia.

Estos aspectos pueden explicar la manera como actúan los ciudadanos, ante la crisis política y social que enfrenta el país.

La realidad disminuida

El cerebro minimiza las realidades fuertes. En una situación de hambre, hace que el individuo se proteja y priorice la consecución de alimentos antes que las injusticias sociales; es decir, predomina lo instintivo.

El caso de Oliver Sánchez es importante y muchas personas se preguntan por qué en Venezuela no se le ha dado relevancia, a pesar de que esa historia es el reflejo de decenas de niños que mueren a diario, incluyendo neonatos, porque no tienen acceso al tratamiento oportuno debido a la escasez de medicamentos e insumos médicos.

Cómo actúan los ciudadanos ante la crisis política y social que enfrenta el país.

Lo que sucede es que, por los momentos, “esas muertes van a ser aspectos secundarios en una realidad donde la prioridad es calmar el hambre”.

Sin embargo, en sociedades como la británica -por ejemplo- el caso ha tenido una superlativa relevancia. La conclusión de especialistas es que “los cerebros de los británicos no tienen que preocuparse por buscar alimento, ni hacen colas, disponen de recursos, entonces al no estar comprometida la supervivencia sobreviene el altruismo y aparece la consciencia del individuo que elucubra sobre las injusticias, los regímenes totalitarios y las ayudas humanitarias”.

Es bueno tener presente que los actos heroicos son señales de despertar y han ocurrido en Venezuela históricamente; por ejemplo, la huelga de hambre de los médicos en Mérida, que dentro de sus límites pudiese ser comparada con el acto heroico del monje budista que se inmoló para protestar contra la guerra de Vietnam.

Dicho de otra forma, el cerebro humano -y en particular un área llamada lóbulo frontal y corteza prefrontal- dibujan en la mente del individuo un escenario menos catastrófico que el escenario real, lo que cognitivamente se llama minimización; y como el ser humano no actúa de acuerdo a la realidad que lo rodea sino a la realidad que interpreta, sus respuestas son de mansedumbre y sumisión”.

Seguir conductas 

Las “neuronas en espejo”, que recientemente se descubrieron y a las que se les atribuyeron funciones de generalización de conductas, podrían explicar la pasividad de los venezolanos ante hechos graves.

“Es decir un ser humano va a hacer algo parecido a lo que haga otro como conducta primaria y que no ponga en peligro su vida”.

Precisamente esas “neuronas en espejo” reflejan las conductas de otros humanos y la tendencia es a seguirlos; de allí la resignación al hacer las colas o la falta de opiniones solidarias, ya que el miedo evita que se produzcan.

Largas colas para la adquisición de alimentos, escasez de medicinas, vejación por parte los organismos públicos y maltrato por los entes coercitivos del Estado, aplacan el derecho de los ciudadanos a protestar.

Otro factor científico que explica la singularidad del comportamiento social venezolano, tiene que ver con la vivencia de un duelo patológico.

De acuerdo a los estudios de la doctora Elizabeth Kubler-Ross, el duelo tiene una serie de etapas: negación, rabia, tristeza, pacto, aceptación y resolución.

Parece ser que colectivamente los duelos son similares a los que pasa a solas un individuo, y hay una gran parte de la población que está en la fase de pacto.

Esta etapa, también conocida como negociación, es el conjunto de herramientas que son aplicadas para justificar la razón del duelo. Es el caso del luto por la muerte de un ser querido; el pacto sería: “tenía que morir porque estaba sufriendo”, “se hizo todo lo que se tenía que hacer”, “se pudo hacer más, pero no había medicinas y no tenemos divisas para llevarlo a que lo trataran en otra parte”.

Es decir, el dolor se negocia para que afecte menos y se alcance la aceptación.

Si lo anterior es traducido al caso venezolano, es posible decir que continuamente hay un elemento de negociación en la población. Por ejemplo, hay grupos que creen en mensajes y se convencen de razones, aunque no tengan argumentación lógica (caso de la guerra económica o de una posible invasión extranjera).

Otros grupos establecen su negociación en base a fenómenos reales, sustanciales y lógicamente argumentados, como son solicitar la renuncia del líder, comprobar la nacionalidad del actual Presidente, convocar a un referendo revocatorio presidencial y denunciar violaciones de derechos humanos, entre otras acciones.

Estos actos llevan a algunos ciudadanos a quedarse en la espera para tomar una acción contundente. Por ejemplo, es común escuchar a las personas decir “voy a esperar el revocatorio a ver si me voy o me quedo en el país”, “voy a ver qué pasa antes de iniciar un negocio” o “cuando salgamos de esto haré la inversión”.

“Ya no siento por ti”

Otro elemento inherente a los mecanismos de defensa del cerebro, está relacionado con la disminución de la sensibilidad afectiva y ello ha sido estudiado en particular en escenarios bélicos.

La solidaridad que se sentía entre venezolanos, se ha diluido en el contexto político y social.

Por ejemplo, los nazis -a partir de las matanzas que realizaron- llegaron a decir que era algo normal eliminar a los judíos, porque eran considerados al igual que una plaga y no sentían que estaban cometiendo ningún crimen (Juicios de Nuremberg).

En ese mismo tono, la cantidad de crueldades a la que la población venezolana tiene acceso, aderezada con un discurso oficial que minimiza y hace ver normal la situación, ocasionan que el individuo no tenga enojo ante hechos como los de Oliver Sánchez o el caso de Franklin Brito -de quien se han escrito libros- producto de un proceso de insensibilidad.

Decenas de niños mueren a diario, incluyendo neonatos, porque no tienen acceso al tratamiento oportuno, debido a la escasez de medicamentos e insumos médicos

La solidaridad que se sentía entre venezolanos se ha diluido en el contexto político y social, lo que ocasiona que las personas expresen pesar sólo por un grupo y por el otro se actúe con indiferencia.

Algo así como “ya no siento por ti y no me importa lo que te pase”, incluso es hasta “bien merecido” o “tú te lo buscaste por…” si te sucede algo.

NOTA DE SALA DE INFORMACIÓN

A este excelente trabajo de Marlene Risk, quisimos añadir un interesante trabajo de Isabel Herrera para El Pitazo.

Ambos trabajos se complementan y ofrecen interesante información de utilidad para nuestros distinguidos lectores, en el marco de esta crisis tan profunda que vive Venezuela.

Gracias a Marlene e Isabel.

Existe un juego de subsistencia

Lennys Lurua, psicóloga, especialista en orientación familiar y docente de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad Central de Venezuela, señaló que no se ha realizado una evaluación por parte del gobierno o de alguna institución privada sobre el impacto de esta situación en la estructura emocional, de integración y de convivencia de la familia venezolana.

“Voy a esperar el revocatorio a ver si me voy o me quedo en el país”, “voy a ver qué pasa antes de iniciar un negocio”, “cuando salgamos de esto haré la inversión”.

“En medio de la crisis, la impulsividad sólo nos lleva actuar y no a pensar. Sin duda, todo lo que estamos viviendo está dejando huella en la estructura familiar de los venezolanos, en su dinámica, en la búsqueda de mecanismos orientados a la socioadaptibilidad.

Los grupos familiares no están bien alimentados, se prioriza quién come y quién no. Existe un juego de subsistencia que violenta, de manera importante, la convivencia”.

Agresividad y agotamiento

Dada la situación de carencia que viven las familias, es habitual vivir situaciones como:

– Una mayor sensación de desorganización en el hogar. No hay tiempo. Hay que hacer colas. Estoy desmotivado, estoy cansado. Cambio de rutina, debo levantarme a las 2 am para hacer la cola; por ejemplo.

– Gritos y molestias, cada vez con mayor frecuencia, y su consolidación como mecanismo estructural para dirimir conflictos en el hogar.

– Los miembros de la familia se muestran más sensibles e irritables de lo habitual.

– Mayores niveles de intolerancia.

– Menos muestras de afecto.

Para la profesora Lurua, la situación que estamos viviendo sirve como caldo de cultivo para la generación de problemas sociales que ya existen en nuestro país, como delincuencia, embarazos no deseados, deserción escolar, indigencia, abandono y maltrato infantil.

Para abordar el problema, recomendó -en  primer lugar- reconocer las potencialidades del grupo familiar y rescatar las formas cómo han atendido situaciones difíciles en otros momentos.

En segundo lugar planteó la identificación de redes de apoyo, tales como centros deportivos, iglesias, grupos comunitarios. Para ella, este punto es vital en tanto que permitirá reconocer los recursos emocionales, comunitarios y familiares, para atender el problema.

Por último, sugirió detectar los factores de protección familiar. Es decir, identificar en la familia el miembro más contenedor, el más tolerante, el más resolutivo, y repartir entre ellos roles y funciones para atender esta situación.

Sobrevivencia

Licenciada Brigett Barrios.

Brigett Barrios, licenciada en Trabajo Social, Magister en Seguridad Social y profesora de la Universidad Central de Venezuela, comparó la situación actual del país con experiencias muy parecidas a las vividas por los judíos en la Alemania Nazi y la Unión Soviética de Stalin, donde se vulneraron los ordenamientos jurídicos en términos de los derechos humanos, sociales, civiles y políticos.

En esos países las consecuencias fueron idénticas a las que viven hoy los venezolanos: polarización política y social; largas colas para la adquisición de alimentos, escasez de medicinas, vejación por parte los organismos públicos y maltrato por los entes coercitivos del Estado, para aplacar el derecho de los ciudadanos a protestar.

La docente consideró que en el país “hay menos solidaridad, menos reconocimiento de la otredad, focos de explosión social, focos de peleas por comida, reacciones violentas en las calles, metro y autobuses; en fin, la familia y cada uno de sus componentes se han visto disminuidos a la mínima expresión de la sobrevivencia: la animalidad. Buscar comida, cambiarla, venderla a sobreprecio, conseguirla, y el yo llegué primero, son el manifiesto de una sociedad convulsionada y golpeada entre las necesidades primarias y el cómo suplirlas”.

¿Qué hacer para afrontar la crisis?

La magister en Seguridad Social ofrece algunos consejos para afrontar la crisis:

– Estar consciente de que somos parte de una sociedad que está siendo objeto de injusticia y vulneración, por parte de un gobierno gendarme.

– Tomar en cuenta que no solo es tu familia, somos todos.

– Tratar de suplir y/o cambiar los alimentos, en la medida de lo posible, para sustituir los tradicionales.

– Motivar a cada miembro de la familia a percibir la crisis como una oportunidad para crecer y dar lo mejor de cada uno.

– Participar activamente en la promoción de la estabilidad socioemocional en la familia.

– Participar y reconocer los derechos propios y el derecho de los otros.
Utilizar la paciencia para manejar con asertividad, cada conflicto que se presente en el núcleo familiar.

– Encontrar momentos para fortalecer la unión. Si solo tengo un pan, y es repartido entre todos con amor, la historia será diferente.

– Establecer redes sociales de ayuda. Adaptarse, mas no naturalizar la crisis.

Venezuela, juego trancado… y al borde del desenlace

Jesús Seguías, Datincorp

Venezuela atraviesa por una fase crítica constituida por ocho crisis de profundas dimensiones: crisis económica, salud, energía, agua potable, seguridad ciudadana, además una crisis ética, crisis institucional, y crisis de liderazgo político. Venezuela es de hecho un país colapsado y casi paralizado.

Es un país que se está apagando progresivamente en todos los sentidos.

El desenlace de este cuadro puede ser sencillamente catastrófico de no tomarse decisiones urgentes.

El actual gobierno jamás podrá superar la crisis apelando a los mismos paradigmas políticos y económicos que provocaron la crisis.

Elemental. Y eso es justamente lo que pretende hacer el presidente Nicolás Maduro, ante tan descomunal crisis.

El gobierno luce extenuado, perdiendo progresivamente el control de todo y profundamente descompuesto en el plano ético. Sus iniciativas siempre son abortadas por el burocratismo, la abulia y la corrupción. El presidente lo sabe y lo ha reconocido públicamente.

Con excepción de las iglesias, todas las instituciones clave de la nación están en rojo en el nivel de confianza que transmiten a los venezolanos. El rechazo al gobierno nacional, la Asamblea Nacional, las fuerzas armadas, el Consejo Nacional Electoral, El Tribunal Supremo de Justicia, las fuerzas policiales, los partidos políticos, es superior a la aceptación de los ciudadanos.

Hoy, ni la oposición venezolana ni el gobierno del presidente Nicolás Maduro pueden pulverizarse mutuamente. El “todo o nada” y una salida Ganar-Perder ya no son viables, pues todos saldrán perdiendo. Ambos cuentan a su favor con importantes factores de poder, pero igualmente lucen un cuadro de debilidades que opacan sus fortalezas.

La oposición, como un todo abstracto, cuenta con el apoyo de la mayoría de los electores venezolanos; es decir, del pueblo, y de manera más específica tiene el apoyo irrestricto de los empresarios privados, de las iglesias, de los estudiantes, parte importante de la comunidad internacional, y tiene el control mayoritario de la Asamblea Nacional.

El chavismo, aun cuando luce desconcertado y con muchas fricciones internas disimuladas en una aparente unidad, conserva un sólido poder de coacción: cuenta con el apoyo de un partido político de 4 millones de militantes muy organizados y empoderados en lo económico, político, ideológico y militar.

Además cuenta con el apoyo de todos los poderes públicos, excepto la Asamblea Nacional, así como un importante control de las fuerzas armadas, de las milicias bolivarianas (léase chavistas en armas) convertidas en componente militar formal, de innumerables “Colectivos” entrenados militarmente y con un respetable poder de fuego, así como el control de casi todas las gobernaciones, alcaldías, sindicatos, consejos comunales y comunas del país.

Confusión en el ring

La crisis económica (que es la mayor preocupación de los venezolanos, además de la inseguridad, y que nadie se equivoque al respecto) es de proporciones colosales y no podrá resolverse a partir de un escenario de confrontación del signo que sea. Cualquiera confrontación pacífica, electoral y constitucional, o una confrontación violenta, involucran un ganador y un perdedor.

En un escenario de confrontación electoral (el mejor de todos), hay altas probabilidades que el ganador (que posiblemente será la Oposición) pase a cobrar todas las posiciones de poder; y el perdedor (que posiblemente será el chavismo) se irá a la calle con un cuchillo en la boca a combatir al nuevo gobierno en defensa no sólo de sus postulados políticos, sino de sus intereses personales.

Hay que precisar que en la genética política del chavismo, la confrontación es su tesis esencial.

En este escenario, lo más seguro es que el país seguirá convulsionado por los conflictos.

Y los conflictos, especialmente en la Venezuela de estos tiempos, ahuyentan totalmente a cualquier inversionista.

Y justo los inversionistas privados, son la clave para superar la crisis económica y social del país.

De manera que cualquier escenario que ahuyente a los inversionistas (no hay nada más cobarde que el capital) aleja a Venezuela de la solución de la crisis. Y esto es lo prioritario para los venezolanos. En estas circunstancias, es impredecible saber cuál será la estabilidad y duración en el poder del nuevo gobierno. La experiencia política mundial indica que no mucho.

Es de Perogrullo que quien no esté alineado con el objetivo (que consiste en superar la crisis) sencillamente está contribuyendo a acelerar el colapso.

El objetivo, recordamos, no es otro que atraer inversiones mil millonarias para restablecer la producción nacional y superar la crisis económica (la de mayor impacto social en este momento, junto a la crisis de seguridad ciudadana).

Para que concurran a Venezuela los inversionistas es menester 4 condiciones:

  1. Un nuevo marco jurídico consensuado entre los factores políticos en pugna;
  2. Un gobierno (del signo que sea) que haga respetar ese marco jurídico y que además seduzca a los inversionistas, los valore, los respete, y los considere muy importantes para la transformación del país (tal como lo practicaron los chinos);
  3. Seguridad ciudadana, porque este fenómeno es uno de los que más ahuyenta a las inversiones en Venezuela; y
  4. Una absoluta paz social y política en el país, y este objetivo se logra sólo bajo el marco del consenso político y social y jamás bajo el marco de la confrontación. En las agendas de ambos bloques hay muchas “cuentas por cobrar” que impiden el escenario del entendimiento y la cohabitación. La búsqueda de culpables, a estas alturas de la crisis, no contribuye al establecimiento del diálogo y la sinergia.

Dos agendas, dos desenlaces diferentes

Hoy, casi todos los factores políticos venezolanos están enfocados en la confrontación para el control del poder; por tanto, están alejados del objetivo y de lo que está reclamando el país.

Los políticos de oficio (todos) marchan en este momento con una agenda diferente a la agenda del país.

Y este divorcio puede costarle caro al chavismo y a la oposición.

Dicho más preciso: el foco correcto de ambos factores políticos debe apuntar prioritariamente a la solución de la crisis y no a dilucidar el control del poder.

Ningún factor político, de los que hoy están confrontados por el poder, podrá resolver la crisis sin el concurso y consentimiento de la otra parte.

Por más esfuerzos que hagan por dilucidar la crisis a partir de la confrontación, no obtendrán resultados tangibles. Algunos políticos (la oposición, por ejemplo) podrían inclusive alcanzar algunas importantes cuotas de poder, o todo el poder, pero no podrán por sí solos con el peso de la crisis. Esta los devorará.

La oposición organizada en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), ha reaccionado habilitando vías constitucionales para provocar la salida inmediata del presidente Maduro, intentando con ello afrontar la crisis.

Hoy están enfocados en el Referéndum Revocatorio contra el presidente Maduro, lo que implica un escenario de confrontación que posiblemente lo ganará la oposición. No queremos emitir juicios de valor acerca de la pertinencia de revocar por vía constitucional al presidente Maduro, o si es factible que el Referéndum se realice en 2016. Lo que queremos significar es que no se trata sólo de salir de Maduro sino de definir el “después de…”

Esta es la clave para poder dilucidar si la salida del Maduro es suficiente para superar la crisis.

¿Podría por sí solo un nuevo gobierno “opositor”, aplicar las INEVITABLES medidas de ajustes severos que requiere la economía y sin que se le incendie el país por los cuatro costados?

¿Y en un país incendiado vendrán los inversionistas?

¿Sin inversionistas se solucionará la crisis?

Lo dudamos. Quizás la respuesta quede para algún mago.

Pareciera muy obvio que la actual crisis de Venezuela afecta al gobierno y beneficia a la oposición. Pues no compartimos esa tesis. Esta crisis, debido a su dimensión, devorará a cualquier gobierno del signo político que sea, y nacido de escenarios de confrontación.

A decir verdad, a ningún dirigente destacado de la oposición debiera parecerle muy tentador asumir la Presidencia de la República en medio de esta crisis. De asumirla en términos excluyentes, corre el riesgo de ser presidente por breve tiempo y sin posibilidad de hacer algo importante por la reconstrucción del país.

El protocolo político que se impone, por tanto, es diluir el costo político entre todos los factores de poder del país. No hay terceras vías, sólo queda una

Todo el actual desempeño-país conduce al único escenario correcto y factible, y que ni el gobierno ni la oposición han querido ensayar con transparencia, responsabilidad y desprendimiento. El país los está condenando por ello. Por eso la capacidad de movilización de calle es cada vez más limitada para ambos factores.

Es necesario reconocerse con respeto, sinergizar, mirarse a la cara y decirse mutuamente:

“Ni ustedes ni nosotros podremos superar solos esta crisis, es demasiado voluminosa, nos devorará a todos, no insistamos, es un problema país. Venezuela está sufriendo demasiado. Buscar culpables en medio de una conmoción nacional es improcedente y criminal desde todo punto de vista, pues lo urgente es que encontremos salidas a la crisis juntos, para que no haya ganadores ni perdedores, sino un sólo ganador: la nación entera. Y así ganamos todos finalmente. Luego se dilucidará en libérrimas elecciones quién es el mejor y quién debe estar en el gobierno. Los procesos electorales pendientes siguen su curso normal”.

Algunos dirán que es una propuesta ilusa, soñadora e irrealizable ¿Es que hay una mejor? ¿Cuál?

Eso sí, cualquiera vía que se plantee como solución a la crisis debe estar signada por la responsabilidad y la entrega de resultados tangibles. Si por el contrario esas “soluciones” agravan la crisis, entonces será cualquier cosa menos una vía para estabilizar y transformar al país. Sería sencillamente una irresponsable acción suicida.

Llegó la hora de las definiciones. La crisis que hoy conmueve al país está llevando al gobierno y a la oposición a un callejón sin salida, a un escenario de “juego trancado”, y estamos al borde de un desenlace impredecible.

Ya las calles comienzan a incendiarse. Están apareciendo los primeros venezolanos fallecidos por la confrontación.

Sin embargo, tanto en el chavismo como en la oposición, y también en aquellos que no pertenecen a ninguno de los dos bloques políticos, existen muchas personas (la mayoría) que están convencidas de la necesidad de entenderse a tiempo. Pero aún nadie se atreve a iniciar las conversaciones cruciales y construir la agenda.

Las minorías radicales e inútiles se imponen aun. Quizás están esperando los muertos para luego asumir a despecho la agenda de entendimiento que perfectamente pudo haberse asumido sin muertos. Pero es cuestión de sabiduría, de competencias políticas, de desprendimiento y de amor por Venezuela. Creemos que lo que falta es coraje para hacer lo correcto.

Un desenlace ganar-ganar

Ante el cuadro político, social y económico planteado, sería muy útil ensayar -entre chavistas y opositores- lo que puede significar un desenlace Ganar-Ganar, de 4 pasos para superar la fase crítica en Venezuela. Si se logra, en dos años el mundo entero sabrá lo que es Venezuela. No hay dudas al respecto.

PASO 1: Bajarse del Ring

Lo primero que tienen que ensayar tanto chavistas como opositores es bajarse del ring de combate. Eso no significa que tengan que renunciar a sus postulados políticos e ideológicos. Tampoco implica acuerdos oscuros.

Se trata simplemente de activar un plan marcado por mucho pragmatismo para comenzar a generar escenarios sinérgicos de muto reconocimiento, para el obligado diálogo que implica la solución de la fase crítica.

“Bajarse del ring” significa para los políticos de oficio, demostrar cuánto están dispuestos a supeditar los intereses personales y grupales a los intereses de la nación.

PASO 2: Conversaciones Cruciales

Iniciar de inmediato conversaciones cruciales -con micrófonos apagados- entre chavistas, opositores y quienes no pertenecen a ningún bloque político.

Conversaciones cruciales “son cualquier cosa menos transacciones” (Stephen Covey).

Se trata de crear un nuevo plano de vínculos políticos y sociales entre los venezolanos, basado en la sinergia. No se trata de “mi manera” ni de “su manera” de ver las cosas, sino de NUESTRA MANERA.

Hay que derrotar la obsoleta e inútil teoría de la confrontación y comenzar a practicar la gobernanza como nuevo paradigma político del siglo XXI. Una Conversación Crucial es imprescindible donde (1) hay importantes factores en juego; es decir, el destino de Venezuela, (2) las opiniones difieren -tal como difieren las opiniones de chavistas y opositores- y (3) las emociones son intensas, y en el caso de Venezuela hay una elevada intoxicación emocional entre gobernantes y opositores.

PASO 3: Significados Compartidos

Para darle sentido a las conversaciones cruciales es necesario construir un mapa de significados comunes en 8 o más asuntos clave de la crisis, donde se puede coincidir en puntos y encontrar soluciones consensuales.

Toda conversación crucial debe apoyarse más en los puntos donde puede haber coincidencias, que en aquellos donde hay diferencias sustanciales.

Estos son algunos de los puntos críticos en los que hay que diseñar el mapa de coincidencias: A) Seguridad Ciudadana, B) Economía, C) Educación, D) Poder Comunal, E) Energía y Agua Potable, F) Política Exterior, G) Fuerzas Armadas, H) Presos Políticos.

PASO 4: Gobierno de Unidad Nacional

Una vez establecidos los acuerdos básicos, se procede a aplicarlos. Aun cuando el gobierno del presidente Nicolás Maduro pueda asumir por completo la ejecución de los cambios que se requieren para superar la crisis, nunca podría ser mejor opción que conformar un gobierno de unidad nacional para que ambos factores de poder asuman por igual el costo político de las medidas de ajuste económico.

De hecho el gobierno de Maduro y el PSUV, ya están pagando en este momento un elevado costo político por la aplicación de algunas medidas de ajuste (corren el riesgo de perder más del 90% de las gobernaciones).

Un gobierno de unidad nacional será transitorio y altamente enfocado en el mapa de significados compartidos.

Las fuerzas armadas, por razones constitucionales, serán soporte fundamental del entendimiento mas no deben ser los protagonistas del proceso de cambios consensuales.

Venezolanos civiles, debe ser el eje del desenlace correcto.

Diapositiva1

Diseño gráfico: Sala de Información con caricaturas de Fonseca.

 

Régimen Laboral Transitorio, la Resolución 9.855 y el trabajo forzado en Venezuela

De acuerdo con la Resolución Ministerial 9.855 donde se establece un Régimen Laboral Temporal, el gobierno de Venezuela puede decidir “insertar temporalmente” trabajadores de una empresa en otra.

Es como tomarlos “prestados” como si fueran cosas y moverlos a donde la necesidad del gobierno se los indique.

Este “préstamo” es OBLIGATORIO; y si bien el texto de la resolución indica que las beneficiaras de los “trabajadores prestados” serán empresas de la agroindustria, las potenciales “prestamistas de trabajadores” son todas las empresas del país.

Nancy Aguirre y Mariela Llovera, Nayma Consultores

Nunca pensamos que escribiríamos en tiempo real sobre el trabajo forzado y esclavitud en Venezuela, pero en virtud de la Resolución 9.855 dictada por Oswaldo Emilio Vera Rojas, ministro del Poder Popular para el Proceso Social del Trabajo, publicada en la Gaceta Oficial N° 40.950 del 23 de Julio del 2016 en Venezuela, nos vemos en la imperiosa necesidad de tocar un tema que no era sujeto de las Relaciones Laborales venezolanas desde 1854 cuando se dicta la Ley que declara Abolida para siempre la Esclavitud en Venezuela (Lee un extracto de la ley y del debate ¡aquí!)

Oswaldo Vera, ministro del Poder Popular para el Proceso Social del Trabajo.

Es innegable que los trabajadores venezolanos vivieron situaciones de precariedad en el paso de un país agrario a la nación petrolera en la que nos convertimos. Que la lucha de los trabajadores petroleros dio origen la legislación laboral que nos rigió por muchos años.

No pretende este artículo ser una retrospectiva de la evolución de las relaciones laborales en el país, pero si queremos dejar claro que, por más precaria que alguna vez haya sido la situación de los trabajadores en Venezuela no fueron jamás obligados por gobiernos democráticos a realizar trabajos forzados.

La excepción la configuran las tenebrosas dictaduras de Juan Vicente Gómez, donde obligaban a los presos con grilletes a hacer carreteras; y la de Marcos Pérez Jiménez donde podían tomar a cualquier trabajador de la calle y forzarlo a apagar incendios forestales.

Régimen Laboral Transitorio. Resolución 9.855 del Ministerio del Poder Popular para el Proceso Social del Trabajo

El ministro Vera, para dictar la Resolución 9.855 que establece el “Régimen Laboral Transitorio“, pretendió sustentarse en lo establecido en el artículo 500, numeral 1 del Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y Trabajadoras (LOTTT), asumiendo que dentro del ámbito de su competencia como ministro puede disponer libremente de las vidas de los trabajadores, extralimitándose en sus funciones.

Adicionalmente, invocó el Decreto de Estado de Excepción y Emergencia Económica publicado en Gaceta Oficial Extraordinaria N° 6.227, que tampoco lo autoriza para disponer la ubicación obligatoria y forzosa de los trabajadores.

¿A qué nos obliga el Régimen Laboral Transitorio?

Este régimen es de OBLIGATORIO CUMPLIMIENTO para todas las entidades de trabajo públicas y privadas.

Nos llama la atención el uso de las palabras “inserción” y “disposición” para referirse al desplazamiento forzado de los trabajadores de una entidad de trabajo hacia otra, refleja la cosificación de la persona en la mente de quien sea que redactó esta resolución.

En pocas palabras, el texto de la Resolución 9.855 pretende DESCONOCER la libertad de los trabajadores de decidir con quién quieren trabajar, a qué desean dedicarse y OBLIGAR a las empresas a ceder a sus trabajadores a petición hecha por un tercero.

Es decir, el ministerio del Poder Popular para el Proceso Social del Trabajo, busca FORZAR a los trabajadores a trabajar en la empresa, lugares y condiciones que decida el gobierno.

Nos preguntamos, si el gobierno desea reactivar las empresas que están paralizadas por la misma política intervencionista que han desarrollado,

¿por qué no contratar personal? ¿Cuál es el propósito de someter a las personas a realizar trabajos forzados?

La suspensión de la relación de trabajo, opera según lo establecido en el artículo 73 de la LOTTT; aunque de estricto derecho, lo previsto en esta resolución no está enmarcado en ninguno de los supuestos establecidos en la legislación laboral vigente.

Desconocemos si la entidad de trabajo requirente pagará al trabajador, forzosamente desplazado, el mismo sueldo que le paga su empleador original.

Lo que sí queda claro en la resolución es que los pasivos laborales recaen en el empleador original, que este además deberá correr con las consecuencias de crear un nuevo cargo en caso de que su trabajador regrese de esta “inserción temporal” con una enfermedad o accidente ocupacional que le impida desempeñar su trabajo anterior.

60 días es el plazo mínimo que estarán los trabajadores en estas labores forzosas, y pueden prorrogarse por igual tiempo “si las circunstancias lo ameritan“.

Quién determina cuáles son esas circunstancias, no lo sabemos.

¿Esto es legal?

De acuerdo con lo establecido en el artículo 25 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela:

“Todo acto dictado en ejercicio del Poder Público que menoscabe los derechos garantizados por esta Constitución y la ley es nulo; y los funcionarios y funcionarias públicas que lo ordenen o ejecuten incurren en responsabilidad penal, civil y administrativa, según los casos, sin que les sirvan de excusa órdenes superiores”.

Veamos, cuáles derechos y principios constitucionales viola esta resolución.

Garantía de los Derechos Humanos

“El Estado garantizará a toda persona, conforme al principio de progresividad y sin discriminación alguna, el goce y ejercicio irrenunciable, indivisible e interdependiente de los derechos humanos. Su respeto y garantía son obligatorios para los órganos del Poder Público de conformidad con esta Constitución, con los tratados sobre derechos humanos suscritos y ratificados por la República y con las leyes que los desarrollen”. Artículo 19 e la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

La Resolución 9.853 contraviene lo dispuesto en el artículo 23 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que establece “toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo (…)”.

Hacemos hincapié en la libre elección de su trabajo, algo que a todas luces impide esta resolución ministerial, pues será un acto administrativo que determinará a cuál empresa deberá obligatoriamente desplazarse el trabajador en el marco de este “Régimen Laboral Transitorio”.

También viola lo establecido en la Convención Americana de los Derechos Humanos, en su artículo 6, numeral 2:

“Nadie debe ser constreñido a ejecutar un trabajo forzoso u obligatorio”.

Al hacer que los trabajadores sean trasladados a otra empresa contra su voluntad  -pues no existe en la Resolución ningún mecanismo para que el trabajador manifieste abiertamente su aceptación o rechazo al traslado– esto se configura como trabajo forzoso, aunque se comprometan a pagar un salario.

Derechos Sociales y de las Familias

En su artículo 87 nuestra Carta Magna consagra:

“Toda persona tiene derecho al trabajo y el deber de trabajar (…). La libertad de trabajo no será sometida a otras restricciones que las que la ley establezca”.

Cuando se habla de restricciones legales, se refiere a que se garantizan los trabajos LÍCITOS; es decir, que se trate de actividades que no estén expresamente prohibidas y penadas por la legislación.

Usted no puede trabajar dedicándose al narcotráfico, porque eso es un crimen, pero si puede trabajar libremente como ebanista, mecánico o enfermera porque se trata de actividades lícitas.

En este caso, la Resolución 9.855 limita la libertad de trabajo, porque OBLIGA al trabajador a dedicarse a una labor que no es la que acordó libremente con su empleador.

Debemos resaltar que la voluntariedad es una de las características fundamentales de la relación de trabajo.

En palabras de a centavo: Nadie puede ser obligado a trabajar en algo que no desea hacer y nadie puede ser obligado a contratar a quien no quiere contratar”.

Debemos recordar que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en su artículo 89, numeral 2, señala expresamente que “Los derechos laborales son irrenunciables. Es nula toda acción, acuerdo o convenio que implique renuncia o menoscabo de estos derechos”.

En este caso es el gobierno venezolano quien está ejecutando una acción que configura la renuncia de los derechos laborales.

En resumen, esto es una ilegalidad. ¿Será aplicado?

Tristemente lo más probable es que esta Resolución 9.855 sea aplicada en las empresas y afecte directamente a los trabajadores.

La Sala Constitucional ha fallado en garantizar la supremacía y efectividad de los principios constitucionales, misión que le encomienda nuestra Carta Magna en su artículo 335.

Así como la Sala Constitucional ha sido tan diligente, actuando sin petición de partes, para entrometerse en las decisiones del legislativo amparándose en el artículo 335, debería declarar la nulidad por inconstitucional de la Resolución 9.855 del Ministerio el Poder Popular para el Proceso Social del Trabajo.

¿Qué podemos hacer?

Individualmente, poco es lo que podemos hacer frente a esta arbitrariedad. En acciones colectivas, tanto de gremios empresariales, profesionales y de trabajadores, podemos y debemos solicitar un Recurso de Nulidad ante la Sala Constitucional.

Otras voces sobre el tema

A propósito del “préstamo forzoso” de trabajadores ordenado por el gobierno, escribe el Dr. José Ignacio Hernández  ¡click aquí!

4 apuntes sobre el “préstamo forzoso” de trabajadores en Venezuela; escribe el Econ. Ángel Alayón ¡click aquí!

Descarga

“Régimen Laboral Transitorio” Resolución 9.855 del Ministerio del Poder Popular para el Proceso Social del Trabajo ¡click aquí!

Decreto de Estado de Excepción y de la Emergencia Económica. Gaceta Oficial Extraordinaria 6.227 ¡click aquí!

Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras ¡click aquí!

Las autoras

Nancy Aguirre es licenciada en Relaciones Industriales y Contaduría Pública, egresada de la Universidad de Carabobo. Consultora Sistémica y Asesora Empresarial. Posee más de 40 años de experiencia en el ejercicio profesional. Fundadora de Nayma Consultores.

Mariela Llovera es Abogado egresada de la Universidad de los Andes y licenciada en Relaciones Industriales, egresada de la Universidad de Carabobo. Consultora en Gestión del Talento y Capacitación. Estudiosa del tema tributario y del derecho empresarial. Fundadora de Nayma Consultores.

¿Chavismo crítico?

Rafael Marrón González, Correo del Caroní

De la noche a la mañana, por sorprendente acto de magia, surge en el escenario político (aquí fanfarrias) ¡el chavismo crítico!

Los mismos aplaudidores vociferantes que apoyaron, auparon, estimularon a un hombre sin mayores luces, deslumbrado por el asombro, y justificaron su despotismo, atacando moral y físicamente hasta el crimen, la lucidez del pensamiento que advertía la ruina que anunciaban sus disparates producidos por la inducción predigerida de Fidel Castro.

Sin alcahuetas no hay prostitutas y sin lameculos no hay tiranías. Canallas que conocían las consecuencias de los excesos administrativos de Chávez y los permitieron para saciar sus apetitos.

Sabiendo la verdad se prestaron para difundir la mentira. ¡Así, así es que se gobierna!, coreaban extasiados ante las expropiaciones de fincas y empresas distribuidoras y comercializadoras de alimentos y ahora declaran cobardemente que fue un error, una injusticia.

Ni una palabra para prevenirlo de su error, cuando, el 11 de septiembre de 2008, ordenó tomar “todas las plantas de producción de alimentos”. Al contrario, se frotaban las manos imaginando los robos que cometerían con las importaciones consecuenciales.

Babeaban en orgasmos perpetuos ante el despilfarro del ingreso petrolero extraordinario, vaciado con redobles patrioteros y orgías oníricas de la patria grande en las fauces insaciables de los evos, fideles, amadineyaces y demás chulos inservibles del planeta.

Dispuestos a matar a quien se atreviera a cuestionar la estupidez que desbarrancaba los pozos de petróleo liviano por sobre extracción.

Plenaban a reventar los auditorios en los cuales un Chávez transmutado en arpa llanera -“yo soy el alma del pueblo venezolano”- barruntaba por horas y horas mientras la corrupción abría troneras insondables en el erario.

Saltaban de gozo ante la violación de los derechos humanos y la coacción, el hostigamiento contra medios de comunicación independientes, a cuyas fachadas lanzaban excremento, y la persecución, exilio y encarcelamiento de editores.

Pero de repente, les da un ataque de pudor democrático y se atreven a criticar lo que por ceguera interesada, transada en divisas, ocurría frente a sus ojos a lo largo de 18 años de oprobio.

Los críticos éramos nosotros, que por todos los medios al alcance decíamos al pueblo que detrás de todo despilfarro viene el hambre. Pero nuestra voz se debilitaba en la multitudinaria estridencia verbal de los posesos que coparon todo el espectro comunicacional del país, con minúsculas excepciones inutilizadas por el espanto de la sabana redivivo en salvajes hordas armadas de moto y nueve, que incendian sedes de partidos políticos y sentencian a sus líderes al terror, patean diputados de oposición con la más degradante impunidad propiciada por el silencio del ahora de súbito chavismo crítico, cómplice por omisión del sicariato judicial que criminaliza la protesta social o sindical y la denuncia de su asquerosa corrupción.

¿Qué critica el chavismo crítico?

Nada, que cuando el hambre era una lejana inmediatez, compartían el dislate de la guerra económica, pero cuando llegó de verdad, como anunciáramos en miles de artículos y horas de radio trata de lograr olvido para sus rodillas escarnecidas: ¡vaya chavismo crítico!

Con las palmas de las manos humilladas, por supuesto, busca sobrevivir, como las cucarachas, de una probable conmoción social de cuyos alcances está llena la historia.

En ataque súbito de pudibundez, ante el grave cierre de operaciones del Citibank, exige frenar corrupción en Pdvsa, después de 18 años de complicidad por omisión o disfrute opíparo.

Camaleón de nervioso bizquear, mira acurrucado como su otrora soberbio rojo se disuelve en el verde oliva de la incertidumbre, y, por si las dudas, lanza pelladas de culpa sobre Maduro, su incondicionalidad lacaya no se atreve a reconocer que la culpa fue, es y será de un ebrio del poder otorgado por la ignorancia, la violencia y el miedo, que recibió, por locuras de la geopolítica, aunque la idiotez lo atribuye a su taumaturgia, la más colosal fortuna que haya visto la historia de América Latina irse por el albañal.

Y la usó, con el aplauso acrítico de los noveles críticos, para fomentar el odio racial. Producir inseguridad. Inflación, Subempleo y desempleo. Desabastecimiento mortal. Deserción escolar. Destrucción de la moneda. Fuga y quiebra de transnacionales necesarias.

Es decir, ¡hambre! ¡Sufrimientos! ¡Enfermedades! ¡Desolación! ¡Miseria! ¡Luto! Y se murió. Escapó por la tangente.

Su torpeza produjo un Big bang inverso y nos dejó el país hecho un estercolero. Ingobernable por el desastre socioeconómico.

Pero antes de partir, sin una sola muestra de rechazo del chavismo crítico, designó a Maduro. Un obsecuente de origen incierto, que no ha puesto una coma suya en el discurso original que produjo esta inmunda traición a la patria, que es la gente; que acepta todas las culpas para salvar la imagen estatuaria del insepulto de la montaña. Sacrificio inútil.

El legado de mentiras y desaciertos quema sus manos. Chávez está muerto. El pajarito ya no le silva. El pueblo lo cacerolea. Las herederas no le llaman hermano. Doña Elena lo culpa por la muerte de otro hijo. Los Castro lo miran como gallina que mira mato de agua.

El chavismo cívico-militar de la godarria le impide salir corriendo, su deseo más íntimo, como se desprende de su expresión despavorida que trata de disimular con ademanes prestados. Fragilidad proclive al nacimiento del arrogante chavismo crítico, que se retrata sonriendo con la actitud piadosa de posibles salvoconductos.

Pidan perdón, carajos

Cuántas veces dijimos a los trabajadores ¡socialismo no paga prestaciones sociales! ¡Revisen la historia! ¡No aten el futuro de sus hijos a la esquizofrenia socialista! ¡El socialismo es militarismo o no es posible, y el militarismo es represión! ¡Cuántos insultos recibió nuestra verdad! ¡Cuántos vejámenes de la indignidad recibió el mérito!

Duele haber tenido razón ante tanta idiotez empoderada que ahora pretende esconder su responsabilidad tras la crítica, en lugar de pedir perdón de rodillas a ese pueblo ingenuo que no sale de su aduldolescencia por culpa de interminable sucesión de infames vendedores de parcelas en el cielo, que le ha castrado su hombría de bien, apoyados por el desborde de la envidia, el odio y la codicia, travestido de resentimiento social.

En conclusión

No poseo atributos merlinescos para adivinar el futuro, pero el tropel de ratas abandonando el barco, suele ser indicio de naufragio inminente. La imagen de un pueblo unido por el hambre, buscando comida en países vecinos, no augura nada grato.

¡Ya basta!

Imágenes vía web.

Diseño: Sala de Información.